El ar­duo re­na­cer del mar de Aral

Geo - - SUMARIO - POR JO­SÉ LÓ­PEZ DÍAZ TEX­TO Y CA­ROLYN DRA­KE FOTOS

Con me­nos de un 10% de su su­per­fi­cie ori­gi­nal, el mar de Aral es uno de los gran­des desastres eco­ló­gi­cos del si­glo XX. Los paí­ses ri­be­re­ños, an­ta­ño en­fren­ta­dos por el uso de sus aguas, mues­tran hoy su vo­lun­tad de coope­rar. ¿Lo­gra­rán re­cu­pe­rar­lo?

An­ta­ño con­si­de­ra­do uno de los cua­tro la­gos más gran­des del mun­do, el Aral ocu­pa hoy me­nos del diez por cien­to de su ta­ma­ño ori­gi­nal. Los Es­ta­dos ri­be­re­ños, has­ta ha­ce po­co en­fren­ta­dos por el uso del agua, pa­re­cen mos­trar vo­lun­tad po­lí­ti­ca de coope­rar. Los pri­me­ros re­sul­ta­dos po­si­ti­vos ya se ob­ser­van en Ka­za­jis­tán. ¿Se po­drá re­cu­pe­rar?

En Ak­bas­ti, en Ka­za­jis­tán, hay un po­zo de agua ca­lien­te que los ha­bi­tan­tes de la vi­lla uti­li­zan pa­ra el ba­ño. La gen­te va y vie­ne du­ran­te el día. Hu­bo un tiem­po en el que Ak­bas­ti es­tu­vo si­tua­da en la cos­ta del mar de Aral; hoy la ori­lla se en­cuen­tra a do­ce ki­ló­me­tros.

Los ka­za­jos tra­ba­jan pa­ra me­jo­rar los sis­te­mas de rie­go, pe­ro el ver­da­de­ro re­to se­rá agran­dar el di­que de Ko­ka­ral

Vi­si­tar el mar Aral y ver ca­si muer­to el que fue­ra el cuar­to mar in­te­rior más gran­de del mun­do me ha cau­sa­do una con­mo­ción tre­men­da. De­mues­tra que el hom­bre pue­de des­truir el pla­ne­ta.” Con es­tas pa­la­bras An­to­nio Gu­te­rres, secretario ge­ne­ral de Na­cio­nes Uni­das,ex­pre­só su ma­les­tar an­te los asis­ten­tes a la Con­fe­ren­cia de los Océa­nos ce­le­bra­da en ju­nio del pa­sa­do año en la se­de de la ONU. Se re­fe­ría a la que es sin du­da una de las ca­tás­tro­fes eco­ló­gi­cas más gra­ves de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad.

La des­apa­ri­ción del mar de Aral no fue pro­duc­to de la pro­vi­den­cia, sino de una mi­nu­cio­sa pla­ni­fi­ca­ción, pro­ba­ble­men­te en un sór­di­do des­pa­cho del Krem­lin,a prin­ci­pios de los años se­sen­ta. En aque­llos días, los po­lí­ti­cos so­vié­ti­cos de­ci­die­ron con­ver­tir las ex­ten­sas y de­sér­ti­cas es­te­pas de Asia cen­tral en fruc­tí­fe­ros cul­ti­vos de cam­pos de arroz, me­lo­nes, ce­rea­les y al­go­dón. Pa­ra ello am­plia­ron la red de ca­na­les de rie­go que se ex­ten­dían por todo Uz­be­kis­tán, Turk­me­nis­tán y Ka­za­jis­tán,y cu­ya fuen­te de su­mi­nis­tro eran las aguas de los ríos Amu Da­ria y Sir Da­ria.

