LA LE­YEN­DA DEL CASTILLO Y SAN­TIA­GO MA­TA­MO­ROS

Geo - - GRAN SERIE 2018 -

Año 844 des­pués de Cris­to. Ma­yo. Los va­lles de los ríos Le­za e Ire­gua se se­pa­ran de­jan­do es­pa­cio pa­ra que los montes de Ca­me­ros sal­ten a la vis­ta. Las tro­pas des­fi­lan ha­cia una con­tien­da lar­ga­men­te es­pe­ra­da. La ten­sión es al­ta, así co­mo el ca­lor del sol, que len­ta­men­te em­pie­za a le­van­tar­se. El mo­nar­ca Ra­mi­ro I de As­tu­rias es­tá de­ci­di­do: de­be de­rro­tar a Ab­de­rrah­man II. Sin em­bar­go, en su fue­ro in­terno, sa­be que es­tá en in­fe­rio­ri­dad y que to­da ayu­da es po­ca. Aun­que sea di­vi­na.

El ejér­ci­to del emir es nu­me­ro­so, dis­ci­pli­na­do y es­tá en­tre­na­do en la lu­cha con­tra los cris­tia­nos des­de ha­ce tiem­po. Los cam­pos ama­ne­cen de­sier­tos. Los pas­to­res y los cam­pe­si­nos se han es­con­di­do, evi­tan­do así pre­sen­ciar un cho­que que se pre­su­me his­tó­ri­co.

Ra­mi­ro I ani­ma a su in­fan­te­ría. La noche an­te­rior ha te­ni­do un sue­ño re­ve­la­dor: el mis­mí­si­mo após­tol San­tia­go le ha ase­gu­ra­do que las tro­pas cris­tia­nas ten­drán el apo­yo ce­les­tial en el campo de ba­ta­lla. No acla­ra na­da, no es­pe­ci­fi­ca na­da, so­lo que al des­per­tar, la sen­sa­ción que el sue­ño le de­ja es alen­ta­do­ra. Su ros­tro se mues­tra ra­dian­te.

La con­tien­da vie­ne mo­ti­va­da por el pa­go de un tri­bu­to. Los reyes de As­tu­rias lle­va­ban años pa­gan­do im­pues­tos a los mu­sul­ma­nes y el tiem­po pa­ra de­jar de ha­cer­lo ha­bía lle­ga­do. Tiem­po atrás, en 783, el rey Mau­re­ga­to ha­bía pac­ta­do la en­tre­ga anual de cien vír­ge­nes a las tro­pas del ca­li­fa Ab­de­rra­mán I. Era una for­ma en­cu­bier­ta de va­sa­lla­je ha­cia el Emi­ra­to cor­do­bés; tam­bién una ma­ne­ra de re­com­pen­sar la ayu­da re­ci­bi­da por los ára­bes pa­ra su as­cen­so al trono de As­tu­rias. Aun­que no le du­ró mu­cho, pues al rey Mau­re­ga­to ter- mi­nan ma­tán­do­le sus pro­pios sol­da­dos. Muer­to es­te, sus su­ce­so­res pri­me­ro cam­bia­ron el tri­bu­to de don­ce­llas a una cuan­tía de di­ne­ro, pa­ra des­pués de 50 años, in­va­li­dar­lo por com­ple­to.

En ese mo­men­to es­ta­mos. La ne­ga­ti­va al pa­go su­po­ne una de­cla­ra­ción de gue­rra. La ba­ta­lla es­tá pres­ta a co­men­zar. El nue­vo co­man­dan­te Ab­de­rrah­man II reivin­di­ca su de­re­cho: quie­re cien mu­je­res cris­tia­nas. Pe­ro el mo­nar­ca Ra­mi­ro I, ator­men­ta­do por lar­gas re­fle­xio­nes so­bre la ges­tión de las lu­chas in­ter­nas del reino y la pre­sión cons­tan­te de los in­fie­les, de­ci­de que esa ver­güen­za de­be ter­mi­nar.

