ICONO

Geo - - SUMARIO - Isa­be­lle Eber­hardt

En­tre 1900 y 1904, el año de su trá­gi­ca muer­te, Isa­be­lle Eber­hardt (na­ci­da en 1877) re­co­rrió el de­sier­to ar­ge­lino ves­ti­da co­mo un hom­bre; ba­jo iden­ti­dad mas­cu­li­na, dio cuen­ta de su pa­sión por la cau­sa ára­be y se ini­ció en la es­pi­ri­tua­li­dad su­fí. Tam­bién tu­vo tiem­po pa­ra amar lo­ca­men­te a Sli­mè­ne Ehn­ni, un sol­da­do ar­ge­lino con quien se ca­só en 1901, y es­cri­bir una se­rie de no­tas que ter­mi­na­rían por con­ver­tir­se en el li­bro que aho­ra pu­bli­ca La Lí­nea del Ho­ri­zon­te. En reali­dad, esos tex­tos nun­ca fue­ron re­dac­ta­dos pa­ra su pu­bli­ca­ción, por lo que son un re­fle­jo fiel e ín­ti­mo de las preo­cu­pa­cio­nes y la am­bi­gua per­so­na­li­dad de su au­to­ra. Isa­be­lle Eber­hardt na­ció en Sui­za co­mo hi­ja ile­gí­ti­ma de Nat­ha­lie d’Eber­hardt, aris­tó­cra­ta ale­ma­na, y de Ale­xan­dre Trop­hi­nowsky, un sa­cer­do­te ar­me­nio ami­go de Ba­ku­nin que pro­fe­sa­ba un nihi­lis­mo ex­tre­mo. Los orí­ge­nes li­ber­ta­rios de su pro­ge­ni­tor aven­tu­ra­ban una edu­ca­ción po­co con­ven­cio­nal, co­mo así fue –de él apren­dió grie­go, la­tín, tur­co, ru­so, ára­be, ale­mán e ita­liano, ade­más de filosofía, literatura, geo­gra­fía y no­cio­nes de quí­mi­ca y me­di­ci­na–, así co­mo un de­seo irre­fre­na­ble de ex­pe­ri­men­tar una vi­da li­bre de las ata­du­ras que su­frían las mu­je­res de su épo­ca. En 1897, Isa­be­lle em­pren­dió un va­ga­bun­da­je que le lle­va­ría, jun­to con su ma­dre, a Ar­ge­lia. Un via­je ini­ciá­ti­co que tu­vo dos con­se­cuen­cias tras­cen­den­ta­les en su vi­da: su con­ver­sión al is­lam y la muer­te re­pen­ti­na de su pro­ge­ni­to­ra. So­la, Isa­be­lle de­ci­dió asen­tar­se de­fi­ni­ti­va­men­te en el país, dan­do co­mien­zo a una vi­da di­so­lu­ta y de fre­cuen­tes aven­tu­ras –amo­ro­sas y de las otras–, don­de se mez­clan las co­rre­rías a ca­ba­llo ves­ti­da con ro­pa­jes de hom­bre con el tra­ba­jo co­mo cro­nis­ta de gue­rra y las la­bo­res de es­pio­na­je pa­ra el ge­ne­ral fran­cés Hu­bert Lyau­tey. Su ma­tri­mo­nio con el sub­ofi­cial Sli­mè­ne Ehn­ni le ofre­ció la úni­ca es­ta­bi­li­dad que dis­fru­tó du­ran­te su atri­bu­la­da vi­da. En­fer­ma de ma­la­ria, ti­fus, pa­lu­dis­mo y sí­fi­lis, y tras su­frir un os­cu­ro aten­ta­do, se re­ti­ró al in­te­rior del país dis­pues­ta a lle­var una vi­da pau­sa­da. No lo lo­gró. Asen­ta­da en la lo­ca­li­dad de Ain Se­fra, una ria­da de lodo arra­só su ca­sa con ella den­tro. Te­nía 27 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.