Aun­que Uz­be­kis­tán es una po­ten­cia ga­sís­ti­ca, no ha apos­ta­do por re­cu­pe­rar el mar, co­mo su ve­ci­na Ka­za­jis­tán

Geo - - GRAN REPORTAJE -

Du­ran­te la era so­vié­ti­ca, las po­bla­cio­nes si­tua­das en el del­ta del Amu Da­ria fue­ron con­ver­ti­das en gran­jas co­lec­ti­vas y to­da pro­pie­dad pri­va­da fue con­fis­ca­da. Cuan­do la Unión So­vié­ti­ca co­lap­só, las fa­mi­lias vol­vie­ron a com­prar ga­na­do. Pe­ro con­se­guir agua y pas­to se con­vir­tió en una em­pre­sa ca­si im­po­si­ble. Es­tos pas­to­res ka­za­jos re­co­rren lar­gas ex­ten­sio­nes en bus­ca de ali­men­to pa­ra sus re­ba­ños.

im­por­tan­tes re­for­mas des­ti­na­das a in­cluir a su país en el mun­do glo­bal. Así, con­fir­man­do la vo­lun­tad po­lí­ti­ca de coope­rar, ha ten­di­do puen­tes ha­cia sus ve­ci­nos y ha fir­ma­do acuer­dos so­bre la asig­na­ción y el in­ter­cam­bio de agua y ener­gía con una ges­tión con­jun­ta a tra­vés de es­truc­tu­ras in­ter­es­ta­ta­les co­mu­nes. To­dos los paí­ses fron­te­ri­zos han ma­ni­fes­ta­do su com­pro­mi­so de coo­pe­ra­ción en el uso de los re­cur­sos hí­dri­cos y la re­so­lu­ción de los pro­ble­mas eco­ló­gi­cos re­la­cio­na­dos con la pro­tec­ción del mar de Aral.

La pre­sa de Ro­gun es­tá sien­do le­van­ta­da por la cons­truc­to­ra ita­lia­na Sa­li­ni Im­pre­gi­lo, la mis­ma em­pre­sa que ha cons­trui­do en Etio­pía las po­lé­mi­cas pre­sas Gi­be (ver GEO nº 361). La pre­sa Gi­be III mer­ma el cau­dal del río Omo que ali­men­ta el lago Tur­ka­na,lo que ha ge­ne­ra­do ten­sio­nes por el abas­te­ci­mien­to en­tre la po­bla­ción agrí­co­la de la zo­na. “Si los etío­pes com­ple­tan sus planes, el lago Tur­ka­na prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ce­rá”, co­men­tó Ri­chard Lea­key, res­pon­sa­ble de la Agen­cia de Con­ser­va­ción de Ke­nia y fun­da­dor del Ins­ti­tu­to de la Cuen­ca de Tur­ka­na.“Creo que el lago Tur­ka­na se­rá el se­gun­do mar de Aral. Es uno de los peo­res desastres am­bien­ta­les que se pue­da ima­gi­nar”. La pre­sa ha ter­mi­na­do con las inun­da­cio­nes na­tu­ra­les del río Omo, pe­ro a pe­sar de ha­ber­se im­ple­men­ta­do un sis­te­ma de inun­da­ción ar­ti­fi­cial, el lago em­pie­za a re­tro­ce­der.

