LOS CAS­TELLS O LA PA­SIÓN POR ERI­GIR TO­RRES HU­MA­NAS

Geo - - EL MUNDO EN MAPAS -

Va­mos,que que­dan quin­ce se­gun­dos!”, ani­ma el cap

de co­lla Francesc Ra­mon, mien­tras las piernas de los cas­te­llers em­pie­zan a tem­blar (al­gu­nos aguan­tan so­bre sus hom­bros 300 ki­los o más). Pe­ro re­sis­ten y la co­lla Jo­ves Xi­quets de Valls con­si­gue des­ca­rre­gar (eri­gir y des­mon­tar sin que se de­rrum­be) un dos de

vuit net (to­rre hu­ma­na de ocho pi­sos, con dos per­so­nas en ca­da uno, sin re­fuer­zos ex­tra en la ba­se) en su en­sa­yo del viernes por la noche. La sa­la, don­de hay más de un cen­te­nar de per­so­nas de to­das las eda­des, irrum­pe en aplau­sos.“Es­te cas­tell es el más di­fí­cil que se pue­de ha­cer, va­le más que uno de diez pi­sos”, nos acla­ra Jo­sep Ma­ria Pa­lla­rès, prac­ti­can­te de es­ta tra­di­ción des­de los 16 años, y tie­ne 74, nie­to, hi­jo y her­mano de cas­te­llers, y pa­dre y abue­lo de dos de los in­te­gran­tes ac­tua­les.

La Jo­ves for­ma par­te de la éli­te del cen­te­nar de agru­pa­cio­nes que hay en Ca­ta­lu­ña, don­de es­ta ac­ti­vi­dad, de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad en 2010, vi­ve su épo­ca de ma­yor au­ge. Ade­más, es una de las dos de la ciu­dad de Valls, don­de na­cie­ron los cas­tells a prin­ci­pios del si­glo XIX (la pri­me­ra ac­tua­ción do­cu­men­ta­da en­fren­tó a am­bas en 1813). La ri­va­li­dad con la Co­lla Ve­lla, tam­bién de las más des­ta­ca­das, es “fe­roz”, ad­mi­te Pa­lla­rès: “No nos po­de­mos ni ver. Es co­mo un Ba­rça-Es­pan­yol, o un Real-Atlé­ti­co”, pe­ro en una po­bla­ción de 25.000 ha­bi­tan­tes.

El re­co­no­ci­mien­to de la Unes­co ha des­cu­bier­to es­ta tra­di­ción ca­ta­la­na al res­to del mun­do (ya hay cas

te­llers chi­nos), y a las prin­ci­pa­les co­lles no pa­ran de sa­lir­les bo­los in­ter­na­cio­na­les. La Jo­ves se mar­cha den­tro de unas se­ma­nas a Was­hing- ton. Pe­ro to­da su aten­ción es­tá cen­tra­da en oc­tu­bre, cuan­do, ce­rran­do una tem­po­ra­da de seis me­ses con más de 30 ac­tua­cio­nes, se ce­le­bra­rá, co­mo siem­pre en Ta­rra­go­na,el con­cur­so de las me­jo­res.

Es­ta ci­ta bie­nal es la úni­ca que tie­ne ca­rác­ter com­pe­ti­ti­vo. “Te­ne­mos en men­te un cas­tell con el que po­de­mos ga­nar, que no se ha he­cho nun­ca”, des­ve­la Pa­lla­rès. De ser así pon­drían fin a la he­ge­mo­nía de los Cas­te­llers de Vi­la­fran­ca del Pe­ne­dès, que se pro­lon­ga des­de 2002.De mo­men­to,el do­min­go ac­túan en el pue­blo cer­cano de Pe­ra­fort, a don­de se des­pla­za­rán 160 per­so­nas. En las gran­des oca­sio­nes,co­mo el con­cur­so, pue­den lle­gar a ser 700 ca­mi­sas (Vi­la­fran­ca ha lle­ga­do a des­pla­zar a mil). Y aun­que la co­lla co­bra por la ac­tua­ción, sus miem­bros no per­ci­ben ni un so­lo eu­ro. Ser cas­te­ller es una pa­sión que no se pa­ga con di­ne­ro.

Detalle de la pin­ya (ba­se) de una to­rre hu­ma­na de sie­te pi­sos, le­van­ta­da en Pe­ra­fort (Ta­rra­go­na) por la co­lla Jo­ve Xi­quets de Valls, una de las dos agru­pa­cio­nes de cas­te­llers más an­ti­guas, con 350 so­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.