Ber­ta y Chino nos enamo­ran

Glamour (Spain) - - Portada -

Es cier­to que lle­va­mos si­glos in­ten­tan­do sa­ber por qué nos enamo­ra­mos, qué nos lle­va a co­no­cer a una per­so­na y que el co­ra­zón se nos sal­ga por la bo­ca. Tam­bién, qué ocu­rre pa­ra que esa per­so­na que creía­mos que era nues­tra me­dia na­ran­ja nos ex­pri­ma (en el sen­ti­do li­te­ral) y nos de­je hun­di­dos. Pues es­ta­mos de en­ho­ra­bue­na, por­que de eso va Las le­yes de la

ter­mo­di­ná­mi­ca, la nue­va pe­lí­cu­la de Ma­teo Gil (ami­go y guio­nis­ta ha­bi­tual de Ale­jan­dro Ame­ná­bar y ga­na­dor de tres Go­ya), pa­ra la que ha que­ri­do con­tar con un elen­co de lu­jo en el que des­ta­can, en­tre otros, dos de los ac­to­res con más ti­rón del ci­ne es­pa­ñol, Ber­ta Vázquez y Ri­car­do Chino Da­rín, con los que com­par­ti­mos una se­sión úni­ca en Bar­ce­lo­na, la ciu­dad en la que se desa­rro­lla es­ta ori­gi­nal e inusual co­me­dia ro­mán­ti­ca. ¿Que por qué de­ci­mos inusual? Pues por­que Las le­yes de la ter­mo­di­ná­mi­ca adop­ta una es­truc­tu­ra de do­cu­men­tal (con en­tre­vis­tas a cien­tí­fi­cos in­clui­das) don­de la se­cuen­cia chi­co encuentra chi­ca y se enamo­ra de ella se ex­pli­ca des­de un pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co. “La pe­lí­cu­la na­rra la his­to­ria de Ma­nel ( in­ter­pre­ta­do por el ac­tor Vi­to Sanz), un fí­si­co que tra­ba­ja co­mo pro­fe­sor au­xi­liar mien­tras pre­pa­ra su te­sis y que se enamo­ra de Ele­na, mi per­so­na­je, una mo­de­lo muy co­ti­za­da que sue­ña con triun­far co­mo ac­triz”, nos ex­pli­ca Ber­ta, que re­no­co­ce que una de las cosas que más le atra­jo de es­te pro­yec­to fue lo mu­cho que le gus­ta to­do lo re­la­cio­na­do con el uni­ver­so y las le­yes que lo ri­gen. “A Ma­teo tam­bién, y nos pa­sá­ba­mos las ho­ras dis­cu­tien­do so­bre ello, fue su­per­in­te­re­san­te.”

GLA­MOUR: El ci­ne nos ha ex­pli­ca­do en múl­ti­ples oca­sio­nes las ra­zo­nes por las que nos enamo­ra­mos, pe­ro en es­ta pe­lí­cu­la lo no­ve­do­so es que se re­cu­rre a la cien­cia pa­ra ello.

BER­TA: Sí, al fi­nal la pre­gun­ta que nos ha­ce­mos to­dos es si el amor se pue­de ex­pli­car a tra­vés de al­gu­na ley con­cre­ta, pe­ro creo que, cuan­do ves la pe­lí­cu­la, esa pre­gun­ta se re­du­ce a que el amor es de las po­cas cosas que es­ca­pa a to­da ley, es to­tal­men­te im­pre­de­ci­ble y no se ri­ge por na­da, es to­do mis­te­rio.

GLA­MOUR: Tam­bién se de­du­ce que, por mu­cho que uno pon­ga de su par­te, de la com­pli­ci­dad, de la quí­mi­ca o co­mo quie­ras lla­mar­lo, cuan­do al­go se tuer­ce to­do se va al ga­re­te.

BER­TA: ¡ Cla­ro! Es que en una re­la­ción en­tran en jue­go mu­chas cosas, co­mo la in­tui­ción de ca­da uno. Por ejem­plo, el per­so­na­je de Vi­to trans­mi­te ne­ga­ti­vi­dad y pe­si­mis­mo a la re­la­ción, y es lo que ha­ce que al fi­nal se rom­pa. A ve­ces nos boi­co­tea­mos no­so­tros mis­mos.

