Gar­bi­ñe Mu­gu­ru­za: Match Point

Su tem­plan­za y sa­cri­fi­cio la han lle­va­do has­ta el nú­me­ro 1 del ran­king mun­dial, un hi­to que Gar­bi­ñe Mu­gu­ru­za no du­da en vol­ver a con­se­guir es­ta tem­po­ra­da, en la que ya es­tá ter­ce­ra. La te­nis­ta ha­bla en ex­clu­si­va pa­ra GLA­MOUR.

Glamour (Spain) - - Portada - Tex­to: Ge­ma Hos­pi­do. Fo­tos: Félix Va­lien­te. Es­ti­lis­mo: Lo­re­to Quin­ta­ni­lla

La gu­ru­za ya ga­nar siem­pre Te­nía el des­pués, que pri­me­ra nú­me­ro en que­da­mos en so­lo la fue bé­li­ca his­to­ria 2016 por vez jus­to 22 uno. las que años pa­ra y el des­pués te­mi­da Ro­land es­ca­le­ras Al­go del co­no­cí con­ver­sar, y ga­nas tenis más Se­re­na de Ga­rros a del de ha­ber Gar­bi­ñe es­pa­ñol, de con con­quis­tar ho­tel Wi­lliams. dos an­te en­tra­do chán­dal años en Mu- tras una el y ya un lle­ván­do­se la no hi­to ca­ra tie­ne his­tó­ri­co la­va­da, na­da a ca­sa de la el mu­jer de­por­ti­vo, ni­ña. tro­feo Vol­vió que de me Wim­ble- en a mar­car sa­lu­da 2017, don ame­ri­ca­na Ve­nus y Wi­lliams. des­tro­zan­do ya no sa­bía Gar­bi­ñe pa­ra ni dón­de con­se­guir­lo de­be de es­ta­ba) ser una (la a pe­sa­di­lla hermanas. re­in­ci­den­te Po­co des­pués, de ro­zan­do las le­gen­da­rias el fi­nal del año, se eri­gió nú­me­ro uno del tenis mun­dial. Y aho­ra, en un ter­cer pues­to del ran­king, no le tiem­bla la voz al ase­gu­rar que el pri­mer pues­to es su ob­je­ti­vo, y más aho­ra que lo ha ca­ta­do. De la vida, de la mo­da co­mo op­ción cuan­do ter­mi­ne su ca­rre­ra de­por­ti­va y de que el sa­cri­fi­cio no im­por­ta cuan­do se per­si­gue un sue­ño ha­bla­mos con la nue­va rei­na de las pis­tas.

GLA­MOUR: La úl­ti­ma vez que te vi fue en Bar­ce­lo­na y aca­ba­bas de ga­nar el Ro­land Ga­rros...

GAR­BI­ÑE: La ver­dad, no es tan­to tiem­po si lo mi­ras así en una vida real, pa­ra no­so­tros, pa­ra mí, pa­ra el rit­mo de vida que lle­vo, me ha pa­re­ci­do una eter­ni­dad. La gen­te me pre­gun­ta aho­ra, ¿ y qué te di­fe­ren­cia? Pues que soy di­fe­ren­te, no muy di­fe­ren­te, pe­ro sí he vi­vi­do cosas tan in­ten­sas des­pués del Ro­land Ga­rros... que fue co­mo un shock. Lue­go vino un

ba­jón emo­cio­nal y esa pre­sión cuan­do la gen­te te di­ce que tie­nes que ser la nú­me­ro uno, que se­gu­ro que vas a ser la si­guien­te, y yo es­to no lo pen­sa­ba an­tes. An­tes so­lo que­ría ju­gar, no me ayu­dó na­da. Me fue lue­go un po­co peor, tu­ve un gran año en ge­ne­ral, pe­ro to­da esa pre­sión, esa ex­pec­ta­ti­va...

GLA­MOUR: Tam­bién eras muy jo­ven y te to­ca­ba evo­lu­cio­nar por edad. Di­ge­rir el éxi­to tam­bién es di­fí­cil, me ima­gino.

