EL PUEN­TE SO­BRE LA FOZ DE LUMBIER ERA “DIABÓLICO”

Geo - - GRAN SERIE 2018 -

Des­pués de ha­ber cru­za­do una pri­me­ra an­gos­tu­ra, el sen­de­ro se es­tre­cha ha­cia un tú­nel de ro­ca. La os­cu­ri­dad nu­bla la vis­ta du­ran­te un buen ra­to. Has­ta que al fi­nal de la ga­le­ría co­bra vi­da un es­ce­na­rio don­de los es­car­pes de ro­ca con­tras­tan t con una ve­ge­ta­ción abun­dan­te que co­lo­rea las ori­llas del río Ira­ti. Gran­des aves so­bre­vue­lan la gar­gan­ta na­tu­ral, aten­tas a los mo­vi­mien­tos que su­ce­den más aba­jo. Por un se­gun­do tú­nel, más lar­go, el río sa­le li­bre ha­cia una lla­nu­ra so­se­ga­da. Fue en es­te pun­to del cur­so flu­vial don­de la cria­da de Mag­da­le­na, una ri­ca se­ño­ra, tu­vo que cru­zar las aguas pa­ra bus­car una fuen­te, un ma­nan­tial sa­na­dor pa­ra sus se­rios pro­ble­mas de es­tó­ma­go. Su jo­ven don­ce­lla, Cli­sa­te­la, de­bía cru­zar el río tres ve­ces al día pa­ra re­co­ger es­tas aguas re­pa­ra­do­ras. Un día en que el ím­pe­tu del río arras­tró la bar­ca­za so­bre la que so­lía cru­zar, la mu­cha­cha in­vo­có ayu­da. Y he­te aquí que el mis­mo dia­blo se pre­sen­tó an­te ella ofre­cién­do­le cons­truir un puen­te a cam­bio de su al­ma. Cli­sa­te­la acep­tó, y el dia­blo se pu­so ma­nos a la obra pa­ra que, al día si­guien­te, a las sie­te en pun­to, todo es­tu­vie­ra se­gún lo con­ve­ni­do. Tras el acuer­do, la jo­ven se des­pi­dió y co­rrío a la igle­sia del pue­blo don­de un vie­jo re­loj mar­ca­ba len­ta­men­te las ho­ras, re­tra­san­do una ho­ra las agu­jas. El día si­guien­te ama­ne­ció con un puen­te ele­ván­do­se so­bre las sal­va­jes aguas del Ira­ti. El dia­blo, so­ber­bio, es­pe­ra­ba im­pa­cien­te co­brar su par­te del tra­to. La jo­ven se ne­gó, se­ña­lan­do el re­loj del cam­pa­na­rio. Y mien­tras cru­za­ba la co­rrien­te so­bre el puen­te, agra­de­cía a Je­sús su cui­da­do. El en­ga­ño no do­ble­gó al dia­blo, que se lan­zó al río y des­apa­re­ció en­tre sus es­pu­mas. El puen­te de la Foz de Lumbier fue fun­da­men­tal du­ran­te si­glos. Su des­truc­ción en 1812 por las tro­pas fran­ce­sas con­fir­ma su im­por­tan­te pa­pel. Des­de en­ton­ces, sus res­tos son tes­ti­go de cómo la as­tu­cia hu­ma­na es en oca­sio­nes más fuer­te que las ten­ta­cio­nes del de­mo­nio.

So­bre es­tas lí­neas: igle­sia de Eunate, de plan­ta oc­to­go­nal, re­la­cio­na­da con nu­me­ro­sas le­yen­das. Dcha: el río Ira­ti a su pa­so por la Foz de Lumbier. Arri­ba: ga­le­ría del rey, en el pa­la­cio de Olite, y la igle­sia del Crucifijo, en Puen­te la Rei­na, con la sin­gu­lar ta­lla del Cris­to tan ve­ne­ra­do por los pe­re­gri­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.