RE­POR­TA­JE

Du­ran­te mu­chos años es­te Es­ta­do li­to­ral del no­roes­te fue un “lu­gar en me­dio de la na­da”, sin el me­nor in­te­rés pa­ra los nor­te­ame­ri­ca­nos. Hoy en día, sin em­bar­go, atrae a mu­chos aman­tes de la na­tu­ra­le­za.

Geo - - SUMARIO - POR BÉATRICE LEPROUX TEX­TO

Ore­gón, la nue­va tie­rra pro­me­ti­da

Con una su­per­fi­cie co­mo la mi­tad de Es­pa­ña, es­te te­rri­to­rio de la cos­ta oes­te de Es­ta­dos Uni­dos, ol­vi­da­do du­ran­te años, atrae hoy a to­dos aque­llos que sue­ñan con me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za.

Es­ca­lan co­mo si fue­ran ara­ñas. Sin pri­sa, pe­ro sin pausa. Con las piernas y los bra­zos se­pa­ra­dos, bus­can­do un aga­rre fia­ble. Y por en­ci­ma de es­tos dos hom­bres, un pi­co ba­sál­ti­co de más de cien me­tros de al­tu­ra y un cielo azul sin nu­bes. Por do­quier, so­lo hay acan­ti­la­dos de to­ba ama­ri­lla. Aba­jo, un cur­so de agua, que ho­ra­dó su le­cho atra­ve­san­do los gi­gan­tes­cos ríos de la­va arro­ja­dos an­ta­ño por los vol­ca­nes cer­ca­nos, desem­bo­ca en el río Des­chu­tes. En me­dio del bur­bu­jeo blan­co de los rá­pi­dos, se pue­de ob­ser­var el des­te­llo co­lo­ri­do de va­rias lan­chas de raf­ting. En la ori­lla, un hom­bre gri­ta de ale­gría le­van­tan­do los bra­zos en se­ñal de victoria: aca­ba de re­co­ger su red con dos enor­mes sal­mo­nes den­tro.

No, no es­tán ro­dan­do una pe­lí­cu­la. La es­ce­na es real e in­clu­so muy co­mún en Ore­gón. El Par­que de Smith Rock, si­tua­do en el cen­tro del Es­ta­do, es un au­tén­ti­co pa­raí­so pa­ra los aman­tes de las ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre. Tras su es­ca­la­da, ago­ta­do y fe­liz, Ben Co­le, de 32 años y pro­gra­ma­dor in­for­má­ti­co, se desata los cor­do­nes de sus za­pa­ti­llas. Y afir­ma: “Con vías así de es­tu­pen­das, es una eta­pa de cla­se mun­dial pa­ra los es­ca­la­do­res. Me fui de Co­lo­ra­do por­que la na­tu­ra­le­za de Ore­gón ofre­ce mu­chí­si­mo más. Y no me cos­tó na­da en­con­trar tra­ba­jo”.

Al igual que Ben Co­le, ca­da vez más es­ta­dou­ni­den­ses y ex­tran­je­ros se de­can­tan por es­te te­rri­to­rio de la cos­ta oes­te, cu­ya su­per­fi­cie es la mi­tad de la de Es­pa­ña. “Des­de 2010, pre­sen­ta un no­ta­ble cre­ci­mien­to de­mo- grá­fi­co: con cua­tro mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, Ore­gón es uno de los diez Es­ta­dos nor­te­ame­ri­ca­nos con ma­yor cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co, con un in­cre­men­to me­dio de 1,4%, fren­te al 2,2% del cam­peón, Idaho”, afir­ma Ja­son Jur­je­vich, di­rec­tor ad­jun­to del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción so­bre la Po­bla­ción de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Portland.“En 2017 hu­bo 65.000 re­cién lle­ga­dos, de los cua­les el 18% pro­ce­día de Ca­li­for­nia y el 15% de Asia o La­ti­noa­mé­ri­ca.”