GAR­BI­ÑE: Es lo más di­fí­cil de di­ge­rir, la ca­rre­ra de un te­nis­ta, de un de­por­tis­ta, pue­de du­rar diez años apro­xi­ma­da­men­te. Y en esos diez años tie­nes que ser lo más ma­du­ro po­si­ble, co­me­ter los me­nos errores po­si­bles, tú has di­cho que un año pa­ra no­so­tros es un po­co co­mo un año de pe­rro, por­que so­lo tie­nes la vein­te­na y al­go de los trein­ta. Y sí que me cam­bió bas­tan­te, la ver­dad, des­de que nos co­no­ci­mos creo que he ido un po­co co­mo una mon­ta­ña ru­sa, no tan exa­ge­ra­do, pe­ro un po­co. Sue­na tan tí­pi­co... Mi­ra, to­do el mun­do me de­cía: “Tie­nes que pa­sar por es­to”, “Es nor­mal que te pa­se”, “La pró­xi­ma vez que vivas es­ta si­tua­ción no te pi­lla­rá por sor­pre­sa”, “Ya sé que es un co­ña­zo pe­ro la vida es así”... En­ton­ces es cuan­do lle­gó el si­guien­te mo­men­to im­por­tan­te, el de Wim­ble­don, y lo afron­té di­fe­ren­te.

GLA­MOUR: ¿Có­mo fue esa fi­nal de Wim­ble­don? Te me­ren­das­te a Ve­nus, fue su­per­emo­cio­nan­te co­mo es­pec­ta­dor.

GAR­BI­ÑE: Fi­nal his­tó­ri­ca, fue un mo­men­ta­zo, por­que ya ha­bía per­di­do la fi­nal de Wim­ble­don ha­ce tres años y la hier­ba es una su­per­fi­cie ra­ra, en Es­pa­ña no hay nin­gu­na pis­ta, en­ton­ces nun­ca su­pe si vol­ve­ría a te­ner la opor­tu­ni­dad de ju­gar otra fi­nal allí, y cuan­do lle­gué a esa fi­nal no te­nía a Se­re­na, te­nía a su her­ma­na di­cien­do: “Bueno, es­ta es la mía”. Y fue muy emo­cio­nan­te por­que fue ade­más un par­ti­do muy di­fí­cil y no sé, fue co­mo qui­tar­me esa es­pi­na cla­va­da de vol­ver a ga­nar un Grand Slam, de te­ner la opor­tu­ni­dad otra vez de de­mos­trar­me a mí, de de­mos­trar a la gen­te que real­men­te me­rez­co es­tar ahí. Fue un gol­pe en la me­sa.

GLA­MOUR: Has to­ca­do el nú­me­ro uno, has es­ta­do un ra­ti­to ahí.

GAR­BI­ÑE: Eso me dio la con­fian­za ne­ce­sa­ria pa­ra, en Cin­cin­na­ti, con­ver­tir­me en nú­me­ro uno, fue to­do co­mo un em­pu­je. Real­men­te era un sue­ño que yo ten­go des­de que re­cuer­do.

GLA­MOUR: ¿Y có­mo sien­ta? ¿Có­mo es ese mo­men­to? Y ¿có­mo te lle­gó esa no­ti­cia?

GAR­BI­ÑE: Es­ta­ba de­lan­te del or­de­na­dor por­que sa­bía... De­pen­día de un par­ti­do si ga­na­ban o no, es­tá­ba­mos vién­do­lo to­dos y en mu­chas oca­sio­nes no que­ría sa­ber ni có­mo iba. Siem­pre ha­bía pen­sa­do ga­nar­lo ju­gan­do yo, era la ilu­sión. Pe­ro tam­po­co es­tá mal.

GLA­MOUR: Y tam­bién su­pon­go que tú que eres muy fa­mi­liar y tie­nes a tu fa­mi­lia siem­pre cer­qui­ta, es tam­bién un pre­mio pa­ra ellos, pa­ra tu mamá, que te ha lle­va­do a to­das esas cla­ses de tenis...

“SOY DI­FE­REN­TE, NO MU­CHO, PE­RO LO SOY, POR TAN­TAS COSAS IN­TEN­SAS QUE HE VI­VI­DO”

GAR­BI­ÑE: Pa­ra mi pa­dre y pa­ra mis her­ma­nos tam­bién, que in­ten­ta­ron ju­gar al tenis y qui­sie­ron ha­cer tam­bién una vida pro­fe­sio­nal de es­to. Al ver­me a mí, no so­la­men­te triun­fan­do, sino sien­do el nú­me­ro uno, era un lo­gro fa­mi­liar: “Nues­tro sue­ño se ha he­cho reali­dad en Gar­bi­ñe, en cual­quie­ra de los tres, pe­ro Gar­bi­ñe lo ha con­se­gui­do”. Y eso fue una sen­sa­ción alu­ci­nan­te, ¡va­ya re­co­rri­do he­mos he­cho em­pe­zan­do en Ve­ne­zue­la en unas pis­tas así, no tan lu­jo­sas!