Y se pre­pa­ra pa­ra ha­cer fren­te a las con­se­cuen­cias. En lo al­to de un pe­ñas­co, a unos 850 me­tros de al­tu­ra, se le­van­ta una mu­ra­lla de­fen­si­va. Es el me­jor em­pla­za­mien­to pa­ra la de­fen­sa, un re­duc­to natural que no so­lo le per­mi­ti­rá ga­nar tiem­po, sino que se cons­ti­tu­ye co­mo la ata­la­ya per­fec­ta des­de don­de vis­lum­brar los mo­vi­mien­tos de las nu­me­ro­sas tro­pas enemi­gas que ya ro­dean al ejér­ci­to cris­tiano en Al­ber­da y Ná­je­ra.

Ra­mi­ro re­cuer­da su sue­ño, por­que es jus­to ahí, fren­te a la lo­ca­li­dad de Cla­vi­jo, en lo al­to del pe­ñón ro­dea­do de ver­ti­gi­no­sos ba­rran­cos, don­de tu­vo la vi­sión del após­tol San­tia­go.

La ba­ta­lla co­mien­za. Sol­da­dos de uno y otro la­do se des­plo­man sin vi­da. Con el pa­so de las ho­ras, la su­pe­rio­ri­dad mu­sul­ma­na se im­po­ne, y la mo­ral de las tro-

pas cris­tia­nas se des­mo­ro­na con ca­da gol­pe de es­pa­da. To­do pa­re­ce per­di­do.

En­tre el en­sor­de­ce­dor rui­do del cho­que de es­pa­das, co­ra­zas, ca­ba­llos y gri­tos de do­lor, sur­ge en­tre la mul­ti­tud una ex­tra­ña fi­gu­ra. Com­ba­te sin tre­gua a lo­mos de un enor­me ca­ba­llo blan­co. A su pa­so rue­dan las ca­be­zas. Sí, San­tia­go ha man­te­ni­do su pro­me­sa. Des­de las al­tu­ras ce­les­tia­les lle­ga la ayu­da pro­me­ti­da a mo­do de ma­jes­tuo­so ca­ba­lle­ro en­tre­ga­do a la cau­sa cris­tia­na.

El es­ta­do de ánimo cam­bia al mo­men­to. Ra­mi­ro y sus ca­ba­lle­ros se unen al após­tol. Los sol­da­dos, im­pre­sio­na­dos an­te la vi­sión, por pri­me­ra vez creen en la victoria. Una victoria que que­da­rá gra­ba­da pa­ra siem­pre en los anales del lu­gar.

Des­pués de aque­lla he­roi­ca con­tien­da, don­de per­die­ron la vi­da más de 5.000 in­fie­les, el após­tol con­so­li­da­rá su fa­ma. Se le co­no­ce­rá co­mo San­tia­go Ma­ta­mo­ros, un nom­bre que des­de en­ton­ces se es­gri­mi­rá co­mo un sím­bo­lo du­ran­te los si­glos en los que la lu­cha con­tra el in­fiel se ex­tien­de ha­cia el sur. Su fi­gu­ra, a lo­mos del ca­ba­llo y blan­dien­do la es­pa­da, se­rá re­pro­du­ci­da in­fi­ni­tas ve­ces has­ta con­ver­tir­se en una de las imá­ge­nes icó­ni­cas de la vi­da me­die­val y la con­fron­ta­ción re­li­gio­sa en la pe­nín­su­la.

En es­te bre­ve re­la­to so­bre la le­yen­da del com­ba­te de Cla­vi­jo con­flu­yen va­rias na­rra­cio­nes mí­ti­cas: la ba­ta­lla, la apa­ri­ción mi­la­gro­sa del após­tol San­tia­go, las cien don­ce­llas... To­dos los in­gre­dien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra crear un dra­ma de cor­te épi­co.

¿Épi­co? Se­gu­ro, sal­vo por una co­sa: los da­tos his­tó­ri­cos y ar­queo­ló­gi­cos que hoy te­ne­mos a nues­tra dis­po­si­ción no ha­blan de nin­gu­na ba­ta­lla en Cla­vi­jo. Al­gu­nas fuen­tes ci­tan la ba­ta­lla de Al­bel­da en­tre los años 859 y 860 d. de C., pe­ro en ellas se en­fren­ta­ron las tro­pas de Or­do­ño I y el Ba­nu Qa­si Mu­za Ben Mu­za. De he­cho, los anales re­la­tan que la to­ma de Cla­vi­jo se pro­du­jo unos años des­pués, cuan­do Or­do­ño II de León y San­cho Gar­cés con­quis­ta­ron el pe­ñas­co y el castillo ára­be asen­ta­do so­bre él en 923.

