LA CA­SAS NO TIE­NEN CANALONES: NO RE­SIS­TEN LAS TROMBAS DE AGUA

Geo - - DESCUBIERTA - Fré­dé­ric Thérin

Ke­vin Brock­hurst y sus dos hi­jos es­tán be­bien­do cer­ve­za en la co­ci­na de la gran­ja. Se han pa­sa­do todo el día arre­glan­do el mo­tor de un trac­tor, an­tes de ex­ca­var una cis­ter­na pa­ra al­ma­ce­nar el agua que cae­rá du­ran­te la tem­po­ra­da de llu­vias. El ter­mó­me­tro ha vuel­to a so­bre­pa­sar hoy los 42 gra­dos cen­tí­gra­dos a la som­bra. Wendy, la es­po­sa de Ke­vin, ya se acos­tum­bró a es­tos fuer­tes ca­lo­res. En 1991, con ape­nas 20 años, es­ta mo­dis­ta ori­gi­na­ria de la ciu­dad in­gle­sa de Leeds vino a Aus­tra­lia pa­ra re­co­rrer todo el país. Lle­gó has­ta la re­gión sal­va­je de Kim­ber­ley, en la pun­ta no­roc­ci­den­tal, don­de co­no­ció a Ke­vin que aca­ba­ba de com­prar un te­rreno de 220.000 hec­tá­reas. Y Wendy se que­dó. Hoy en día, unas 7.000 reses pas­tan en las tie­rras de la pa­re­ja. El pue­blu­cho más cer­cano, Halls Creek, es­tá a 150 ki­ló­me­tros de su sta­tion, el ran­cho en Aus­tra­lia.

Es­ta an­ti­gua ur­ba­ni­ta lo lle­va muy bien: le en­can­ta vi­vir ais­la­da y ado­ra las sor­pre­sas que apor­tan al­go de ani­ma­ción a su ru­ti­na­ria vi­da co­ti­dia­na. Y aña­de a car­ca­ja­da ten­di­da: “Aquí las va­cas vue­lan ba­jo. Un ami­go mío vio cómo se es­tre­lla­ba una de­lan­te de su to­do­te­rreno cuan­do cir­cu­la­ba por la úni­ca ca­rre­te­ra as­fal­ta­da que atra­vie­sa la re­gión. ¡El po­bre ani­mal fue atro­pe­lla­do por un ca­mión y sal­tó por los ai­res!” Los ha­bi­tan­tes del lu­gar se sa­can cons­tan­te­men­te de sus chis­te­ras de va­que­ro pol­vo­rien­tas his­to­rias co­mo és­ta.

A los aman­tes de los wes­terns les en­can­ta­rá Kim­ber­ley. Es una de las re­gio­nes me­nos po­bla­das de Aus­tra­lia, con una su­per­fi­cie de 423.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos (más del 85% de la Es­pa­ña pe­nin­su­lar) y una po­bla­ción de ape­nas 39.000 ha­bi­tan­tes, de los que el 44% son abo­rí­ge­nes (so­lo su­po­nen el 3% de la po­bla­ción to­tal aus­tra­lia­na).

En lu­gar de ca­rrua­jes de ca­ba­llos, so­lo hay to­do­te­rre­nos ja­po­ne­ses su­per­equi­pa­dos. Ade­más, las lo­co­mo­to­ras de va­por nun­ca se aven­tu­ra­ron en es­te

fi­nis te­rrae. Sin em­bar­go, abun­dan los lla­ma­dos road trains (“trenes de ca­rre­te­ra”), unos ca­mio­nes de 50 me­tros de lar­go con tri­ple re­mol­que.