GLA­MOUR: Es que el re­co­rri­do es de pe­lí­cu­la, Gar­bi­ñe.

GAR­BI­ÑE: De un club ahí per­di­do en Ve­ne­zue­la a una fi­nal de Wim­ble­don y ser nú­me­ro uno. Yo creo que he­mos tra­ba­ja­do fuer­te por ello. GLA­MOUR: ¿Có­mo apun­ta 2018? ¿Có­mo te es­tás pre­pa­ran­do? ¿Has te­ni­do al­gún cam­bio en tu for­ma de en­tre­nar des­de la úl­ti­ma vez, se­gui­mos en la mis­ma lí­nea?

GAR­BI­ÑE: que sin cam­biar lo que No, ven­go drás­ti­ca­men­te real­men­te ha­cien­do in­ten­to me na­da, ha da­do y ha­cer es di­fí­cil sus lo frutos, que por­que me quie­ro fun­cio­na, una me­jo­rar vez que he vis­to pe­ro uno ha al­can­za­do el to­pe es co­mo... ¿y aho­ra qué? Aho­ra sim­ple­men­te tra­ba­jar más du­ro pa­ra man­te­ner­se, es co­mo una tran­si­ción in­tere­san­te y es­toy en ello, in­ten­tan­do tra­ba­jar más y que­rer es­tar más tiem­po arri­ba, pe­ro es un cam­bio de men­ta­li­dad. Aho­ra quie­ro asen­tar­me, quie­ro ver­me siem­pre du­ran­te los pró­xi­mos años ahí, sien­do una de las me­jo­res o la me­jor si pue­de ser, pe­ro ya no es una es­ca­la­da, ya no es esa mon­ta­ña, ya lle­gué, hay que cons­truir una ca­si­ta.

utua Ma­drid Open, del 4 al 13 de ma­yo, se­rá su pró­xi­ma ci­ta. Cuan­do se hi­zo es­ta en­tre­vis­ta, la ca­pi­tal ya es­ta­ba em­pa­pe­la­da con el ros­tro de Mu­gu­ru­za. Un tor­neo que no le ha da­do aún ale­grías, pe­ro no ti­ra la toa­lla. Ella nun­ca lo ha­ce.

GLA­MOUR: ¿Có­mo es la vida de Gar­bi­ñe cuan­do no es te­nis­ta?

GAR­BI­ÑE: Es abu­rri­da, eso me pa­sa siem­pre. La gen­te me di­ce: “Bueno, aho­ra que no es­tás de tor­neo, ¿qué vas a ha­cer?”. Y to­do el mun­do es­pe­ra una res­pues­ta in­creí­ble, pa­ra mí lo guay es ir al ci­ne, co­mo nun­ca voy... Ir al cen­tro co­mer­cial, ir a ver una tien­da, un pa­seo, pa­ra mí eso es di­fe­ren­te. Pa­ra la gen­te co­mún eso es lo co­mún.

GLA­MOUR: Te gus­ta mu­cho la mo­da, eres ima­gen de la co­lec­ción de adi­das de Stella Mccart­ney, cuén­ta­me có­mo es tra­ba­jar con ella.

GAR­BI­ÑE: Cuan­do em­pe­cé con adi­das siem­pre me en­can­ta­ba Stella Mccart­ney, y so­lo unas po­cas se­lec­cio­na­das po­dían lle­var la mar­ca, yo era muy jo­ven y pen­sa­ba: “Bueno, cuan­do me­jo­re me gus­ta­ría”.

Me en­can­ta có­mo jue­ga con lo mo­derno. Ver­te cuan­do es­tás en­tre­nan­do con al­go que no sea abu­rri­do, no sé ex­pli­car­lo pe­ro es ge­nial. A mí, co­mo me gus­ta mu­cho la mo­da, pues per­fec­to, to­do en uno.

