TÁ­RRA­CO,DOS MI­LE­NIOS DE HIS­TO­RIA VI­VA IN­TE­GRA­DOS EN LA CIU­DAD MO­DER­NA

Geo - - EL MUNDO EN MAPAS -

No hay ni una me­sa li­bre en las te­rra­zas de la plaça del Fò­rum es­te soleado do­min­go de abril.Co­mo ha­ce 2.000 años,es uno de los lu­ga­res más con­cu­rri­dos de Ta­rra­go­na.La ac­tual plaza, de unos 50 me­tros de lon­gi­tud, ape­nas cu­bre una de las es­qui­nas del Fo­ro Pro­vin­cial de Tá­rra­co, un es­pa­cio pú­bli­co co­mo seis cam­pos de fút­bol ro­dea­do por mu­ros de 17 me­tros de al­to. Aquí vi­ven hoy 2.000 per­so­nas.“Era des­co­mu­nal: ¡ni la mis­ma Ro­ma te­nía una plaza tan grande!”, re­ve­la Xa­vier Me­ju­to, que des­de ha­ce dos dé­ca­das ejer­ce co­mo guía del in­men­so le­ga­do ro­mano de la ciu­dad, de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio Mun­dial por la Unes­co en 2000.

Al­gu­nas ci­fras dan una idea del es­plen­dor que al­can­zó Tá­rra­co. Vi­vían en ella unas 40.000 per­so­nas (po­bla­ción que no vol­ve­ría a te­ner has­ta la dé­ca­da de 1960): es­ta­ba ro- dea­da por cua­tro ki­ló­me­tros de mu­ra­llas de do­ce me­tros de al­tu­ra; el acue­duc­to más lar­go que la abas­te­cía te­nía 29 ki­ló­me­tros; su cir­co aco­gía a 30.000 es­pec­ta­do­res, el an­fi­tea­tro a 14.000 y el teatro a unos 5.000. Las ca­lles es­ta­ban pa­vi­men­ta­das y ha­bía agua co­rrien­te,lo que no se re­pe­ti­ría has­ta ha­ce me­nos de cien años.En las más de 3.000 ex­ca­va­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas des­de el si­glo XIX se han re­cu­pe­ra­do 2.000 fuen­tes epi­grá­fi­cas con abun­dan­te in­for­ma­ción, y en los al­re­de­do­res se han ha­lla­do res­tos de un cen­te­nar de vi­llas, dos de ellas –Els Munts y Cent­ce­lles– re­co­no­ci­das por la Unes­co.

El cen­tro ur­bano con­vi­ve en su día a día con es­te pa­tri­mo­nio in­te­gra­do en la ur­be mo­der­na. Los ves­ti­gios ro­ma­nos emer­gen por do­quier, y aún hay mu­chos más ocul­tos den­tro o de­ba­jo de los edi­fi­cios.La plaça de la Font, se­de del Ayun­ta­mien­to, era la are­na del in­men­so cir­co, y la ma­yo­ría de los co­mer­cios y res­tau­ran­tes que la ro­dean se asien­tan so­bre pa­si­llos y frag­men­tos de las gra­das.“Es un ba­rrio cons­trui­do den­tro de un hi­pó­dro­mo”, sub­ra­ya Me­ju­to. Ca­da pri­ma­ve­ra, ade­más, las vie­jas pie­dras vuel­ven a con­tem­plar las es­ce­nas vi­vi­das ha­ce dos mi­le­nios.

“Tá­rra­co fue la puer­ta de en­tra­da del mun­do clá­si­co en la pe­nín­su­la y el 90% de nues­tros ge­nes cul­tu­ra­les son ro­ma­nos”, pro­cla­ma Ma­gí Se­rit­jol, di­rec­tor de Tá­rra­co Vi­va, un fes­ti­val cul­tu­ral de di­vul­ga­ción his­tó­ri­ca úni­co en Eu­ro­pa, que es­te año se ce­le­bra­rá en­tre el 13 y el 27 de ma­yo. Más de mil per­so­nas par­ti­ci­pa­rán en 500 ac­tos desa­rro­lla­dos con el má­xi­mo ri­gor cien­tí­fi­co en 31 mo­nu­men­tos y mu­seos. Es­te año, en que la ciu­dad aco­ge­rá los Jue­gos del Me­di­te­rrá­neo, el te­ma del fes­ti­val se­rá el de­por­te.

Vo­mi­to­rium o puer­ta de ac­ce­so a las gra­das del cir­co ro­mano de Ta­rra­go­na, con afo­ro pa­ra 30.000 per­so­nas, ca­si tan­tas co­mo ha­bi­tan­tes te­nía la ciu­dad, una ci­fra que no vol­ve­ría a al­can­zar has­ta bien en­tra­do el si­glo XX. En es­te an­ti­guo “hi­pó­dro­mo” se ubi­ca hoy bue­na par­te del cas­co vie­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.