DES­CU­BIER­TA

Si­tua­do en me­dio del Atlán­ti­co, es­te ar­chi­pié­la­go es lu­gar de pa­so de los gran­des ce­tá­ceos que re­co­rren el océano. Du­ran­te dé­ca­das, la ca­za de los ca­cha­lo­tes fue par­te fun­da­men­tal del mo­do de vi­da de sus ha­bi­tan­tes. Es­ta ac­ti­vi­dad fue prohi­bi­da ha­ce más d

Geo - - SUMARIO - ÁNGEL MARTÍNEZ BER­ME­JO TEX­TO Y ÁNGEL LÓPEZ SO­TO FOTOS

Azo­res, las is­las de las ba­lle­nas

El pe­que­ño ar­chi­pié­la­go por­tu­gués si­tua­do en me­dio del Atlán­ti­co fue un cen­tro ba­lle­ne­ro de pri­mer or­den. La prohi­bi­ción de ca­zar ce­tá­ceos aca­bó con es­ta ac­ti­vi­dad... pe­ro no con su re­cuer­do.

En Azo­res se ca­za­ban ca­cha­lo­tes por una ra­zón: flo­ta­ban al mo­rir

Por las ca­lles de Hor­ta, en la is­la de Faial, no es ra­ro cru­zar­se con abue­los que ca­mi­nan lle­van­do de la mano a sus nie­tos. Pa­re­cen an­cia­nos ve­ne­ra­bles que nun­ca han ro­to un pla­to pe­ro al­gu­nos de ellos, ha­ce ape­nas 30 años, em­pu­ña­ron ar­po­nes, re­mos y ti­mo­nes mon­ta­dos en pe­que­ñas bar­cas pa­ra ca­zar ca­cha­lo­tes con las mis­mas téc­ni­cas que los ba­lle­ne­ros nor­te­ame­ri­ca­nos del si­glo XIX. Dos o tres lus­tros des­pués de la lle­ga­da del Apo­lo XI a la Luna, es­tos ma­ri­nos in­tré­pi­dos ca­za­ban ba­lle­nas exac­ta­men­te igual que los per­so­na­jes de Moby Dick. So­lo ha­bía una di­fe­ren­cia. Al con­tra­rio que los ma­ri­nos de Herman Mel­vi­lle, en las Azo­res no par­tían en lar­gas tra­ve­sías por los océa­nos y so­lo se em­bar­ca­ban cuan­do veían a al­gu­na ba­lle­na acer­car­se a sus is­las. No te­nían que ir a bus­car­las a le­ja­nos rin­co­nes del mun­do, úni­ca­men­te es­pe­ra­ban a que los gran­des ce­tá­ceos lle­ga­ran a ellos.

Carlos Na­tal Ser­pa tie­ne aho­ra 82 años y se ini­ció co­mo re­me­ro cuan­do so­lo te­nía ca­tor­ce. Era al­go nor­mal en su fa­mi­lia.“Mi pa­dre, mi abue­lo, mi her­mano, mi tío”, re­cuer­da, “eran to­dos ba­lle­ne­ros. So­lo los hom­bres”. Na­tal Ser­pa di­ce que en las Azo­res fun­da­men­tal­men­te se ca­za­ban ca­cha­lo­tes por una ra­zón: es de los po­cos ce­tá­ceos que flo­tan cuan­do mue­ren. Se acer­ca­ban a ellos en pe­que­ños bo­tes de re­mos y los ar­po­nea­ban a mano; no ha­brían po­di­do so­por­tar el pe­so de una ba­lle­na muer­ta que se hun­die­ra. “A ve­ces ha­bía que cor­tar el ca­bo si el ca­cha­lo­te se su­mer­gía mu­cho”, con­ti­núa, “y ha­bía que te­ner cui­da­do de que no gol­pea­ra la bar­ca al re­ci­bir el ar­pón. Era el mo­men­to más pe­li­gro­so, pe­ro éra­mos jó­ve­nes y no te­nía­mos mie­do a na­da. En una oca­sión, la ca­be­za del ca­cha­lo­te nos ro­zó y un com­pa­ñe­ro sal­tó y se hi­rió. Lo lle­va­mos a tie­rra pe­ro hu­bo que cor­tar­le las piernas y mu­rió a los cin­co días”.

