Arre­ci­fes de co­ral

Un desafío pa­ra la hu­ma­ni­dad

Geo - - SUMARIO - ALEXIS RO­SEN­FELD FOTOS

Con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción en 2018 del año in­ter­na­cio­nal de es­tos eco­sis­te­mas ame­na­za­dos, el fo­tó­gra­fo Alexis Ro­sen­feld re­tra­ta su dra­má­ti­ca pre­ca­rie­dad.

La ce­le­bra­ción del Año In­ter­na­cio­nal de los Arre­ci­fes de Co­ral po­ne de ma­ni­fies­to la fra­gi­li­dad de es­tos eco­sis­te­mas ma­ri­nos y la im­por­tan­cia de su con­ser­va­ción pa­ra el ser hu­mano. El pro­yec­to del fo­to­pe­rio­dis­ta Alexis Ro­sen­feld nos des­cu­bre es­ta reali­dad a tra­vés de sus imá­ge­nes.

des­de ha­ce más de 20 años, el fo­tó­gra­fo sub­ma­rino fran­cés Alexis Ro­sen­feld tra­ba­ja pa­ra dar a co­no­cer el me­dio am­bien­te ma­rino. Los arre­ci­fes co­ra­li­nos, sin em­bar­go, nun­ca fue­ron una prio­ri­dad,has­ta que en 2016 co­men­zó una in­ves­ti­ga­ción so­bre la des­apa­ri­ción de las su­per­fi­cies co­ra­li­nas co­mo con­se­cuen­cia del cam­bio cli­má­ti­co. Lo que co­men­zó co­mo una cu­rio­si­dad ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en un pro­yec­to vi­tal que ba­jo el tí­tu­lo de“Arre­ci­fes co­ra­li­nos, un desafío pa­ra la hu­ma­ni­dad” le ha lle­va­do por todo el mun­do plas­man­do en imá­ge­nes la reali­dad de es­tos eco­sis­te­mas ma­ri­nos. Apro­ve­chan­do que 2018 es el Año In­ter­na­cio­nal de los Arre­ci­fes de Co­ral, GEO ha­bla con Ro­sen­feld pa­ra co­no­cer los por­me­no­res de su cam­pa­ña de pro­tec­ción de los co­ra­les. Su tra­ba­jo lle­ga res­pal­da­do por la Unes­co, que ha pro­gra­ma­do una ex­po­si­ción en Pa­rís has­ta el do­ce de ju­lio.

GEO Con to­das las po­si­bi­li­da­des que ofre­cen los océa­nos a un fo­tó­gra­fo, ¿por qué los co­ra­les? Alexis Ro­sen­feld En reali­dad la cul­pa la tie­ne una con­fe­ren­cia. Fue ha­ce dos años. Mi com­pa­ñe­ro de aven­tu- ras el pe­rio­dis­ta Ale­xie Va­lois y yo aten­di­mos una char­la so­bre la fluo­res­cen­cia de los co­ra­les.Fue en ese mo­men­to cuan­do real­men­te to­ma­mos con­cien­cia de la im­por­tan­cia de es­te ti­po de eco­sis­te­ma y el es­ta­do dra­má­ti­co en el que bue­na par­te de ellos se en­cuen­tran. Por eso de­ci­di­mos po­ner en mar­cha nues­tro pro­yec­to. Ha­bía que con­tar­le al mun­do cuán de­ci­si­vo es es­te bio­to­po pa­ra nues­tra pro­pia su­per­vi­ven­cia y no­so­tros te­nía­mos las he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer­lo. ¡Los co­ra­les son tan im­por­tan­tes pa­ra no­so­tros co­mo los bos­ques! Los arre­ci­fes de co­ral,en reali­dad,son los au­tén­ti­cos bos­ques ori­gi­na­rios del mun­do sub­ma­rino.

¿Cómo es el tra­ba­jo de cam­po del pro­yec­to?

