EL TRO­ZO DE LA CRUZ QUE SAN­TO TORIBIO TRA­JO DE JERUSALÉN

Geo - - GRAN SERIE 2018 -

“Un ca­fé so­lo por fa­vor.” El camarero con­tes­ta:“En se­gui­da”. No hay mu­chos clien­tes en el pe­que­ño bar de Ga­ra­ban­dal. Des­de el pue­blo de Puen­te­nan­sa hay ocho ki­ló­me­tros de cur­vas, co­li­nas y mon­tes que as­cien­den has­ta aquí, un lu­gar es­pe­cial que a mi­tad del si­glo pa­sa­do se con­vir­tió en el fo­co de aten­ción por unas pre­sun­tas apa­ri­cio­nes.

Una fi­na llo­viz­na y un re­ba­ño de va­cas cor­tan la ca­rre­te­ra de subida. Tras unos lar­gos mi­nu­tos, los jó­ve­nes pas­to­res sa­lu­dan y agra­de­cen la es­pe­ra. Las ul­ti­mas cur­vas son más am­plias; unas lí­neas blan­cas de apar­ca­mien­tos pa­ra au­to­ca­res re­cuer­dan que Ga­ra­ban­dal es un des­tino co­no­ci­do. Pe­ro hoy no hay na­die. La ca­rre­te­ra ter­mi­na en el tér­mino mu­ni­ci­pal del pe­que­ño pue­blo; más allá de las ca­sas, so­lo hay na­tu­ra­le­za.

May I in­vi­te you to the cof­fee? (¿ Pue­do in­vi­tar­te al ca­fé?), di­ce de re­pen­te uno de los clien­tes de la ba­rra. Es nor­te­ame­ri­cano, de Mas­sa­chus­sets y se lla­ma Mi­chael. Los co­men­ta­rios so­bre el cli­ma dan pa­so a una con­ver­sa­ción más in­tere­san­te, las apa­ri­cio­nes ma­ria­nas y los lu­ga­res eu­ro­peos don­de se han do­cu­men­ta­do: Fá­ti­ma, Lourdes, Med­jou­go­rie y tam­bién San Se­bas­tián de Ga­ra­ban­dal. Mien­tras tan­to, un gru­pi­to de an­cia­nas es­ta­dou­ni­den­ses se reúne en la te­rra­za. Mi­chael ex­pli­ca que la fe las ha mo­vi­do a ha­cer un via­je tan lar­go. “¿Qué sig­ni­fi­ca Ga­ra­ban­dal pa­ra vo­so­tros?” Res­pon­den: “La Vir­gen eli­gió es­te lu­gar ha­ce unos 50 años pa­ra ad­ver­tir a la hu­ma­ni­dad de los ma­los ca­mi­nos que es­ta­ba to­man­do, y tam­bién pa­ra dar­le es­pe­ran­za so­bre el fu­tu­ro. Ve­ni­mos de le­jos por­que la lla­ma­da ha si­do fuer­te y que­re­mos es­cu­char su voz”.

El 18 de ju­nio de 1961, cua­tro ni­ñas –Con­chi­ta, María Do­lo­res, Ja­cin­ta y María Cruz– subían a las ex­pla­na­das de las afue­ras del pue­blo, co­mo to­dos los días. Ese día de­ci­die­ron co­ger man­za­nas de los cam­pos, sa­bien­do que iban a co­me­ter un pe­ca­do. El cul­ti­vo de la tie­rra y el ga­na­do eran la for­ma de vi­da de los al­dea- nos. Du­ro tra­ba­jo, de­vo­ción y re­li­gión. Ese día, de re­pen­te, sen­de­ro em­pe­dra­do de la cues­ta cam­bió. Al­go es­ta­ba pa­san­do; de pron­to, los jue­gos y las ri­sas se tor­na­ron en ges­tos pro­fun­dos y se­rios. Las cua­tro ni­ñas se arro­di­lla­ron: la po­ten­cia de un gran trueno a po­cos me­tros de ellas des­per­tó su in­quie­tud, pues lo en­ten­die­ron co­mo una se­ñal por ha­ber ro­ba­do las man­za­nas. Pe­ro lo que vie­ron fue al ar­cán­gel Mi­guel. Con­chi­ta fue la pri­me­ra en po­ner­se de ro­di­llas. Al ver la su­mi­sión de su ami­ga en tran­ce, las otras ni­ñas se asus­ta­ron. Pe­ro en­se­gui­da tam­bién ellas que­da­ron enaje­na­das por la vi­sión. Con­chi­ta re­la­ta­ba así el mo­men­to: “De pron­to, se me apa­re­ció una fi­gu­ra muy be­lla, con mu­chos res­plan­do­res, que no me las­ti­ma­ban na­da los ojos”.