La ca­za de las ba­lle­nas fue du­ran­te va­rias ge­ne­ra­cio­nes una for­ma de vi­da en las Azo­res, la úni­ca ma­ne­ra de ob­te­ner un mí­ni­mo in­gre­so en unas is­las en las que ape­nas ha­bía opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas. De cual­quier mo­do, ca­si na­die vi­vía ex­clu­si­va­men­te de la ca­za, que era una ac­ti­vi­dad se­cun­da­ria. “En un si­glo ca­za­mos en las Azo­res la mis­ma can­ti­dad de ba­lle­nas que un bar­co mo­derno en un año”, co­men­ta cual­quier is­le­ño cuan­do sur­ge el te­ma. To­dos te­nían un tra­ba­jo dia­rio que de­ja­ban de la­do en el mo­men­to en que se oía por las ca­lles el avi­so “ba­leia, ba­leia”, que in­di­ca­ba que al­gún ani­mal ha­bía si­do avis­ta­do por los vi­gías. En­ton­ces sa­lían co­rrien­do ha­cia los bo­tes.

Has­ta 1947, mo­men­to en que apa­re­cie­ron los ra­dio­te­lé­fo­nos, el avi­so se ha­cía lan­zan­do un cohe­te al ai­re. En­ton­ces se ini­cia­ba la com­pe­ten­cia en­tre di­fe­ren­tes tri­pu­la­cio­nes por ser la pri­me­ra en al­can­zar el ani­mal, por­que es­te per­te­ne­ce­ría so­lo a una de ellas. El es­cri­tor Raul Bran­dão, que re­co­rrió el ar­chi­pié­la­go en 1924, des­cri­be en su li­bro Las is­las

des­co­no­ci­das (Edi­cio­nes del Vien­to, 2009) un en­tie­rro que es sus­pen­di­do cuan­do to­dos los asis­ten­tes, in­clui­do el mo­na­gui­llo, aban­do­nan al cu­ra y el fé­re­tro pa­ra acu­dir al puer­to por­que se ha­bía re­ci­bi­do el avi­so de un avis­ta­mien­to. “De­jan una boda o un en­tie­rro a me­dias, un con­tra­to o un em­bar­go”, con­ti­núa Bran­dão, “y co­rren de­ses­pe­ra­dos a la cap­tu­ra de la ba­lle­na”. Los vi­gías, que en al­gún mo­men­to fue­ron los úni­cos pro­fe­sio­na­les a tiem­po com­ple­to, se ins­ta­la­ban en lu­ga­res ele­va­dos y pa­sa­ban to­do el día ob­ser­van­do el mar. Una vez avi­sa­dos sus com­pa­ñe­ros, les in­di­ca­ban el ca­mino me­dian­te un in­ge­nio­so sis­te­ma de se­ña­les con ban­de­ras o fue­gos. Una ban­de­ra iza­da sig­ni­fi­ca­ba “ba­leia à vis­ta”, y cuan­do la pie­za era co­bra­da se de­ja­ba a me­dia as­ta, lo que anun­cia­ba que era ne­ce­sa­rio ini­ciar la pre­pa­ra­ción de los ins­tru­men­tos pa­ra la ex­trac­ción del acei­te.

“Em­bar­cá­ba­mos co­rrien­do al re­ci­bir el avi­so”, si­gue re­cor­dan­do Carlos Na­tal Ser­pa,“seis re­me­ros y el ca­pi­tán, que ma­ne­ja­ba el ti­món. Uno de los re­me­ros era el ar­po­ne­ro. La pe­ri­cia del ca­pi­tán per­mi­tía apro­xi­mar­se al ca­cha­lo­te sin que es­te pre­sin­tie­se nues­tra lle­ga­da, pa­ra ase­gu­rar al ar­po­ne­ro la me­jor po­si­ción”. El ar­pón uti­li­za­do en las Azo­res era el mis­mo que usa­ban los ba­lle­ne­ros nor­te­ame­ri­ca­nos en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX, el tog­gling iron har­poon. Te­nía la ca­be­za ar­ti­cu­la­da de ma­ne­ra que, cuan­do pe­ne­tra­ba en la car­ne del ani­mal, bas­cu­la­ba de la po­si­ción lon­gi­tu­di­nal ini­cial a una trans­ver­sal que ga­ran­ti­za­ba la fi­ja­ción a los múscu­los del ce­tá­ceo. Era un mo­de­lo tra­di­cio­nal