Sus ha­bi­tan­tes se pa­re­cen a los pio­ne­ros del Le­jano Oes­te nor­te­ame­ri­cano. En cuan­to se des­cu­bre en Kim­berly al­gún ya­ci­mien­to de hie­rro, pe­tró­leo, ní­quel, gas, co­bre o dia­man­tes (tal co­mo ocu­rrió du­ran­te el in­vierno pa­sa­do), o se anun­cia la aper­tu­ra de una nue­va mi­na, vie­ne gen­te de todo el país pa­ra pro­bar for­tu­na. Otros, co­mo Wendy y Ke­vin Brock­hurst prue­ban suer­te con enor­mes re­ba­ños. Cuan­do no es­tán des­mo­ra­li­za­dos por el ais­la­mien­to, la fau­na lo­cal (co­co­dri­los, ser­pien­tes, ara­ñas...) o las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ex­tre­mas: du­ran­te la es­ta­ción se­ca, des­de ma­yo has­ta oc­tu­bre, las tem­pe­ra­tu­ras so­bre­pa­san ca­si to­dos los días los 40 gra­dos cen­tí­gra­dos y, se­gún nos cuen­ta Wendy, “el pol­vo se cue­la por to­das par­tes”. Pe­ro a par­tir del mes de no­viem­bre, es un di­lu­vio.

Los le­chos se­cos se trans­for­man en ríos in­con­tro­la­bles que lo in­va­den todo a su pa­so. Du­ran­te más de cua­tro me­ses, la re­gión que­da a me­nu­do ais­la­da del res­to del país. Las tor­men­tas son tan vio-

len­tas que las ca­sas no sue­len te­ner canalones, por­que es­tos no re­sis­ten las trombas de agua. Por la no­che, los cons­tan­tes ra­yos ilu­mi­nan el bush (sa­ba­na) co­mo si fue­ra de día. En­ton­ces la na­tu­ra­le­za al­can­za la ci­ma de la be­lle­za, con sus co­lo­res vi­vos y pu­ros: mar de co­lor es­me­ral­da, acantilados anaran­ja­dos y pla­yas de are­na blanca tan fi­na co­mo el pol­vo de tal­co. En el in­te­rior de la re­gión, ma­jes­tuo­sos ca­ño­nes y mon­tes sor­pren­den­te­men­te re­don­dos cor­tan la tie­rra ro­ja. Más allá de las huer­tas de man­gos y los cul­ti­vos de me­lo­nes y ca­la­ba­zas que ro­dean la ciu­dad de Ku­nu­nu­rra, si­tua­da en el no­res­te, du­ran­te cien­tos de ki­ló­me­tros so­lo en­con­tra­re­mos bao­babs, unos ár­bo­les que le dan un ai­re afri­cano a es­ta re­gión aus­tral.

Pe­ro la re­gión de Kim­ber­ley tam­bién se dis­tin­gue por la di­ver­si­dad de sus co­mu­ni­da­des abo­rí­ge- nes (Bu­nu­ba, Ya­wu­ru, Ka­ra­ja­rri, Wo­rro­rra...), que per­te­ne­cen a gru­pos lin­güís­ti­cos di­fe­ren­tes. Mar­tin Préaud, an­tro­pó­lo­go de la Es­cue­la de Al­tos Es­tu­dios de Cien­cias So­cia­les y es­pe­cia­lis­ta de Kim­ber­ley, afir­ma: “Es­tas tri­bus siem­pre han man­te­ni­do el con­tac­to en­tre ellas, pe­ro a par­tir de los años se­ten­ta, se or­ga­ni­za­ron a ni­vel re­gio­nal pa­ra de­fen­der sus len­guas, su cul­tu­ra y sus de­re­chos, en par­ti­cu­lar el de po­seer la tie­rra que les vio na­cer. Los abo­rí­ge­nes crea­ron una ins­ti­tu­ción que les re­pre­sen­ta cuan­do ne­ce­si­tan que su opi­nión sea te­ni­da en cuen­ta en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que les con­cier­nen, aun­que has­ta aho­ra no ha si­do pa­ra na­da así”. Al­gu­nos de sus lí­de­res se han con­ver­ti­do en gran­des fi­gu­ras na­cio­na­les, co­mo Pa­trick Dod­son, que fue el pri­mer autóctono en ser or­de­na­do sa­cer­do­te y es se­na­dor de Aus­tra­lia Oc­ci­den­tal des­de 2016.

O Ju­ne Oscar, pro­duc­to­ra de ci­ne y tea­tro, que fue con­de­co­ra­da en 2013 con la Or­den de Aus­tra­lia por su lu­cha con­tra el al­coho­lis­mo.