Ca­ño­nes, de­sier­tos, vol­ca­nes, cos­tas exu­be­ran­tes y cum­bres ne­va­das: lo tie­ne to­do

Pe­ro Ore­gón per­ma­ne­ció en el ol­vi­do du­ran­te mu­chos años: fue ig­no­ra­do, de­ja­do de la­do e in­clu­so des­pre­cia­do. Los es­ta­dou­ni­den­ses uti­li­za­ban ad­je­ti­vos po­co ha­la­ga­do­res al ha­blar de Ore­gón: misty (nu­bla­do) era de los más co­mu­nes. Lo lla­ma­ban tam­bién con des­pre­cio a now­he­re place up the coast (un lu­gar per­di­do arri­ba en la cos­ta), se bur­la­ban de sus ci­ties hardly worth a vi­sit (ciu­da­des que no me­re­ce la pe­na vi­si­tar). Pe­ro aho­ra to­do es dis­tin­to. Sus ur­bes de ta­ma­ño hu­mano ha­cen so­ñar a los es­ta­dou­ni­den­ses que bus­can me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da, en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za. De he­cho, y a po­cas ho­ras en co­che, se pa­sa de los ca­ño­nes y las elevadas me­se­tas de­sér­ti­cas de la fron­te­ra orien­tal al Pa­cí­fi­co y sus 584 ki­ló­me­tros de cos­tas sal­va­jes, con su exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción, su are­na do­ra­da y sus pa­nes de azú­car. Y en el me­dio, cum­bres ne­va­das, vol­ca­nes, de­sier­tos de du­nas y la­va, y bos­ques fron­do­sos... Una ciu­dad sim­bo­li­za per­fec­ta­men­te el atrac-

ti­vo de Ore­gón: Portland, si­tua­da en el ex­tre­mo nor­te del Es­ta­do. El pa­sa­do ve­rano (la tem­po­ra­da al­ta es la de las mi­gra­cio­nes in­ter­nas en Es­ta­dos Uni­dos), fue la ter­ce­ra me­tró­po­li es­ta­dou­ni­den­se con el ma­yor nú­me­ro de re­cién lle­ga­dos, so­lo por de­trás de Seattle y Da­llas. En su ma­yo­ría, jó­ve­nes li­cen­cia­dos atraí­dos por su di­na­mis­mo eco­nó­mi­co (la ren­ta de los ho­ga­res cre­ció un 8,7% du­ran­te los diez úl­ti­mos años) y por al­qui­le­res in­fe­rio­res en un 50% a los de Seattle o San Francisco. Su edad me­dia: 29 años.

“Que Portland si­ga sien­do ra­ra” es el le­ma in­for­mal que de­co­ra las ta­zas y ca­mi­se­tas

A la ca­pi­tal eco­nó­mi­ca y de­mo­grá­fi­ca de Ore­gón, si­tua­da en­tre la mon­ta­ña y el océano, la lla­man en bro­ma “la ciu­dad don­de se ju­bi­lan los jó­ve­nes” en la se­rie te­le­vi­si­va Portlan­dia. Des­de 2011, la se­rie ha­ce un re­tra­to sa­tí­ri­co de sus 640.000 ha­bi­tan­tes, bur­gue­ses bohe­mios-eco­lo­gis­tas-ex­cén­tri­cos, ob­se­sio­na­dos con la co­mi­da bío, el desa­rro­llo sos­te­ni­ble, el bie­nes­tar de los animales, las cul­tu­ras al­ter­na­ti­vas... La ciu­dad pre­su­me de ser de­mó­cra­ta, pro­gre­sis­ta, prma­rihua­na (ver recuadro) y a fa­vor de la li­ber­tad se­xual (pa­ra las mu­je­res en ma­te­ria de se­xua­li­dad y fer­ti­li­dad). Reivin­di­ca in­clu­so su ex­cen­tri­ci­dad: Keep Portland weird (Que Portland si­ga sien­do ra­ra) es el le­ma in­for­mal que de­co­ra las ta­zas y las ca­mi­se­tas.

En 2002, cuan­do de­ci­die­ron aban­do­nar Cle­ve­land, en Ohio, pa­ra ins­ta­lar­se en la cos­ta oes­te, Cynt­hia y Ste­ven Hunt, una mé­di­ca y un con­sul­tor de ma­na­ge­ment que tie­nen aho­ra 48 y 52 años, no du­da­ron mu­cho. ¿San Francisco? La des­car­ta­ron por “inac­ce­si­ble, su­per­fi­cial y ob­se­sio­na­da por el éxi­to ma­te­rial.” ¿Seattle?“Un cen­tro fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal to­tal­men­te con­ges­tio­na­do...” En com­pa­ra­ción con es­tas dos ciu­da­des, Portland pa­re­cía un oasis.

