EL ER­MI­TA­ÑO QUE SE CON­VIR­TIÓ EN SAN­TO

Geo - - GRAN SERIE 2018 -

El Im­pe­rio ro­mano de Oc­ci­den­te vi­ve sus úl­ti­mas con­vul­sio­nes. Las tro­pas bár­ba­ras lle­van años azo­tan­do los te­rri­to­rios im­pe­ria­les en su afán de con­quis­ta. Se apro­xi­man a Ro­ma y es­tán muy cer­ca de re­ma­tar su gran ob­je­ti­vo: des­truir la ca­pi­tal que du­ran­te si­glos do­mi­na­rá gran par­te del mun­do co­no­ci­do. Co­rría 476 d. C., año fa­tí­di­co que su­pon­dría el prin­ci­pio del fin del Im­pe­rio. Mien­tras tan­to, ha­cía so­lo tres años que a mu­chos ki­ló­me­tros de allí, en Ber­ceo, una pe­que­ña y re­mo­ta al­dea de lo que hoy es La Rio­ja, na­cía un ni­ño. De nom­bre Mi­llán, años des­pués de­ja­rá una hue­lla in­de­le­ble.

El río Cár­de­nas flu­ye len­ta­men­te des­de las al­tas ci­mas de la sie­rra de la De­man­da, ca­na­li­zan­do so­bre sus aguas el ai­re fres­co que lo acom­pa­ña en el des­cen­so ha­cia los va­lles. Más aba­jo, cuan­do el re­lie­ve se en­san­cha, apa­re­ce en to­do su es­plen­dor el Mo­nas­te­rio de Yu­so. Es­ta­mos en la lo­ca­li­dad de San Mi­llán de la Co­go­lla. Co­li­nas sal­va­jes vi­gi­lan las ta­reas de los mon­jes agus­ti­nos re­co­le­tos que aquí re­si­den. Su vi­da es a ve­ces con­tem­pla­ti­va, a ve­ces ac­ti­va en el seno de la so­cie­dad.

Tu­ris­tas y pe­re­gri­nos se acer­can aquí pa­ra ad­mi­rar es­tas ar­qui­tec­tu­ras ex­cep­cio­na­les y el so­bre­co­ge­dor paisaje cir­cun­dan­te. Tam­bién pa­ra re­cor­dar un he­cho ex­cep­cio­nal: la gran ex­pe­rien­cia es­pi­ri­tual que mar­có a es­ta co­mu­ni­dad mo­nás­ti­ca.

Pe­ro re­tro­ce­da­mos un po­co en la his­to­ria. El Im­pe­rio ro­mano se des­mo­ro­na­ba co­mo un castillo de nai­pes, pe­ro la es­truen­do­sa caí­da aún no se es­cu­cha­ba en es­tas tie­rras rio­ja­nas. Mi­llán (Emi­li­ano, co­mo tam­bién se le co­no­ce), un jo­ven his­pano na­ci­do en 473 du­ran­te el rei­na­do de Gli­ce­rio, uno de los úl­ti­mos em­pe­ra­do­re ro­ma-

nos, lle­va­ba una vi­da sen­ci­lla en un en­torno de cam­pos abier­tos, bos­ques, cue­vas y mon­ta­ñas. Era rá­pi­do de en­ten­di­mien­to y per­so­na de re­cur­sos, por lo que pron­to se con­vir­tió en un há­bil pas­tor de ove­jas. Su exis­ten­cia se re­du­cía a lar­gos pa­seos en com­pa­ñía del ga­na­do, in­ter­ru­pi­dos de vez en cuan­do por el so­ni­do de la cí­ta­ra que so­lía lle­var con­si­go.

