TO­PO­GRA­FÍA DE P E ÑONES, CON NOM­BRE DE OR­DEN MI L I TA R

Geo - - GRAN SERIE 2018 -

Hay ciu­da­des que tie­nen en su ADN un com­po­nen­te es­pe­cial. Al­go que a pri­me­ra vis­ta po­dría pa­sar inad­ver­ti­do, pe­ro que sur­ge cuan­do las des­po­jas de sus ca­pas su­per­fi­cia­les. Per­der­se por las an­gos­tas ca­lles de To­le­do es sen­ci­llo. Más aún si tu re­co­rri­do te con­du­ce al cas­co an­ti­guo, ya sea por su la­de­ra es­te o por las ca­lles es­tre­chas de la ju­de­ría.

Así se pre­sen­ta To­le­do. Un en­cuen­tro que, pa­so a pa­so, des­ve­la rin­co­nes úni­cos en una ciu­dad con un lar­go re­co­rri­do his­tó­ri­co. Y le­gen­da­rio. Por­que en su ADN se es­con­de un uni­ver­so re­ple­to de cuen­tos y le­yen­das sur­gi­dos en esas mis­mas ca­lles. Su pa­pel de ca­pi­tal de cul­tu­ras tan dis­tin­tas (o qui­zá no tan­to), co­mo la cris­tia­na, la ju­día y la mu­sul­ma­na, ha in­flui­do sin du­da en la crea­ción de nu­me­ro­sos mi­tos en­tre­mez­cla­dos. Ca­da cul­tu­ra, ca­da tiem­po, tie­ne sus pro­pias tra­di­cio­nes y sus pro­pios re­la­tos que mos­trar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes pa­ra que no se des­orien­ten en­tre las bru­mas de la his­to­ria.

La fun­da­ción de To­le­do es un mi­to que si­gue vi­vo. En una de la cue­vas del pe­ñón to­le­dano, ro­dea­do por el río Ta­jo, Hér­cu­les de­ci­dió le­van­tar su pa­la­cio tras re­co­rrer paí­ses y ma­res de me­dio mun­do. Qui­so cons­truir un pa­la­cio sin com­pa­ra­cio­nes, un lu­gar úni­co don­de vi­vir y al mis­mo tiem­po ser con­sa­gra­do des­pués de muer­to. Las cró­ni­cas me­die­va­les re­la­tan la be­lle­za del pa­la­cio, rea­li­za­do con pie­dras bri­llan­tes y al­tas to­rres. Cuan­do el hé­roe de­ci­dió mar­char­se, de­jó to­do co­mo es­ta­ba, po­nien­do un gran can­da­do en la puer­ta del pa­la­cio y una se­rie de ad­ver­ten­cias pa­ra quie­nes se acer­ca­ran. Or­de­nó que to­dos los mo­nar­cas que vi­nie­ran trás él col­ga­sen un can­da­do nue­vo. Quien in­ten­ta­ra en­trar re­ci­bi­ría un cas­ti­go cruel. Con el pa­so del tiem­po, el gran pa­la­cio se con­vir­tió en un lu­gar os­cu­ro y aban­do­na­do.

Co­rría el año 711, cuan­do rei­na­ba Rodrigo, úl­ti­mo mo­nar­ca del reino vi­si­go­do. En po­cos años ha­bía reuni­do tan­ta in­for­ma­ción so­bre el le­gen­da­rio pa­la­cio que no pu­do evi­tar en­trar en él y des­cu­brir lo que allí se es­con­día. De­sa­fian­do a una par­te de sus se­gui­do­res, rom­pió los 35 can­da­dos que con el tiem­po se ha­bían acu­mu­la­do y en­tró. La os­cu­ri­dad era to­tal, pe­ro la cu­rio­si­dad de Rodrigo era aún ma­yor. Tras avan­zar un buen tre­cho se cho­có con una ad­ver­ten­cia gra­ba­da en la ro­ca : “Tú, que no has res­pe­ta­do la dig­ni­dad de es­te lu­gar. Yo soy Hér­cu­les, fun­da­dor de To­le­do, y te ad­vier­to que la ciu­dad se­rá per­di­da por ti, co­mo lo fue con­quis­ta­da por mí”.