Las con­se­cuen­cias no tar­da­ron en lle­gar; el mar de Aral de­jó de re­ci­bir agua, re­tro­ce­dien­do día a día du­ran­te años, has­ta que­dar hoy su cos­ta a 150 ki­ló­me­tros del lu­gar don­de se ubi­ca­ba el antiguo puer­to de Moy­naq, el más im­por­tan­te al sur de Aral. La in­dus­tria pes­que­ra, que em­plea­ba a mi­les de per­so­nas, des­apa­re­ció po­co des­pués, sa­cri­fi­ca­da por el prós­pe­ro ne­go­cio del al­go­dón. Uz­be­kis­tán es hoy uno de los ma­yo­res ex­por­ta­do­res de es­ta ma­te­ria pri­ma del mun­do, a cos­ta de los pes­ca­do­res del Aral, que tu­vie­ron que pa­gar un al­to pre­cio por ello.

Sa­par­nia­zov Ke­ra­man­te­din es uno de los úl­ti­mos pes­ca­do­res que fae­na­ron en es­te mar hoy des­apa­re­ci­do y que so­bre­vi­ven en la an­ti­gua ciu­dad por­tua­ria de Moy­naq. Cuen­ta a todo el que lle­ga has­ta es­te re­mo­to lu­gar de Asia cen­tral lo que ocu­rrió, cómo era an­tes su mar. “Cuan­do pes­cá­ba­mos aquí, si ha­bía vien­to, las aguas se vol­vían muy pe­li­gro­sas. En­ton­ces te­nía­mos que ir­nos a pes­car a otros lu­ga­res. En 1957 el agua cu­bría par­te de la ciu­dad y po­dían ver­se los bar­cos atra­ca­dos aquí”.

Sa­par­nia­zov co­men­zó a tra­ba­jar en la fac­to­ría de pes­ca­do con 17 años; des­pués se hi­zo pes­ca­dor. Cuan­do el mar des­apa­re­ció de Moy­naq tu­vo que ir a pes­car a los pe­li­gro­sos la­gos que es­te iba de­jan­do en su re­ti­ra­da,cer­ca de la ciu­dad. A me­di­da que au­men­ta­ba la sa­li­ni­dad de las aguas, dis­mi­nuía el nú­me­ro de pe­ces. En un es­fuer­zo por man­te­ner el em­pleo en la zo­na, los cien­tí­fi­cos in­tro­du­je­ron pe­ces que po­drían adap­tar­se a las con­di­cio­nes de sa­li­ni­dad cam­bian­tes del mar.

Y mien­tras tan­to, el lu­gar fue de­cla­ra­do zo­na de desas­tre eco­ló­gi­co.La agri­cul­tu­ra era in­via­ble en los sa­la­res de­ja­dos por el agua al eva­po­rar­se. Un im­por­tan­te pro­gra­ma de ayu­da gu­ber­na­men­tal des­ti­na­do a re­ubi­car a la po­bla­ción se ac­ti­vó en aquel mo­men­to, pe­ro no to­dos acep­ta­ron cam­biar de ai­res. Los ca­me­llos de los que de­ci­die­ron que­dar­se pas­tan hoy en el antiguo fon­do ma­rino. Mul­ti­tud de al­deas de pes­ca­do­res des­apa­re­cie­ron ba­jo las du­nas del nue­vo de­sier­to.En los años ochen­ta del si­glo pa­sa­do el antiguo mar que­dó di­vi­di­do en dos par­tes, la nor­te y la sur, y en 2015, una de las sub­di­vi­sio­nes de la par­te sur, la uz­be­ka, se se­có por com­ple­to.

