NO­TI­CIAS

Is­las Cook: un ro­sa­rio de pa­raí­sos pa­cí­fi­cos

Geo - - SUMARIO -

Las quin­ce is­las de es­te pe­que­ño ar­chi­pié­la­go del Pa­cí­fi­co Sur, a me­dio ca­mino en­tre Nue­va Ze­lan­da y Ha­wái, su­man una su­per­fi­cie si­mi­lar a la de la ciu­dad de Ávila: en torno a los 235 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, pa­ra unos 21.000 ha­bi­tan­tes, eso sí, es­tán dis­tri­bui­das en un área vas­ta del co­ra­zón del océano Pa­cí­fi­co. Su nom­bre re­cuer­da al ca­pi­tán Ja­mes Cook, que las re­cla­mó pa­ra la co­ro­na bri­tá­ni­ca en­tre 1773 y 1779, si bien en la ac­tua­li­dad, y des­de 1965, su te­rri­to­rio cons­ti­tu­ye un Es­ta­do li­bre aso­cia­do y au­tó­no­mo de Nue­va Ze­lan­da. Si su gran icono pa­ra­di­sia­co es la is­la Ai­tu­ta­ki, cu­ya la­gu­na es­tá con­si­de­ra­da una de las más be­llas del mun­do, la ín­su­la de Atiu, la más sal­va­je tam­bién co­no­ci­da co­mo Enua­ma­nu ( “tie­rra de pá­ja­ros”), es un te­so­ro geo­ló­gi­co es­con­di­do de las ru­tas tu­rís­ti­cas más fre­cuen­ta­das. Es­tá ro­dea­da de un es­tre­cho arre­ci­fe de co­ral y al­ber­ga un exu­be­ran­te bos­que tro­pi­cal re­ple­to de he­le­chos gi­gan­tes con cue­vas ma­ra­vi­llo­sas de pie­dra ca­li­za. El tú­nel de Ti­ro­to, un ver­da­de­ro pa­sa­di­zo sub­te­rrá­neo que co­nec­ta el lago in­te­rior con el mar pue­de re­co­rrer­se, aun­que su apo­do (“cue­va de ba­rro”) es bas­tan­te elo­cuen­te so­bre su es­ta­do. La de Ana­ta­ke­ta­ke es otra gru­ta de su­mo in­te­rés por­que en su in­te­rior vi­ve un pá­ja­ro de­no­mi­na­do ko­pe­ka, ca­paz de en­con­trar su ni­do con ayu­da del eco in­te­rior. En el pa­sa­do, al­gu­nas de es­tas cue­vas fue­ron uti­li­za­das co­mo cá­ma­ras se­pul­cra­les don­de aún ya­cen los res­tos de an­ti­guos ha­bi­tan­tes de Atiu. Tam­bién se pue­de na­ve­gar por sus cris­ta­li­nas aguas pa­ra des­cu­brir la ma­gia de la vi­da ma­ri­na, na­dar con las tor­tu­gas gi­gan­tes o ale­grar la vis­ta con los be­llos co­lo­res de la flo­ra y la fau­na tan di­ver­sas.

Una inusual atrac­ción is­le­ña es el lla­ma­do Mys­tery Ho­tel, un ho­tel mis­te­rio­so, que se en­cuen­tra en la lo­ca­li­dad de Vai­maan­ga, en el la­do sur de la is­la Ra­ro­ton­ga. Se tra­ta de las rui­nas de los su­ce­si­vos es­ta­ble­ci­mien­tos ho­te­le­ros que des­de 1987 se han tra­ta­do de le­van­tar en el so­lar, siem­pre con el mis­mo re­sul­ta­do: su aban­dono. Di­cen los lu­ga­re­ños que to­dos los ne­go­cios re­la­cio­na­dos con el ho­tel fra­ca­san de­bi­do a una mal­di­ción lan­za­da en 1911: nin­gu­na com­pa­ñía ten­dría éxi­to has­ta que la tie­rra re­gre­sa­ra a sus le­gí­ti­mos due­ños. Hoy el edi­fi­cio rui­no­so se ha con­ver­ti­do en ho­gar de ani­ma­les sal­va­jes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.