ICONO

Conchita Mon­te­ne­gro

Geo - - SUMARIO -

Nun­ca un guan­ta­zo a tiem­po dio tan­to de sí. Por­que si bien su éxi­to se de­bió a su asom­bro­so ta­len­to, las puer­tas del Holly­wood de los años trein­ta del si­glo pa­sa­do se le abrie­ron de par en par des­pués de re­cha­zar con ca­jas des­tem­pla­das un be­so de­ma­sia­do ca­ri­ño­so del ac­tor Clark Ga­ble. Conchita Mon­te­ne­gro (1911-2007), ac­triz, bai­la­ri­na y mo­de­lo, ha pa­sa­do a la his­to­ria por aquel cé­le­bre des­plan­te, pe­ro so­bre to­do por ha­ber si­do la pri­me­ra mu­jer es­pa­ño­la que triun­fó en la me­ca del ci­ne mun­dial. Su vi­da es dig­na de una no­ve­la. O de dos, por­que en los úl­ti­mos me­ses han apa­re­ci­do dos no­ve­las de au­to­res es­pa­ño­les que re­cuer­dan la exis­ten­cia de es­ta ge­nial y ol­vi­da­da ac­triz. Conchita Mon­te­ne­gro vino al mun­do en San Se­bas­tián en 1911, pe­ro con tan so­lo diez años se tras­la­dó a Ma­drid pa­ra re­ci­bir for­ma­ción ar­tís­ti­ca. Sien­do una ado­les­cen­te, apa­re­ce en la pe­lí­cu­la La mu­jer y el pe­le­le, don­de sor­pren­de bai­lan­do so­bre un ta­bla­do com­ple­ta­men­te des­nu­da, re­fle­ján­do­se su ima­gen en una bo­te­lla. La es­ce­na no tar­dó en lla­mar la aten­ción de los ti­bu­ro­nes de Holly­wood, en un mo­men­to en el que el ne­go­cio del ce­lu­loi­de se en­con­tra­ba en ple­na tran­si­ción del ci­ne mu­do al so­no­ro.Conchita Mon­te­ne­gro lle­ga a Holly­wood en 1930. Allí se unió a otros es­pa­ño­les co­mo Luis Bu­ñuel y Enrique Jar­diel Pon­ce­la. Con­tra­ta­da por la Me­tro-Goldwyn-Ma­yer, en 1931 coin­ci­dió con el ac­tor Les­lie Ho­ward en Prohi­bi­do, enamo­rán­do­se de él. Sin em­bar­go, Ho­ward era un hom­bre ca­sa­do, y la re­la­ción no pros­pe­ró.Aun así, siem­pre lo con­si­de­ró su gran amor.Por eso,cuan­do en 1942 re­gre­só a Es­pa­ña con­ver­ti­da en una es­tre­lla in­ter­na­cio­nal,su re­la­ción con un al­to car­go del ré­gi­men fran­quis­ta fue apro­ve­cha­da por los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia bri­tá­ni­cos pa­ra ha­cer lle­gar un men­sa­je de Chur­chill al dic­ta­dor. La per­so­na ele­gi­da pa­ra esa mi­sión fue Les­lie Ho­ward, a la sa­zón es­pía bri­tá­ni­co.Sin em­bar­go,cum­pli­do el trá­mi­te,y cuan­do se en­con­tra­ba de re­gre­so a In­gla­te­rra, el avión de Ho­ward fue de­rri­ba­do por ca­zas na­zis. La ac­triz siem­pre se cul­pó de su muer­te. Re­ti­ra­da por com­ple­to de la pan­ta­lla, de­cli­nó ho­me­na­jes y pre­mios. Mu­rió en Ma­drid en abril de 2007.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.