La ero­sión del le­cho se­co del Aral es uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas am­bien­ta­les en la pro­vin­cia uz­be­ka de Ka­ra­kal­pa­kis­tán. Ca­da año, al­re­de­dor de 75 mi­llo­nes de to­ne­la­das de are­na, pol­vo y sal son arras­tra­das por el vien­to des­de el antiguo fon­do ma­rino, afec­tan do gra­ve­men­te la sa­lud de la po­bla­ción. La in­ci­den­cia de en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias, los de­fec­tos con­gé­ni­tos y las pa­to­lo­gía sin mu no ló­gi­cas se han in­cre­men­ta­do en­la­zo na. La ta­sa ac­tual de cán­cer de esó­fa­go es 25 ve­ces su­pe-

El fin del mar de Aral no fue pro­duc­to de la pro­vi­den­cia, sino de la pla­ni­fi­ca­ción

rior a la me­dia mun­dial, y la tu­bercu­losis mul­ti­rre­sis­ten­te a los fár­ma­cos afec­ta a gran par­te de la po­bla­ción en ciu­da­des co­mo Moy­naq. Tam­bién se han de­tec­ta­do par­tí­cu­las de án­trax que pro­vie­nen de Voz­rozh­de­ni­ya, una an­ti­gua is­la ac­ce­si­ble hoy en to­do­te­rreno.

La is­la al­ber­gó una im­por­tan­te ba­se mi­li­tar don­de se ha­cían prue­bas con ar­mas bio­ló­gi­cas has­ta que fue aban­do­na­da tras la de­sin­te­gra­ción de la Unión So­vié­ti­ca en 1992. Los ex­pe­ri­men­tos con vi­rus pe­li­gro­sos que allí se rea­li­za­ron su­po­nen aho­ra un que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra las au­to­ri­da­des. De he­cho, el pa­sa­do mes de mar­zo, el nue­vo go­bierno uz­be­ko,en un in­ten­to por pa­liar las gra­ves con­se­cuen­cias sa­ni­ta­rias,anun­ció un pro­gra­ma es­pe­cial de epi­de­mio­lo­gía am­bien­tal cen­tra­do en el au­men­to del per­so­nal sa­ni­ta­rio es­ta­tal. Su coor­di­na­dor, el ra­dió­lo­go Da­mir Za­re­di­nov, es cons­cien­te de que el de­te­rio­ro me­diam­bien­tal preo­cu­pa no so­lo a es­pe­cia­lis­tas sa­ni­ta­rios y eco­lo­gis­tas, sino tam­bién a la po­bla­ción uz­be­ka ca­da vez me­jor in­for­ma­da.

En enero de 2017, Mé­di­cos sin Fron­te­ras co­men­zó un en­sa­yo clí­ni­co en Ka­ra­kal­paks­tan. Bus­ca­ban desa­rro­llar un tra­ta­mien­to me­jo­ra­do pa­ra la tu­bercu­losis re­sis­ten­te a los me­di­ca­men­tos. El en­sa­yo se reali­zó con una mues­tra ba­se de más de 1.500 per­so­nas. La pri­me­ra eta­pa fi­na­li­za­rá es­te año, la se­gun­da en 2020.Aún no hay re­sul­ta­dos.

Pe­ro las con­se­cuen­cias del desas­tre eco­ló­gi­co no ter­mi­nan aquí. El in­cre­men­to de la agri­cul­tu­ra tra­jo con­si­go el au­men­to del uso de los fer­ti­li­zan­tes y pes­ti­ci­das, acre­cen­tan­do la con­ta­mi­na­ción y sa­li­ni­za­ción de las aguas su­per­fi­cia­les y sub­te­rrá­neas. El re­sul­ta­do se deja sen­tir en la muy ba­ja ca­li­dad del agua. Más de un ter­cio de la po­bla­ción de Asia cen­tral con­su­me agua que no cum­ple con los es­tán­da­res de sa­lu­bri­dad.