Rodrigo, le­jos de ame­dren­tar­se, si­guió ade­lan­te. “¡Qué sa­brá Hér­cu­les so­bre el fu­tu­ro! ¡Ade­lan­te!”, di­jo a sus te­me­ro­sos se­gui­do­res. Una gran sa­la con al­tos pi­la­res cus­to­dia­ba la es­ta­tua del hé­roe. Y jun­to a él otra in­quie­tan­te ins­crip­ción: “Pro­fa­nan­do es­te tem­plo, ne­cios no­bles, ha­béis pro­vo­ca­do vues­tra per­di­ción. Ex­tra­ños pue­blos os hu­mi­lla­rán y cas­ti­ga­rán cruel­men­te”. La mi­tad del gru­po qui­so vol­ver atrás, pe­ro la in­sis­ten­cia del rey ga­nó. La si­guien­te sa­la, lu­mi­no­sa y ri­ca en de­co­ra­cio­nes, atra­jo su cu­rio­si­dad. En el me­dio, un co­fre de ma­de­ra sen­ci­lla, con una pla­ca me­tá­li­ca en su par­te su­pe­rior: “El rey que des­cu­bra el se­cre­to de es­te co­fre no mo­ri­rá sin ver su­ce­sos ex­tra­or­di­na­rios”. Rodrigo se lle­nó de sa­tis­fac­ción y or­gu­llo. “Que­ri­dos com­pa­ñe­ros, ¿veis có­mo Hér­cu­les qui­so ahu­yen­tar a los co­bar­des pa­ra de­fen­der su te­so­ro?” Rodrigo le­van­tó en­ton­ces la ta­pa. Tras ella, un per­ga­mino pol­vo­rien­to. Di­bu­ja­dos so­bre el pa­pel apa­re­ció la fi­gu­ra de unos ára­bes con blan­cos ro­pa­jes. Y ba­jo el di­bu­jo unas des­gas­ta­das lí­neas de­cían: “Cuan­do el ne­gli­gen­te Rodrigo se ha­ga acom­pa­ñar de sus des­pre­cia­bles va­sa­llos, y pro­fa­ne es­te pa­la­cio, hom­bres así ata­via­dos le arre­ba­ta­rán su reino”. Los mu­sul­ma­nes pe­ne­tra­ban en ese mo­men­to en la pe­nín­su­la.

El río Ta­jo bor­dea con dul­zu­ra la ca­si to­ta­li­dad de la ro­ca to­le­da­na, con­fi­rien­do una ima­gen úni­ca del cas­co vie­jo. Una vis­ta del con­jun­to al atar­de­cer, des­de lo al­to de los ci­ga­rra­les que ro­dean la la­de­ra, ayu­da a com­pren­der la po­si­ción es­tra­té­gi­ca que marcó el des­tino de la ciu­dad du­ran­te si­glos, ade­más de em­be­le­sar por su be­lle­za. La dis­tri­bu­ción de las ca­sas, el río, las igle­sias y el al­cá­zar for­ma un cua­dro don­de to­do de­ta­lle en­cuen­tra su hue­co a la per­fec­ción. Las ci­ga­rras can­tan a to­das ho­ras por las afue­ras de la ciu­dad, don­de la no­ble­za to­le­da­na qui­so re­ti­rar­se y don­de cons­tru­yó palacios y man­sio­nes. A unos cien­tos de me­tros la mi­ra­da del mo­ro Abul Wa­lid si­gue pe­tri­fi­ca­da. Des­de lo al­to de la ro­ca que lle­va su nom­bre, mira la ciu­dad don­de su ama­da So­bey­ha mu­rió tras el ase­dio de Al­fon­so VI, ocu­rri­do a fi­nes del si­glo XII.