Tam­bién en Etio­pía y por par­te de la mis­ma em­pre­sa, se es­tá ter­mi­nan­do de cons­truir la lla­ma­da Gran Pre­sa del Re­na­ci­mien­to Etío­pe.Se­rá la ma­yor de Áfri­ca y co­lo­ca­rá a Etio­pía co­mo pri­mer pro­duc­tor ener­gé­ti­co del con­ti­nen­te.La pre­sa afec­ta­rá irre­me­dia­ble­men­te al cau­ce del Ni­lo, crean­do una ten­sión alar­man­te en­tre los tres paí­ses que com­par­ten sus aguas: Etio­pía,Su­dán y Egip­to. Más de 90 mi­llo­nes de egip­cios vi­ven en las ori­llas del Ni­lo y el go­bierno del ge­ne­ral Al-Si­si no es­tá dis­pues­to a de­jar en ma­nos del“gri­fo”etío­pe el fu­tu­ro de su país.Al­gu­nos me­dios po­lí­ti­cos han su­ge­ri­do ata­car la pre­sa. El go­bierno etío­pe ase­gu­ra que el em­bal­se no per­ju­di­ca­rá la cuo­ta de 55.500 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos al año,que re­ci­be Egip­to en vir­tud del acuer­do de 1959. Des­de 1993, los je­fes de Es­ta­do de los paí­ses de Asia cen­tral acor­da­ron es­ta­ble­cer el Fon­do In­ter­na­cio­nal pa­ra el Aho­rro del Mar de Aral (IFAS). Me­ses des­pués, el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de Ka­za­jis­tán, Nur­sul­tán Na­zar­bá­yev, ex­pu­so el pro­ble­ma abier­ta­men­te al mun­do tras la caí­da del ve­lo opa­co de la URSS, pi­dien­do ayu­da pa­ra mi­ti­gar los im­pac­tos de la mano del hom­bre en el Aral. Des­de en­ton­ces, los Es­ta­dos de Asia cen­tral y di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les no han de­ja­do de in­yec­tar mi­llo­nes de dó­la­res que se eva­po­ran a la mis­ma ve­lo­ci­dad que el agua del Aral.

La pri­me­ra pie­dra en la re­cu­pe­ra­ción del Aral del nor­te na­ció de la fe de los pes­ca­do­res de la re­gión de Aralsk y el em­pe­ci­na­mien­to de Alash­bai Baimyr­zaev, al­cal­de de la ciu­dad más afec­ta­da por el re­tro­ce­so del agua en la ori­lla ka­za­ja. Ba­jo su ini­cia­ti­va, se cons­tru­yó una pre­sa que du­ran­te cua­tro años re­co­gió las aguas del Sir Da­ria de­vol­vien­do la es­pe­ran­za a la ciu­dad. Sin em­bar­go, en 1999 la cons­truc­ción se de­rrum­bó tras una tor­men­ta, cau­san­do va­rias víc­ti­mas y des­tru­yen­do im­por­tan­te ma­qui­na­ria. Es­te pri­mer fra­ca­só de­mos­tró, sin em­bar­go, un he­cho: sal­var una par­te del mar de Aral era fac­ti­ble.

La lle­ga­da de Mir­zi­yoev ha confirmado la vo­lun­tad po­lí­ti­ca de coope­rar

A fi­na­les del si­glo XX Ka­za­jis­tán dio un gi­ro a su eco­no­mía con la in­dus­tria pe­tro­quí­mi­ca co­mo mo­tor de cam­bio.La agri­cul­tu­ra per­dió pe­so.En 2008,el pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial y el pri­mer mi­nis­tro ka­za­jo inau­gu­ra­ron el di­que Ko­ka­ral –lla­ma­do así por la pe­nín­su­la del mis­mo nom­bre que co­nec­ta con la ori­lla opues­ta del lago–, que se­pa­ra­ba la zo­na nor­te del mar de Aral, ubi­ca­do den­tro de sus fron­te­ras, con lo que que­da­ba de la par­te sur. En una dé­ca­da el cons­tan­te flu­jo de agua re­ci­bi­da del Sir Da­ria hi­zo que la ori­lla, si­tua­da a más de cien ki­ló­me­tros de la ciu­dad cos­te­ra, es­tu­vie­ra aho­ra atan so­lo 20. El agua es me­nos sa­la­da y la cap­tu­ra de pe­ces se ha quin­tu­pli­ca­do en la re­gión de Kyzy­lor­da. Los pes­ca­do­res han vuel­to a fae­nar en unas aguas aho­ra man­sas de un lago que fue mar.Los bar­cos son más mo­des­tos,pe­ro la in­dus­tria pes­que­ra ha re­gre­sa­do con ellos y tam­bién las ex­por­ta­cio­nes de pes­ca­do. Se ha re­cu­pe­ra­do apro­xi­ma­da­men­te una oc­ta­va par­te de lo que ocu­pó el mar, pe­ro di­fí­cil­men­te la ex­ten­sión se­gui­rá cre­cien­do.