A esa ex­pe­rien­cia si­guie­ron otras en los días si­guien­tes, has­ta que el uno de ju­lio el ar­cán­gel fi­nal­men­te rom­pió su si­len­cio, anun­cian­do la ve­ni­da de la Vir­gen al día si­guien­te. Du­ran­te cua­tro años, has­ta 1965, hu­bo 2.000 apa­ri­cio­nes, al­gu­nas de ellas acom­pa­ña­das de men­sa­jes que las ni­ñas te­nían que trans­mi­tir pú­bli­ca­men­te. En prin­ci­pio los al­dea­nos no sa­bían có­mo reac­cio­nar an­te los ex­tra­ños su­ce­sos. Sin em­bar­go, em­pe­za­ron a des­car­tar po­si­bi­li­da­des cuan­do vie­ron los efec­tos del tran­ce so­bre las ni­ñas, que que­da­ban men­tal­men­te pa­ra­li­za­das: caían de ro­di­llas so­bre pie­dras afi­la­das y en di­fe­ren­tes rin­co­nes del pue­blo, las cua­tro al mis­mo tiem­po. Sus ojos no par­pa­dea­ban du­ran­te las vi­sio­nes y sus cuer­pos pa­re­cían no sen­tir do­lor al­guno. Ade­más, en al­gu­nas oca­sio­nes, rea­li­za­ban proezas,siem­pre con la mi­ra­da al cie­lo, co­mo ba­jar co­rrien­do los mon­tes. Su com­por­ta­mien­to pron­to atra­jo la aten­ción de mé­di­cos e in­ves­ti­ga­do­res que se acer­ca­ban al apar­ta­do lu­gar pa­ra in­ten­tar en­con­trar una ex­pli­ca­ción.

Des­de siem­pre, las apa­ri­cio­nes ma­ria­nas, así co­mo las vi­sio­nes ce­les­tia­les, han crea­do po­lé­mi­ca en el seno de la Igle­sia. Du­ran­te los dos mi­le­nios del cris­tia­nis­mo se cal­cu­la que ha ha­bi­do unas 2.000 in­ter­ven­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias de la Vir­gen, aun­que la Igle­sia ca­tó­li­ca ha re­co­no­ci­do so­lo quin­ce, un nú­me­ro muy exi­guo com­pa­ra­do con las pe­ti­cio­nes que le lle­gan.

La pri­me­ra no­ti­cia his­tó­ri­ca de una apa­ri­ción la cuen­ta Gre­go­rio de Ni­sa (335-392 d. C.) cuan­do na­rra la vi­sión que tu­vo el obis­po grie­go Gre­go­rio Tau­ma­tur­go en 231 d. C. Des­de en­ton­ces han si­do nu­me­ro­sas. Aun­que, se­gún la tra­di­ción, an­tes ocu­rrió la del Pi­lar de Za­ra­go­za, al­re­de­dor del 40 d. C., cuan­do María in­di­có el lu­gar so­bre el que le­van­tar la pos­te­rior ba­sí­li­ca. No obs­tan­te, es­ta no en­tra en la lis­ta “ofi­cial” de apa­ri­cio­nes. Pa­ra ello, la Igle­sia exi­ge que los he­chos es­tén res­pal­da­dos por una se­rie de evi­den­cias y tes­ti­mo­nios ob­je­ti­vos. Y eso no es tan sen­ci­llo cuan­do se ape­la a los sen­ti­mien­tos y la fe. Las co­mi­sio­nes de ex­per­tos ele­gi­dos desa­rro­llan un pa­pel muy mi­nu­cio­so an­tes de pro­cla­mar afir­ma­cio­nes que sa­ben po­drían in­fluir so­bre los fie­les.

