DESCUBIERTA

Geo - - SU­MA­RIO - POR ÁN­GEL MARTÍNEZ BER­ME­JO TEX­TO Y FOTOS

Bolivia: la ru­ta de las mi­sio­nes jesuitas

En la zo­na de tran­si­ción en­tre la Ama­zo­nia y el Cha­co, las mi­sio­nes jesuitas de Chiquitos nos ha­blan de una ex­tra­ña uto­pía en la épo­ca co­lo­nial: el uso de la mú­si­ca co­mo me­dio de evan­ge­li­za­ción y cohe­sión so­cial.

En el orien­te bo­li­viano, las mi­sio­nes de Chiquitos, ins­cri­tas en la lis­ta del Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad de la Unes­co, son la mues­tra feha­cien­te de la pre­sen­cia je­sui­ta es­pa­ño­la en la zo­na. Pe­ro su le­ga­do va más allá: allí donde se es­ta­ble­cie­ron, hoy re­sue­nan los acor­des de sus or­ques­tas de re­per­to­rio ba­rro­co. Un cla­ro ejem­plo del éxi­to que al­can­zó la evan­ge­li­za­ción a tra­vés de la mú­si­ca.

Ca­si to­dos los días, en­tre la ce­na y el mo­men­to de acos­tar­se, Luis Do­rian Ve­las­co de­di­ca una ho­ra a prac­ti­car al vio­lín la so­na­ta IX de Ig­na­zio Bal­bi, un mú­si­co ita­liano del si­glo XVIII. Los ve­ci­nos es­tán acos­tum­bra­dos a oír es­ta mú­si­ca en las no­ches tran­qui­las, cuan­do ape­nas pa­san coches por es­ta ca­lle de tie­rra en San Ra­fael. De he­cho no es el úni­co que lo to­ca. Es­te pue­blo de me­nos de 3.000 ha­bi­tan­tes tie­ne una or­ques­ta de jó­ve­nes que in­ter­pre­tan un va­ria­do re­per­to­rio. Luis em­pe­zó a to­car si­guien­do el ejem­plo de su tío y de su her­mano ma­yor. Am­bos lo de­ja­ron por el tra­ba­jo, pe­ro él si­gue uti­li­zan­do el vio­lín de su tío. A unos 130 ki­ló­me­tros de allí, en San Jo­sé de Chiquitos, a donde se lle­ga por una pis­ta de tie­rra que atra­vie­sa un bos­que tro­pi­cal se­co, Ma­ría Eu­ge­nia San­do­val pa­só va­rios años de­di­can­do la ma­ña­na a la es­cue­la y la tar­de a to­car el vio­lín an­tes de de­ci­dir­se por la vio­la. Com­pa­ra­do con San Ra­fael, San Jo­sé de Chiquitos es un pu­jan­te cen­tro ga­na­de­ro de 10.000 ha­bi­tan­tes con co­ne­xión di­rec­ta por tren y ca­rre­te­ra as­fal­ta­da a San­ta Cruz de la Sie­rra, la ciu­dad más po­bla­da de Bolivia.

Que un con­si­de­ra­ble nú­me­ro de jó­ve­nes co­mo Luis o Ma­ría Eu­ge­nia de­di­quen bue­na par­te de su tiempo li­bre a in­ter­pre­tar mú­si­ca ba­rro­ca en es­tas pe­que­ñas po­bla­cio­nes del orien­te bo­li­viano es el epí­lo­go de una his­to­ria que em­pe­zó ha­ce mu­cho tiempo, cuan­do los mi­sio­ne­ros jesuitas Jo­sé Fran­cis­co de Ar­ce y Fran­cis­co Ba­zán ini­cia­ron sus ex­pe­di­cio­nes. El si­glo XVII to­ca­ba a su fin y los sa­cer­do­tes lle­ga­ban con una mi­sión: convertir a la fe ver­da­de­ra a los in­dí­ge­nas de la zo­na, pri­me­ro a los chi­ri­gua­nos y lue­go a los chi­qui­ta­nos. Con ellos iban mú­si­cos in­dí­ge­nas de las mi­sio­nes del Pa­ra­ná, que en­to­na­ban “al­gu­nos can­tar­ci­llos” en una len­gua que to­dos com­par­tían.