El ver­da­de­ro pro­ble­ma del mar de Aral co­mien­za fue­ra de las fron­te­ras uz­be­kas,en el sis­te­ma mon­ta­ño­so de Tian Shan, don­de na­cen los ríos que lo ali­men­tan. La ta­la ile­gal, el pas­to­reo in­con­tro­la­do, así co­mo el ara­do de las la­de­ras pa­ra los cul­ti­vos, han pro­vo­ca­do el au­men­to de los des­li­za­mien­tos de tie­rra y los flu­jos de lo­do.Ade­más, los gla­cia­res y las áreas de acu­mu­la­ción de nie­ve se es­tán re­du­cien­do co­mo con­se­cuen­cia del cam­bio cli­má­ti­co glo­bal. Los datos son alar­man­tes.Ac­tual­men­te, las re­ser­vas de agua de Uz­be­kis­tán re­pre­sen­tan un 70% del flu­jo del agua de los dos ríos que lo atra­vie­san. Los ex­per­tos cons­tan­tan que des­de los años 50 del si­glo pa­sa­do han per­di­do un 25% de su ca­pa­ci­dad. Los datos que ma­ne­ja In­ter­na­tio­nal Fund for Sa­ving the Aral Sea (ECIFAS) in­di­can a su vez que pa­ra 2050 el cau­dal del río Amu Da­ria ha­brá dis­mi­nui­do en­tre un 10-15%, mien­tras que el del río Sir Da­ria lo ha­rá en­tre un 6-10%.

An­tes de la de­sin­te­gra­ción de la URSS, Ka­za­jis­tán, Uz­be­kis­tán,Turk­me­nis­tán,Ta­yi­kis­tán y Kir­guis­tán com­par­tían sus re­cur­sos. Moscú se en­car­ga­ba de so­lu­cio­nar sus dispu­tas y de que tra­ba­ja­ran con­jun­ta­men­te pa­ra el ase­gu­ra­mien­to del agua des­ti­na­da al con­su­mo hu­mano y el rie­go de las co­se­chas en verano y el su­mi­nis­tro eléc­tri­co en in­vierno. Ta­yis­kis­tán y Kir­guis­tán po­seen las re­ser­vas de agua, pues­to que los ríos que atra­vie­san to­da la re­gión na­cen en sus mon­ta­ñas. Mien­tras, los tres pri­me­ros po­seen los re­cur­sos ener­gé­ti­cos. Du­ran­te años unos y otros in­ter­cam­bia­ron se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria por se­gu­ri­dad ener­gé­ti­ca.

Sin em­bar­go,en 2009 la ya de­te­rio­ra­da es­ta­bi­li­dad ter­mi­nó por rom­per­se. El di­fun­to pri­mer pre­si­den­te de Uz­be­kis­tán, Is­lom Ka­ri­mov, apos­tó por la ren­ta­bi­li­dad que le ofre­cían las ven­tas de gas y elec­tri­ci­dad a otros com­pra­do­res ex­tran­je­ros co­mo Af­ga­nis­tán.Ta­yi­kis­tán y Kir­guis­tán co­men­za­ron a te­ner pro­ble­mas de abas­te­ci­mien­to. Tras un du­rí­si­mo in­vierno sin ape­nas elec­tri­ci­dad, am­bos paí­ses re­cu­rrie­ron a sus ríos pa­ra la ge­ne­ra­ción de ener­gía. La re­duc­ción del cau­dal afec­tó de in­me­dia­to a los paí­ses de la par­te ba­ja de la cuen­ca, que no­ta­ron la es­ca­sez de agua en ple­na tem­po­ra­da de cul­ti­vos.Kir­guis­tán,ade­más,se vio obli­ga­do a ins­ta­lar sus pro­pias lí­neas eléc­tri­cas, lo que lle­vó apa­re­ja­da una subida del do­ble del pre­cio de la elec­tri­ci­dad pa­ra el usua­rio.Pa­ra ahon­dar más en el pro­ble­ma, en 2014 Ta­yi­kis­tán des­vió las aguas del río pa­ra am­pliar sus cam­pos de cul­ti­vo con el ob­je­ti­vo de con­tra­rres­tar el cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co que ex­pe­ri­men­ta­ba el país, li­mi­tan­do el uso del agua a Kir­guis­tán. Los efren­ta­mien­tos vio­len­tos en­tre paí­ses no tar­da­ron en lle­gar.