Fue du­ran­te uno de esos lar­gos pa­seos –otros afir­man que du­ran­te un sue­ño re­ve­la­dor–, cuan­do Emi­li­ano com­pren­dió su ver­da­de­ra mi­sión: ser pas­tor de hom­bres. Di­cho y he­cho. Aban­do­nó su en­torno y se reunió con Fe­li­ces (o Fé­lix), un ana­co­re­ta que vi­vía en­tre las pe­ñas de Bi­li­bio, un pa­ra­je mon­ta­ño­so si­tua­do cer­ca de la lo­ca­li­dad de Ha­ro, y que se con­ver­ti­ría en su maes­tro. Él le en­se­ña­ría có­mo al­can­zar la es­pi­ri­tua­li­dad ple­na que tan­to an­sia­ba. Tras tres años de apren­di­za­je, fi­nal­men­te es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra de­di­car en­te­ra­men­te su vi­da a Dios. Aban­do­nó a su men­tor y se des­pla­zó has­ta los montes Co­go­lla­nos, en ple­na sie­rra de la De­man­da, don­de ex­ca­vó su pro­pia cue­va y don­de vi­vió de for­ma as­cé­ti­ca du­ran­te cua­ren­ta años.

Su for­ma de vi­da as­cé­ti­ca y su au­ra de san­ti­dad no tar­dó en ca­lar en­tre sus ve­ci­nos. Su fa­ma se ex­ten­dió len­ta­men­te, pri­me­ro por los va­lles, y des­pués por las ciu­da­des cer­ca­nas. Fue­ron mu­chos los que qui­sie­ron acer­car­se has­ta él, ha­blar­le, es­cu­char su sa­bi­du­ría, sen­tir sus elevadas en­se­ñan­zas. Im­pre­sio­na­do por ca­rác­ter, el obis­po Di­di­mio le ofre­ció ha­cer­se car­go de la igle­sia de Ber­ceo, al­go que Mi­llán hi­zo du­ran­te tres años. Sin em­bar­go, su cos­tum­bre de re­par­tir en­tre los po­bres los bie­nes de la igle­sia le en­fren­ta­ron al res­to del cle­ro lo­cal. Fue des­ti­tui­do y re­gre­só al monte.

Pe­ro es­ta vez no fue so­lo. Va­rios sa­cer­do­tes le si­guie­ron, y a ellos va­rios más, has­ta for­mar una pe­que­ña co­mu­ni­dad que no tar­dó en fun­dar un mo­nas­te­rio. Allí per­ma­ne­ció Mi­llán has­ta su muer­te, acae­ci­da en 574, a los 102 años, una edad ab­so­lu­ta­men­te ex­tra­or­di­na­ria pa­ra la épo­ca.

Aque­llos ami­gos que se re­ti­ra­ron con él fue­ron los pri­me­ros en dar tes­ti­mo­nio de la san­ti­dad del per­so­na­je. Por­que en to­tal, a Mi­llán se le re­co­no­cen nu­me­ro­sos mi­la­gros, al­guno in­clu­so des­pués de muer­to. Por es­ta ra­zón se le de­cla­ró san­to en 1030.

A par­tir de en­ton­ces, su fa­ma mi­la­gre­ra atra­jo a reyes, prín­ci­pes, cam­pe­si­nos y pe­re­gri­nos, que acu­dían al lu­gar a ve­ne­rar sus re­li­quias. A san Mi­llán se le atri­bu­ye la ex­pul­sión de de­mo­nios, así co­mo la sa­na­cia­ción de en­fer­mos e in­clu­so la mul­ti­pli­ca­ción del vino.

Qui­zá el mi­la­gro más ex­ten­di­do es el que se co­no­ce co­mo el mi­la­gro de la Vi­ga. Cuen­tan las cró­ni­cas que el san­to se en­con­tra­ba ca­mi­nan­do por los al­re­de­do­res de su cue­va cuan­do se to­pó con un gru­po de car­pin­te­ros que le­van­ta­ban un gra­ne­ro. Lle­gó en ple­na dis­cu­sión, pues al pa­re­cer una de las vi­gas era más cor­ta de lo que de­bie­ra. La cues­tión no era ba­la­dí, pues el re­tra­so sig­ni­fi­ca­ba no co­brar el en­car­go. San Mi­llán, les acon­se­jó que mar­cha­ran a co­mer tran­qui­los, y que a su vuel­ta re­to­ma­rían el asun­to. Des­pués, se re­ti­ró a re­zar. Aca­ba­do el al­muer­zo, los ope­ra­rios re­gre­sa­ron. El san­to los tran­qui­li­zó, y les pi­dió que co­lo­ca­ran la vi­ga en el lu­gar pre­vis­to. An­te la in­cre­du­li­dad de los car­pin­te­ros, el ma­de­ro ha­bía cre­ci­do más de un pal­mo. Con los años, la vi­ga de san Mi­llán se con­vir­tió en ob­je­to de re­ve­ren­cia por par­te de en­fer­mos y en­de­mo­nia­dos. Se con­ser­va hoy en mo­nas­te­rio de Su­so (de arri­ba).