Los ka­za­jos tra­ba­jan en me­jo­rar los sis­te­mas de rie­go, pe­ro el ver­da­de­ro re­to se­rá agran­dar el di­que de Ko­ka­ral pa­ra que el ni­vel si­ga su­bien­do, evi­tan­do la con­si­de­ra­ble pér­di­da de pe­ces a tra­vés de la es­clu­sa de la pre­sa. Tam­bién se ba­ra­ja otra op­ción: cons­truir una nue­va re­pre­sa en la zo­na de Us­hoky. Es­te pro­yec­to im­pli­ca­ría que el agua del Sir Da­ria in­gre­sa­se en el Pe­que­ño Aral, mu­cho más le­jos de la pre­sa ac­tual, dan­do lu­gar a un au­men­to de la cir­cu­la­ción del agua y una re­duc­ción de su sa­li­ni­dad, me­jo­ran­do las con­di­cio­nes y au­men­tan­do las es­pe­cies de pe­ces.

Mien­tas Ka­za­jis­tán re­cu­pe­ra su par­te del mar, el go­bierno uz­be­ko da por per­di­da la su­ya

Fue en 1995 cuan­doKur­tSv en ne vi­gCh­rist en sen, pre­si­den­te de la So­cie­dad Da­ne­sa pa­ra el Mar Viviente, lle­gó al Aral nor­te pa­ra lle­var a ca­bo el pro­yec­to“From Kat­te­gat to the Aral Sea”, apo­yan­do el re­gre­so, man­te­ni­mien­to y desa­rro­llo de la cul­tu­ra pes­que­ra. “Du­ran­te 20 años, la prin­ci­pal iden­ti­dad de la re­gión se de­rrum­bó”, di­jo Kurt. Los pes­ca­do­res ka­za­jos fun­da­ron con su ayu­da la ONG Aral Te­ni­zi. Jun­tos tra­ba­jan pa­ra ayu­dar a res­ta­ble­cer el mar, así co­mo a apo­yar a los pes­ca­do­res y sus fa­mi­lias en es­ta fa­se de trans­for­ma­ción.

Kurt Sven­ne­vig Ch­ris­ten­sen y sus com­pa­ñe­ros vi­si­ta­ron Aralsk en sep­tiem­bre de 2017, diez años des­pués de que aban­do­na­ran la re­gión al fi­na­li­zar su pro­yec­to pes­que­ro. Es­te mes de abril han pre­sen­ta­do un in­for­me con las con­clu­sio­nes don­de aler­tan que, de­bi­do a la so­bre­pes­ca, la pesca co­mer­cial en el Pe­que­ño Aral es­tá dis­mi­nu­yen­do y pro­ba­ble­men­te ha al­can­za­do su pun­to má­xi­mo.