Se­gún la con­gre­ga­ción pa­ra la doc­tri­na de la fe de 1978, hay tres po­si­bles jui­cios: ne­ga­ti­vo ( cons­tat de non su­per-na­tu­ra­li­ta­te), en es­pe­ra y po­si­ti­vo ( cons­tat de su­per-na­tu­ra­li­ta­te). Los jui­cios, sin em­bar­go, no se co­rres­pon­den con la reali­dad efec­ti­va, ya que el fer­vor po­pu­lar va por otro

ca­mino, le­van­tan­do san­tua­rios y crean­do lu­ga­res de pe­re­gri­na­ción y ple­ga­ria. Es el ca­so de Ga­ra­ban­dal: la Igle­sia no ha re­co­no­ci­do de for­ma ofi­cial las apa­ri­cio­nes, pe­ro sí in­di­ca que ese es un lu­gar de cul­to a la Vir­gen es­pe­cial, un si­tio de ora­ción y es­pi­ri­tua­li­dad.

Tras el pri­mer men­sa­je del ar­cán­gel Mi­guel, las cua­tro ni­ñas ca­ye­ron en éx­ta­sis pro­fun­do pa­ra re­ci­bir los men­sa­jes de la ma­dre de Dios. Las in­di­ca­cio­nes eran bas­tan­te cla­ras: cen­su­rar las ma­las cos­tum­bres del cle­ro y la hu­ma­ni­dad, que ha­bían trai­cio­na­do los idea­les cris­tia­nos y ol­vi­da­do la re­den­ción a tra­vés de la eu­ca­ris­tía y la pa­sión de Je­sús. Eran avi­sos du­ros pa­ra en­ca­rri­llar a una par­te de la so­cie­dad ha­cia un nue­vo ca­mino. El úl­ti­mo men­sa­je ofi­cial a las cua­tro ni­ñas, con fe­cha de 18 de ju­nio de 1965, re­cal­ca­ba es­tos as­pec­tos, anun­cian­do tam­bién un gran mi­la­gro fu­tu­ro.

Des­pués de los acon­te­ci­mien­tos, la pre­sión so­bre Ga­ra­ban­dal y las ni­ñas se in­ten­si­fi­có has­ta el pun­to de que es­tas de­ci­die­ron aban­do­nar su pue­blo na­tal. Tres de ellas em­pe­za­ron una nue­va vi­da en Es­ta­dos Uni­dos, le­jos de los fo­cos tras las apa­ri­cio­nes. La úni­ca que se que­dó en Es­pa­ña fue Ma­ri Cruz, que lle­gó a ne­gar el éx­ta­sis pa­ra fi­nal­men­te con­fir­mar los he­chos una vez di­si­pa­da la pre­sión me­diá­ti­ca.

Tras nues­tra in­ten­sa con­ver­sa­ción, Mi­chael se des­pi­de in­vi­tán­do­me a su­bir a la ex­pla­na­da de los pi­nos. “Su­be allí, nun­ca se sa­be cuán­do se pue­de pro­du­cir al­gún ti­po de fe­nó­meno. Qué­da­te en si­len­cio y re­za”.

El gru­po de nor­te­ame­ri­ca­nos, ve­ni­do de le­jos, ha­bía co­no­ci­do el re­la­to de las ni­ñas de for­ma di­rec­ta, en su tie­rra na­tal. Pa­ra Mi­chael y los mu­chos fie­les de Ga­ra­ban­dal no hay du­da al res­pec­to. Las chi­cas, des­pués de los cua­tro años de vi­sio­nes, tu­vie­ron una vi­da sen­ci­lla, hu­mil­de y de­vo­ta, lo que pa­ra ellos con­fir­ma que los fe­nó­me­nos ex­tra­or­di­na­rios que vi­vie­ron no fue­ron un mon­ta­je.