Ar­ce no es muy ex­plí­ci­to en sus car­tas so­bre los au­to­res de esas com­po­si­cio­nes, pe­ro re­fle­ja cla­ra­men­te que las in­ter­pre­ta­cio­nes de los mú­si­cos que les acom­pa­ña­ban re­sul­ta­ron muy atrac­ti­vas pa­ra los na­ti­vos. A fi­na­les de 1691, los jesuitas fun­da­ron la pri­me­ra mi­sión en­tre los chi­qui­ta­nos, San Fran­cis­co Xavier de Pi­ño­cas (la ac­tual San Javier). Con el tiempo crea­rían en la Chi­qui­ta­nia una red de diez mi­sio­nes o re­duc­cio­nes, ba­se de las po­bla­cio­nes ac­tua­les de la zo­na.

Una tie­rra de fron­te­ra en­tre los im­pe­rios es­pa­ñol y por­tu­gués

Es­ta re­gión del orien­te bo­li­viano es una zo­na de tran­si­ción. De nor­te a sur, se pa­sa de los den­sos bos­ques de la hú­me­da Ama­zo­nia ecua­to­rial al Gran Cha­co, mu­cho más ári­do. La to­po­gra­fía tam­bién es cam­bian­te. Es­ta re­gión mar­ca, de oes­te a es­te, el trán­si­to en­tre los pai­sa­jes verticales de los An­des a la ab­so­lu­ta pla­ni­cie del Pan­ta­nal, donde los ríos se des­bor­dan en las cre­ci­das e inun­dan in­men­sas

La pri­me­ra mi­sión en­tre los chi­qui­ta­nos se fun­dó en 1691. En to­tal se cons­tru­ye­ron diez

ex­ten­sio­nes com­ple­ta­men­te lla­nas. Ade­más, en un tiempo de lí­mi­tes im­pre­ci­sos, es­ta era tie­rra fron­te­ri­za en­tre los im­pe­rios es­pa­ñol y por­tu­gués. Pa­ra evi­tar cualquier re­cla­ma­ción, los mo­nar­cas es­pa­ño­les en­car­ga­ron a los jesuitas el es­ta­ble­ci­mien­to de di­fe­ren­tes mi­sio­nes –tam­bién lla­ma­das re­duc­cio­nes o doc­tri­nas– a lo lar­go de es­ta fron­te­ra. Se crea­ron así las mi­sio­nes del Pa­ra­ná, Mo­xos, Chiquitos.... Su ex­pan­sión fue tal que incluso lle­ga­ron al otro ex­tre­mo del im­pe­rio, el que lin­da­ba con el sur des­po­bla­do y el océano Pa­cí­fi­co, donde es­ta­ble­cie­ron las mi­sio­nes de Chi­loé (ver GEO nº 369).

De las diez mi­sio­nes je­suí­ti­cas de Chiquitos, seis –San Javier, Con­cep­ción, San Mi­guel, San­ta Ana, San Ra­fael y San Jo­sé de Chiquitos– han si­do res­tau­ra­das, man­te­nien­do el su­fi­cien­te gra­do de au­ten­ti­ci­dad co­mo pa­ra ha­ber si­do ins­cri­tas en la lis­ta del Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Unes­co en 1990. La de Con­cep­ción con ran­go de ca­te­dral, es el cen­tro de es­te con­jun­to. Y fue aquí, ha­ce ya mu­chos años, donde Mil­ton Vi­lla­vi­cen­cio en­con­tró el sen­ti­do de su vi­da. Ha­bía lle­ga­do de las al­tu­ras de Su­cre y, un día pro­vi­den­cial, co­no­ció a Hans Roth. “Él me en­se­ñó to­do lo que sé de tra­ba­jar la ma­de­ra”, afir­ma es­te maes­tro eba­nis­ta, “real­men­te fue él quien mos­tró al mun­do el te­so­ro de es­tas mi­sio­nes”.