Kim­ber­ley si­gue sien­do un bas­tión aborigen por­que la co­lo­ni­za­ción fue más tar­día y me­nos ma­si­va que en el res­to del país. La pri­me­ra ex­pe­di­ción or­ga­ni­za­da por la Co­ro­na bri­tá­ni­ca a la re­gión se re­mon­ta a 1837. Pe­ro hu­bo que es­pe­rar has­ta 1880 pa­ra que los pri­me­ros blan­cos se ins­ta­la­ran en es­te te­rri­to­rio in­hós­pi­to. Las re­la­cio­nes en­tre los (es­ca­sos) co­lo­nos y los au­tóc­to­nos fue­ron bas­tan­te ten­sas.

Di­llon An­drews, un el­der (“an­ciano”) que cree te­ner más de 70 años (mu­chos abo­rí­ge­nes no sa­ben su fe­cha de na­ci­mien­to), nos cuen­ta: “La ma­yo­ría de los blan­cos que lle­ga­ron a Kim­ber­ley eran re­clu­sos. Y la co­sa no fue bien”. Sen­ta­do en la cue­va de Tun­nel Creek que es­ta­ba ba­jo el mar ha­ce 350 mi­llo­nes de años, Di­llon jue­ga con un enor­me la­gar­to que in­ten­ta atra­par una ra­na muer­ta. Por en­ci­ma de él mi­les de mur­cié­la­gos to­man el fres­co bo­ca aba­jo. A lo le­jos aso­man pun­ti­tos a la al­tu­ra de un río. Son co­co­dri­los de agua dul­ce que es­pe­ran pa­cien­te­men­te que una pre­sa se acer­que a sus man­dí­bu­las. Di­llon ni los mi­ra, per­di­do en sus pen­sa­mien­tos. Pre­fie­re no pen­sar en un pa­sa­do do­lo­ro­so.

Lind­say Ma­lay es mu­cho más vo­lu­ble, pe­ro tam­bién más pru­den­te. Apos­ta­do de­lan­te de uno de sus cua­dros en la ga­le­ría de War­mun, muy al es­te, es­te pintor que tie­ne 46 años avi­sa: “De­bo te­ner cui­da­do con mis de­cla­ra­cio­nes por­que a los an­cia­nos no les gus­ta que ha­ble­mos de es­to y po­drían to­mar­la con­mi­go si me voy de la len­gua”. Pe­ro al fi­nal se de­ci­de: “Los pri­me­ros co­lo­nos que lle­ga­ron a Kim­ber­ley, que eran ga­na­de­ros, em­pe­za­ron a ma­tar­nos ma­si­va­men­te por­que éra­mos nó­ma­das y no que­rían que hu­bie­se in­tru­sos en sus tie­rras que pu­die­ran mo­les­tar a sus re­ba­ños”.

El in­ves­ti­ga­dor Mar­tin Préaud nos con­fir­ma es­te si­nies­tro epi­so­dio y aña­de: “Una ex­pe­di­ción pu­ni­ti­va fue or­ga­ni­za­da a fi­na­les de los años de 1890, tras la re­be­lión di­ri­gi­da por Jan­da­ma­rra, un miem­bro de la tri­bu Bu­nu­ba. No se co­no­ce el ba­lan­ce exac­to de di­cha ma­tan­za, pe­ro se ha­bla de va­rios cien­tos de muer­tos”. Los abo­rí­ge­nes que no fue­ron ma­sa­cra­dos fue­ron re­clu­ta­dos a la fuer­za por las