“Ins­ta­lar­nos aquí su­po­nía re­nun­ciar a un al­tí­si­mo suel­do y a una in­men­sa propiedad a cam­bio de una ali­men­ta­ción sa­na, una vi­da en co­lec­ti­vi­dad y un me­dio am­bien­te pro­te­gi­do”, nos ex­pli­ca Ste­ven, que tra­ba­ja a dis­tan­cia pa­ra una mul­ti­na­cio­nal (al igual que el 20% de los neo­ore­go­nia­nos). Aho­ra la pa­re­ja dis­fru­ta de una gran va­rie­dad de pe­que­ños ba­rrios que se pue­den re­co­rrer a pie o en bi­ci­cle­ta y don­de pros­pe­ran los su­per­mer­ca­dos y mer­ca­dos bío, las mi­cro­cer­ve­ce­rías, los ca­fés, las ga­le­rías de ar­te y las bou­ti­ques de decoración.Y tam­bién de un marco bu­có­li­co: in­tra­mu­ros, Portland pro­po­ne be­llos pa­seos al bor­de del agua. Tie­ne más de 200 es­pa­cios ver­des que se ex­tien­den so­bre 15.000 hec­tá­reas, co­mo Forest Park, el ma­yor par­que ur­bano de Es­ta­dos Uni­dos (seis ve­ces ma­yor que el Cen­tral Park de Nue­va York), que al­ber­ga 113 ki­ló­me­tros de sen­de­ros. Al­re­de­dor del par­que no hay ca­si ras­ca­cie­los, pues en su ma­yo­ría son ca­sas de tres pi­sos, uni­fa­mi­lia­res e his­tó­ri­cas del cen­tro ur­bano.

Da igual des­de don­de se mi­re, es­te mo­des­to pa­no­ra­ma ur­bano no ta­pa nun­ca las nie­ves per­pe­tuas del monte Hood. A so­lo una ho­ra de Portland, la cum­bre más al­ta de Ore­gón (3.429 me­tros de al­ti­tud) atrae a es­quia­do­res y sen­de­ris­tas, pe­ro tam­bién a ci­né­fi­los que sue­ñan con hos­pe­dar­se en el Tim­ber­li­ne Lod­ge, un mí­ti­co ho­tel de mon­ta­ña in­mor­ta­li­za­do por la pe­lí­cu­la El res­plan­dor (1980). El monte Hood atrae a cua­tro mi­llo­nes de vi­si­tan­tes ca­da año, tan­tos co­mo la gar­gan­ta del río Co­lum­bia, un ca­ñón de 130 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud.Al pie de las mon­ta­ñas se en­cuen­tra Hood Ri­ver, un pue­blo bur­gués de 6.000 ha­bi­tan­tes. En es­ta área, el vien­to so­pla so­bre el río Co­lum­bia co­mo si fue­ra un tú­nel y cho­ca con­tra la co­rrien­te for­man­do olas de más de dos me­tros de al­tu­ra. En ve­rano, cien­tos de alas mul­ti­co­lo­res re­vo­lo­tean por en­ci­ma del agua: wind­sur­fis­tas, ki­te­sur­fis­tas, prac­ti­can­tes del ki­te­foil (ta­bla de surf con­ver­ti­da en un hi­dro­ala eléc­tri­co que se ele­va so­bre el agua al moverse) pro­ce­den­tes de Ca­na­dá e in­clu­so de la cos­ta es­te de Es­ta­dos Uni­dos.

Prac­ti­car to­dos los días al me­nos un de­por­te al ai­re li­bre es el cre­do de los ore­go­nia­nos. Jo­guean, pe­da­lean, es­ca­lan, pi­lo­tan co­me­tas, sal­tan en pa­ra­pen­te... Qui­zás no sea ca­sua­li­dad que el gi­gan­te mun­dial Ni­ke ten­ga su se­de en Ore­gón: aquí, la in­dus­tria del de­por­te no ha es­ta­do nun­ca en cri­sis. No obs­tan­te, hoy en día, los pe­sos pe­sa­dos de In­ter­net y las nue­vas tec­no­lo­gías, co­mo Goo­gle, Fa­ce­book y Ap­ple, atraí­dos por un ré­gi­men fis­cal ven­ta­jo­so (co­mo la au­sen­cia de IVA y en al­gu­nas zo­nas la exo­ne­ra­ción de im­pues­tos so­bre bie­nes in­mue­bles) es­tán lle­gan­do en ma­sa pa­ra abrir su­cur­sa­les y cen­tros de pro­ce­sa­mien­to de da­tos.