Mi­les de par­ti­tu­ras y de­ce­nas de ins­tru­men­tos se es­con­dían en las mi­sio­nes: un te­so­ro ines­pe­ra­do

La his­to­ria de Hans Roth (1934-1999) es la de uno más de los mu­chos sui­zos que han de­fi­ni­do el uni­ver­so de las mi­sio­nes de la Chi­qui­ta­nia. Lle­gó a Bolivia en 1972, cuan­do el pro­cu­ra­dor de los jesuitas en Zú­rich, Fe­lix Platt­ner, lo en­vió con el en­car­go de tra­ba­jar en la res­tau­ra­ción de los edi­fi­cios de las mi­sio­nes. Platt­ner ha­bía he­cho un via­je a me­dia­dos de los años 50 por to­do el con­ti­nen­te es­tu­dian­do la hue­lla de la Com­pa­ñía. Su tra­ba­jo do­cu­men­tal des­cu­brió al mun­do los te­so­ros de la ar­qui­tec­tu­ra mi­sio­nal chi­qui­ta­na.

Va­rios de es­tos edi­fi­cios ha­bían si­do cons­trui­dos por otro je­sui­ta sui­zo, Martin Schmid (1694-1772), muer­to jus­to 200 años an­tes. “Roth te­nía que tra­ba­jar só­lo unos po­cos me­ses”, con­ti­núa Vi­lla­vi­cen­cio, “pe­ro cuan­do le lle­gó la or­den de re­gre­sar a Sui­za la des­obe­de­ció y de­ci­dió que­dar­se to­da la vi­da”. Res­tau­ró to­dos los con­jun­tos mi­sio­na­les, pe­ro tam­bién cons­tru­yó hos­pi­ta­les, igle­sias y un sin­fín de edi­fi­cios. De los ta­lle­res de carpintería que creó si­guen sa­lien­do los ar­te­sa­nos ac­tua­les.

Roth creía te­ner una mi­sión, la res­tau­ra­ción de los edi­fi­cios, pe­ro aca­bó te­nien­do dos cuan­do la mú­si­ca apa­re­ció en su vi­da. Su pri­mer ob­je­ti­vo fue el con­jun­to mi­sio­nal de San Ra­fael. Co­mo buen ar­qui­tec­to em­pe­zó tra­zan­do un plano de la plan­ta de la igle­sia y los edi­fi­cios anexos. Sin em­bar­go, las me­di­cio­nes no le cua­dra­ban. Al in­ves­ti­gar en­con­tró una re­cá­ma­ra se­cre­ta es­con­di­da tras una pa­red de ado­be. Y allí, ol­vi­da­do du­ran­te dos si­glos, Roth en­con­tró un te­so­ro ines­pe­ra­do: más de 5.000 par­ti­tu­ras y de­ce­nas de ins­tru­men­tos mu­si­ca­les –vio­li­nes, vio­lon­che­los, flau­tas, oboes, cla­ri­ne­tes, ar­pas...– mu­chos de ellos cons­trui­dos por los pro­pios chi­qui­ta­nos. El des­cu­bri­mien­to fue tan es­pec­ta­cu­lar que mo­ti­vó nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes. Pron­to lle­ga­ron nue­vos ha­llaz­gos im­por­tan­tes. En la cer­ca­na po­bla­ción de San­ta Ana, en lo que ha­bía si­do el ca­bil­do in­dí­ge­na, apa­re­cie­ron tam­bién otras par­ti­tu­ras. Con el tiempo se si­guie­ron en­con­tran­do más y más, aun­que mu­chas ve­ces com­ple­ta­men­te de­te­rio­ra­das al ha­ber si­do uti­li­za­das co­mo re­lleno en fi­su­ras de muebles o en grie­tas en las pa­re­des. En las mi­sio­nes de Mo­xos tam­bién apa­re­cie­ron otras 4.000 par­ti­tu­ras más. “Fue co­mo en­con­trar la ban­da so­no­ra de las mi­sio­nes je­suí­ti­cas. El des­cu­bri­mien­to del si­glo”, con­clu­ye Vi­lla­vi­cen­cio.

En uno de los cos­ta­dos de la pla­za de Con­cep­ción, en el edi­fi­cio que fue­ra una de las ca­sas del dic­ta­dor Hu­go Ban­zer, se en­cuen­tra el mu­seo que guar­da es­te te­so­ro. Hay mi­sas, him­nos, an­tí­fo­nas, sal­mos, mo­te­tes, can­tos re­li­gio­sos, mú­si­ca de cá­ma­ra y te­cla­do, ope­ras es­cri­tas en es­pa­ñol y chi­qui­tano ade­más de tex­tos en la­tín, gua­ra­ní e ita­liano.

