Des­nu­tri­ción en Áfri­ca: ma­pas y da­tos pa­ra com­ba­tir­la

Geo - - EL MUNDO QUE CAMBIA -

En 2015, se es­ti­ma­ba que el 36,6% de los niños afri­ca­nos me­no­res de cin­co años su­fría re­tra­so en el cre­ci­mien­to por des­nu­tri­ción. Es­te es­pe­luz­nan­te por­cen­ta­je, sin em­bar­go, su­po­nía un gran avan­ce res­pec­to a la si­tua­ción en 2000.No obs­tan­te,cuan­do se ob­tie­nen ci­fras pro­me­dio re­la­ti­vas a to­do el con­ti­nen­te se pier­de el detalle de que en al­gu­nas zo­nas el pro­gre­so ha si­do po­co o in­clu­so se ha pro­du­ci­do un re­tro­ce­so.

En es­te sen­ti­do, el Ins­ti­tu­te for Health and Me­trics Eva­lua­tion de la Uni­ver­si­dad de Wa­shing­ton, en Seattle, ha rea­li­za­do ma­pas de­ta­lla­dos de Áfri­ca en­tre 2000 y 2015 que ilus­tran la des­nu­tri­ción in­fan­til me­dian­te ta­sas de re­tra­so en el cre­ci­mien­to, ra­qui­tis­mo y ba­jo pe­so.Su im­por­tan­te radica en que pro­por­cio­na n un ni­vel de detalle ca­si has­ta el ni­vel de la al­dea. Tam­bién des­ta­can gran­des dis­pa­ri­da­des, par­ti­cu­lar­men­te en áreas afec­ta­das por con­flic­tos. Hay pue­blos don­de to­dos los niños son de­ma­sia­do ba­jos pa­ra su edad. En la ma­yo­ría del Sahel –fran­ja se­mi­ári­da des­de el Atlán­ti­co has­ta el mar Rojo–, per­sis­ten al­tas ta­sas de re­tra­so del cre­ci­mien­to, sin in­di­cios de me­jo­ra. Por­que los pro­me­dios na­cio­na­les tam­po­co cuen- tan la his­to­ria com­ple­ta. En Ke­nia, por ejem­plo, las ta­sas de ra­qui­tis­mo en niños me­no­res de cin­co años es­ta­ban por de­ba­jo del 6% de pro­me­dio a ni­vel na­cio­nal en 2015; sin em­bar­go, en cier­tas re­gio­nes con se­quía y bro­tes de en­fer­me­da­des, los ni­ve­les lle­gan al 28%.Chad tie­ne áreas de re­tra­so en el cre­ci­mien­to que su­pe­ran el 50%, a pe­sar de un pro­me­dio na­cio­nal de al­re­de­dor del 37%. En Ni­ge­ria, ve­mos pro­gre­sos en el sur, pe­ro es­tan­ca­mien­to y al­tas ta­sas de re­tra­so del cre­ci­mien­to en el nor­te, más se­co y con­flic­ti­vo. Es­ta pre­ci­sión y detalle por zo­nas su­po­nen un gran avan­ce a la ho­ra de ac­tuar, por­que in­di­ca a go­bier­nos, agen­cias in­ter­na­cio­na­les y do­nan­tes dón­de di­ri­gir con exac­ti­tud los re­cur­sos y el apo­yo. Los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble que los Es­ta­dos miem­bros de la ONU res­pal­da­ron en 2015 in­clu­yen re­du­cir el re­tra­so en el cre­ci­mien­to. Los da­tos in­di­can que nin­gún país afri­cano es­tá hoy en vías de lo­grar to­dos los ob­je­ti­vos so­bre la erra­di­ca­ción del ham­bre, la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria com­ple­ta y la me­jo­ra de la nu­tri­ción.

De ahí la tras­cen­den­cia de in­ver­tir tam­bién en da­tos, por­que sin ellos dis­mi­nu­ye la efi­ca­cia a la ho­ra de des­ti­nar re­cur­sos, desa­rro­llar po­lí­ti­cas y ras­trear re­sul­ta­dos. Bur­ki­na Fa­so y Gha­na son dos bue­nos ejem­plos de los be­ne­fi­cios de re­co­pi­lar re­gu­lar­men­te y con fre­cuen­cia in­for­ma­ción so­bre in­di­ca­do­res cla­ve de nu­tri­ción, que se uti­li­zan pa­ra de­ci­dir so­bre po­lí­ti­cas y pro­gra­mas.Los paí­ses que tie­nen la nu­tri­ción co­mo una prio­ri­dad po­lí­ti­ca ven re­sul­ta­dos. Por ejem­plo, la ta­sa de re­tra­so del cre­ci­mien­to en Se­ne­gal dis­mi­nu­yó en ca­si un ter­cio en­tre 2011 y 2015.

Un gru­po de niños ha­ce co­la pa­ra con­se­guir agua y ali­men­tos en Bo­sa­so, una ciu­dad del Es­ta­do so­ma­lí de Puntland. Aba­jo: ma­pa so­bre des­nu­tri­ción in­fan­til en Áfri­ca, en 2015, rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Wa­shing­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.