GLA­MOUR: Cla­ro, por­que tam­bién es una pues­ta en es­ce­na. Yo sé que no es­táis pen­san­do en el mo­de­li­to, es­táis pen­san­do en sa­lir a ga­nar, pe­ro...

GAR­BI­ÑE: Pe­ro quie­res sen­tir­te gua­pa.

GLA­MOUR: Que lue­go es­tán esas fo­ta­zas y esos pri­me­ros pla­nos en los pe­rió­di­cos y hay que sa­lir gua­pa. Va­mos a ha­blar un po­co de mo­da, a la ho­ra de ele­gir qué lle­var en pis­ta y a la ho­ra de ele­gir có­mo vis­te Gar­bi­ñe fue­ra de pis­ta.

GAR­BI­ÑE: Bueno, la pis­ta nor­mal­men­te es Stella quien lo di­se­ña y ella ha­bla con adi­das y adi­das ha­bla con­mi­go, por­que yo ten­go que apro­bar que con lo que ella di­se­ña real­men­te yo pue­do ju­gar con ello, por­que pa­ra los di­se­ña­do­res a ve­ces es di­fí­cil. Yo ha­go la pues­ta de tenis, di­go es­te cie­rre aquí no, o con es­te vo­lan­te me doy con la mano, pe­ro me en­can­ta el gus­to de ella, en­ton­ces so­la­men­te es cam­biar al­gu­na co­si­lla pa­ra po­der ju­gar me­jor y na­da más. Y fue­ra de la pis­ta.

GLA­MOUR: Pues fue­ra de pis­ta, el ves­ti­da­zo de Ale­xan­der Mcqueen en Wim­ble­don ha da­do la vuel­ta al mun­do.

GAR­BI­ÑE: ves­ti­do to­do el es­ta­ba mun­do Ese día en me fui ne­gro de­cía: a ver y ves­ti­dos, en “Gar­bi­ñe, blan­co, y ese el y ne­gro”. igual que Y a fue­se mí me de gus­ta­ba no­via, es el blan­co, el blan­co, da y yo fui la úni­ca que di­je el blan­co, me que­dé so­la. To­do el mun­do me de­cía: “El otro era muy ele­gan­te”. Y co­mo sa­bía que Roger iba con un es­mo­quin ne­gro, yo no iba a ir de ne­gro, yo de blan­co. Y mi­ra, me en­can­ta, lo ten­go en ca­sa, me lo pu­de que­dar y lo ten­go ahí co­mo un tro­feí­to. Es ma­ra­vi­llo­so.

GLA­MOUR: Pri­me­ro por­que re­pre­sen­ta el mo­men­to y lue­go en sí mis­mo es una jo­ya.

GAR­BI­ÑE: Y me gus­ta mu­cho, por­que el sue­ño de mi ma­dre era ser di­se­ña­do­ra, a mí me en­can­ta, y siem­pre ten­go el mis­mo pro­ble­ma cuan­do voy a com­prar­me al­go, cuan­do quie­ro al­go, siem­pre ha­ría cosas di­fe­ren­tes, aho­ra es­toy in­ten­tan­do ha­cer mis pro­pias pren­das.

GLA­MOUR: Es lo que te iba a de­cir, siem­pre

“EL SUE­ÑO DE MI MA­DRE ERA SER DI­SE­ÑA­DO­RA, PA­RA MÍ ES UNA OP­CIÓN TRAS EL TENIS”

te ha gus­ta­do el mun­do del di­se­ño.

GAR­BI­ÑE: gus­ta es­te ves­ti­do Sí, por­que en reali­dad cuan­do di­go le cam­bia­ría que me mu­chas cosas. Y pien­so có­mo se­ría si lo hi­cie­se yo. Me cues­ta mu­cho com­prar­me cosas, así que lo quie­ro ha­cer yo, y en eso es­toy, ade­más así sal­go un po­co del tenis.

GLA­MOUR: Cam­biar el chip, ¿no?

GAR­BI­ÑE: Sí, el tenis no pue­de ser to­da mi vida, ten­go mis intereses y es­to me ayu­da en mis via­jes y, bueno, po­co a po­co yo creo que es una fa­ce­ta que iré in­da­gan­do y tra­ba­jan­do más.