Si es­te es uno de los mi­la­gros más co­no­ci­dos, no lo es me­nos la le­yen­da de la fun­da­ción del mo­nas­te­rio de Yu­so (aba­jo). Es­ta cuen­ta que en 931, el rey García Sán­chez de Na­va­rra, de­ci­dió tras­la­dar las re­li­quias de san Mi­llán des­de Ber­ceo, lu­gar don­de es­ta­ba en­te­rra­do, has­ta el mo­nas­te­rio de San­ta María de Ná­je­ra. Du­ran­te años, los pi­nos y la te­nue luz de las ve­las vo­ti­vas de las cue­vas, ha­bían si­do el lu­gar de des­can­so de los res­to del san­to. Pa­ra el tras­la­do se em­pleó una ca­rre­ta ti­ra­da por bue­yes. La te­ca o co­fre de re­li­quias era sim­ple, de ma­de­ra. La car­ga no era ex­ce­si­va, por lo que el tras­la­do no im­pli­ca­ba se­rios pro­ble­mas. Al me­nos en teo­ría por­que, y es aquí don­de em­pie­za el mis­te­rio que nos ocu­pa, cuan­do el car­ga­men­to lle­gó al va­lle, los animales se ne­ga­ron a con­ti­nuar. Sus pa­tas pa­re­cían ama­rra­das al sue­lo. Por más que los por­ta­do­res in­ten­ta­ron mo­ver­los, no hu­bo ma­ne­ra.

Y así con­ti­nua­ron, in­mó­vi­les, has­ta que la te­ca no fue des­car­ga­da. So­lo en­ton­ces los bue­yes re­to­ma­ron su an­dar. El inex­pli­ca­ble he­cho ma­ra­vi­lló al mis­mo rey, que no tar­dó en en­con­trar­le sig­ni­fi­ca­do: los hue­sos del san­to no que­rían aban­do­nar el lu­gar. Fue por eso que se de­ci­dió le­van­tar el mo­nas­te­rio de Yu­so, don­de se cus­to­dia el ar­ca re­li­ca­rio del san­to, un con­jun­to de imá­ge­nes en mar­fil que es el fiel re­fle­jo de la vi­da del san­to es­cri­ta por Brau­lio (657-667).

Ava­ri­cia y co­di­cia han ca­bal­ga­do por es­tos lu­ga­res du­ran­te si­glos. Las ge­mas y jo­yas que acom­pa­ban las re­li­quias fue­ron sa­quea­das en dis­tin­tos mo­men­tos his­tó­ri­cos, apa­re­cien­do más tar­de en mu­seos, pe­ro la pie­za más va­lo­ra­da, el re­li­ca­rio, ha lle­ga­do has­ta no­so­tros.

Vis­ta de la fa­cha­da prin­ci­pal de la igle­sia de la Asun­ción, en el mo­nas­te­rio de Yu­so, en San Mi­llán de la Co­go­lla.

In­te­rior del mo­nas­te­rio de Su­so, fun­da­do por san Mi­llán en el si­glo V. Tie­ne ele­men­tos vi­si­gó­ti­cos, mo­zá­ra­bes y pre­rro­má­ni­cos.

El in­te­rior del mo­nas­te­rio de Su­so al­ber­ga el ce­no­ta­fio de san Mi­llán, una es­cul­tu­ra de ala­bas­tro ne­gro del si­glo XII, jo­ya del ro­má­ni­co, que ya­ce en la cue­va del Ora­to­rio. La fi­gu­ra sa­gra­da es­tá re­ves­ti­da con ro­pas sa­cer­do­ta­les y sos­tie­ne un por­ta­paz...

Mo­nas­te­rio de Yu­so, so­bre el río Car­de­nas. Se­gún la le­yen­da, fue aquí don­de se de­tu­vie­ron los bue­yes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.