sta­tions. Las mu­je­res se ocu­pa­ban de las ta­reas del ho­gar y los hom­bres del ga­na­do. Sin per­ci­bir suel­do al­guno. Y tal co­mo ocu­rrió en el res­to de Aus­tra­lia du­ran­te mu­chos años, al­gu­nos ni­ños fue­ron lle­va­dos a las mi­sio­nes sin el con­sen­ti­mien­to de sus pa­dres, sien­do apar­ta­dos de sus raí­ces, cris­tia­ni­za­dos a la fuer­za y a me­nu­do obli­ga­dos a ca­sar­se con blan­cos: en­tre 500 y 600 jó­ve­nes fue­ron “re­clu­ta­dos” en Moo­la Bu­lla, al es­te de Kim­ber­ley y otros 300 lo fue­ron en Bea­gle Bay, cer­ca de la cos­ta oes­te. “Me se­pa­ra­ron de mis pa­dres cuan­do ape­nas te­nía diez años y me me­tie­ron en un or­fa­na­to en el que per­ma­ne­cí dos años. Lue­go me man­da­ron a una es­cue­la ca­tó­li­ca”, nos cuen­ta sin ani­mo­si­dad Bren­dan Cha­que­bor, alias Bundy, de 55 años. Es­te antiguo va­que­ro se de­di­ca en la ac­tua­li­dad a or­ga­ni­zar vi­si­tas cul­tu­ra­les a la pe­nín­su­la de Dam­pier, un ar­chi­pié­la­go sal­va­je en cu­yas pla­yas des­can­san los co­co­dri­los de mar, los lla­ma­dos sal­ties (“sa­la­dos”). “Co­mo mu­chos otros, for­mo par­te de las lla­ma­das 'ge­ne­ra­cio­nes ro­ba­das.”

Se­gún el pro­fe­sor Ro­bert Man­ne, es­pe­cia­lis­ta en la ma­te­ria de la Uni­ver­si­dad La Tro­be (Mel­bour­ne), en­tre 20.000 y 25.000 ni­ños fue­ron se­pa­ra­dos de sus pa­dres de 1910 a 1970. Di­cha po­lí­ti­ca te­nía un ob­je­ti­vo cla­ro: “Los blan­cos que­rían que los abo­rí­ge­nes se di­lu­ye­ran en la so­cie­dad, que per­die­ran sus ca­rac­te­rís­ti­cas cul­tu­ra­les, lin­güís­ti­cas e

in­clu­so fí­si­cas, fa­vo­re­cien­do el mes­ti­za­je”, nos ex­pli­ca Mar­tin Préaud. Es­te pro­gra­ma pro­vo­có te­rri­bles trau­mas. En Kim­ber­ley, no hay una so­la fa­mi­lia que no lo ha­ya su­fri­do.” La asi­mi­la­ción for­zo­sa no con­si­guió sub­sa­nar la bre­cha cul­tu­ral en­tre abo­rí­ge­nes y aus­tra­lia­nos pro­ce­den­tes de la co­lo­ni­za­ción. “He apren­di­do a mi­rar a los blan­cos a los ojos y a sen­tar­me a su la­do”, nos ex­pli­ca Leah Um­ba­gai, de 43 años, que di­ri­ge una ga­le­ría de ar­te aborigen cer­ca de la ciu­dad cos­te­ra de Derby. “Pe­ro si es­toy con mi pa­dre o mis her­ma­nos, no cru­zo la mi­ra­da con ellos por­que se­ría una fal­ta de edu­ca­ción. Y siem­pre asis­ti­mos a los ri­tos de pa­so o fu­ne­ra­les en nues­tra co­mu­ni­dad, aun­que nos cues­te per­der el pues­to de tra­ba­jo.”

Du­ran­te el año 1974, se abo­lie­ron por fin en Aus­tra­lia las prác­ti­cas vio­len­tas con­tra los abo­rí­ge­nes. Es de­cir, sie­te años des­pués de que el Par­la­men­to fe­de­ral re­co­no­cie­se a los au­tóc­to­nos co­mo ciu­da­da­nos de pleno de­re­cho. Y las tie­rras de las que fue­ron ex­pul­sa­dos em­pe­za­ron a ser­les res­ti­tui­das a par­tir de 1976. Des­de 1998, el 26 de ma­yo se ha con­ver­ti­do en “el día na­cio­nal del re­mor­di­mien­to”, el Na­tio­nal Sorry Day, por los agra­vios su­fri­dos por las ge­ne­ra­cio­nes ro­ba­das. Y las re­la­cio­nes en­tre am­bas co­mu­ni­da­des se han pa­ci­fi­ca­do.

