GRAN SE­RIE 2018

Geo - - SUMARIO -

La Es­pa­ña de los mis­te­rios y las le­yen­das

La fér­til ima­gi­na­ción de los rio­ja­nos ha ge­ne­ra­do a lo lar­go de los si­glos mul­ti­tud de enig­mas his­tó­ri­cos y re­la­tos mi­to­ló­gi­cos que in­clu­yen des­de el após­tol San­tia­go has­ta los enor­mes sau­rios.

Ex­tra­ñas mar­cas im­pri­men las ro­cas en lo al­to del va­lle don­de se asien­ta el mu­ni­ci­pio de En­ci­so. Di­bu­jan for­mas y per­fi­les di­fí­ci­les de en­ten­der pa­ra ojos no en­tre­na­dos. Son hue­llas de un mun­do des­apa­re­ci­do ha­ce mi­llo­nes y mi­llo­nes de años, en los al­bo­res de la vi­da so­bre la Tie­rra. El agua cu­bría gran par­te del pla­ne­ta y el área del va­lle de En­ci­so era en aquel en­ton­ces un enor­me y ri­co pan­tano con cli­ma tro­pi­cal. Un lu­gar ideal pa­ra la vi­da de los gran­des sau­rios. So­la­men­te en el mu­ni­ci­pio de En­ci­so se han con­ta­do 1.400 de es­tas pi­sa­das de­te­ni­das en el tiem­po, for­ma­das por las ca­rac­te­rís­ti­cas de la tie­rra y las ca­pas que con los si­glos han ido pe­tri­fi­can­do.

Es ne­ce­sa­rio rea­li­zar un gran es­fuer­zo con la ima­gi­na­ción pa­ra vol­ver la vis­ta atrás en el tiem­po y po­ner­se en la men­te de los an­te­pa­sa­dos que ha­bi­ta­ban du­ran­te la Edad Me­dia es­tos es­con­di­dos va­lles del río Ci­da­cos. La vi­da por es­tas la­ti­tu­des no era en ab­so­lu­to sen­ci­lla.A dia­rio la lu­cha se en­ta­bla­ba por la su­per­vi­ven­cia: con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ad­ver­sas, cul­ti­vos ex­tre­ma­da­men­te com­pli­ca­dos en te­rre­nos es­car­pa­dos...

Y si las in­cle­men­cias de la na­tu­ra­le­za no fue­ran su­fi­cien­te, la re­li­gión y las creen­cias ju­ga­ban un pa­pel fun­da­men­tal en un mun­do que hoy nos que­da muy le­jano en el tiem­po y en el es­pí­ri­tu. Pe­ro aquí es­ta­mos, in­ter­pre­tan­do su­pers­ti­cio­nes y he­chos que en­ton­ces re­sul­ta­ban inex­pli­ca­bles pa­ra el en­ten­di­mien­to.

An­te si­tua­cio­nes des­con­cer­tan­tes e inex­pli­ca­bles, los hom­bres y mu­je­res de es­tas tie­rras re­cu­rri­rían a lo úni­co que po­seían: la ima­gi­na­ción. Es­ta ga­ran­ti­za­ba res­pues­tas in­me­dia­tas que, con el pa­so de las ge­ne­ra­cio­nes, desem­bo­ca­ban en le­yen­das que en­gro­sa­rían el acer­vo lo­cal de las tra­di­cio­nes.

Se­gún la de­fi­ni­ción del dic­cio­na­rio, “pa­leon­to­lo­gía” es la cien­cia que es­tu­dia los se­res orgánicos que ha­bi­ta­ron la Tie­rra en épo­cas pa­sa­das y cu­yos res­tos se en­cuen­tran en for­ma de fó­si­les. Se tra­ta de una dis­ci­pli­na que se po­dría si­tuar en­tre la bio­lo­gía y la geo­lo­gía. Su ob­je­ti­vo es des­cri­bir fe­nó­me­nos muy re­mo­tos en el tiem­po e in­ter­pre­tar­los a tra­vés de la “lectura” de fó­si­les o hue­llas, co­mo es el ca­so de la pa­leo­ic­no­lo­gía, una rama de la pa­leon­to­lo­gía que es­tu­dia las pi­sa­das de or­ga­nis­mos del pa­sa­do.

