ICONO

John Muir

Geo - - SUMARIO -

Co­rría el año 1903 cuan­do el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Theo­do­re Roo­se­velt em­pren­dió un via­je ala mon­ta­ña ca­li­for­nia na. Des­co­no­ce­mos los de­ta­lles de lo ocu­rri­do du­ran­te aque­llos cua­tro días en ple­na na­tu­ra­le­za, pe­ro a su vuel­ta a la ci­vi­li­za­ción, el po­lí­ti­co pu­so en mar­cha una cam­pa­ña sin pre­ce­den­tes des­ti­na­da ala pro­tec­ción de los bos­ques y las áreas na­tu­ra­les nor­te ame­ri­ca­nas. En una épo­ca en la que Es­ta­dos Uni­dos vi­vía un des­afo­ra­do boom des ar rol lis­ta, la apues­ta de­ci­di­da por la con­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za su­pu­so una gran re­vo­lu­ción. ¿Qué ins­ti­gó la ac­ti­tud del pre­si­den­te? O me­jor di­cho, ¿quién la pro­pi­ció? El ar­tí­fi­ce de tan sin­gu­lar ini­cia­ti­va fue John Muir (1838-1914), el san­to pa­trón de la na­tu­ra­le­za vir­gen, un agri­cul­tor bar­bu­do y des­gar­ba­do, pas­tor, es­cri­tor y con­ser­va­cio­nis­ta de ori­gen es­co­cés, fiel se­gui­dor de Hum­boldt y pri­mer eco­lo­gis­ta mo­derno. Muir, na­ci­do en Dun­bar, en la cos­ta oes­te de Es­co­cia,emi­gró con once años jun­to con su fa­mi­lia a Es­ta­dos Uni­dos. Ins­ta­la­do en Por­ta­ge, Wis­con­sin, sus co­rre­rías in­fan­ti­les por los cam­pos cer­ca­nos le con­ver­ti­rían con el tiem­po en un mi­nu­cio­so ob­ser­va­dor de la na­tu­ra­le­za. En 1867, un gra­ve ac­ci­den­te es­tu­vo a pun­to de de­jar­lo cie­go. El in­ci­den­te fue vi­vi­do co­mo una epi­fa­nía, pues a par­tir de en­ton­ces con­sa­gró su vi­da a la na­tu­ra­le­za. Así, im­bui­do de su vi­sión con­ser­va­cio­nis­ta, em­pren­dió un via­je a pie de más de 1.500 ki­ló­me­tros des­de In­dia­ná­po­lis has­ta el gol­fo de Mé­xi­co. Más tar­de re­co­rrió la cos­ta oes­te ame­ri­ca­na has­ta San Fran­cis­co y se aven­tu­ró en via­jes por me­dio mun­do,in­clui­do Alas­ka.Pe­ro fue la Sie­rra Ne­va­da ca­li­for­nia­na el lu­gar que cam­bió su vi­da.Allí se ins­ta­ló en una ca­ba­ña de ma­de­ra y allí es­cri­bió más de 300 ar­tícu­los y 10 li­bros, en­tre ellos Nues­tros Par­ques Na­cio­na­les, obra que im­pul­só al pre­si­den­te Roo­se­velt a em­pren­der el via­je co­men­ta­do al prin­ci­pio de es­te tex­to.Le acom­pa­ña­ba Muir, y jun­tos sen­ta­rían las ba­ses de la in­no­va­do­ra po­lí­ti­ca con­ser­va­cio­nis­ta del país. La con­tri­bu­ción de John Muir fue de­ci­si­va pa­ra crear los par­ques na­cio­na­les de Yo­se­mi­te, Se­quoia, Mount Rai­nier, Pe­tri­fied Fo­rest y Grand Can­yon, en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.