Leah Um­ba­gai se ale­gra: “Ya no exis­te ra­cis­mo en nues­tra re­gión. Pe­ro no po­de­mos de­cir lo mis­mo de to­da Aus­tra­lia. Un día en Perth (la ca­pi­tal de Aus­tra­lia Oc­ci­den­tal, un in­men­so Es­ta­do del que for­ma par­te Kim­ber­ley), qui­se lle­var a mis hi­jos a un res­tau­ran­te de lu­jo, ¡pe­ro el ca­ma­re­ro nos ne­gó la en­tra­da!”

Pa­ra el an­tro­pó­lo­go Mar­tin Préaud, la dis­cri­mi­na­ción se ma­ni­fies­ta mu­cho más en re­gio­nes con me­nos abo­rí­ge­nes que los exis­ten­tes en la ciu­dad de Kim­ber­ley, don­de a fin de cuen­tas “la di­ver­si­dad es muy al­ta y don­de to­dos in­ten­tan lle­var­se bien con sus ve­ci­nos.”

Pe­ro, al igual que en el res­to del país, la mi­no­ría aborigen to­da­vía no ha con­se­gui­do con­tra­rres­tar el re­tra­so que ha acu­mu­la­do des­de la lle­ga­da de los pri­me­ros co­lo­nos. Se­gún el Aus­tra­lian Bu­reau of Sta­tis­tics, a es­ca­la na­cio­nal, la ta­sa de mor­ta­li­dad in­fan­til de los “in­dí­ge­nas” (así es la ter­mi­no­lo­gía ofi­cial) du­pli­ca la del res­to de la po­bla­ción aus­tra­lia­na. En cuan­to a su es­pe­ran­za de vi­da, vi­ven de me­dia diez años me­nos, y su ta­sa de en­car­ce­la­mien­to es tre­ce ve­ces ma­yor. Y aun­que hoy en día el 61% de los abo­rí­ge­nes ter­mi­na sus es­tu­dios se­cun­da­rios (fren­te al 86% de los de­más aus­tra­lia­nos), su in­te­gra­ción en el mun­do la­bo­ral si­gue sien­do in­su­fi­cien­te: ape­nas el 48% del to­tal de la po­bla­ción aborigen tie­ne tra­ba­jo (fren­te al 72% del res­to de aus­tra­lia­nos).

No obs­tan­te, en Kim­ber­ley la si­tua­ción sue­le ser me­nos ad­ver­sa. “Aquí hay mu­cho tra­ba­jo", afir­ma Ted Hall, que ha tra­ba­ja­do de car­pin­te­ro, alba­ñil y em­plea­do de gran­ja, an­tes de fun­dar una agen­cia de via­jes. Los ga­na­de­ros siem­pre es­tán bus­can­do per­so­nal. Las huer­tas de Ku­mu­nu­rra re­clu­tan a gen­te en la tem­po­ra­da de co­se­cha.”

Tam­bién hay que men­cio­nar las ri­que­zas del sub­sue­lo, co­mo la ma­yor mi­na de dia­man­tes del mun­do. Es­ta mi­na, lla­ma­da Argy­le y si­tua­da en el es­te de la re­gión, lle­va sien­do ex­plo­ta­da des­de 1985 por el gru­po Río Tin­to, que trans­fie­re ca­da año a las sie­te co­mu­ni­da­des lo­ca­les (unas 3.000 per­so­nas) 1,2 mi­llo­nes de eu­ros en com­pen­sa­ción por la ocu­pa­ción de sus tie­rras. “Pe­ro di­chos ro­yal­ties ter­mi­na­rán en 2021, cuan­do se ago­te el ya­ci­mien­to", aña­de con preo­cu­pa­ción Ted Hall.“¿Y qué que­da­rá en­ton­ces de todo es­te di­ne­ro? Los que se be­ne­fi­cia­ron lo di­la­pi­da­ron todo. Un ver­da­de­ro de­rro­che”.