Es­tas dis­ci­pli­nas, tal co­mo la co­no­ce­mos en la ac­tua­li­dad –es de­cir, a par­tir de los des­cu­bri­mien­tos de fó­si­les de di­no­sau­rios–, irrum­pie­ron en el pa­no­ra­ma cien­tí­fi­co a par­tir del si­glo XIX. No se sa­be exac­ta­men­te cuán­do se ha­lla­ron las pri­me­ras ic­ni­tas en es­ta zo­na, pe­ro se­gu­ra­men­te su des­cu­bri­mien­to im­pre­sio­nó y ali­men­tó to­do ti­po de su­pers­ti­cio­nes.

Y no so­lo aquí, que la ig­no­ran­cia cuan­do es pro­fun­da no en­tien­de de fron­te­ras. En Mas­sa­chus­sets (Es­ta­dos Uni­dos), por ejem­plo, el gran­je­ro Pliny Moody pa­sea­ba en 1802 por sus te­rre­nos cuan­do en­con­tró hue­llas tri­dác­ti­les de unos 30 cen­tí­me­tros de lon­gi­tud. Pa­ra él fue­ron sen­ci­lla­men­te las pi­sa­das de un gran pa­vo. No fue el úni­co que no su­po en­con­trar­les una ex­pli­ca­ción cien­tí­fi­ca: es­tu­dio­sos de las Uni­ver­si­da­des de Har­vard y Ya­le pen­sa­ron que se tra­ta­ba de ¡hue­llas de uno de los cuer­vos del Ar­ca de Noé!

Pe­ro re­gre­se­mos a lo nues­tro, a la épo­ca me­die­val, y si­ga­mos la co­rrien­te del río Ci­da­cos que por en­ton­ces

fluía ha­cia los va­lles per­di­dos de La Rio­ja al­ta. El paisaje de an­tes, co­mo el de aho­ra, for­ma­ba un em­bu­do natural don­de la so­le­dad y el si­len­cio en­mar­ca­ba los po­cos lu­ga­res ha­bi­ta­dos. Ha­bía que su­bir y ba­jar montes y ris­cos pa­ra que el ga­na­do pu­die­ra en­con­trar fres­cos fo­rra­jes. Ha­bía que re­mo­ver la tie­rra y crear te­rra­zas pa­ra el tri­go en las em­pi­na­das la­de­ras. Co­mo en los orí­ge­nes de la crea­ción, co­mo en un mun­do per­di­do.

Pa­ra unas per­so­nas que vi­vían tan li­ga­das al te­rreno esas ex­tra­ñas mar­cas so­bre las ro­cas de­bían de pro­vo­car un im­pac­to di­fí­cil de ol­vi­dar. La ima­gi­na­ción, en­ton­ces, vo­la­ría sin freno has­ta al­tu­ras inima­gi­na­bles. Leo­nes, dra­go­nes, uni­cor­nios, se­res mi­to­ló­gi­cos... Cual­quier co­sa era bue­na pa­ra lle­nar los hue­cos va­cíos.

Los ha­llaz­gos ca­sua­les de fó­si­les de gran ta­ma­ño ali­men­ta­ron, por ejem­plo, los re­la­tos so­bre gi­gan­tes di­fun­tos. Y pa­ra mu­chas gen­tes de en­ton­ces, los hue­sos fo­si­li­za­dos de ma­muts o de gran­des sau­rios no eran sino la con­fir­ma­ción in­con­tes­ta­ble de la exis­ten­cia de un mun­do mi­to­ló­gi­co pa­ra­le­lo al te­rre­nal.

Pe­ro qui­zá la in­ter­pre­ta­ción más cu­rio­sa de es­tas mar­cas es la que sur­ge du­ran­te la épo­ca de Re­con­quis­ta. Fue en­ton­ces cuan­do co­men­za­ron a di­fun­dir­se na­rra­cio­nes acer­ca de las apa­ri­cio­nes del após­tol San­tia­go ca­bal­gan­do a lo­mos de un gran ca­ba­llo blan­co. Su in­ter­ven­ción, siem­pre pro­vi­den­cial, ha­bría da­do alas a las fi­las cris­tia­nas, al tiem­po que ali­men­tó nu­me­ro­sas le­yen­das y re­la­tos, al­gu­nos de ín­do­le bé­li­ca.