Ini­cial­men­te de­di­ca­mos seis me­ses pa­ra la pre­pa­ra­ción del pro­yec­to y su do­cu­men­ta­ción; des­pués,otro año más pa­ra rea­li­zar di­fe­ren­tes pro­duc­cio­nes en los océa­nos Ín­di­co,Pa­cí­fi­co y Atlán­ti­co.Pa­ra ello se­lec­cio­na­mos zo­nas muy con­cre­tas y muy di­fe­ren­tes en­tre sí.Han si­do mu­chos via­jes, mu­cha pla­ni­fi­ca­ción y mu­chas ho­ras ba­jo el agua pa­ra lo­grar en­ten­der la im­por­tan­cia que los arre­ci­fes de co­ral tie­nen so­bre la gen­te que de­pen­de de ellos pa­ra su su­per­vi­ven­cia dia­ria.

¿Cuá­les son esos lu­ga­res?

En pri­mer lu­gar via­ja­mos a Ma­da­gas­car. Allí en­tra­mos en con­tac­to con el pue­blo Ve­zo,pes­ca­do­res que vi­ven de lo que ofre­cen las aguas de su la­gu­na. Des­pués nos tras­la­da­mos a las Mal­di­vas pa­ra des­cu­brir lo que lla­ma­mos el Alep ba­jo el mar, jar­di­ne­ros que in­ten­tan re­po­blar de co­ra­les los al­re­de­do­res de los re­sorts ho­te­le­ros. El mar Ro­jo fue nues­tro si­guien­te des­tino.Allí que­ría­mos re­gis­trar un san­tua­rio vir­gen, inal­te­ra­do. En la Po­li­ne­sia nos uni­mos a un equi­po de cien­tí­fi­cos que tra­ba­jan pa­ra pro­te­ger la re­si­len­cia de los arre­ci­fes: en Saint Mar­tin jus­to des­pués del hu­ra­cán Ir­ma, en Ma­yot­te, don­de su la­gu­na se man­tie­ne más o me­nos in­tac­ta pe­ro vi­ve ba­jo la ame­na­za de la pre­sión de­mo­grá­fi­ca.Y fi­nal­men­te aca­ba­mos de via­jar a Tu­bat­taha, un lu­gar im­pre­sio­nan­te en Fi­li­pi­nas pro­te­gi­do por sol­da­dos ar­ma­dos. Es­te par­que so­lo se abre tres me­ses al año y fue in­clui­do en la lis­ta del Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co ha­ce 25 años.

En su opi­nión, ¿cuál es el más im­pre­sio­nan­te?

Tra­ba­jar en las Mal­di­vas fue bas­tan­te com­pli­ca­do.Mien­tras bu­cea­ba no pu­de más que acor­dar­me de mis ami­gos que tra­ba­jan co­mo co­rres­pon­sa­les de gue­rra. El pai­sa­je sub­ma­rino que con­tem­pla­ba era co­mo un cam­po

de ba­ta­lla. Los arre­ci­fes no han lo­gra­do re­sis­tir los pro­gre­si­vos blan­quea­mien­tos co­mo con­se­cuen­cia de la ele­va­ción de la tem­pe­rar­tu­ra del agua. La vi­da si­gue allí li­bran­do una du­ra ba­ta­lla, pe­ro el es­ce­na­rio es ab­so­lu­ta­men­te bé­li­co. Sin em­bar­go, el mar Ro­jo es la otra ca­ra de la mo­ne­da: per­ma­ne­ce co­mo uno de los más be­llos jar­di­nes sub­ma­ri­nos del mun­do.

¿Con qué equi­pos cien­tí­fi­cos co­la­bo­ran?

Fun­da­men­tal­men­te con el CRIOBE,el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Ob­ser­va­ción In­su­lar, ubi­ca­do en la Po­li­ne­sia fran­ce­sa y tam­bién en Fran­cia, en Per­pig­nan. Se tra­ta de un cen­tro de re­co­no­ci­do pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal di­ri­gi­do por el doc­tor Ser­ge Planes, di­rec­tor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas Na­cio­nal (CNRS). Pe­ro nues­tras co­la­bo­ra­cio­nes no se li­mi­tan so­lo al ám­bi­to cien­tí­fi­co, tam­bién he­mos en­tre­vis­ta­do y fo­to­gra­fia­do a bió­lo­gos ma­ri­nos que tra­ba­jan so­bre el te­rreno y a los res­pon­sa­bles de los par­ques na­tu­ra­les ma­ri­nos.