Las mi­nas no son la úni­ca ri­que­za lo­cal. El des­cu­bri­mien­to de las ma­yo­res os­tras del mun­do –las

Pin­cta­da má­xi­ma– fren­te a la pe­nín­su­la de Dam­pier, pro­vo­có a fi­na­les del si­glo XIX una fie­bre del ná­car. Así fue co­mo se fun­dó en 1879 el puer­to de Broo­me, lo­ca­li­dad que se con­vir­tió más ade­lan­te en ca­pi­tal de Kim­ber­ley (con ape­nas 16.000 ha­bi­tan­tes). Los in­dí­ge­nas fue­ron re­clu­ta­dos a la fuer­za por los pio­ne­ros y em­bar­ca­dos en los lug­gers, bar­cos de pesca, pa­ra sumergirse en el agua y bus­car con­chas. Cuen­tan que, si no en­con­tra­ban nin­gu­na, te­nían que vol­ver a la su­per­fi­cie con are­na en la mano pa­ra de­mos­trar que ha­bían to­ca­do el fon­do. Pe­ro los ti­bu­ro­nes, los co­co­dri­los y las me­du­sas ve­ne­no­sas diez­ma­ron a es­tos es­cla­vos del mar, ra­zón por la cual los co­lo­nos no tar­da­ron en traer mano de obra asiá­ti­ca, so­bre todo ma­la­yos, fi­li­pi­nos y ja­po­ne­ses. Con sus pe­sa­das es­ca­fan­dras, los bu­cea­do­res pa­sa­ban mu­chas ho­ras su­mer­gi­dos, y eran fre­cuen­tes los ac­ci­den­tes de des­com­pre­sión. Has­ta tal pun­to que Broo­me al­ber­ga el ma­yor ce­men­te­rio ja­po­nés (más de 900 cuer­pos) fue­ra del Im­pe­rio del sol na­cien­te.

A prin­ci­pios del si­glo XX, el 80% del ná­car uti­li­za­do en el mun­do pa­ra fa­bri­car bo­to­nes de ca­mi­sa pro­ce­día de la re­gión de Broo­me, has­ta la apa­ri­ción de los bo­to­nes de plás­ti­co, al fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. La re­gión de Kim­ber­ley se pa­só en­ton­ces a las per­las cul­ti­va­das.

Fun­da­da en 1946 a 220 ki­ló­me­tros al nor­te de Broo­me, Cy­gnet Bay Farm es la gran­ja per­le­ra más an­ti­gua de Aus­tra­lia. Em­plea a 60 tra­ba­ja­do­res que se ocu­pan de 90.000 Pin­cta­da má­xi­ma. Tras ser ma­ni­pu­la­das en el la­bo­ra­to­rio, las os­tras se cuel­gan en lí­neas que per­ma­ne­cen en al­ta mar du­ran­te dos años, tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra que se for­men las ma­yo­res os­tras del mun­do. El di­rec­tor de la gran­ja, Ja­mes Brown, des­cen­dien­te de una fa­mi­lia de co­lo­nos, es­tá preo­cu­pa­do y afir­ma: “Una es­pon­ja, la Clio­na ce­la­ta, lle­va diez años ata­can­do nues­tros cul­ti­vos y nos im­pi­de pro­du­cir per­las bo­ni­tas. Pa­ra col­mo, nos en­fren­ta­mos a una mis­te­rio­sa en­fer­me­dad, la oys­ter oe­de­ma

di­sea­se que las es­tá diez­man­do.” La si­tua­ción es tan gra­ve que ca­tor­ce de las die­ci­sie­te em­pre­sas lo­ca­les han te­ni­do que echar el cie­rre.