Una de las ex­pli­ca­cio­nes más ex­ten­di­das en La Rio­ja cuen­ta có­mo el ca­ba­llo ce­les­tial del após­tol ha­bría ido de­jan­do sus hue­llas por to­da la co­mar­ca, pi­san­do con fuerza so­bre las ro­cas allá don­de se po­sa­ba pa­ra to­mar im­pul­so en su afán por al­can­zar cuan­to an­tes el campo de ba­ta­lla de Cla­vi­jo, lu­gar don­de se li­bra­ba el com­ba­te en­tre las hues­tes in­fie­les y las cris­tia­nas, di­ri­gi­das por el rey cris­tiano Ra­mi­ro I de As­tu­rias.

La con­tien­da fue de tal mag­ni­tud que de­jó una hue­lla pe­ren­ne en nu­me­ro­sas par­tes de Es­pa­ña. Son mu­chos los mu­ni­ci­pios que alar­dea­ron–y alar­dean– de las mar­cas de he­rra­du­ra que aquel im­pe­tuo­so cor­cel blan­co de­jó so­bre las ro­cas de sus con­tor­nos. Po­co im­por­ta­ba en­ton­ces que las hue­llas no tu­vie­ran la for­ma y el ta­ma­ño acor­de con las de un ca­ba­llo nor­mal. Las le­yen­das no en­tien­den es­tas ni­mie­da­des. La úni­co cier­to es que las hue­llas es­ta­ban ahí y pe­dían a gri­tos una ex­pli­ca­ción, cuan­to más es­pec­ta­cu­lar, me­jor.

El gran nú­me­ro de hue­llas y la pre­sen­cia de un con­tex­to his­tó­ri­co bien de­fi­ni­do du­ran­te la épo­ca me­die­val con­tri­bu­yó a que en es­ta co­mar­ca rio­ja­na la pre­sen­cia del após­tol San­tia­go go­za­ra de es­pe­cial pre­di­lec­ción. El mis­te­rio de su for­ma­ción for­mó par­te de los re­la­tos que se con­ta­ron en es­tos va­lles de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Y aun­que la cien­cia del si­glo XXI in­ten­ta des­en­tra­ñar es­tos mis­te­rios an­ces­tra­les con nue­vos co­no­ci­mien­tos y nue­vas téc­ni­cas, a no­so­tros siem­pre nos que­da­rán es­tas le­yen­das re­ple­tas de ima­gi­na­ción y fe.

Y por su­pues­to las hue­llas, por­que, en la ac­tua­li­dad, la co­mu­ni­dad de La Rio­ja, de­bi­do a la nu­me­ro­sa can­ti­dad de ya­ci­mien­tos fó­si­les re­gis­tra­dos –al­go más de 10.000 ic­ni­tas do­cu­men­ta­das–, se ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te mun­dial pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res y los aman­tes de los gran­des di­no­sau­rios.

Es­te di­no­sau­rio cons­trui­do cer­ca de la lo­ca­li­dad de En­ci­so, en el va­lle del río Ci­da­cos, al sur de La Rio­ja, anun­cia el tér­mino mu­ni­ci­pal don­de se han en­con­tra­do has­ta 1.400 hue­llas de gran­des sau­rios. En­ci­so es el pun­to de par­ti­da pa­ra vi­si­tar los ya­ci­mien­tos de ic­ni­tas de la zo­na (sie­te has­ta Na­val­saz).

En­cla­ve de En­ci­so, so­lo en es­te mu­ni­ci­pio se han ha­lla­do al­re­de­dor de 1.400 ic­ni­tas.

Hue­lla de di­no­sau­rio en En­ci­so. Du­ran­te si­glos, es­tas pi­sa­das se vin­cu­la­ron con las de­ja­das por el ca­ba­llo del após­tol San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.