A pe­sar de la du­ra pre­pa­ra­ción que un pro­yec­to de es­ta ca­te­go­ría re­quie­re, don­de na­da se deja al azar, ¿ha ha­bi­do al­gu­na si­tua­ción que le sorprenda?

Me sor­pren­dió des­cu­brir que el 80% de los arre­ci­fes co­ra­li­nos tro­pi­ca­les son to­tal­men­te des­co­no­ci­dos.Se en­cuen­tran a ca­si 80 me­tros ba­jo la su­per­fi­cie, y gra­cias a ello han lo­gra­do per­ma­ne­cer aje­nos al cam­bio cli­má­ti­co y el ca­len­ta­mien­to del agua. En el CRIOBE, la doc­to­ra Lae­ti­tia Hé­douin es­tá po­nien­do en mar­cha un pro­gra­ma de es­tu­dio de es­tos arre­ci­fes en la Po­li­ne­sia fran­ce­sa. Pe­ro lo que real­men­te me im­pul­só a re­fle­xio­nar fue el com­pro­bar que el blan­quea­mien­to de los co­ra­les no era uni­for­me en to­das par­tes. Me pre­gun­té por qué los co­ra­les de la Gran Ba­rre­ra aus­tra­lia­na pre­sen­ta­ban un blan­quea­mien­to di­fe­ren­te en su par­te nor­te que en su par­te cen­tral. Y tam­bién por qué otros arre­ci­fes si­tua­dos en la mis­ma re­gión no se veían afec­ta­dos en ab­so­lu­to. Y por su­pues­to,me for­mu­lé un par de pre­gun­tas que me ob­se­sio­nan: ¿son las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas res­pon­sa­bles de la me­nor re­si­lien­cia de al­gu­nos arre­ci­fes? Si el pro­gra­ma su­per­vi­sa­ra las ac­ti­vi­da­des cos­te­ras hu­ma­nas –léa­se agri­cul­tu­ra, ur­ba­nis­mo y tu­ris­mo–, ¿re­co­bra­rían los co­ra­les su ca­pa­ci­dad de re­ge­ne­rar­se?

2018 es el Año de los Arre­ci­fes de Co­ral. ¿Por qué son tan im­por­tan­tes pa­ra la hu­ma­ni­dad?

Por va­rios e im­por­tan­tes mo­ti­vos. Por­que a par­tir de ellos es po­si­ble ex­traer me­di­ca­men­tos que nos per­mi­ti­rán cu­rar el cán­cer, por­que pro­te­gen a las po­bla­cio­nes de la ero­sión de las ori­llas, por­que dan co­bi­jo a la fau­na ma­ri­na, por­que su­po­nen una im­por­tan­te fuen­te de in­gre­sos a tra­vés del tu­ris­mo, por­que su­mi­nis­tran ali­men­tos pa­ra los se­res hu­ma­nos, por­que cons­ti­tu­yen una for­ma muy efi­cien­te de cap­tu­rar dió­xi­do de car­bono, por­que for­man la are­na de nues­tras pla­yas...

¿Por qué la fo­to­gra­fía submarina?

