12 CI­TAS INOL­VI­DA­BLES AL­RE­DE­DOR DE KYO­TO

Nues­tra re­por­te­ra, que vi­ve en Ja­pón, ha se­lec­cio­na­do un con­jun­to de lu­ga­res, be­lle­zas y sa­bo­res tí­pi­cos del co­ra­zón del ar­chi­pié­la­go, ac­ce­si­bles en tren des­de la ca­pi­tal de Kan­sai.

Geo - - EN PORTADA | KYOTO - POR DE RA­FAË­LE BRI­LLAUD TEX­TO

AMANOHASHIDATE, CA­SI EL PA­RAÍ­SO

Es una on­du­lan­te len­gua de are­na blanca de tres ki­ló­me­tros de lon­gi­tud que atra­vie­sa la bahía de Mi­ya­zu, al bor­de del mar del Ja­pón y a dos ho­ras en tren de Kyo­to. Des­de el si­glo XVII, Amanohashidate es con­si­de­ra­da co­mo uno de los tres pai­sa­jes más bo­ni­tos del ar­chi­pié­la­go (con dos is­las, Mi­ya­ji­ma, cer­ca de Hi­ros­hi­ma, y Mat­sus­hi­ma, al nor­te de Fu­kus­hi­ma). In­vi­ta a pa­sear al bor­de de mi­les de pi­nos do­bla­dos por el vien­to, o a ba­ñar­se en sus aguas cris­ta­li­nas. En la ori­lla opues­ta, des­de las al­tu­ras del Par­que Ka­sa­mat­su, ac­ce­si­ble en fu­ni­cu­lar, pue­de de­jar­se lle­var por una tra­di­ción: ad­mi­rar el paisaje me­tien­do la ca­be­za en­tre las piernas. Así pa­re­ce­rá que un puen­te es­tá flo­tan­do en el ai­re. No es de ex­tra­ñar: Aman­has­hi­da­te sig­ni­fi­ca el puen­te del cielo o el pa­raí­so.

OSA­KA, LA CIU­DAD QUE NUN­CA AYUNA

Es la ter­ce­ra ciu­dad más grande de Ja­pón, por de­trás de To­kio y Yo­koha­ma. Osa­ka es la cu­na del kui­dao­re, es de­cir del “co­mer has­ta re­ven­tar”. Pa­ra sa­bo­rear su co­ci­na, los go­lo­sos acu­den en ma­sa a sus ya­tai, pues­tos am­bu­lan­tes, sus ta­chi­no­mi, cer­ve­ce­rías don­de se co­me y se be­be de pie, y de­más pues­tos tí­pi­cos. En el ba­rrio po­pu­lar de Do­ton­bo­ri, a lo lar­go del ca­nal que lle­va el mis­mo nom­bre, o en el mer­ca­do de Ku­ro­mon Ichi­ba, la gen­te degusta

oko­no­mi­ya­ki (es­pe­cie de tor­ti­lla de col), ta­ko­ya­ki (bu­ñue­los de pul­po), pes­ca­do cru­do y pin­chos. En su título Kio­to-Osa­ka, los es­pe­cia­lis­tas de la Guía Mi­che­lin han otor­ga­do, en pleno cen­tro de es­ta di­ná­mi­ca ciu­dad, tres es­tre­llas a cua­tro res­tau­ran­tes y dos es­tre­llas a otros die­ci­sie­te.

KO­YA­SAN, LA MON­TA­ÑA SA­GRA­DA

En­tre cen­te­na­rios ce­dros, el ce­men­te­rio Okuno-in al­ber­ga mi­les de es­te­las ba­jo las cua­les re­po­san sa­mu­ráis, em­pe­ra­do­res y gen­te co­rrien­te. Pa­ra ir des­de Kyo­to, a dos ho­ras en tren, hay que lle­gar has­ta la es­ta­ción de Go­ku­ra­ku­bas­hi y co­ger el te­le­fé­ri­co que sube al monte Ko­ya. A 900 me­tros de al­ti­tud, se en­cuen­tra un com­ple­jo de 117 tem­plos que es uno de los lu­ga­res más re­pre­sen­ta­ti­vos del bu­dis­mo ja­po­nés. El com­ple­jo, lla­ma­do Shin­gon, fue fun­da­do ha­ce más de 1.200 años por el sa­cer­do­te Ku­kai. Unos 50 mo­nas­te­rios ofre­cen in si­tu alo­ja­mien­to a los pe­re­gri­nos y tu­ris­tas. Ha­cer shu­ku­bo, es de­cir dor­mir en ca­sa de los mon­jes, te brin­da­rá la oca­sión de ex­pe­ri­men­tar la co­mi­da ve­ge­ta­ria­na, las ora­cio­nes al alba (¡op­cio­nal!), la me­di­ta­ción, la ca­li­gra­fía y la lectura de su­tras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.