Hay obras anó­ni­mas, mu­chas de ellas de com­po­si­to­res lo­ca­les, pe­ro tam­bién de mi­sio­ne­ros y ar­tis­tas eu­ro­peos co­mo Martin Schmid, Ju­lian Kno­gler, Franz Brent­ner, Julián Var­gas. Y, so­bre to­do, de Do­me­ni­co Zi­po­li, el más gran­de com­po­si­tor eu­ro­peo del mo­men­to que creó par­te de su obra en la Amé­ri­ca co­lo­nial. La ma­yo­ría de es­tas par­ti­tu­ras han si­do es­tu­dia­das y trans­cri­tas por Piotr Naw­rot, sa­cer­do­te e in­ves­ti­ga­dor po­la­co, y al­gu­nas han pa­sa­do a for­mar par­te del re­per­to­rio de or­ques­tas, gru­pos y co­ros de to­do el mun­do.

Es­tas com­po­si­cio­nes, guar­da­das en el mu­seo de una po­bla­ción de ape­nas 6.000 ha­bi­tan­tes, son el me­jor ex­po­nen­te del lla­ma­do ba­rro­co mi­sio­nal –el que se crea­ba e in­ter­pre­ta­ba en los si­glos XVII y XVIII en las re­duc­cio­nes je­suí­ti­cas no só­lo de Bolivia, sino tam­bién de Paraguay, Bra­sil y Ar­gen­ti­na–. Su pre­sen­cia de­mues­tra el pa­pel que tu­vo la mú­si­ca en el pro-

Las mi­sio­nes mues­tran el pa­pel que ju­gó la mú­si­ca en el pro­ce­so de evan­ge­li­za­ción

ce­so de evan­ge­li­za­ción de los pue­blos ame­ri­ca­nos. Úni­ca­men­te el con­jun­to con­ser­va­do en San Ignacio de Mo­xos, tam­bién en Bolivia, pue­de com­pa­rar­se en im­por­tan­cia y sig­ni­fi­ca­do.

De ser un me­dio de con­ver­sión, la mú­si­ca ba­rro­ca se ha con­ver­ti­do en un ar­te de in­te­gra­ción

La mú­si­ca ba­rro­ca se ha con­ver­ti­do en un me­dio de in­te­gra­ción pa­ra los jó­ve­nes de es­tas pe­que­ñas po­bla­cio­nes del orien­te bo­li­viano. “En unos pue­blos donde las po­cas po­si­bi­li­da­des de tra­ba­jo se re­du­cen a la ga­na­de­ría, la cons­truc­ción y los ase­rra­de­ros, el es­tu­dio de la mú­si­ca ge­ne­ra in­quie­tu­des y abre mu­chas ven­ta­nas, aun­que no ne­ce­sa­ria­men­te im­pli­que sa­li­das profesionales”, afir­ma Julián Ore­yai, vio­lon­che­lis­ta y di­rec­tor de la Or­ques­ta Mi­sio­nal de San Ra­fael. En los úl­ti­mos años han sur­gi­do fes­ti­va­les y las or­ques­tas lo­ca­les ofre­cen con­cier­tos en San­ta Cruz y di­fe­ren­tes po­bla­cio­nes de la co­mar­ca. “Los jó­ve­nes via­jan y re­ci­ben el aplau­so de sus ve­ci­nos”, con­ti­núa Ore­yai, “pe­ro ha­brá que ver cuán­tos pue­den cum­plir su sue­ño de de­di­car­se a la mú­si­ca”.

Ade­más tie­nen que en­fren­tar­se a la di­fi­cul­tad de con­se­guir bue­nos ins­tru­men­tos. “Los de ma­de­ras co­mo el ce­dro o la cao­ba son ca­ros” se la­men­ta Ore­yai, “por­que ade­más del pre­cio de la ma­de­ra un ar­te­sano tar­da por lo me­nos un mes en cons­truir­lo. Por eso te­ne­mos que uti­li­zar vio­li­nes y vio­lon­che­los chi­nos, he­chos con ma­de­ra que no re­sis­ten bien la hu­me­dad de aquí”.