El pa­tri­mo­nio ba­lle­ne­ro es uno de los ejes fun­da­men­ta­les de cual­quier ru­ta cul­tu­ral por el ar­chi­pié­la­go

que ha­bía si­do per­fec­cio­na­do por Le­wis Tem­ple en 1848 en New Bed­ford, la ca­pi­tal ba­lle­ne­ra de Nue­va In­gla­te­rra en los tiem­pos de Moby Dick. “La pun­ta del ar­pón te­nía gra­ba­das la mar­ca del ar­ma­dor pa­ra evi­tar dispu­tas al de­ci­dir quién ha­bía ca­za­do el ani­mal”, con­clu­ye Na­tal Ser­pa mien­tras mues­tra uno de los ejemplares que guar­da en su co­lec­ción de re­cuer­dos ba­lle­ne­ros.

La im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca que tu­vo la ba­leação (la ca­za de ba­lle­nas), ade­más de su di­men­sión épi­ca, ha de­ja­do nu­me­ro­sas hue­llas en mu­chas lo­ca­li­da­des de las Azo­res y en la me­mo­ria co­lec­ti­va de sus ha­bi­tan­tes. El 21 de agos­to de 1987 se ca­zó el úl­ti­mo ca­cha­lo­te por un gru­po de ba­lle­ne­ros de la is­la de Pi­co. Así ter­mi­nó una epo­pe­ya que es re­cor­da­da co­mo em­ble­ma cul­tu­ral del ar­chi­pié­la­go.

Las ne­go­cia­cio­nes pa­ra en­trar en la Unión Eu­ro­pea hi­cie­ron im­po­si­ble con­ti­nuar con es­ta prác­ti­ca, prohi­bi­da com­ple­ta­men­te, pe­ro pa­ra que no des­apa­re­cie­ra el pa­tri­mo­nio ma­te­rial se to­ma­ron me­di­das pa­ra con­ser­var­lo y re­uti­li­zar­lo. Des­de 1998 se han res­tau­ra­do más de cua­ren­ta bo­tes y on­ce lan­chas de arras­tre, y en ve­rano se or­ga­ni­zan re­ga­tas que dan una di­men­sión his­tó­ri­ca y an­tro­po­ló­gi­ca al re­cuer­do de una tra­di­ción que de­fi­ne la sin­gu­lar cul­tu­ra is­le­ña. To­do ello tie­ne su efec­to en el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, de­por­ti­vo y tu­rís­ti­co del ar­chi­pié­la­go.

El pa­tri­mo­nio ba­lle­ne­ro es uno de los ejes de cual­quier ru­ta cul­tu­ral por las Azo­res en la ac­tua­li­dad. Es­ta in­dus­tria se ar­ti­cu­la­ba con el uso del es­pa­cio ma­rí­ti­mo pe­ro tam­bién del te­rres­tre, y por eso que- dan mu­chas hue­llas. La ma­yor par­te –ca­sas de bo­tes, ram­pas, al­ma­ce­nes y to­do ti­po de ins­ta­la­cio­nes– es­tán, ló­gi­ca­men­te, al bor­de del agua, pe­ro al­gu­nas de ellas se en­cuen­tran muy ale­ja­das de la cos­ta, co­mo los pues­tos de los vi­gías. Los hay en to­das las is­las, aun­que los res­tos más in­tere­san­tes es­tán en Faial, Pi­co y Flo­res.