Al vol­ver por el cas­co an­ti­guo, la his­to­ria real y las le­yen­das pa­re­cen fun­dir­se en rin­co­nes y mo­nu­men­tos. Ca­da uno de ellos cus­to­dia una par­te de la tra­di­ción. Des­de ha­ce si­glos, en el in­te­rior de la ca­te­dral, una pe­que­ña y ro­bus­ta re­ja pro­te­ge una zo­na de un pilar des­gas­ta­do por el pa­so de pe­re­gri­nos y de­vo­tos ma­ria­nos. So­bre es­ta ro­ca se apa­re­ció la Vir­gen María a San Il­de­fon­so, pa­trono de To­le­do y fer­vo­ro­so de­vo­to de Nues­tra Se­ño­ra, muer­to en 667. Fue allí don­de ella, res­plan­de­cien­te en­tre un gru­po de án­ge­les, le re­ga­ló la ca­su­lla, un man­to es­pe­cial pa­ra la ce­le­bra­ción de la li­tur­gia en su ho­nor. La in­ti­mi­dad del lu­gar don­de es­tá di­cho pilar, en un rincón de la in­men­sa ca­te­dral, le otor­ga un ai­re sa­gra­do.

Gus­ta­vo Adol­fo Béc­quer, enamo­ra­do de To­le­do y de sus le­yen­das, con­tri­bu­yó a dar fama a otro re­la­to pro­du­ci­do en la mis­ma ca­te­dral. María An­tú­ñez era fa­mo­sa en la ciu­dad por su for­ma de ves­tir; lucía in­me­jo­ra­bles pren­das y jo­yas. Se ha­bía pro­me­ti­do a Pe­dro Al­fon­so de Ore­lla­na. Y am­bos es­ta­ban

enamo­ra­dos. Un día María se pre­sen­tó llo­ran­do an­te él. Pe­dro qui­so sa­ber la ra­zón de su llan­to. Ella se ha­bía en­ca­pri­cha­do de la más pre­cio­sa jo­ya de la ca­te­dral: el bra­za­le­te de oro de la es­ta­tua de la Vir­gen, an­te la cual ha­bía re­za­do los días an­te­rio­res. Sa­cri­le­gio, gri­tó él. ¡Ni pen­sar­lo! Pe­dro no con­si­guió ol­vi­dar el asun­to. Ven­cien­do sus te­mo­res, una no­che se in­tro­du­jo en el in­te­rior del tem­plo pri­ma­do. La os­cu­ri­dad acom­pa­ña­ba sus pa­sos y las du­das asal­ta­ban su co­ra­zón. Has­ta que su mano co­gió el bra­za­le­te. Fue en­ton­ces cuan­do unos ex­tra­ños pa­sos se oye­ron por en­tre las na­ves, las ca­pi­llas y la sa­cris­tía. Som­bras mis­te­rio­sas se mo­vían en­tre la ne­gru­ra. Cuan­do sus ojos se acos­tum­bra­ron a es­ta, Pe­dro con­tem­pló al­go ate­rra­dor: to­das las es­ta­tuas y mo­mias de la igle­sia ha­bían aban­do­na­do sus lu­ga­res de des­can­so eterno y cer­ca­ban al jo­ven. A la ma­ña­na si­guien­te, los ca­nó­ni­gos de la igle­sia en­con­tra­ron a Pe­dro jun­to a la ba­se de la es­ta­tua del al­tar ma­yor. Ha­bía en­lo­que­ci­do. Con el bra­za­le­te aún en­tre sus ma­nos gri­ta­ba: “¡Es su­ya, es su­ya!”