La idea de que la mú­si­ca mi­sio­nal ha­bía ju­ga­do un pa­pel cru­cial en la zo­na lle­gó por pri­me­ra vez al gran pú­bli­co en 1986. Lo hi­zo gracias al ci­ne. La pe­lí­cu­la La mi­sión, di­ri­gi­da por Ro­land Jof­fé e in­ter­pre­ta­da por Ro­bert de Ni­ro y Je­remy Irons, mos­tra­ba los úl­ti­mos mo­men­tos de la pre­sen­cia de los jesuitas en Amé­ri­ca, an­tes de su ex­pul­sión del im­pe­rio es­pa­ñol en 1767. En la pe­lí­cu­la, el pa­dre Ga­briel (Irons) em­pren­de su la­bor evan­ge­li­za­do­ra con una Bi­blia y un oboe. La ima­gen pue­de re­sul­tar sor­pren­den­te, pe­ro te­nía su par­te de ver­dad. Sin em­bar­go, En­nio Mo­rri­co­ne, autor de la ban­da so­no­ra de la pe­lí­cu­la, tu­vo que ima­gi­nar la mú­si­ca, por­que en el mo­men­to en que la com­pu­so ape­nas se co­no­cían los ha­llaz­gos de San Ra­fael y San Ignacio de Mo­xos.

Los mi­sio­ne­ros jesuitas tar­da­ron muy po­co en des­cu­brir la fa­ci­li­dad con la que los na­ti­vos asi­mi­la­ban las com­ple­jas obras del ba­rro­co. De ahí que pron­to se con­vir­tie­ran no so­lo en in­tér­pre­tes, sino tam­bién en co­pis­tas, com­po­si­to­res y cons­truc­to­res de ins­tru­men­tos. Po­co des­pués pa­sa­ron a ocu­par im­por­tan­tes lu­ga­res en los co­ros, co­mo ins­tru­men­tis­tas e, incluso, co­mo maes­tros de ca­pi­lla.

Por eso la im­por­tan­cia de las mi­sio­nes de Chiquitos, tan­to en la mú­si­ca co­mo en la ar­qui­tec­tu­ra, no se en­tien­de sin la fi­gu­ra de Martin Schmid. Él fue el cons­truc­tor de los edi­fi­cios mi­sio­na­les más an­ti­guos, con­si­de­ra­dos aho­ra Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, y el ver­da­de­ro in­tro-

duc­tor de la mú­si­ca en es­tos te­rri­to­rios. “Co­mo las re­duc­cio­nes chi­qui­ta­nas a las que so­mos en­via­dos no tie­nen to­da­vía ór­ga­nos, me hi­ce cons­truir en Po­to­sí uno de seis re­gis­tros que voy a lle­var con­mi­go”, es­cri­be en 1730 en Chu­qui­sa­ca (hoy Su­cre), “ya que ten­go or­den de dar lecciones de mú­si­ca a los in­dios”.

Es­te es otro epi­so­dio des­me­su­ra­do de es­ta his­to­ria ex­cep­cio­nal. El ór­gano fue trans­por­ta­do más de mil ki­ló­me­tros a lo­mos de mu­la, des­de los 4.000 me­tros de al­ti­tud de Po­to­sí, a las tie­rras ba­jas orien­ta­les, atra­ve­san­do mon­ta­ñas y selvas ape­nas tran­si­ta­das en aque­llos tiem­pos. Lo fan­tás­ti­co es que so­la­men­te ca­tor­ce años des­pués es­cri­bía en otra car­ta: “To­dos los pue­blos re­sue­nan ya con mis ór­ga­nos”.

El na­tu­ra­lis­ta y ex­plo­ra­dor fran­cés Al­ci­de d’Or­bigny, que via­jó ex­ten­sa­men­te por Amé­ri­ca del Sur, lle­gó a la re­gión de las mi­sio­nes en 1831 (64 años des­pués de la ex­pul­sión de los jesuitas) y to­da­vía se ad­mi­ró del es­plen­dor de la mi­sa do­mi­ni­cal de San Javier, que en­con­tró “pre­fe­ri­ble a to­das las que ha­bía es­cu­cha­do aun en las ciu­da­des más ri­cas de Bolivia”.