La ru­ta Ca­min­ho dos Ba­leei­ros re­co­rre an­ti­guas ins­ta­la­cio­nes hoy con­ver­ti­das en mu­seos

En el ex­tre­mo oc­ci­den­tal de la is­la de Faial, en el pun­to más ale­ja­do del puer­to de Hor­ta, se en­cuen­tra el an­ti­guo pues­to ba­lle­ne­ro de Porto do Com­pri­do. Fue uno de los más ac­ti­vos du­ran­te dé­ca­das

ya que des­de allí se cu­bría una de las zo­nas más fre­cuen­ta­das por los ca­cha­lo­tes. En es­te pues­to, un pe­que­ño pue­blo con un pu­ña­do de ca­sas, se ins­ta­la­ban los ba­lle­ne­ros con sus fa­mi­lias du­ran­te la tem­po­ra­da de ca­za. La­de­ra arri­ba, en la to­rre de vi­gía de Cos­ta­do da Nau, siem­pre ha­bía dos de ellos, que eran ele­gi­dos en­tre los más ex­pe­ri­men­ta­dos de la is­la. Sin em­bar­go, el 27 de sep­tiem­bre de 1957, lo que vie­ron en el océano no fue el an­sia­do ca­cha­lo­te, sino al­go más sor­pren­den­te: el co­mien­zo de la ac­ti­vi­dad del vol­cán de Ca­pe­lin­hos.

Du­ran­te una se­ma­na ha­bían sen­ti­do tem­blo­res, pe­ro ese día ob­ser­va­ron ató­ni­tos có­mo sur­gían va­po­res y ce­ni­zas de las aguas. Tres días des­pués, ha­bía un is­lo­te de 50 me­tros de al­tu­ra a po­ca dis­tan­cia de la cos­ta. Un mes más tar­de des­apa­re­ció igual que ha­bía apa­re­ci­do, pa­ra vol­ver a re­sur­gir unos días más tar­de, es­ta vez con un ta­ma­ño tan grande que lle­gó a unir­se con Faial. El fa­ro de Ca­pe­lin­hos, que se en­con­tra­ba so­bre un pre­ci­pi­cio que sur­gía di­rec­ta­men­te de las aguas, se en­con­tró de re­pen­te tie­rra aden­tro.

Los ba­lle­ne­ros aban­do­na­ron el pues­to el 28 de sep­tiem­bre, jus­to a tiem­po. Unos me­ses des­pués to­das las ins­ta­la­cio­nes es­ta­ban cu­bier­tas por una ca­pa de ce­ni­zas de dos me­tros de es­pe­sor. Nun­ca vol­vie­ron a uti­li­zar­se. Hoy, el con­jun­to for­ma par­te de la ru­ta Ca­min­ho

dos Ba­leei­ros den­tro del Par­que Natural de Faial. Se pue­de lle­gar has­ta los res­tos me­dio en­te­rra­dos de la to­rre de vi­gía y las vi­vien­das de los ba­lle­ne­ros. Aun­que es ne­ce­sa­rio un ejer­ci­cio de ima­gi­na­ción, to­da­vía se pue­de ver la ram­pa de va­ra­do, don­de en los años cua­ren­ta del si­glo pa­sa­do es­ta­cio­na­ban has­ta 19 bo­tes. La Ca­sa dos Bo­tes, don­de se al­ma­ce­na­ban las lan­chas que no eran uti­li­za­das du­ran­te el in­vierno, ha si­do res­tau­ra­da re­cien­te­men­te pa­ra al­ber­gar una ex­po­si­ción so­bre la his­to­ria de Porto do Com­pri­do, uno de los ma­yo­res pues­tos ba­lle­ne­ros de las Azo­res.

Al­re­de­dor de Faial hay más res­tos de pues­tos y va­ra­de­ros ba­lle­ne­ros, co­mo los de Ri­bei­rin­ha, Sa­lão, Ce­dros, Va­ra­dou­ro y Cas­te­lo Bran­co.