Un pe­rro so­li­ta­rio acom­pa­ña a las po­cas al­mas que en es­te día gris suben a la ex­pla­na­da de los pi­nos, lu­gar de una de las apa­ri­cio­nes ma­ria­nas. Des­de arri­ba, la vis­ta de mon­tes le­ja­nos y va­lles es abru­ma­do­ra. La zo­na de Ga­ra­ban­dal es­tá cer­ca de una ci­ma que ya en épo­ca pre­rro­ma­na se co­no­cía co­mo Peña Sagrada, lo que po­dría su­po­ner que des­de la An­ti­güe­dad se con­si­de­ra­ba un si­tio má­gi­co y enér­gi­co. Sím­bo­los me­die­va­les re­la­cio­na­dos con la mi­to­lo­gía lo­cal y el pri­mer cris­tia­nis­mo se en­cuen­tran en­tre las pie­dras de las ca­sas an­ti­guas del pue­blo, con mu­cha pro­ba­bi­li­dad re­co­gi­das en al­gu­nas rui­nas de la zo­na y re­uti­li­za­das por los ve­ci­nos.

En la ci­ma del mon­te la mi­ra­da se cla­va en el cie­lo, a la es­pe­ra de que al­go pa­se. No hay suer­te. Se­gún los ex­per­tos cien­tí­fi­cos, las men­tes in­fan­ti­les es­tán más pre­dis­pues­tas que las adul­tas ha­cia lo des­co­no­ci­do. Esa ca­pa­ci­dad de ir más allá de la ra­zón, tí­pi­ca de los ado­les­cen­tes, que se de­jan guiar por emo­cio­nes im­pe­tuo­sas, po­dría ser la ra­zón por la que la Vir­gen, en la ma­yo­ría de ca­sos, se acer­ca a ellos. ¿Quién sa­be? O co­mo co­men­ta­ba Mi­chael en el bar: “So­lo Dios lo sa­be”.

Mien­tras tan­to, más aba­jo, las cam­pa­nas de la igle­sia to­can a mi­sa de tar­de. Un gru­po de jó­ve­nes ba­ja de la ex­pla­na­da pa­ra acu­dir a las ora­cio­nes re­zan­do en voz al­ta el Ro­sa­rio. Es­tán muy uni­dos y sus ros­tros des­pren­den una gran se­re­ni­dad.

18 DE JU­NIO, 1961 Pri­me­ra apa­ri­ción de la Vir­gen a las cua­tro ni­ñas a las afue­ras del pue­blo de San Se­bas­tián de Ga­ra­ban­dal

2.000 APA­RI­CIO­NES de la Vir­gen en 2.000 años de cris­tia­nis­mo han so­li­ci­ta­do con­si­de­ra­ción ofi­cial, pe­ro la Igle­sia so­lo ha re­co­no­ci­do quin­ce

Te­ca con el Lig­num Cru­cis, la cruz de Cris­to. Es­te tro­zo de ma­de­ra es el frag­men­to maás gran­de que se con­ser­va en la ac­tua­li­dad. Sus me­di­das son de 635 mm el pa­lo ver­ti­cal y 393 mm el tra­ve­sa­ño, con un gro­sor de 40 mm.

Ex­pla­na­da de los pi­nos de Ga­ra­ban­dal, uno de los lu­ga­res don­de se pro­du­je­ron las apa­ri­cio­nes ma­ria­nas y del ar­cán­gel Mi­guel.

Cues­ta de ac­ce­so a la ex­pla­na­da des­de la lo­ca­li­dad. Las ni­ñas re­co­rrían es­te ca­mino to­dos los días. Tras las apa­ri­cio­nes, tres de ellas se mar­cha­rían a Es­ta­dos Uni­dos y so­lo una per­ma­ne­ce­ría en Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.