Schmid fue un mi­sio­ne­ro, pe­ro tam­bién un mú­si­co, un car­pin­te­ro, un ar­qui­tec­to. Por un la­do con­ti­nuó la la­bor de Ar­ce y Ba­zán, los pri­me­ros jesuitas en la zo­na, de evan­ge­li­zar a los na­ti­vos; por otra, ade­más, los pro­te­gió de los ban­dei­ran­tes, los es­cla­vis­tas por­tu­gue­ses que los so­me­tían a unas con­di­cio­nes se­me­jan­tes a las pres­ta­cio­nes de tra­ba­jo que exi­gían los en­co­men­de­ros es­pa­ño­les. En las re­duc­cio­nes, en cam­bio, los in­dí­ge­nas eran súb­di­tos li­bres de la Corona. La mú­si­ca obró milagros, nun­ca me­jor di­cho, en to­dos los sen­ti­dos.

En los úl­ti­mos años, es­pe­cial­men­te a par­tir de su de­cla­ra­ción co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, las re­duc­cio­nes chi­qui­ta­nas se han con­ver­ti­do en uno de los prin­ci­pa­les re­cla­mos tu­rís­ti­cos de Bolivia, cu­ya po­lí­ti­ca de pro­mo­ción tu­rís­ti­ca se cen­tra­ba has­ta aho­ra en pro­mo­cio­nar la re­gión del al­ti­plano.

Una ru­ta tu­rís­ti­ca que si­gue el tra­za­do de los an­ti­guos ca­mi­nos vi­rrei­na­les

Pe­ro más que la mú­si­ca, que va de­jan­do po­co a po­co su im­pron­ta, lo que atrae a los vi­si­tan­tes es la belleza de la ar­qui­tec­tu­ra mi­sio­nal. Co­mo la co­lo­ni­za­ción de es­ta par­te del orien­te bo­li­viano se hi­zo a tra­vés de las mi­sio­nes, y las ca­rre­te­ras ac­tua­les si­guen el tra­za­do de los ca­mi­nos de la épo­ca vi­rrei­nal, exis­te una ru­ta que las une fá­cil­men­te.

La más vi­si­ta­da, por en­con­trar­se más cer­ca de San­ta Cruz y es­tar co­nec­ta­da por una bue­na ca­rre­te­ra, es San Javier. Tam­bién es la más an­ti­gua. Aquí se des­cu­bre un es­que­ma ur­ba­nís­ti­co que, en bue­na me­di­da, se re­pi­te a lo lar­go de to­da la ru­ta: ca­lles rec­tas de tie­rra y ca­sas de pa­re­des de ado­be con bal­co­nes y ga­le­rías. El con­jun­to mi­sio­nal ocu­pa siem­pre uno de los la­dos de la pla­za y, aun­que las igle­sias re­pro­du­cen el mis­mo mo­de­lo, una cu­rio­sa mez­cla de ele­men­tos ba­rro­cos e in­dí­ge­nas, ca­da una tie­ne sus de­ta­lles ca­rac­te­rís­ti­cos. És­ta de San Javier es la úni­ca que tie­ne el in­te­rior com­ple­ta­men­te pin­ta­do, in­clui­das las gran­des co­lum­nas; so­la­men­te las co­lum­nas ex­te­rio­res, he­chas de una so­la pie­za de ma­de­ra, es­tán sin pin­tar.

A 60 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia se en­cuen­tra Con­cep­ción. Al no te­ner la igle­sia el in­te­rior pin­ta­do, es más fá­cil apre­ciar la ex­tra­or­di­na­ria es­truc­tu­ra de es­tos tem­plos, ba­sa­da en pie­zas de ma­de­ra de gran ta­ma­ño. Lo más im­por­tan­te son los hor­co­nes, las co­lum­nas de ma­de­ra, que es­tán fir­me­men­te cla­va­dos en el sue­lo y pro­por­cio­nan la ne­ce­sa­ria es­ta­bi­li­dad y so­li­dez. “Una vez le­van­ta­da la es­truc­tu­ra se em­pe­za­ba, igual que en cualquier edi­fi­ca­ción tra­di­cio­nal de la zo­na, por el te­ja­do”, afir­ma el guía de la igle­sia, “por­que las pa­re­des, al ser de ado­be, ne­ce­si­tan es­tar pro­te­gi­das des­de el pri­mer mo­men­to de las llu­vias to­rren­cia­les que pue­den apa­re­cer en cualquier mo­men­to”.