Un gran nú­me­ro de em­pre­sas emer­gen­tes si­gue el ejem­plo y prue­ba for­tu­na en el vi­ve­ro de em­pre­sas de Portland, ciu­dad que no es la úni­ca en sa­car pro­ve­cho del fe­nó­meno. En el cen­tro de Ore­gón, so­bre un vol­cán inac­ti­vo y a 1.100 me­tros de al­ti­tud, la ciu­dad de Bend, si­tua­da en me­dio de an­ti­guos cam­pos de la­va, se ha con­ver­ti­do en

UNA TA­SA A LOS RES­TAU­RAN­TES DE ASH­LAND, UN AN­TI­GUO BAS­TIÓN 'HIPPY', FI­NAN­CIA LOS ES­PA­CIOS VER­DES

un cen­tro de al­ta tec­no­lo­gía, aun­que sus úni­cos ras­ca­cie­los son las chi­me­neas de an­ti­guos mo­li­nos. Mi­cah Al­bert, de 37 años y con­sul­tor de mar­ke

ting di­gi­tal en Ven­tu­ra, en el sur de Ca­li­for­nia,“bus­ca­ba un si­tio agra­da­ble pa­ra la vi­da en fa­mi­lia.” No le cos­tó mu­cho en­con­trar un tra­ba­jo en una de las do­ce agen­cias de Bend, em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en SEO o po­si­cio­na­mien­to en bus­ca­do­res. El he­cho de que el océano es­té a más de 200 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia no es un pro­ble­ma pa­ra es­te aman­te del surf, da­do que prac­ti­ca to­dos los días en una ola ar­ti­fi­cial ins­ta­la­da en pleno cen­tro ur­bano, so­bre el río Des­chu­tes. “Gen­te de to­da cla­se se ins­ta­la en Bend por sus po­lí­ti­cas so­cia­les”, se­ña­la el de­mó­gra­fo Ja­son Jur­je­vich. “Blend, com­pro­me­ti­da con mo­vi­mien­tos del ti­po Black Li­ves Mat­ter (‘La vi­da de los ne­gros im­por­ta’, mo­vi­mien­to an­ti­rra­cis­ta crea­do en 2013), es una ciu­dad abier­ta y to­le­ran­te, tan­to con las mi­no­rías se­xua­les y ra­cia­les co­mo con los mi­gran­tes en ge­ne­ral.” De he­cho, Ore­gón es un “Es­ta­do san­tua­rio” des­de la apro­ba­ción de una ley en 1987: di­cha ley prohí­be de­te­ner a una per­so­na por el me­ro he­cho de ha­ber en­tra­do ile­gal­men­te en el país, ha­cien­do ca­so omi­so de la po­lí­ti­ca pro­mul­ga­da por Wa­shing­ton: de­bi­do a pre­sio­nes y ame­na­zas de re­pre­sa­lias (sus­pen­sión de al­gu­nas sub­ven­cio­nes) por par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump, Portland y Seattle han pre­sen­ta­do una de­nun­cia por vio­la­ción de la Cons­ti­tu­ción.

“La in­mi­gra­ción in­te­rior y ex­te­rior tam­bién se di­ri­ge ha­cia el sur de Ore­gón”, aña­de Ja­son Jur­je­vich. En es­te ca­so se tra­ta so­bre to­do de ju­bi­la­dos ca­li­for­nia­nos.” Co­mo en Ash­land, de 22.000 ha­bi­tan­tes.

Aquí to­do son atrac­ti­vos: un fa­mo­so fes­ti­val de teatro, ga­le­rías de ar­te, bou­ti­ques...