GLA­MOUR: una con­so­li­da­ción Es­tos úl­ti­mos de reivin­di­ca­ción años han fe­me- si­do ni­na y fe­mi­nis­ta, me gus­ta­ría que, co­mo mu­jer, co­mo mi­llen­nial, me cuen­tes có­mo te sien­tes con to­do lo ocu­rri­do, cuál es tu pos­tu­ra an­te to­dos los ca­sos que es­tán sa­lien­do de aco­so se­xual, có­mo lo ves.

GAR­BI­ÑE: La­men­ta­ble­men­te ha exis­ti­do to­da la vida, en to­dos los paí­ses, en al­gu­nos más, co­mo en el ca­so de los de Su­da­mé­ri­ca, don­de he cre­ci­do y don­de el ma­chis­mo es­tá muy arrai­ga­do. Ob­via­men­te, co­mo mu­jer hay que lu­char por un mun­do igua­li­ta­rio y por erra­di­car es­tos ca­sos.

GLA­MOUR: Sí, es más ma­chis­ta.

GAR­BI­ÑE: La gen­te es­tá en shock co­mo si no se su­pie­se que ocu­rrían es­tos ca­sos, tras el es­cán­da­lo en Holly­wood. El pro­ble­ma es que ca­si siem­pre el po­der lo tie­nen los hom­bres, to­da­vía en mu­chos sec­to­res, y los ba­re­mos pa­ra va­lo­rar a la mu­jer han si­do en de­ma­sia­das oca­sio­nes su fí­si­co o su do­ci­li­dad, al­go que de­be­mos cam­biar.

GLA­MOUR: den­tro de to­dos El mun­do los de­por­tes, del tenis pue­do yo lo es­tar veo equi­vo­ca­da, pe­ro me da la sen­sa­ción de que pa­sa un po­co co­mo con el baloncesto, que creo que hay, so­bre to­do por par­te de la Fe­de­ra­ción, un tra­to igua­li­ta­rio.

GAR­BI­ÑE: ¡Ay! Fe­de­ra­ción, ahí no en­tre­mos por­que es com­pli­ca­do, hay mu­chos te­mas que ma­ne­jar. Yo creo que el tenis en sí es uno de los de­por­tes más igua­li­ta­rios y he­mos te­ni­do la suer­te tam­bién de

que los chi­cos nos ha­yan apo­ya­do en es­to. Rafa, Fe­de­rer, to­da es­ta gen­te que tie­ne mu­cho pe­so ha que­ri­do ayu­dar a que real­men­te se igua­len los pre­mios por­que tie­ne que ser así. Y yo creo que mu­chos de­por­tes to­da­vía no tie­nen es­ta suer­te, pe­ro el golf y el tenis creo que son los más igua­li­ta­rios.

GLA­MOUR: Y más igual­dad tie­nen los pre­mios.

GAR­BI­ÑE: Ju­ga­mos en las mis­mas pis­tas, ca­si el mis­mo di­ne­ro, mu­cha re­per­cu­sión tam­bién, nos cui­dan muy bien.

GLA­MOUR: ¿Hay so­ro­ri­dad en­tre vo­so­tras? ¿O al ser tan fuer­te la in­di­vi­dua­li­dad, la com­pe­ten­cia sa­le por los po­ros?

GAR­BI­ÑE: Yo hi­ce una en­tre­vis­ta y fui muy cri­ti­ca­da por de­cir al­go, ade­más lo di­je de bro­ma, y voy a ex­pli­car­lo bien. Es­ta­ba en una en­tre­vis­ta con Bo­ris Izaguirre ha­blan­do y bro­mean­do de las mu­je­res, que si en sí nos odia­mos to­das, y cuan­do se es­cri­bió eso no que­dó co­mo un chis­te, que­dó co­mo una bom­ba, pe­ro el fon­do de eso no es odiar, es com­pe­ti­ción, es un de­por­te in­di­vi­dual co­mo tú has di­cho, hay 130 chi­cas en un ves­tua­rio y to­das quieren ga­nar, y al fi­nal yo pue­do es­tar ha­blan­do con­ti­go pe­ro ma­ña­na ten­go que ga­nar­te, en­ton­ces es muy di­fí­cil crear una re­la­ción. Sí que te lle­vas con gen­te muy bien, sí que pue­des ha­cer bue­nas ami­gas, pe­ro es muy

“EN EL DE­POR­TE, LAS MU­JE­RES SO­MOS RE­FE­REN­TES, ESO HA DA­DO LA VUEL­TA A LA TOR­TI­LLA”

“EN INS­TA­GRAM PUE­DO MOS­TRAR LO QUE HA­GO, MI PER­SO­NA­LI­DAD FUE­RA DE LA PIS­TA”

com­pli­ca­do te­ner to­do, que nos lle­ve­mos bien en­tre no­so­tras. So­bre to­do las que son de me­jor ran­king , que com­pi­ten más, hay más pre­sión, más ex­pec­ta­ción.