Pa­ra los hor­co­nes se usa la du­rí­si­ma ma­de­ra de cu­chi y so­to, y la de ta­ji­bo, ajo­na­do y ta­ra­ra pa­ra las vi­gas. Un ár­bol cor­ta­do en la sel­va pa­ra un hor­cón po­día pe­sar cin­co to­ne­la­das, y de­bía ser tras­la­da­do en ca­rre­tas ti­ra­das por bue­yes. Lue­go, pa­ra que ad­qui­rie­ra el ta­ma­ño, la for­ma y la de­co­ra­ción desea­da no se se­rra­ba, sino que era ta­lla­do con ha­cha y azue­la. “To­da­vía se pue­den en­con­trar tron­cos así en el bos­que”, di­ce el guía, “aun­que es pro­ba­ble que den­tro de po­co ha­yan des­apa­re­ci­do por la ex­plo­ta­ción fo­res­tal sin con­trol”.

La que ha des­apa­re­ci­do es la igle­sia ori­gi­nal de San Ignacio de Ve­las­co, de­rri­ba­da en 1948 por su es­ta­do irre­pa­ra­ble. To­das las fuen­tes re­co­no­cen que era la más be­lla. Sus di­men­sio­nes eran ex­cep­cio­na­les: los hor­co­nes me­dían diez me­tros en la par­te ta­lla­da más otros tres en la en­te­rra­da.

Un ai­re de le­ja­nía re­co­rre las po­cas ca­lles de San­ta Ana, el pue­blo más pe­que­ño de la Chi­qui­ta­nia. Ja­nua­rio So­rio­có es el maes­tro de ca­pi­lla y una de las per­so­nas más que­ri­das de la al­dea. Tam­bién, un ejem­plo de có­mo la mú­si­ca ha per­du­ra­do en es­tas co­mu­ni­da­des ais­la­das, so­bre to­do

des­pués de la ex­pul­sión de los jesuitas. “No sé leer una par­ti­tu­ra, pe­ro la mú­si­ca es la vi­da pa­ra mí”, afir­ma con or­gu­llo. Su amigo Luis Ro­cha lle­va me­dio si­glo de guar­dián de la igle­sia y a ve­ces de­di­ca un ra­to a to­car el ór­gano. Es­ta igle­sia es la más pe­que­ña, y tie­ne al­go de especial. Es la más nueva, le­van­ta­da des­pués de la ex­pul­sión de los jesuitas, y por eso tie­ne un ca­rác­ter di­fe­ren­te, más na­ti­vo y me­nos eu­ro­peo. To­do ello se no­ta cuan­do hay al­gún ac­to re­li­gio­so y las asu­ce­nas, las en­car­ga­das de la li­tur­gia y la lim­pie­za del tem­plo, en­to­nan la Anaus­ti­ña (un ala­ba­do, un mo­te­te en ala­ban­za de la eu­ca­ris­tía) en idio­ma chi­qui­tano.

Pa­ra mu­chos, la igle­sia de San Mi­guel es el me­jor tra­ba­jo de res­tau­ra­ción de Hans Roth, donde con­si­guió re­pro­du­cir de ma­ne­ra más fiel el mo­de­lo ori­gi­nal. Tie­ne nu­me­ro­sas tra­ba­jos de ta­lla y pin­tu­ra que em­pa­li­de­cen fren­te a los hor­co­nes de ma­de­ra de una pie­za, ta­lla­dos co­mo co­lum­nas sa­lo­mó­ni­cas. Aquí las es­pi­ra­les ro­tan en sen­ti­do con­tra­rio a las de la igle­sia de San Ra­fael. En reali­dad la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en las or­ques­tas gi­ra tam­bién en sen­ti­do con­tra­rio al de los hom­bres, y a par­tir de cier­ta edad mu­chas de ellas se plan­tean aban­do­nar los es­tu­dios por­que no siem­pre se sienten có­mo­das. Gua­da­lu­pe Pe­ña de­jó de to­car el vio­lín en la or­ques­ta de San Ra­fael y se pa­só al co­ro “por­que hay más ni­ñas” con las que com­par­tir es­tu­dios y via­jes. Su­si Vera, sim­ple­men­te, de­jó de to­car des­pués de cua­tro años. “No pu­do ser”, de­cla­ra con tris­te­za mien­tras prac­ti­ca en su ha­bi­ta­ción, sen­ta­da en la ca­ma. “Ha­bría se­gui­do si hu­bie­ra ha­bi­do más chi­cas, aun­que só­lo fue­ra pa­ra re­gre­sar acom­pa­ña­da a ca­sa des­pués de los en­sa­yos”.

