CUA­TRO IS­LE­ÑOS ELE­GI­DOS CA­DA CUA­TRO AÑOS ADMINISTRAN ES­TE TE­RRI­TO­RIO IN­SU­LAR

Geo - - EN PORTADA -

me­dir lo que han con­se­gui­do. “An­tes, tra­ba­já­ba­mos pa­ra el te­rra­te­nien­te y vi­vía­mos en sus ca­sas”, nos re­cuer­da Mag­gie Fyf­fe. “Mu­chas ca­sas es­ta­ban en un es­ta­do la­men­ta­ble y a me­nu­do no te­nían ni elec­tri­ci­dad.” Al rom­per sus ata­du­ras, los is­le­ños pu­die­ron lle­var a ca­bo sus pro­yec­tos. Des­de en­ton­ces, su te­rri­to­rio es ges­tio­na­do por un

trust di­ri­gi­do por cua­tro ha­bi­tan­tes ele­gi­dos por cua­tro años, así co­mo por re­pre­sen­tan­tes de la re­gión de las Al­tas Tie­rras y del Scot­tish Wild­li­fe Trust, una aso­cia­ción pa­ra la pro­tec­ción de la na­tu­ra­le­za. Jun­tos, han re­for­ma­do los cot­ta­ges, cons­trui­do el pub-tien­da de co­mes­ti­bles y mo­der­ni­za­do el puer­to con fon­dos eu­ro­peos. Pe­ro tam­bién han fi­ja­do re­glas: los alo­ja­mien­tos se al­qui­lan a precios ra­zo­na­bles y se ce­den te­rre­nos a los que quie­ren cons­truir (los te­rre­nos per­te­ne­cen al Trust y las ca­sas a los ha­bi­tan­tes).

Se pue­de me­dir el éxi­to de la ope­ra­ción ob­ser­van­do el cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal de la is­la: en 20 años, ha pa­sa­do de 65 a 105 per­so­nas. Los ha­bi­tan­tes “de ori­gen” coin­ci­den aho­ra con re­cién lle­ga­dos, jó­ve­nes en su ma­yo­ría. ¿Qué les mo­ti­va? Pa­ra Craig Le­wis, de 28 años, fue por amor. “Ha­ce tres años, vi­ne a la is­la y co­no­cí a Ka­tie”, nos cuen­ta es­te jo­ven oriun­do de Sto­ke-onT­rent, en In­gla­te­rra. “Al ca­bo de unos me­ses, me anun­ció que es­ta­ba em­ba­ra­za­da. ¡Y así fue co­mo me vi­ne a vi­vir aquí!”

Otros su­cum­bie­ron a los en­can­tos de la is­la, a su sin­gu­lar me­teo­ro­lo­gía, da­do que las cua­tro es­ta­cio­nes pue­den en­ca­de­nar­se en ape­nas una ho­ra, o sim­ple­men­te a su va­le­ro­so es­pí­ri­tu.

En un pe­que­ño lo­cal con­ti­guo a la tien­da de co­mes­ti­bles, Owen y La­rai­ne Wyn-Jo­nes al­qui­lan bi­ci­cle­tas de mon­ta­ña y pi­ra­guas du­ran­te la tem­po­ra­da al­ta. Tras des­cu­brir Eigg, es­ta pa­re­ja de trein­ta­ñe­ros –él es ga­lés y ella in­gle­sa– de­ci­dió ins­ta­lar­se en la is­la ha­ce tres años, aban­do­nan­do Bir­ming­ham y sus tra­ba­jos de mar­ke­ting e in­for­má­ti­ca. “No te­ne­mos nin­gu­na raíz en la is­la. Tam­po­co pen­sá­ba­mos reha­cer nues­tra vi­da”, nos ase­gu­ra Owen. “No la he­mos bus­ca­do, fue Eigg quien nos en­con­tró.”

Un po­co más le­jos, en un lu­gar lla­ma­do Kil­don­nan, Johnny Job­son, su es­po­sa y sus tres hi­jos re­si­den en un en­can­ta­dor co

tta­ge blan­co ado­sa­do a un pe­que­ño bos­que. Él co­no­ció Eigg en 1993 al tra­ba­jar du­ran­te el verano en un bar­co pes­que­ro. “Al prin­ci­pio, ve­nía­mos de va­ca­cio­nes”, nos cuen­ta es­te antiguo pe­rio­dis­ta de unos 40 años de edad que tra­ba­ja­ba en Glas­gow.“El pe­rió­di­co en el que tra­ba­ja­ba

Es­ta ca­si­ta al­ber­ga un pub: aun­que es­tá siem­pre abier­to, los clien­tes de­ben lle­var sus pro­pias bo­te­llas, por­que el pro­pie­ta­rio no tie­ne li­cen­cia pa­ra ven­der be­bi­das al­cohó­li­cas. En la is­la, don­de no hay po­li­cía, se res­pe­tan las re­glas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.