GLA­MOUR: La otra vez que te en­tre­vis­té se me que­dó gra­ba­do que me con­ta­bas que en el ves­tua­rio, si pa­sa­ba Se­re­na Wi­lliams u otra ri­val, mi­ra­ban en plan in­ti­mi­da­to­rio pa­ra ir crean­do cier­ta ten­sión.

GAR­BI­ÑE: Es un de­por­te in­di­vi­dual. Es muy di­fí­cil por­que ca­da una real­men­te es­tá en su mun­do, ca­da una es­tá con­cen­tra­da y es di­fí­cil ha­cer con tu ri­val una amis­tad.

Los me­dio me­jo­res 85.014 te­nis­tas ki­ló­me­tros via­jan du­ran­te un pro­la tem­po­ra­da, lo que equi­val­dría a dar la vuel­ta al mun­do 5,7 ve­ces, tra­du­ci­dos en ho­ras, 108, o lo que es lo mis­mo, ca­si cin­co días via­jan­do sin des­can­so. Una pa­li­za ex­tra a la del de­por­te de éli­te.

GLA­MOUR: ¿Có­mo ges­tio­nas la so­le­dad? Con tan­to via­je, tan­to ho­tel...

GAR­BI­ÑE: Bueno, creo que es la par­te más com­pli­ca­da, ade­más de ser jo­ven, es­tar mu­cho tiem­po so­la. Cuan­do uno lle­ga a la ha­bi­ta­ción de un ho­tel en­tra, cie­rra, y es­tás tú con tus pen­sa­mien­tos.

GLA­MOUR: Son lu­ga­res su­per­asép­ti­cos, ade­más.

Es GAR­BI­ÑE: lo más di­fí­cil, Tú, tus por­que pen­sa­mien­tos, via­jo no tus sé cuántas ma­le­tas se­ma­nas y te bus­cas al año la vida. con un equi­po pro­fe­sio­nal, que al fi­nal so­mos una fa­mi­lia, pe­ro es pro­fe­sio­nal, y es lo que hay que aguan­tar. Hay que sa­ber lle­var esos mo­men­tos di­fí­ci­les, que quie­res ha­cer otras cosas, o te vie­ne el enani­to y te di­ce: “¿Qué ha­ces aquí ?, ¿ por qué no te vas a tu ca­sa con tus ami­gos?”. Pe­ro siem­pre va­le la pe­na el sa­cri­fi­cio. En mi ca­so, es una épo­ca de tu vida.

GLA­MOUR: Esa in­tros­pec­ción tam­bién ha­ce que seas una per­so­na más ma­du­ra. Que te co­noz­cas más, me ima­gino...

GAR­BI­ÑE: Sí, sí, de al­gu­na for­ma sí. Pa­sas más tiem­po so­la y el am­bien­te te exi­ge te­ner un cier­to sa­ber es­tar, no sé có­mo ex­pli­car­lo, yo creo que tú ya me en­tien­des. Es que no hay es­pa­cio pa­ra ser irres­pon­sa­ble, hoy no quie­ro, hoy no tal. No, no, tie­nes que ser real­men­te or­de­na­da y pro­fe­sio­nal. No so­lo en la pis­ta, sino en lo que ha­ces fue­ra tam­bién.

GLA­MOUR: Por­que ade­más, es­tan­do en el ni­vel que es­tás, la ex­po­si­ción que tie­nes es mu­cho ma­yor y eres ejem­plo pa­ra mu­cha gen­te.

GAR­BI­ÑE: Exac­to.

GLA­MOUR: ¿Pe­sa mu­cho o no se pien­sa? A mí me pa­re­ce que en tu ca­so siem­pre has si­do or­de­na­da y bue­na chi­ca.