En la pla­za de San Jo­sé de Chiquitos cre­cen ga­lli­tos ro­sa­dos ( Ery­tri­na spe­cio­sa), al­cor­no­ques ( Ta­be­buia aurea) y pa­ra­pa­ra­ús ( Ja­ca­ran­da cus­pi­do­fi­lia). Tam­bién to­bo­ro­chis ( Cei­ba spe­cio­sa), “a los que aquí lla­ma­mos ár­bol del al­go­dón”, di­ce Ar­quí­me­des, que co­lo­ca su pues­to de re­fres­cos na­tu­ra­les cer­ca de uno de ellos. To­dos los días ob­ser­va có­mo cam­bia la luz so­bre el con­jun­to de la ca­pi­lla mi­se­re­re, la igle­sia, el cam­pa­na­rio y la ca­sa mi­sio­nal, los únicos edi­fi­cios con fa­cha­da de pie­dra de Chiquitos y con un es­ti­lo muy pe­cu­liar, sin comparación en to­do el con­ti­nen­te. Tam­bién ve có­mo pa­san los ni­ños con los ins­tru­men­tos de ca­mino a la es­cue­la de mú­si­ca, si­tua­da a la vuel­ta de la es­qui­na de la ca­pi­lla, y re­cuer­da con or­gu­llo que su hi­ja es­tu­dió allí va­rios años. Co­mo Laura Mir­ca Va­ca Ju­lio, que aho­ra es vio­li­nis­ta en la Fi­lar­mó­ni­ca de San­ta Cruz y coor­di­na un pe­que­ño gru­po que to­ca en ce­le­bra­cio­nes de to­do ti­po. Gracias a la se­mi­lla de Martin Schmid, de Hans Roth y de tan­tos otros, Laura Mir­ca ha con­se­gui­do ha­cer reali­dad su ilu­sión de vi­vir de la mú­si­ca. Aun­que to­da­vía no la ha cum­pli­do del to­do. “Mi sue­ño es ser di­rec­to­ra de or­ques­ta”, di­ce convencida, “y, ade­más, quie­ro sa­ber­lo to­do de la mú­si­ca”.

Las re­duc­cio­nes chi­qui­ta­nas son hoy uno de los gran­des re­cla­mos tu­rís­ti­cos de Bolivia

La res­tau­ra­ción de la igle­sia de San Mi­guel de Ve­las­co, rea­li­za­da en­tre 1978 y 1984, fue el tra­ba­jo más con­cien­zu­do de Hans Roth. El al­tar ma­yor es­tá de­co­ra­do con in­crus­ta­cio­nes de mi­ca y fi­li­gra­nas de ma­de­ra.

La ma­yor par­te de las pin­tu­ras mu­ra­les de las igle­sias pre­sen­tan mo­ti­vos flo­ra­les y geo­mé­tri­cos, pe­ro en la de San Ra­fael abun­dan las re­pre­sen­ta­cio­nes de mú­si­cos. Es­tas pin­tu­ras mues­tran mu­cha in­for­ma­ción so­bre los ins­tru­men­tos que se to­ca­ban en la épo­ca co­lo­nial.

Los jó­ve­nes mú­si­cos de­di­can bue­na par­te de su tiempo li­bre a re­pa­sar las lecciones que re­ci­ben en las es­cue­las. Las mu­je­res tie­nen ma­yor ten­den­cia a aban­do­nar los es­tu­dios de mú­si­ca que los hom­bres y só­lo les que­da prac­ti­car en ca­sa pa­ra man­te­ner la afi­ción.

El bai­le de los ya­ri­tu­ses se ce­le­bra en la ac­tua­li­dad el 29 de ju­nio en San Javier en ho­nor de los san­tos Pe­dro y Pa­blo, de los que se es­pe­ra que con­duz­can a los di­fun­tos a su mo­ra­da fi­nal. En 2018 es­tas dan­zas han si­do de­cla­ra­das pa­tri­mo­nio cul­tu­ral in­ma­te­rial de Bolivia.

La Chi­qui­ta­nia es la ma­yor zo­na ga­na­de­ra del orien­te bo­li­viano y el ce­bú es la es­pe­cie más abun­dan­te. Par­te de su pro­duc­ción es ex­por­ta­da a va­rios paí­ses, so­bre to­do a Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.