Aguas con mil to­nos de azu­les

El li­to­ral croata es el me­jor pre­ser­va­do de to­do el Adriá­ti­co. Pe­ro es­te mar prác­ti­ca­men­te ce­rra­do su­fre so­bre­pes­ca y el ca­len­ta­mien­to global.

Geo - - EN POR­TA­DA - POR SÉBASTIEN DESURMONT TEX­TO

Alo le­jos, el rosario de islas croatas se ase­me­ja a una co­lo­nia de ba­lle­nas que es­tá cha­po­tean­do en­tre las olas. ¡Des­de el Ins­ti­tu­to de Ocea­no­gra­fía y Pes­ca, fun­da­do ha­ce ya ca­si 25 años en la co­li­na de Mar­jan, al oes­te de Split, el mar Adriá­ti­co es her­mo­so! De nor­te a sur, unas des­lum­bran­tes bahías ex­hi­ben sus aguas cris­ta­li­nas y pla­yas dis­tin­gui­das con la Ban­de­ra Azul, un ga­lar­dón que es si­nó­ni­mo de pu­re­za. Se­gún el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te de Croa­cia, el 98,34% del agua ma­ri­na de las 964 zo­nas de baño tes­ta­das es de ex­ce­len­te ca­li­dad.

Da­da su razonable den­si­dad de po­bla­ción (en­tre 50 y 100 ha­bi­tan­tes por ki­ló­me­tro cuadrado, fren­te a en­tre cin­co y diez ve­ces más del la­do ita­liano), sus nu­me­ro­sas áreas ca­si des­ha­bi­ta­das y una es­ca­sa pre­sen­cia in­dus­trial y agrí­co­la que li­mi­ta la con­ta­mi­na­ción, po­dría de­cir­se que la costa adriá­ti­ca lo tie­ne to­do a su fa­vor.

En el úl­ti­mo in­for­me so­bre la si­tua­ción en el Me­di­te­rrá­neo, pu­bli­ca­do a fi­na­les de 2017 por el Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Me­dio Am­bien­te, Croa­cia es el buen alumno del Adriá­ti­co, un es­pa­cio ma­rí­ti­mo de 160.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos (el 5% del Me­di­te­rrá­neo) que ba­ña las cos­tas de otros cin­co paí­ses: Ita­lia, Eslovenia, Bos­nia y Her­ze­go­vi­na, Mon­te­ne­gro y Albania.

Sin em­bar­go, en cuan­to uno se ale­ja de las vis­tas p ar a s u merg i r s e e n s u s aguas, la si­tua­ción se en­som­bre­ce. Ha­ce un año, la bió­lo­ga San­ja Ma­tic-Sko­ko, una de las res­pon­sa­bles del Ins­ti­tu­to de Ocea­no­gra­fía de Split, ya de­jó pa­ten­te su pro­fun­da in­dig­na­ción en la pren­sa y, cuan­do el sec­tor re­cla­mó una ma­yor li­ber­tad de ac­ción, ella de­cla­ró: “Se pue­de per­mi­tir lo que sea en ma­te­ria de pes­ca, pe­ro no sé si el día de ma­ña­na que­da­rá al­go que pescar”. Des­de el año 1950, sus aguas se es­tán va­cian­do inexo­ra­ble­men­te, al igual que ocu­rre en el res­to del Me­di­te­rrá­neo. ¿Es po­si­ble que el an­ti­guo mar de los ili­rios se con­vier­ta al­gún día en un pre­cio­so char­co azul sin vi­da?

Una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da el año pa­sa­do en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca Na­tu­re, re­la­ti­va a cua­tro sec­to­res de la cuen­ca me­di­te­rrá­nea, en­tre los cua­les se en­cuen­tra el mar Adriá­ti­co, ha­bla de un “cam­bio his­tó­ri­co”. Los es­pe­cia­lis­tas se­ña­lan que la bio­ma­sa for­ma­da por los se­res vi­vos ma­ri­nos lle­va dis­mi­nu­yen­do de for­ma global e inin­te­rrum­pi­da des­de ha­ce unas seis dé­ca­das: las po­bla­cio­nes de es­pe­cies co­mer­cia­les de pe­ces han dis­mi­nui­do en un 34% y los de­pre­da­do­res su­pe­rio­res (atu­nes, ti­bu­ro­nes...) en un 40%. El nú­me­ro de or­ga­nis­mos de la ba­se de la ca­de­na ali­men­ti­cia (al­gas, mo­lus­cos, crus­tá­ceos...) ha dis­mi­nui­do en un 23% de me­dia. Y su de­cli­ve es más pro­nun­cia­do en el Adriát ico y el o es­te del Me­di­te­rrá­neo. El prin­ci­pal caus a nt e d e e s t a s i t u a c i ó n t a n preo­cu­pan­te es el ser hu­mano y sus ac­ti­vi­da­des de­pre­da­do­ras.

Pa­ra los paí­ses fron­te­ri­zos, en par­ti­cu­lar Ita­lia, la ad­he­sión de Croa­cia a la Unión Eu­ro­pea en 2013 fue un gol­pe de suer­te: la costa orien­tal del Adriá­ti­co, el sec­tor donde más abun­dan los ban­cos de pes­ca, se li­be­ra­li­zó, lo

que fa­ci­li­tó la com­pra de li­cen­cias de pes­ca en las aguas croatas. Pe­ro la ad­he­sión de Croa­cia su­pu­so so­bre to­do el fi­nal de la ZERP.