Es­te an­ti­guo bas­tión hippy, cu­yas ca­lles em­pi­na­das es­tán bor­dea­das de ár­bo­les y ca­sas de ma­de­ra, vo­tó en 1993 una ta­sa so­bre las cuen­tas de los res­tau­ran­tes pa­ra fi­nan­ciar nue­vos es­pa­cios ver­des y la crea­ción de una plan­ta pa­ra el tra­ta­mien­to de aguas re­si­dua­les. La ciu­dad tam­bién es fa­mo­sa por su pa­sión por las ar­tes. Su jo­ya: el Fes­ti­val Sha­kes­pea­re. Des­de 1935 y des­de ma­yo has­ta oc­tu­bre, atrae a 300.000 ac­to­res y es­pec­ta­do­res de to­do el con­ti­nen­te.“In­clu­so cuan­do las en­tra­das es­tán ago­ta­das, la gen­te no se ago­bia nun­ca”, nos ex­pli­ca Ellen Campbell de 61 años, una an­ti­gua in­for­má­ti­ca de Si­li­con Va­lley que di­ri­ge aho­ra un bed and break­fast en Ash­land des­de 2001. “Cuan­do no asis­ten a las re­pre­sen­ta­cio­nes, los vi­si­tan­tes van a las ga­le­rías de ar­te o a las bou­ti­ques, o tam­bién a res­pi­rar ai­re pu­ro al va­lle del Rogue o las mon­ta­ñas de Sis­ki­you, muy cer­ca­nas a la ciu­dad.”

“¿Có­mo se re­co­no­ce a un ore­go­niano en la mul­ti­tud? Es el tío que sos­tie­ne un va­so va­cío en la mano y co­rre de­ses­pe­ra­do bus­can­do una pa­pe­le­ra.” El nue­vo chis­te de moda no ca­re­ce de sen­ti­do, aun­que qui­zás ten­ga al­go que ver con la en­vi­dia. Por­que Ore­gón es pio­ne­ro en lo re­la­ti­vo a la nor­ma­ti­va me­dioam­bien­tal. En 1967, el Beach Bill pa­ra­li­zó de­fi­ni­ti­va­men­te cual­quier pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio en el li­to­ral. Y en 1971, un Bottle Bill hi­zo obli­ga­to­rio que las bo­te­llas y las la­tas fue­ran re­tor­na­bles. Pe­ro la re­gión pre­su­me so­bre to­do de las Ur­ban Growth boun­da­ries laws, las le­yes que li­mi­tan el cre­ci­mien­to ur­bano, que prohí­ben des­de 1973 la ex­pan­sión de las ciu­da­des más allá de un pe­rí­me­tro de­ter­mi­na­do pa­ra sal­va­guar­dar los bos­ques y las fin­cas agrí­co­las cer­ca­nas.

En Portland, el pri­mer plan de ac­ción cli­má­ti­ca del país ha da­do in­me­jo­ra­bles re­sul­ta­dos

En 1993, tras re­cha­zar la Ca­sa Blanca fir­mar el Pro­to­co­lo de Kyo­to, Portland fue la pri­me­ra ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se que adop­tó un Cli­ma­te Ac­tion Plan, un plan de ac­ción cli­má­ti­ca. El ob­je­ti­vo: dis­mi­nuir en un 40% las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono an­tes de 2030, y en un 80% an­tes de 2050. La ciu­dad lo dio to­do: me­tro au­to­má­ti­co, res­tau­ra­ción de los an­ti­guos tran­vías, 510 ki­ló­me­tros de ca­rri­les bi­ci y trans­por­tes pú­bli­cos gra­tui­tos en el cen­tro ur­bano. Es­ta po­lí­ti­ca dio co­mo re­sul­ta­do que el trá­fi­co fue­ra un 20% in­fe­rior al de las de­más ciu­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas del mis­mo ta­ma­ño. “Des­de 1990, y aun­que nues­tra po­bla­ción cre­ció en un 35%, he­mos con­se­gui­do re­du­cir los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro en un 21%, mien­tras que la me­dia na­cio­nal au­men­ta­ba un 7%”, se ale­gra Ky­le Dies­ner, del De­par­ta­men­to de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble del Ayun­ta­mien­to. Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do a ni­vel na­cio­nal en 2017 por el si­tio Wa­lle­tHub.com, Ore­gón con­si­gue el ter­cer pues­to del ran­king de Es­ta­dos más res­pe­tuo­sos con la eco­lo­gía, por de­trás de Ver­mont y Mas­sa­chu­setts.