Cuan­do era ape­nas un ni­ño, dos de mis hé­roes in­fan­ti­les eran el co­man­dan­te Jac­ques-Yves Cous­teau y el es­cri­tor Ju­lio Ver­ne, am­bos es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­dos con el mun­do sub­ma­rino y la ex­plo­ra­ción. Am­bos ade­más te­nían una cua­li­dad ex­tra­or­di­na­ria, la ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción, de trans­mi­tir y com­par­tir. Gra­cias a ellos co­men­cé a in­tere­sar­me por el sub­ma­ri­nis­mo, de­por­te que em­pe­cé a prac­ti­car a la tem­pra­na edad de ocho años. Años más tar­de, en Ma­da­gas­car, tu­ve la opor­tu­ni­dad de ha­cer reali­dad uno de mis sue­ños: tra­ba­jar con Jac­ques-Yves Cous­teau. Me con­ver­tí en uno de sus fo­tó­gra­fos. Pe­ro de he­cho yo co­men­cé a bu­cear mu­cho an­tes de ha­cer­me fo­tó­gra­fo, y lue­go fo­to­pe­rio­dis­ta. Em­pe­cé co­mo bu­zo pro­fe­sio­nal tra­ba­jan­do pa­ra COMEX, la com­pa­ñía que in­ven­tó los apa­ra­tos que per­mi­tían el bu­ceo a muy ele­va­das pro­fun­di­da­des. Ellos fue­ron los que me en­se­ña­ron la téc­ni­ca fo­to­grá­fi­ca que hoy pon­go al ser­vi­cio de la pro­tec­ción de los arre­ci­fes.

¿Cómo es el pro­ce­so de pro­duc­ción fo­to­grá­fi­ca de un pro­yec­to co­mo es­te?

El ver­da­de­ro pun­to de arran­que de es­ta pro­duc­ción submarina es ló­gi­ca­men­te la fo­to­gra­fía. Mi in­ten­ción es mos­trar a tra­vés de ella lo que hay ba­jo el agua, es de­cir, una vi­sión pa­no­rá­mi­ca de los arre­ci­fes, sus gi­gan­tes­cas pro­por­cio­nes, la di­ver­si­dad que al­ber­gan, las es­pe­cies que lo ha­bi­tan, su in­creí­ble be­lle­za. Pa­ra mos­trar­los en to­da su di­men­sión es­té­ti­ca re­cu­rro a una cá­ma­ra de al­ta de­fi­ni­ción (Sony Alp­ha 7RII) con una pro­tec­ción es­tan­ca pa­ra evi­tar que en­tre agua en el in­te­rior y una se­rie de len­tes óp­ti­cas que yo mis­mo he desa­rro­lla­do y cu­ya fa­bri­ca­ción man­ten­go en se­cre­to. Mi mé­to­do de tra­ba­jo es el si­guien­te: ba­jo el agua, lo pri­me­ro que ha­go es iden­ti­fi­car un arre­ci­fe in­tere­san­te por la cau­sa que sea y, con un rá­pi­do mo­vi­mien­to de mi cá­ma­ra, pues­to que todo se es­tá mo­vien­do a mi al­re­de­dor, creo una ima­gen mo­sai­co. Des­pués, ya co­mo pro­ce­so de post­pro­duc­ción, las co­lo­co to­das jun­tas crean­do una úni­ca fo­to.

¿Hay al­gu­na co­sa es­pe­cial que se re­sis­te a la cá­ma­ra?

El pro­ce­so de blan­quea­mien­to ma­si­vo de los co­ra­les. Se me es­ca­pó en Baha­mas en 2016.

Ma­yot­te, ar­chi­pié­la­go de las Co­mo­ras. Es­te arre­ci­fe de co­ral dis­fru­ta de un es­ta­do de sa­lud bas­tan­te sa­tis­fac­to­rio, con re­la­ti­va­men­te po­cas áreas da­ña­das. Es mo­ni­to­rea­do en tiem­po real, es­tu­dian­do la evo­lu­ción de di­fe­ren­tes pa­rá­me­tros, en­tre ellos la tem­pe­ra­tu­ra del agua.

Fon­dos ma­ri­nos de las is­las Mal­di­vas. Cuan­do un arre­ci­fe de co­ral es­tá en buen es­ta­do, abun­da la vi­da y atrae a to­da la ca­de­na ali­men­ta­ria.

Gra­cias a la ba­rre­ra de pro­tec­ción que ofre­ce el arre­ci­fe de co­ral, los man­gla­res de Ma­yot­te es­tán bien desa­rro­lla­dos: cu­bren más de 700 hec­tá­reas y son eco­sis­te­mas muy pro­duc­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.