En­tre 1981 y 1984, los úl­ti­mos años de la ca­za en Faial, el úni­co bo­te que sa­lía lo ha­cía des­de Sa­lão, en la cos­ta nor­te. Pe­ro el lu­gar que me­jor mues­tra es­ta he­ren­cia cul­tu­ral es el com­ple­xo Ba­leei­ro das An­gús­tias, que se en­cuen­tra en la bahía de Porto Pim, a las afue­ras de Hor­ta. Ahí es­tá la Ca­sa dos Cal­dei­ros, co­no­ci­da co­mo la Vie­ja Fá­bri­ca, que fue cons­trui­da en 1836 co­mo se­ca­de­ro del ba­ca­lao pes­ca­do en Te­rra­no­va y unos años des­pués fue equi­pa­da pa­ra la ob­ten­ción de acei­te de los gran­des ce­tá­ceos. Es­tu­vo en fun­cio­na­mien­to has­ta 1942, cuan­do la ac­ti­vi­dad in­dus­trial pa­só a la cer­ca­na Fá­bri­ca da Ba­leia, que dis­po­nía de los úl­ti­mos avan­ces pa­ra su tiem­po y per­mi­tía un me­jor apro­ve­cha­mien­to de los ca­cha­lo­tes. Aho­ra es un museo, uno de los más atrac­ti­vos de las is­las, y ade­más de la ma­qui­na­ria, do­cu­men­ta­ción y al­gu­nas fotos, des­ta­ca la re­pro­duc­ción a ta­ma­ño natural de un ca­cha­lo­te que cuel­ga del te­cho. Ya en el puer­to de Hor­ta se en­cuen­tra la Ram­pa do Cais de San­ta Cruz, que fue du­ran­te 30 años el lu­gar don­de es­ta­cio­na­ban los bo­tes ba­lle­ne­ros lo­ca­les y aho­ra aco­ge a los ocho que han si­do re­cons­trui­dos y par­ti­ci­pan en las re­ga­tas.

Hay más re­cuer­dos vi­vos del tiem­po de la ba­leação. A po­cos me­tros de la ram­pa se man­tie­ne, des­de

ha­ce exac­ta­men­te un si­glo, el Ca­fé Sport, uno de los ba­res don­de re­ca­la­ban to­dos los ma­ri­nos y pes­ca­do­res que han pa­sa­do por es­te puer­to. Ha­ce va­rios años la re­vis­ta nor­te­ame­ri­ca­na News­week lo con­si­de­ró uno de los diez me­jo­res ba­res del mun­do y Antonio Ta­buc­chi, en su li­bro Da­ma de

Porto Pim (Ana­gra­ma, 1984) lo de­fi­ne co­mo al­go intermedio en­tre “una ta­ber­na, un lu­gar de en­cuen­tro, una agen­cia de in­for­ma­ción y una ofi­ci­na pos­tal”. A pe­sar de su nom­bre, en Hor­ta y en to­dos los ve­le­ros que atra­vie­san el Atlán­ti­co es co­no­ci­do co­mo Pe­ter’s Bar. Y co­mo Faial es lu­gar de pa­so obli­ga­to­rio pa­ra los na­ve­gan­tes. An­tes de que exis­tie­ran el co­rreo elec­tró­ni­co y las re­des so­cia­les, cual­quie­ra po­día de­jar allí, cla­va­do con una chin­che­ta, un men­sa­je pa­ra otro viajero. De­bía de ser emo­cio­nan­te des­cen­der de un bar­co, al ter­mi­nar la mi­tad de la tra­ve­sía del océano, y sa­lir dis­pa­ra­do ha­cia Pe­ter’s pa­ra to­mar uno de sus mí­ti­cos gin

to­nics y bus­car an­sio­so en el ta­blón de anun­cios al­gu­na car­ta con tu nom­bre.

Scrims­haw: puer­tos re­mo­tos y vie­jas aven­tu­ras gra­ba­dos en dien­tes de ba­lle­na

En las Azo­res siem­pre se lle­vó a ca­bo la ba­leação cos­te­ra, pe­ro los ma­ri­nos nor­te­ame­ri­ca­nos que re­ca­la­ban en es­tos puer­tos em­pren­dían ex­pe­di­cio­nes que po­dían du­rar va­rios años. Mu­chos azo­ria­nos, en épo­cas de es­ca­sez, “da­ban el sal­to”, es de­cir, se en­ro­la­ban co­mo gru­me­tes en los bar­cos que par­tían en bus­ca de ba­lle­nas en cual­quier rin­cón del mun­do. Uno de los pro­ble­mas de esas lar­gas tra­ve­sías era el abu­rri­mien­to que ata­ca­ba a las tri­pu­la­cio­nes, y una de las for­mas de com­ba­tir­lo fue con la prác­ti­ca de scrims­haw, la ta­lla o gra­ba­do en dien­tes de ca­cha­lo­te. Es­tos azo­ria­nos aca­ba­ron tra­yen­do a sus is­las las téc­ni­cas de ca­za y des­pie­ce de las ba­lle­nas, y tam­bién esa ar­te­sa­nía con la que lle­na­ban los tiem­pos muer­tos du­ran­te las tra­ve­sías.