Qui­zás Ore­gón no sea el Pa­ci­fic Won­der­land (li­te­ral­men­te el país de las ma­ra­vi­llas del Pa­cí­fi­co) co­mo pre­su­mían sus pla­cas de ma­trí­cu­la en los años se­sen­ta. Pe­ro no hay que ol­vi­dar que, aun­que aquí cla­si­fi­can me­ticu­losa­men­te la ba­su­ra y fa­bri­can su propio com­post, tam­bién ha­cen es­ca­pa­das de aven­tu­ra en to­do­te­rreno a los montes vol­cá­ni­cos y ba­jan a to­da pri­sa las du­nas en buggy. Y en el ám­bi­to so­cial, los me­nos afor­tu­na­dos tam­bién tie­nen que ale­jar­se del cen­tro ur­bano. El 15% de los ore­go­nia­nos vi­ven ba­jo el um­bral de la po­bre­za.

La re­gión, que aco­ge de buen gra­do a los ex­tran­je­ros, no es aún muy mul­ti­cul­tu­ral. “Portland si­gue sien­do una de las ciu­da­des más blan­cas de Es­ta­dos Uni­dos”, cons­ta­ta el uni­ver­si­ta­rio Ja­son Jur­je­vich. Pe­ro di­chas con­tra­dic­cio­nes no di­sua­den ni a los re­cién lle­ga­dos, ni a los tu­ris­tas. Una pe­que­ña Jau­ja lo­gra la una­ni­mi­dad: el va­lle del Wi­lla­met­te, de 200 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud, que se ex­tien­de des­de Portland ha­cia el sur de Ore­gón, con las mon­ta­ñas Blue, cu­bier­tas de pi­nos y po­bla­das de cier­vos, en se­gun­do plano. Y en pri­mer plano, ver­des pra­dos y vi­ñe­dos,

cam­pos de tri­go o de lú­pu­lo en las la­de­ras de las co­li­nas...Aquí, se desa­rro­lla ple­na­men­te un cen­te­nar de cul­ti­vos dis­tin­tos. Men­cio­ne­mos en par­ti­cu­lar la uva

pi­not noir pro­du­ci­da con es­me­ro en pe­que­ñas ex­plo­ta­cio­nes fa­mi­lia­res cer­ti­fi­ca­das con el se­llo de ca­li­dad “sos­te­ni­ble”. Es­ta ce­pa le per­mi­tió a Ore­gón con­se­guir fa­ma in­ter­na­cio­nal a par­tir de los años ochen­ta, cuan­do al­gu­nos cal­dos lo­ca­les con­si­guie­ron el re­co­no­ci­mien­to de enó­lo­gos ex­tran­je­ros.

El nú­me­ro de pro­pie­da­des vi­ní­co­las del va­lle del Wi­lla­met­te, más de 700 hoy en día, era so­lo de 265 en 2002. Más de la mi­tad se de­di­ca en ex­clu­si­va a la

pi­not noir. Alex So­kol Blos­ser, de 43 años, lle­va una barba de tres días, una ca­mi­sa de cua­dros y un cu­chi­llo de in­jer­tar en la cin­tu­ra. Po­see 35 hec­tá­reas de vi­ñe­dos y es­tá ins­pec­cio­nan­do una hi­le­ra de ce­pas. Nos ex­pli­ca: “El cli­ma tem­pla­do y el sue­lo vol­cá­ni­co, muy fér­til, son per­fec­tos pa­ra to­da cla­se de cul­ti­vos, y so­bre to­do pa­ra la pi­not noir. Y co­mo los vi­ñe­dos son tres ve­ces más ba­ra­tos que en sus re­gio­nes, unos vi­ti­cul­to­res fran­ce­ses y ca­li­for­nia­nos se es­tán ins­ta­lan­do aquí.”