GAR­BI­ÑE: He ido apren­dien­do, sí es ver­dad que no soy una lo­ca en

ab­so­lu­to. Pe­ro no pien­so mu­cho en ello, es­tas cosas a ve­ces no las pien­so, in­ten­to ser yo, ha­go lo que me gus­ta, in­ten­to ju­gar con los va­lo­res del de­por­te. Pe­ro no es al­go que lle­vo siem­pre co­mo una mo­chi­la, por­que ¡lo pen­sa­ría to­do tan­to...!

GLA­MOUR: Co­mo es­pa­ño­la y ve­ne­zo­la­na, ¿có­mo ves la si­tua­ción de Ve­ne­zue­la?

GAR­BI­ÑE: Mi­ra, no quie­ro ni en­trar en ello, por­que me da...

GLA­MOUR: Com­pli­ca­da

GAR­BI­ÑE: Sí, ade­más, si te di­go la ver­dad, me da co­mo co­sa ha­blar, co­mo un po­co de mie­do, es co­mo “Gar­bi­ñe, es­tá­te al mar­gen”, por­que ten­go fa­mi­lia allí. La si­tua­ción es­tá tan de­li­ca­da que cual­quier co­sa que se di­ga va a ser ma­lin­ter­pre­ta­da y se van a apro­ve­char.

GLA­MOUR: ¿Có­mo lle­vas tú el te­ma de las re­des so­cia­les ?

GAR­BI­ÑE: rita pa­re­ce más aho­ra ju­ve­nil la A que es y mí creo Ins­ta­gram, es­tá me que en­can­ta. más las de fo­tos por­que mo­da, Mi tie­nen fa­vo- me es ma­yor los men­sa­jes. im­pac­to Me que gus­ta las mu­cho no­ti­cias por­que y que es una ma­ne­ra de que la gen­te pue­da ver una fa­ce­ta mía que no es so­la­men­te una pis­ta de tenis. Una pis­ta de tenis me trans­for­ma un po­co, y co­mo fue­ra no soy así, es mi ma­ne­ra de mos­trar lo que ha­go, mi per­so­na­li­dad, y tam­bién quie­ro ver eso de los que si­go, co­mo Vic­to­ria Beck­ham.

GLA­MOUR: Y tam­bién el feed­back, su­pon­go, con los fans tie­ne que ser bo­ni­to.

GAR­BI­ÑE: Sí, ten­go mu­chos fans, tam­bién en Su­da­mé­ri­ca, así que ten­go co­mo dos ban­das que me apo­yan mu­cho. Me gus­ta mu­cho leer lo que me di­cen, sa­ber que ten­go gen­te que real­men­te me si­gue.

GLA­MOUR: ¿Eres cons­cien­te de que es­tás pa­san­do un mo­men­to dul­ce?

GAR­BI­ÑE: Sí, y que es­to no du­ra pa­ra siem­pre, soy muy cons­cien­te de ello. In­ten­to ha­cer... no sé, lo que me gus­ta, in­ten­to apro­ve­char­lo, por­que el tenis es así: tú ga­nas y al día si­guien­te pier­des, y co­mo que no es lo mis­mo, en­ton­ces cuan­do es­tás en el mo­men­to bueno lo tie­nes que vi­vir. Has­ta que no lle­ga el mo­men­to ma­lo no te das cuen­ta de lo bien que es­ta­bas an­tes.

Con la pe­rri­ta Oli­via, Mu­gu­ru­za lle­va ves­ti­do, de Ba­len­cia­ga; ear cuff y ani­llo, de Mes­si­ka; pul­se­ras de la te­nis­ta.

Ves­ti­do ne­gro lar­go, de Lan­vin; za­pa­tos con ti­ras de la­zo, de Lou­bou­tin; y aros de oro blan­co, de Dior.

Pan­ta­lón ver­de, de At­ti­co; body de cue­llo al­to, de Eres; za­pa­tos, de Ba­len­cia­ga; y pen­dien­tes, de Ra­dà. En la otra pá­gi­na, mono con pe­dre­ría, de Miu Miu; pen­dien­tes, de Saf­sa­fu; y za­pa­ti­llas de la pro­pia Gar­bi­ñe, de adi­das.

Mi­ni­fal­da, de Pra­da; body, de Wol­ford; y bro­ches, de Sua­rez.

Cha­que­ta, de Pra­da; y pen­dien­te, de Saf­sa­fu.

Bi­ki­ni, de Mi­chael Kors; y por en­ci­ma, ves­ti­do ne­gro de red, de Ro­ber­to Ca­va­lli.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.