Hoy en día, el tu­ris­mo es la in­dus­tria más pro­me­te­do­ra, so­bre todo pa­ra las tri­bus lo­ca­les: la re­gión de Kim­ber­ley aco­ge ca­da año a 400.000 vi­si­tan­tes, en su ma­yo­ría aus­tra­lia­nos. Di­llon An­drews, el el­der al que le gus­ta me­di­tar en cue­vas, fue uno de los pri­me­ros en de­ci­dir­se por es­ta ac­ti­vi­dad, ha­ce quin­ce años. “Cuan­do nos vi­si­tan ex­tran­je­ros pue­do com­par­tir con ellos nues­tra his­to­ria y nues­tra cul­tu­ra, y ade­más ge­ne­rar in­gre­sos pa­ra mí y pa­ra los que tra­ba­jan con­mi­go”, nos cuen­ta. Es una bue­na ma­ne­ra de aca­bar con la ocio­si­dad, la dro­ga­dic­ción y el al­coho­lis­mo que pa­de­cen nues­tras co­mu­ni­da­des, y tra­ba­jar por un fu­tu­ro me­jor.” Mar­tin Préaud lo con­fir­ma: “El tu­ris­mo es una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca sos­te­ni­ble pa­ra los abo­rí­ge­nes. Tam­bién ani­ma a los jó­ve­nes a per­ma­ne­cer en la tie­rra de sus an­te­pa­sa­dos y a per­pe­tuar sus tra­di­cio­nes.” Bundy, el que fue va­que­ro, se ha es­pe­cia­li­za­do en excursiones pa­ra dar a co­no­cer la flo­ra que uti­li­zan los au­tóc­to­nos. Mien­tras mas­ti­ca una ba­ya ro­ja que se con­vier­te en chi-

cle en su bo­ca, se­ña­la con el de­do una plan­ta,

Alp­hi­to­nia ex­cel­sa, y le co­men­ta a un gru­po de tu­ris­tas: “¿Ven esa hoja? Mó­jen­la y ha­rá es­pu­ma co­mo si fue­ra ja­bón”.

Bundy or­ga­ni­za sus excursiones des­de el cam­ping de lu­jo de Kool­ja­man, si­tua­do en la pun­ta de la pe­nín­su­la de Dam­pier, ahí don­de el cre­púscu­lo ilu­mi­na los acantilados. En 1997, los in­dí­ge­nas fun­da­ron Kool­ja­man, el pri­mer alo­ja­mien­to tu­rís­ti­co de Aus­tra­lia crea­do por ellos. “Cuan­do el Go­bierno nos de­vol­vió nues­tras tie­rras en 1976, los dos cla­nes de Ca­bo Le­ve­que de­ci­die­ron tra­ba­jar jun­tos pa­ra crear em­pleos”, nos ex­pli­ca Bundy. “El pro­yec­to tar­dó en con­cre­tar­se, pe­ro aho­ra el cam­ping es­tá siem­pre lleno.”

En mu­chas par­tes de Kim­ber­ley los abo­rí­ge­nes es­tán si­guien­do su ejem­plo. Bart Pi­gram, de 35 años y pa­dre de cin­co hi­jos, se de­ci­dió a dar el pa­so ha­ce cin­co años. “Siem­pre fui de­ma­sia­do va­go pa­ra ir a la es­cue­la y me cues­ta ha­cer­me con el pa­pe­leo”, nos con­fie­sa son­rien­do. “Pe­ro me en­can­ta lle­var a los ex­tran­je­ros has­ta las hue­llas de di­no­sau­rios de nues­tras pla­yas (ver re­cua­dro de la pá­gi­na an­te­rior) o de­gus­tar con ellos os­tras bien le­cho­sas.” La agen­cia que creó, Nar­li­jia Cul­tu­ral Tours, tie­ne su ba­se de ope­ra­cio­nes en Broo­me, una ciu­dad con ai­re de gran pue­blo sin nin­gún se­má­fo­ro. En la cos­ta, se pue­de pa­sear en dro­me­da­rios. El ayun­ta­mien­to quie­re trans­for- mar la ciu­dad pa­ra que se con­vier­ta en la puer­ta de en­tra­da al Gran Oes­te Aus­tra­liano pa­ra el “tu­ris­mo in­dí­ge­na”.