Los res­tau­ran­tes de la cos­ta se han he­cho fa­mo­sos gra­cias al can­gre­jo Dun­ge­ness

Apar­te de las bo­de­gas, el Fruit Loop, o Gi­ra de las Fru­tas, es tam­bién una vi­si­ta obli­ga­da. Pe­ras, fru­tas ro­jas, ave­lla­nas... A so­lo una ho­ra y me­dia de dis­tan­cia de Portland, al pie del monte Hood, se ex­tien­den huer­tas opu­len­tas man­te­ni­das so­bre to­do por una im­por­tan­te co­mu­ni­dad de ori­gen ja­po­nés. “En el si­glo XIX, ani­ma­dos por la es­pe­ran­za de con­se­guir una vi­da me­jor en un lu­gar que les re­cor­da­ba el monte Fu­ji, unos exi­lia­dos plan­ta­ron man­za­nos cu­yas fru­tas son fá­ci­les de con­ser­var y trans­por­tar”, nos cuen­ta Randy Ki­yo­ka­wa, de 51 años. Al igual que su pa­dre y su abue­lo, cul­ti­va en 60 hec­tá­reas más de 120 va­rie­da­des de man­za­nas: Gri­mes Gol­den, Mon­ta­ña Ro­sa, Ho­ney­crisp... Mien­tras acon­se­ja a los clien­tes que an­dan por su al­ma­cén-bou­ti­que o en­tre las hi­le­ras de ár­bo­les, no de­ja de vi­gi­lar que los jor­na­le­ros re­co­jan la pre­cia­da fru­ta con es­me­ro.

En el li­to­ral, hay otro cul­ti­vo igual de po­pu­lar: el de los can­gre­jos Dun­ge­ness, una es­pe­cie tí­pi­ca de la cos­ta oes­te. Kelly Brigh­ton, de 55 años, re­to­mó la em­pre­sa de sus pa­dres en Roc­ka­way Beach. Es­te hom­bre al­to, de com­ple­xión at lét ica y aman­te de la pes­ca, lle­va bi­go­te (grande) y un go­rro con for­ma de crus­tá­ceo. ¡Sa­le siem­pre a pes­car, ha­ga el tiem­po que ha­ga, y es­pe­ra que los clien­tes que al­qui­lan sus lan­chas a mo­tor sin li­cen­cia ha­gan lo mis­mo!

De lu­nes a do­min­go, ba­jo la mi­ra­da in­di­fe­ren­te de los cor­mo­ra­nes, em­bar­can con una ne­ve­ra lle­na de cer­ve­zas y re­fri­ge­rios. Y po­nen rum­bo a la bahía de Neha­lem, don­de irán lan­zan­do una por una ca­jas con ce­bo. Ten­drán que sa­car­las del agua ca­da quin­ce mi­nu­tos y su­bir­las rá­pi­da­men­te a bor­do de las lan­chas pa­ra evi­tar que se es­ca­pen los can­gre­jos o que se los co­ma una fo­ca. De­vuel­ven al mar las hem­bras y los ale­vi­nes, pe­ro en dos ho­ras po­drán pes­car una do­ce­na de crus­tá­ceos que me­re­ce­rá la pe­na co­ci­nar y de­gus­tar. Gra­cias al sal­món y al atún, pe­ro so­bre to­do al can­gre­jo Dun­ge­ness, cu­ya car­ne es muy tier­na, los res­tau­ran­tes de la cos­ta se han he­cho fa­mo­sos.

A unos po­cos ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, en Ocean­si­de, un pe­que­ño gru­po de sur­fe­ras sube por la pla­ya con la ta­bla ba­jo el bra­zo. El ro­cío y la bru­ma no tar­da­rán en fun­dir­se. El sol se po­ne y las ro­cas que so­bre­sa­len del mar se ase­me­jan a ba­lle­nas ar­quean­do el lo­mo. Muy cer­ca se al­za el fa­ro del ca­bo Mea­res, uno de los nue­ve que pro­te­gen es­te li­to­ral pre­ser­va­do. To­do es­tá en cal­ma, se­reno. El hom­bre y la na­tu­ra­le­za se fun­den en uno.

In­men­si­dad lu­nar del de­sier­to de Al­vord (so­bre es­tas lí­neas), don­de a ve­ces ga­lo­pan ca­ba­llos mus­tang. Arri­ba: en la ciu­dad fan­tas­ma de Sha­ni­ko per­vi­ve el am­bien­te del Le­jano Oes­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.