Una es­ca­le­ra al fon­do del Pe­ter’s con­du­ce al pi­so su­pe­rior, don­de se en­cuen­tra una de las me­jo­res co­lec­cio­nes de scrims­haw del mun­do. En esos dien­tes hay gra­ba­dos re­tra­tos, ve­le­ros, ba­lle­nas, es­ce­nas de puer­tos re­mo­tos, y en con­jun­to cons­tru­yen la ima­gen de un mun­do per­di­do, que ya no exis­te, que pa­re­ce le­jano aun­que so­la­men­te de­jó de exis­tir ha­ce unas po­cas dé­ca­das.

Al mis­mo tiem­po que un lu­gar de re­ca­la­da pa­ra los na­ve­gan­tes que pa­san por es­te puer­to, Pe­ter’s es una ven­ta­na al mun­do, un lu­gar don­de co­no­cer gen­tes de to­dos los paí­ses. Eso de­bie­ron de pen­sar mu­chos jó­ve­nes de Hor­ta a lo lar­go del si­glo de exis­ten­cia de es­te bar mí­ti­co. Uno de ellos fue Ge­nuíno Ma­dru­ga, un pes­ca­dor lo­cal que fre­cuen­ta­ba el lo­cal con an­sia de co­no­cer las aven­tu­ras y las vi­ven­cias de esos ex­tra­ños ma­ri­nos que na­ve­ga­ban por el pla­cer de ver cos­tas le­ja­nas y per­so­nas di­fe­ren­tes. Du­ran­te dé­ca­das ali­men­tó la ilu­sión de unir­se a ellos, pe­ro si­guió pes­can­do en las aguas cer­ca­nas. Y en el año 2000, cuan­do ya te­nía 50 años, de­ci­dió vi­vir su sue­ño y se em­bar­có en el He­min-

gway, un ve­le­ro de on­ce me­tros. Tar­dó dos años en en­con­trar el ca­mino de vuel­ta. Y cuan­do ya pa­re­cía que es­ta­ría an­cla­do pa­ra siem­pre a su bar­co de pes­ca, en 2007 vol­vió a per­der­se al­re­de­dor del mun­do, pe­ro es­ta vez do­blan­do en so­li­ta­rio el ca­bo de Hor­nos, no atra­ve­san­do el ca­nal de Pa­na­má co­mo la pri­me­ra vez.

Aho­ra re­gen­ta el res­tau­ran­te que lle­va su nom­bre en Porto Pim, y el co­me­dor es un museo con to­dos los re­cuer­dos que fue acu­mu­lan­do en sus dos via­jes. “Si tie­nes un sue­ño”, di­ce Ma­dru­ga mien­tras re­pa­sa sus via­jes en un ma­pa­mun­di que cuel­ga de la pa­red de su res­tau­ran­te, “pue­des cum­plir­lo”. Y cuan­do le pre­gun­tan si na­ve­ga­rá por ter­ce­ra vez al­re­de­dor del mun­do, en­tor­na los ojos, tal vez re­cuer­da las bahías de Sa­moa o de las Mar­que­sas, y res­pon­de: “No lo he so­ña­do to­da­vía, pe­ro si no lo ha­go me arre­pen­ti­ré”.

Los vi­ñe­dos de Pi­co for­man par­te de la lis­ta del Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Unes­co

Des­de cual­quier lu­gar del puer­to de Hor­ta siem­pre apa­re­ce so­bre el ho­ri­zon­te la is­la de Pi­co. El nom­bre es el ade­cua­do por­que en reali­dad es una mon­ta­ña que sur­ge del océano y al­can­za 2.351 me­tros, la ma­yor al­tu­ra de to­do Por­tu­gal. Su ci­ma es el úni­co pun­to del ar­chi­pié­la­go que tie­ne nie­ve du­ran­te el in­vierno. Es­te vol­cán tie­ne el mis­mo nom­bre que la is­la, a la que ha cu­bier­to de una in­fi­ni­ta can­ti­dad de pie­dras, res­tos de las erup- cio­nes que se han su­ce­di­do a lo lar­go de los si­glos. En me­dio de esos pe­dre­ga­les los ha­bi­tan­tes de Pi­co han crea­do un paisaje for­ma­do por mi­les de pe­que­ñas par­ce­las al des­pe­jar el sue­lo y crear mu­ros con ellas, que pro­te­gen sus vi­ñe­dos del vien­to y el agua sa­la­da. Es un paisaje cul­tu­ral que la Unes­co ha ins­cri­to en 2004 en la lis­ta del pa­tri­mo­nio mun­dial. Es­tos agri­cul­to­res ar­te­sa­nos po­dían tran­si­tar por es­ta is­la de la­va gra­cias al cal­za­do que fa­bri­ca­ban con piel de ca­cha­lo­te.