El ar­te es otra ta­bla de sal­va­ción pa­ra las tri­bus lo­ca­les. Las crea­cio­nes abo­rí­ge­nes fue­ron me­nos­pre­cia­das du­ran­te mu­chos años por la po­ten­cia co­lo­nial, pe­ro des­de los años se­ten­ta del si­glo pa­sa­do em­pe­zó a des­per­tar el in­te­rés del pú­bli­co, so­bre todo gra­cias a los mo­vi­mien­tos au­tóc­to­nos de eman­ci­pa­ción. Y en la ac­tua­li­dad han lle­ga­do in­clu­so a ser muy apre­cia­das por los co­lec­cio­nis­tas de ar­te. Las obras de los na­ti­vos de Kim­ber­ley, co­mo por ejem­plo Rusty Pe­ters o Ma­bel Ju­li, se ven­den por im­por­tes que os­ci­lan en­tre los 4.000 y los 13.000 eu­ros. Las de Paddy Bed­ford (fa­lle­ci­do en 2007) sue­len al­can­zar a me­nu­do la ci­fra de 200.000 eu­ros. Pe­ro un cua­dro de Ro­ver Tho­mas, ar­tis­ta que ha si­do ho­me­na­jea­do en la Bie­nal de Ve­ne­cia y en el Mu­seo del Her­mi­ta­ge de San Pe­ters­bur­go, rom­pió en 2001 una ci­fra ré­cord en una subas­ta: al­can­zó los 500.000 eu­ros.

Nu­me­ro­sos abo­rí­ge­nes, que se for­ma­ron so­bre la mar­cha y bas­tan­te tar­de, con­si­guen en la ac­tua­li­dad vi­vir de ello, co­mo Lind­say Ma­lay que ex­po­ne sus obras en War­mun. Y nos cuen­ta: “Co­mo mu­chos otros em­pe­cé a pin­tar por­que ne­ce­si­ta­ba el di­ne­ro: que­ría pa­gar­le a mi hi­jo la for­ma­ción de ji­ne­te de ro­deo. Con el tiem­po com­pren­dí que el ar­te me per­mi­ti­ría aún más: re­cu­pe­rar los la­zos con mi tie­rra y con mi his­to­ria.”

Ser­pien­tes, can­gu­ros, si­lue­tas dis­fra­za­das, ros­tros con ojos enor­mes... En mu­chas obras ar­tís­ti­cas en­con­tra­mos los mis­mos mo­ti­vos que los que fue­ron di­bu­ja­dos an­ta­ño en las pa­re­des ro­co­sas de Kim­ber­ley, que fi­gu­ran en­tre los si­tios ru­pes­tres más an­ti­guos del país (más de 17.000 años).

En otras re­gio­nes de Aus­tra­lia, los au­tóc­to­nos ya uti­li­zan so­bre todo pin­tu­ra acrí­li­ca, pe­ro mu­chos ar­tis­tas de Kim­ber­ley, so­bre todo los que se han asen­ta­do en War­mun, per­ma­ne­cen fie­les a la tra­di­ción al se­guir uti­li­zan­do pig­men­tos na­tu­ra­les. Al­gu­nos cua­dros son co­mo ma­pas abs­trac­tos de la re­gión, pe­ro la ma­yo­ría se ins­pi­ra en el mi­to de la crea­ción del mun­do por “los gran­des an­ces­tros”, el “tiem­po de los sue­ños” pa­ra los abo­rí­ge­nes. Unos sue­ños que si­guen muy vi­vos en el Le­jano Oes­te aus­tra­liano.

Cer­ca del pub de Derby, uno de los tres úni­cos pue­blos de más de 2.000 ha­bi­tan­tes de la re­gión de Kim­ber­ley, se al­za un bao­bab, el em­ble­ma lo­cal. Al­gu­nos de es­tos ár­bo­les en­dé­mi­cos, cu­yo tron­co es hue­co, fue­ron uti­li­za­dos pa­ra en­ce­rrar a abo­rí­ge­nes du­ran­te la co­lo­ni­za­ción.

El ro­deo es la atrac­ción fa­vo­ri­ta de los jac­ka­roos, los ga­na­de­ros. En la re­gión de Kim­ber­ley hay ca­da vez más mu­je­res tra­ba­jan­do, las ji­lla­roos.

Miem­bros de dis­tin­tas tri­bus nu­me­ro­sas en la re­gión (Bu­nu­ba, Wo­rro­rra...) se con­gre­gan con mo­ti­vo de las co­rro­bo­ree, unas reunio­nes en las que bai­lan y re­pre­sen­tan sai­ne­tes que cuen­tan el mi­to fun­da­dor de los abo­rí­ge­nes: “el tiem­po de los sue­ños”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.