No so­lo los paí­ses si­tua­dos en la par­te al­ta de la cuen­ca su­frie­ron una im­por­tan­te ca­ren­cia de ener­gía, sino que la pro­pia po­bla­ción uz­be­ka fue igual­men­te per­ju­di­ca­da por la ven­ta de su pro­pia ener­gía al ex­te­rior. Los cor­tes eléc­tri­cos fue­ron con­ti­nuos, de­jan­do con unas po­cas ho­ras de elec­tri­ci­dad a la po­bla­ción en di­ver­sas zo­nas del país.

Pa­ra pa­liar su de­pen­den­cia, Ta­yi­kis­tán ha ini­cia­do la cons­truc­ción de la gran pre­sa hi­dro­eléc­tri­ca de Ro­gun,

Sin Moscú co­mo ár­bi­tro, cin­co paí­ses com­pi­ten por las aguas de dos ríos

en el río Vakhsh, afluen­te del Amu Da­ria, en Pa­mir, una de las prin­ci­pa­les ca­de­nas mon­ta­ño­sas de Asia Cen­tral. Con una ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción que al­can­za­rá los 3.600 Me­gaWatts de elec­tri­ci­dad y un sal­to de 335 me­tros de al­tu­ra,es­tá con­si­de­ra­da la más al­ta del mun­do.El pro­yec­to no es nue­vo: fue plan­tea­do a prin­ci­pios de los se­sen­ta por los mis­mos di­ri­gen­tes so­vié­ti­cos que con­de­na­ron a muer­te el Aral.

La cons­truc­ción co­men­zó real­men­te en 1976, pe­ro el co­lap­so de la URSS de­tu­vo la obra.El go­bierno ta­yi­ko tra­tó por to­dos los me­dios de con­ti­nuar su cons­truc­ción por me­dio de acuer­dos y cré­di­tos in­ter­na­cio­na­les has­ta que, en 2016, en me­dio de nu­me­ro­sas crí­ti­cas, lo­gró su ob­je­ti­vo. Sa­li­ni Im­pre­gi­lo, la em­pre­sa cons­truc­to­ra,cal­cu­la que es­ta­rá ter­mi­na­da en 2027 con un cos­te es­ti­ma­do de 3.900 mi­llo­nes de dó­la­res. El Ban­co Mun­dial,en su in­for­me fi­nal pre­sen­ta­do en 2014,con­clu­yó que la cons­truc­ción de la pre­sa de Ro­gun era la so­lu­ción me­nos cos­to­sa pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas de Ta­yi­kis­tán en com­pa­ra­ción con cual­quier otra al­ter­na­ti­va.

Lo que no di­jo el in­for­me del Ban­co Mun­dial es que con es­ta obra Ta­yi­kis­tán se con­ver­ti­ría en el lí­der geo­po­lí­ti­co de la re­gión, ge­ne­ran­do una si­tua­ción ex­tre­ma­da­men­te ten­sa en­tre los paí­ses fron­te­ri­zos. El pro­yec­to se en­cuen­tra en su pri­me­ra fa­se, pe­ro el río ya ha si­do des­via­do pa­ra cons­truir los ci­mien­tos de la pre­sa. La em­pre­sa cons­truc­to­ra es­pe­ra que en la pri­ma­ve­ra de 2019 es­té fi­na­li­za­da la fa­se I , cuan­do dos de las seis tur­bi­nas fi­na­les es­tén tra­ba­jan­do.

Gi­lles Re­né, en­car­ga­do de re­la­cio­nes con los me­dios de la em­pre­sa Sa­li­ni Im­pre­gi­lo, nos re­mi­te al go­bierno ta­yi­ko pa­ra ob­te­ner los datos del cau­dal que re­ci­bi­rá el Amu Da­ria tras la cons­truc­ción de la pre­sa.Él no los pue­den fa­ci­li­tar sin su apro­ba­ción ofi­cial, pe­ro el go­bierno no res­pon­de a nues­tra pre­gun­ta.