En es­tos años to­da la re­gión de Aral en Ka­za­jis­tán se ha trans­for­ma­do con el re­gre­so de la in­dus­tria pes­que­ra que vuel­ve a dar tra­ba­jo a mi­les de per­so­nas. Los datos de las fá­bri­cas de pes­ca­do, sin em­bar­go, mues­tran una dis­mi­nu­ción cons­tan­te en el ta­ma­ño de los pe­ces co­mer­cia­les que lle­gan a las plan­tas. La cau­sa prin­ci­pal de la so­bre­pes­ca es el pro­pio sis­te­ma de ges­tión. En el in­for­me los cien­tí­fi­cos re­co­mien­dan a las au­to­ri­da­des cam­biar el mo­de­lo de ges­tión y ce­der­la a los pro­pios pes­ca­do­res por me­dio de la ONG Aral Te­ni­zi.“Los aki­mat (lí­de­res lo­ca­les) en Aralsk y Kyzy­lor­da apo­yan nues­tro en­fo­que, tal vez no to­dos los de­ta­lles, pe­ro fi­nan­cia­rán una con­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal en Aralsk en sep­tiem­bre de 2018, don­de ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les eva­lua­rán es­te plan”, de­cla­ra Kurt Sven­ne­vig.

Sin em­bar­go, so­bre la par­te uz­be­ka del Aral, co­men­ta: “Tu­vi­mos una de­le­ga­ción, con un bió­lo­go ma­rino, que vi­si­tó el gran Aral en la par­te no­res­te el año pa­sa­do, pe­ro la si­tua­ción con la al­ta sa­li­ni­dad es la mis­ma. Pen­sar en una po­si­ble re­cu­pe­ra­ción en el sur es ca­si im­po­si­ble”.

A pe­sar de que Uz­be­kis­tán es una po­ten­cia en ex­trac­ción de gas, no apos­ta­ron co­mo sus ve­ci­nos ka­za­jos por re­cu­pe­rar el mar.Sus re­ser­vas de gas son enor­mes y ac­tual­men­te so­lo se es­tá ac­ce­dien­do al 25% de ellas. De todo lo que se ex­trae, el 40% es ex­por­ta­do a paí­ses alia­dos, prin­ci­pal­men­te Ru­sia y Chi­na. El go­bierno uz­be­ko ha con­ti­nua­do con la po­lí­ti­ca de re­ga­dío dan­do por per­di­do lo que que­da del sur del Aral.

Re­cu­pe­rar el res­to del mar de­pen­de de la vo­lun­tad de Uz­be­kis­tán, y de cien­tos de mi­les de mi­llo­nes de eu­ros pa­ra trans­for­mar la eco­no­mía del país,cam­biar el uso de la tie­rra a cul­ti­vos me­nos exi­gen­tes, crear al­ter­na­ti­vas ener­gé­ti­cas, mo­der­ni­zar los sis­te­mas de rie­go y re­pa­rar los ca­na­les me­jo­ran­do su efi­cien­cia. El 79% del agua que cir­cu­la por los ca­na­les se pier­de.La fal­ta de fon­dos im­pi­de la crea­ción de un gran pro­yec­to y los tra­ba­jos que se rea­li­zan son de res­pues­ta a averías y no pre­ven­ti­vos.

Pe­ro sin du­da el gran ob­je­ti­vo es crear una con­cien­cia co­lec­ti­va so­bre el va­lor del agua. Es la al­ter­na­ti­va me­nos cos­to­sa y los re­sul­ta­dos pue­den ser equi­pa­ra­bles a la re­pa­ra­ción de gran­des in­fraes­truc­tu­ras. Tal vez la so­lu­ción es­té en que lo que el ser hu­mano hi­zo por el bien co­mún, sea aho­ra re­pa­ra­do con la con­cien­cia co­lec­ti­va.

A la caí­da de la tar­de, los co­ches lle­gan a las ori­llas del lago Su­doch­ye pa­ra car­gar las cap­tu­ras de los pes­ca­do­res, que más tar­de ven­de­rán en el ve­cino mer­ca­do de Kun­grad.

Pez des­car­ta­do por los pes­ca­do­res en el Aral nor­te y aplas­ta­do por las rue­das de un jeep ru­so (so­bre es­tas lí­neas). Arri­ba: ve­ci­nos de Ak­bas­ti, an­ta­ño si­tua­da jun­to al mar, acu­den a la fuen­te ter­mal pa­ra su ba­ño dia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.