La Zo­na de Pro­tec­ción Eco­ló­gi­ca y Pes­que­ra es­ta­ble­ci­da por Za­greb de­sig­na­ba un es­pa­cio re­gu­la­do en el que úni­ca­me n t e l o s b a r c o s c r o a t a s po­dían echar las re­des. Pro­te­gía l a f o s a s u b ma r i n a d e Ja­bu­ka, uno de los prin­ci­pa­les lu­ga­res de re­pro­duc­ción de cier­tos pe­ces, so­bre to­do la do­ra­da, el ba­ca­lao y el mer­lán.

En la ac­tua­li­dad, al sufrir el im­pac­to de la so­bre­ex­plo­ta­ción, la pes­ca es mu­cho más es­ca­sa y los ejemplares cap­tu­ra­dos son ca­da vez más pe­que­ños. La ma­yo­ría de los pes­ca­do­res croatas si­gue de­di­cán­do­se a la pes­ca artesanal y es­tán pa­gan­do muy ca­ro el ago­ta­mien­to de los re­cur­sos. Des­de Is­tria has­ta Du­brov­nik, sus 4.000 bar­cos de pes­ca, de unos do­ce me­tros de lon­gi­tud, no dan la ta­lla fren­te a los gi­gan­tes ita­lia­nos que arram­blan con los re­cur­sos.

Las mo­des­tas po­bla­cio­nes que se de­di­can a la pes­ca en pe­que­ña es­ca­la, una prác­ti­ca tra­di­cio­nal que per­mi­te la cap­tu­ra de cin­co ki­los de pe­ces al día y por bar­co, son tam­bién víc­ti­mas de la pes­ca in­dus­trial.

Se­gún el Ins­ti­tu­to Croata de Es­ta­dís­ti­ca, es­ta ac­ti­vi­dad ata­ñe a unas 3.500 em­bar­ca­cio­nes pri­va­das. Es­te ti­po de pes­ca si­gue sien­do fun­da­men­tal pa­ra las co­mu­ni­da­des in­su­la­res, da­do que per­mi­te el mantenimiento de las po­bla­cio­nes. “Des­de el fi­nal de la gue­rra en Yu­gos­la­via, la pes­ca a pe­que­ña es­ca­la per­mi­te a mu­chas p e rs onas, co­mo los jubilados con pen­sio­nes muy ba­jas, c o mp l e m e n t a r s u s in­gre­sos”, afir­ma la his­to­ria­do­ra Ti­na An­dri­jic, que re­si­de en la is­la de Korčula.

Y l a ge o g r af í a de l Adriá­ti­co, un mar práct i c a me n t e c e r r a d o, t a mp o c o a y u d a . E l Adriá­ti­co, una an­ti­gua y exi­gua lla­nu­ra que se lle­nó de agua al aca­bar la úl­ti­ma gla­cia­ción, es un es­tre­cho y alar­ga­do gol fo que mi­de 7 0 0 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud y 200 ki­ló­me­tros de an­cho, con zo­nas po­co pro­fun­das (en­tre 60 y 80 me­tros) en el nor­te, y un vo­lu­men de agua global r e l a t i v a ment e b a j o. S u fuer­te iner­cia ha­ce que el sec­tor sea vul­ne­ra­ble a la con­ta­mi­na­ción con­ti­nen­tal (aguas re­si­dua­les ur­ba­nas, ac­ti­vi­da­des agrí­co­las e in­dus­tria­les del del­ta del Po y d e la re­gión de Mes­tre-Ve­ne­cia).

A to­do es­to hay que su­mar la in­fluen­cia del ca­len­ta­mien­to global que es­tá pro­vo­can­do la pro­gre­si­va des­apa­ri­ción de la co­rrien­te ma­ri­na fría de Tries­te, que has­ta aho­ra era el prin­ci­pal mo­tor de re­ge­ne­ra­ción del mar Adriá­ti­co.

Los fon­dos ma­ri­nos se es­tán va­cian­do mien­tras que la su­per­fi­cie es­tá siem­pre lle­na. El tu­ris­mo cos­te­ro, te­nien­do en cuen­ta to­das sus ac­ti­vi­da­des, su­po­ne el 25% del PIB croata. La re­gión de Split, que al­ber­ga más de 700 pues­tos de ama­rre pa­ra em­bar­ca­cio­nes de más de 25 me­tros de lar­go, ri­va­li­za con la Costa Azul, el Gol­fo de Gé­no­va y las islas Ba­lea­res.

Si­tua­do en el co­ra­zón de la cuen­ca me­di­te­rrá­nea, que con­cen­tra el 30% del tu­ris­mo mun­dial, el Adriá­ti­co se es­tá vol­vien­do un mar de­ma­sia­do con­cu­rri­do: 27 millones de cru­ce­ris­tas pa­san ca­da año por es­te gol­fo pa­ra des­cu­brir es­te paraíso croata. Pe­ro al con­tem­plar sus pe­que­ñas e idí­li­cas islas y dis­fru­tar de sus pre­cio­sas ca­las, no sos­pe­chan que un dra­ma es­tá te­nien­do lu­gar en las pro­fun­di­da­des.

Do­ra­das, ba­ca­laos y mer­la­nes em­pie­zan a es­ca­sear incluso en la fo­sa de Ja­bu­ka

Por las aguas de Lo­sinj na­dan 180 del­fi­nes. Las ONGs vi­gi­lan que no les per­ju­di­que el trá­fi­co ma­rí­ti­mo.

En la is­la de Hvar (fo­to), la ca­li­dad del agua es con­si­de­ra­da ex­ce­len­te en las 19 zo­nas de baño tes­ta­das es­te año por el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te. Sin em­bar­go, los fon­dos se es­tán que­dan­do sin pe­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.