Pa­ra Al­fred Die­bold, ex­di­rec­tor téc­ni­co de ECIFAS,“la re­pre­sa Ro­gun tendrá po­co o nin­gún efec­to en la par­te uz­be­ka del Aral. Todo de­pen­de de los tur­co­ma­nos y los uz­be­kos y cómo usen es­tos el agua del Amu Da­ria, y si quie­ren que el agua co­rra ha­cia el Aral. La muer­te del mar co­men­zó con el ca­nal Ka­ra­kum y la des­via­ción del agua del Amu Da­ria ha­cia Turk­me­nis­tán”.

Aun des­car­tan­do la cons­truc­ción de la pre­sa, los datos apor­ta­dos en la con­fe­ren­cia so­bre la coo­pe­ra­ción hí­dri­ca en Asia Cen­tral, ce­le­bra­da el pa­sa­do no­viem­bre,son ca­tas­tró­fi­cos pa­ra Uz­be­kis­tán y el Amu Da­ria. Se es­ti­ma que pa­ra 2040, el sus­tan­cial au­men­to del con­su­mo de agua en Af­ga­nis­tán ha­rá dis­mi­nuir el abas­te­ci­mien­to en la cuen­ca del río. Una si­tua­ción alar­man­te pa­ra Uz­be­kis­tán, don­de el 77% del agua pro­ce­de de fuen­tes ex­tran­je­ras.

La si­tua­ción po­lí­ti­ca, muy ca­lien­te du­ran­te un tiem­po, pa­re­ce ha­ber­se en­fria­do tras la lle­ga­da del nue­vo pre­si­den­te uz­be­ko, Shav­kat Mir­zi­yoev. Con so­lo un año en el go­bierno, Mir­zi­yoev ha em­pren­di­do una se­rie de

En 2040, el con­su­mo de agua en Af­ga­nis­tán ha­rá dis­mi­nuir el abas­te­ci­mien­to en la cuen­ca del río

En Moy­naq (Uz­be­kis­tán), un mo­nu­men­to for­ma­do por una se­rie de bar­cos se­ña­la la lí­nea cos­te­ra del Aral (ba­jo es­tas lí­neas). Pá­gi­na dcha: los agri­cul­to­res que­man los cam­pos pa­ra lim­piar­los y fer­ti­li­zar­los en pri­ma­ve­ra (arri­ba); el hu­mo se mez­cla con la sal, el pol­vo y los pes­ti­ci­das cau­san­do en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias. Aba­jo: un agri­cul­tor re­mue­ve las ma­las hier­bas de un te­rreno sa­la­do de Ka­ra Uzak, a 35 ki­ló­me­tros de Chim­bay.

La fa­mi­lia Ye­se­mu­ra­tov, de Nu­kus (Uz­be­kis­tán), mues­tra su ál­bum de fotos (so­bre es­tas lí­neas). La mu­jer del cen­tro es Ra­vi­ya, cu­yo pa­dre fue eje­cu­ta­do por li­de­rar la re­sis­ten­cia con­tra los bol­che­vi­ques en 1927. Ella via­jó a Nu­kus en bar­co por el Amu Da­ria en 1941. Arri­ba, tras una jor­na­da de pesca en el Aral Nor­te, es­tos pes­ca­do­res ka­za­jos des­can­san en bun­ga­lows ex­ca­va­dos en

La lo­ca­li­dad de Ur­ga, en Uz­be­kis­tán fue cons­trui­da jun­to a la cos­ta del Aral. Cuan­do el mar co­men­zó a re­ti­rar­se y es­ca­sea­ron los pe­ces, Ur­ga fue aban­do­na­da. Tan so­lo que­dan en ella al­gu­nos pes­ca­do­res. Sus cap­tu­ras en el lago Su­doch­ye ape­nas al­can­zan los 200 ki­los al día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.