Po­co im­por­ta es­to a nues­tros pro­pó­si­tos. Es­ta­mos en el te­rreno de la le­yen­da, don­de la lí­nea que se­pa­ra la reali­dad de la fic­ción es tan fi­na que en oca­sio­nes re­sul­ta im­per­cep­ti­ble. Cla­vi­jo es una de ellas.

Lo tras­cen­den­tal del re­la­to era lo­grar unos ob­je­ti­vos con­cre­tos. La pre­sen­cia del após­tol lu­chan­do jun­to a las tro­pas lo lo­gró. Pe­ro no to­do es fic­ción.

Los po­si­bles res­tos mor­ta­les del após­tol fue­ron en­con­tra­dos en el si­glo IX, en un mo­men­to en que Es­pa­ña es­ta­ba do­mi­na­da por los mu­sul­ma­nes en ca­si su to­ta­li­dad. En As­tu­rias y Ga­li­cia aún que­da­ban re­duc­tos de re­sis­ten­cia. Ha­bía que en­con­trar un sím­bo­lo, un acon­te­ci­mien­to, una epo­pe­ya a la que aga­rrar­se con fuerza: un res­plan­dor de luz en la os­cu­ri­dad cir­cun­dan­te que so­lo la pre­sen­cia de una in­ter­ven­ción di­vi­na po­día lle­gar a pro­du­cir.

Cla­vi­jo era per­fec­to pa­ra la crea­ción del mi­to. Su po­si­ción es­tra­té­gi­ca, ele­va­da so­bre la lla­nu­ra, se er­guía desafian­te. So­lo allí po­drían fun­dir­se las fuer­zas te­rre­na­les y di­vi­nas pa­ra una lu­cha con­jun­ta. Hoy, al en­trar en la plaza amu­ra­lla­da a tra­vés de una puer­ta con ar­co de he­rra­du­ra ca­li­fal, el pa­no­ra­ma de­ja sin alien­to. La mu­ra­lla se fun­de con la ro­ca so­bre un ba­rran­co ver­ti­cal que se pin­ta de tor­na­sol cuan­do el sol se pier­de en el oes­te. Los ára­bes ya vie­ron su po­ten­cial: so­bre la ci­ma con­tru­ye­ron una ba­se de­fen­si­va en el si­glo X.

Su em­pla­za­mien­to per­mi­tía pro­te­ger los va­lles y las mon­ta­ñas li­mí­tro­fes de in­cur­sio­nes hos­ti­les; un in­su­pe­ra­ble cen­ti­ne­la que aler­ta­ba an­te los mo­vi­mien­tos del enemi­go; un re­fu­gio se­gu­ro en ca­so de pe­li­gro pa­ra la po­bla­ción ci­vil. El monte reunía las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra ser­vir de es­ce­na­rio al for­ja­do de un mi­to.

Las cró­ni­cas his­tó­ri­cas re­cons­tru­yen los acon­te­ci­mien­tos guián­do­se por los men­sa­jes que se pre­ten­dían trans­mi­tir y do­tán­do­les de sig­ni­fi­ca­do. La li­te­ra­tu­ra, por el con­tra­rio, tie­ne el poder de em­be­lle­cer las na­rra­cio­nes y ele­var el es­pí­ri­tu de quie­nes las es­cu­chan. Lo mis­mo da si son rea­les o fic­ti­cias.

Vis­ta del castillo de Cla­vi­jo, a quin­ce ki­ló­me­tros de Lo­gro­ño. Ocu­pa una su­per­fi­cie de mil me­tros cua­dra­dos, y es­tá for­ma­do por una mu­ra­lla de unos 85 me­tros de lon­gi­tud y 1,50 de gro­sor. Se­gún la tra­di­ción, aquí fue don­de, en 844, las tro­pas cris­tia­nas re­ci­bie­ron por vez pri­me­ra el apo­yo del após­tol San­tia­go fren­te a los sa­rra­ce­nos.

Par­te de las mu­ra­llas de­fen­si­vas del castillo de Cla­vi­jo,

un lu­gar es­tra­té­gi­co en­tre los ríos Le­za e Ire­gua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.