Va­rios trans­bor­da­do­res al día ha­cen el tra­yec­to en­tre am­bas is­las, y hay que ha­cer el via­je en bus­ca de dos de los me­jo­res mu­seos so­bre la ba­leação de las Azo­res. En el com­ple­jo ba­lle­ne­ro de La­jes, en las an­ti­guas Ca­sas dos Bo­tes, se en­cuen­tra el Mu­seu dos Ba­leei­ros. En­trar en esas tres ca­sas del si­glo XIX es co­mo aden­trar­se en el mun­do épi­co de los is­le­ños que arries­ga­ban su vi­da en es­ta ac­ti­vi­dad. Hay un bo­te, ar­po­nes, ca­bos, ba­rri­les, re­mos, tam­bién fotos an­ti­guas que re­vi­ven la his­to­ria. De es­te puer­to sa­lió el bo­te en la úl­ti­ma ex­pe­di­ción de ca­za.

A Pi­co lle­gó, ha­ce ya mu­chos años, Mal­colm Clar­ke (1930-2013), un in­glés que via­jó por el mun­do es­tu­dian­do al­gu­nos de los animales más enig­má­ti­cos del pla­ne­ta: los ca­cha­lo­tes y los ca­la­ma­res gi­gan­tes. Cuan­do se ju­bi­ló se ins­ta­ló en es­ta is­la re­mo­ta y mon­tó en el ga­ra­je de su ca­sa un ver­da­de­ro museo de­di­ca­do a sus dos ob­se­sio­nes: el Mu­seu do Ca­cha­lo­tes e Lu­las, que fue cre­cien­do con el pa­so del tiem­po has­ta con­ver­tir­se en una fas­ci­nan­te co­lec­ción. Allí lo interesante es­tá en los pe­que­ños detalles. Por ejem­plo, en un tro­zo so­li­di­fi­ca­do de gra­sa de ba­lle­na, de la que se ob­te­nía el acei­te que du­ran­te dé­ca­das ali­men­tó las lám­pa­ras de me­dio mun­do: con él se emi­tía una luz bri­llan­te y sin hu­mo. Y un pe­da­zo de ám­bar gris, el pro­duc­to más es­ca­so, va­lio­so y ex­tra­ño que pue­de ob­te­ner­se de cual­quier ani­mal. Aun­que pa­ra ob­te­ner­los los azo­ria­nos arries­ga­ran su vi­da en las aguas pro­fun­das del Atlán­ti­co.

Pi­co, la se­gun­da ma­yor is­la de to­do el ar­chi­pié­la­go, es­tá do­mi­na­da por un in­men­so cono vol­cá­ni­co

Aun­que to­do el ar­chi­pié­la­go es lu­gar de pa­so de ce­tá­ceos, los me­jo­res lu­ga­res pa­ra su avis­ta­mien­to se en­cuen­tran en Faial, Pi­co y Flo­res. De las 27 es­pe­cies que sur­can es­tas aguas, cin­co per­ma­ne­cen to­do el año en la zo­na.

En el ar­chi­pié­la­go hay va­rios mu­seos que re­cuer­dan la he­ren­cia cul­tu­ral y la im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca de la ca­za de las ba­lle­nas.

Las olas del Atlán­ti­co rom­pen fren­te al puer­to de Lu­gar da Bar­ca, en la lo­ca­li­dad de Ma­da­le­na, en Pi­co, is­la que cuen­ta con otras dos lo­ca­li­da­des: San Ro­que do Pi­co y La­jes do Pi­co, don­de se en­cuen­tra el Mu­seu dos Ba­leei­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.