Su­bien­do ha­cia la mez­qui­ta del Cris­to de la Luz, an­tes de lle­gar a la puer­ta de Val­mar­dón, una úni­ca pie­dra blan­ca rom­pe el frío em­pe­dra­do me­die­val en to­nos gri­ses, al­go que pa­ra la ma­yo­ría de los tran­seún­tes pa­sa inad­ver­ti­do. Pe­ro es aquí, don­de el mun­do cris­tiano triun­fan­te qui­so re­cor­dar el pun­to de To­le­do en el que se de­tu­vo el ca­ba­llo de su rey vic­to­rio­so. Aquí se pa­ró, al la­do de la cal­za­da ro­ma­na y de la mez­qui­ta, que ha­bía si­do lu­gar de re­zo mu­sul­mán has­ta ha­cía unos días. En su in­te­rior, de­trás de unas pa­re­des ocul­tas, ha­lla­ron un cru­ci­fi­jo al que una te­nue luz ha­bía ilu­mi­na­do du­ran­te si­glos. El mi­la­gro fue re­co­no­ci­do co­mo un men­sa­je po­si­ti­vo pa­ra los nue­vos tiem­pos que aca­ba­ban de em­pe­zar. La mez­cla de cul­tu­ras que coin­ci­dió en To­le­do y por la que la vi­lla es fa­mo­sa en el mun­do (las si­na­go­gas to­le­da­nas son vi­si­ta obli­ga­da pa­ra los ju­díos, es­pe­cial­men­te se­far­díes, que via­jan a Es­pa­ña) ha da­do pie a mu­chas le­yen­das. Al otro la­do de la mez­qui­ta de la Luz, unos es­tre­chos ca­lle­jo­nes as­cien­den en zig­zag ha­cia un la­be­rin­to de ca­lle­jue­las don­de un ex­tra­ño olor a azu­fre pa­re­ce su­bir de las al­can­ta­ri­llas. Su­ges­tión, des­de lue­go, pe­ro la at­mós­fe­ra nos po­ne en si­tua­ción pa­ra una de las le­yen­das más co­no­ci­das del lu­gar. Cuen­ta que el cris­tiano Fe­li­pe Pan­to­ja se ha­bía enamo­ra­do de Re­be­ca, una jo­ven ju­día. Sin em­bar­go, es­ta es­ta­ba com­pro­me­ti­da con Sa­muel. Pa­ra apar­tar­lo de ella, Fe­li­pe re­cu­rrió a las su­ge­ren­cias y con­ju­ros de una bru­ja co­no­ci­da co­mo la Dia­ble­sa.

La po­ción que ella pre­pa­ró aca­bó con la vi­da de Sa­muel y per­mi­tió la bo­da de am­bos. Pe­ro la pó­ci­ma te­nía un pre­cio: 50 mo­ne­das de oro. Cuan­do Fe­li­pe fue a pa­gar, las ma­nos de la an­cia­na he­chi­ce­ra se tor­na­ron ar­dien­tes, ex­pul­san­do ra­yos y fue­gos de co­lo­res has­ta que to­do el cuer­po que­dó en­vuel­to en lla­mas y ex­plo­tó, re­ven­tan­do la ca­sa y los ca­lle­jo­nes de al­re­de­dor. An­te tal des­tro­zo, Fe­li­pe fue arro­ja­do a la ca­lle y las 50 mo­ne­das de oro ro­da­ron por el sue­lo. Los tes­ti­gos de tan ex­tra­ño su­ce­so bau­ti­za­ron aque­llos ca­lle­jo­nes con los nom­bres de “In­fierno” y “Dia­blo”.

Co­mo ca­pi­tal de Es­pa­ña has­ta 1561, cuan­do Ma­drid to­mó el re­le­vo, To­le­do tu­vo una im­por­tan­cia his­tó­ri­ca des­ta­ca­da en el con­tex­to del reino. Su con­ti­nuo di­na­mis­mo des­de épo­cas neo­lí­ti­cas ha fa­vo­re­ci­do la crea­ción de mi­to­lo­gías, misterios y re­la­tos. Mu­chos si­guen vi­vos y so­lo hay que bus­car­los por sus ca­lles la­be­rín­ti­cas. Per­der­se por los ca­lle­jo­nes pue­de ser un buen co­mien­zo, un óp­ti­mo re­co­rri­do pa­ra en­con­trar le­yen­das. Y qui­zá tam­bién a no­so­tros mis­mos.

So­bre el ce­rro de Ala­cra­ne­jo se eri­gen el cas­ti­llo y con­ven­to de Ca­la­tra­va la Nue­va. Con más de 45.000 me­tros cua­dra­dos, el re­cin­to, ro­dea­do de for­ti­fi­ca­cio­nes, for­mó una au­tén­ti­ca ciu­dad me­die­val amu­ra­lla­da, que tu­vo su apogeo des­pués de la ba­ta­lla de las Na­vas de To­lo­sa, acae­ci­da

Puer­ta del Per­dón de la ca­te­dral de San­ta María de To­le­do. En el tím­pano, San Il­de­fon­so re­ci­be la ca­su­lla de ma­nos de la Vir­gen.

Cue­va de Hér­cu­les; se­gún la le­yen­da, el hé­roe cons­tru­yó un mag­ní­fi­co pa­la­cio en To­le­do. Su te­so­ro nun­ca se ha en­con­tra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.