GLA­MOUR: Pa­ra las per­so­nas que no han vis­to aún la pe­lí­cu­la, ¿có­mo les ex­pli­ca­rías lo que es un no­vio ter­mo­di­ná­mi­co?

BER­TA: Pues es un ti­po que no se re­la­ja nun­ca, que lo quie­re te­ner to­do ba­jo con­trol, que no es es­pon­tá­neo y que tie­ne mie­do a de­jar­se lle­var y a per­der el con­trol. No le re­co­mien­do a na­die un no­vio ter­mo­di­ná­mi­co (ri­sas).

GLA­MOUR: El per­so­na­je que in­ter­pre­tas es el de una mo­de­lo y ac­triz gua­pa, in­te­li­gen­te y que se aca­ba enamo­ran­do de un ti­po ter­mo­di­ná­mi­co. ¿ Por qué crees que ocu­rre es­to?

BER­TA: Ella es una mo­de­lo que quie­re ser ac­triz y cu­yo círcu­lo es de­ma­sia­do su­per­fi­cial, y de re­pen­te se cru­za con él, un ti­po in­tere­san­te, in­te­li­gen­te, que per­te­ne­ce a un mun­do to­tal­men­te dis­tin­to (es pro­fe­sor de Fí­si­ca). Yo creo que en la vida tam­bién nos pa­sa, que ten­de­mos a enamo­rar­nos de per­so­nas que no tie­nen na­da que ver con no­so­tros. El pro­ble­ma em­pie­za cuan­do esas pe­que­ñas ma­nías que al prin­ci­pio te ha­cían gra­cia, des­pués te aca­ban mo­les­tan­do y te sa­can de qui­cio.

GLA­MOUR: ¿Y a Ber­ta?, ¿qué es lo que más le atrae o enamo­ra de un hom­bre?

BER­TA: Al fi­nal lo que me atrae o enamo­ra de una per­so­na es có­mo es y qué hay en su men­te, me da igual que sea ac­tor o no, pe­ro va­mos, co­mo a to­do el mun­do. Hay un pun­to en el que te­ner a una per­so­na al la­do que no tie­ne na­da que ver con­ti­go te ayu­da a des­co­nec­tar, si tie­nes una pa­re­ja que tie­ne tu mis­ma pro­fe­sión pue­des caer en el mo­no­te­ma, se con­vier­te en al­go abu­rri­do, al fi­nal te lle­vas el tra­ba­jo a ca­sa y eso hay que evi­tar­lo co­mo sea.

GLA­MOUR: Si­ga­mos ha­blan­do de amor y cien­cia. ¿ Es cier­to eso de que los po­los opues­tos se atraen?

BER­TA: Se pue­den atraer cuan­do ha­bla­mos de ener­gías per­so­na­les, que una de las par­tes de la pa­re­ja sea más hi­per­ac­ti­va o di­ver­ti­da, te­ner al la­do a al­guien que te com­pen­se tan­ta ener­gía es bueno. A mí me pue­de atraer al­guien ex­tro­ver­ti­do si soy in­tro­ver­ti­da, que el yin y el yang equi­li­bren la re­la­ción, pe­ro si son opues­tos en va­lo­res, en ma­ne­ras de ver la vida y en­fren­tar­se a ella, en­ton­ces me

ES IM­POR­TAN­TE TE­NER AL­GO EN CO­MÚN CON TU PA­RE­JA BER­TA VÁZQUEZ

pa­re­ce com­pli­ca­do que fun­cio­ne. Creo que es im­por­tan­te te­ner al­go en co­mún con tu pa­re­ja, en mi ca­so nun­ca he te­ni­do un pa­re­ja que sea lo opues­to a mí.

GLA­MOUR: ¿Y te­ne­mos que creer­nos eso de que el fí­si­co no im­por­ta...?

BER­TA: Pa­ra un pri­mer con­tac­to no voy a ne­gar que el fí­si­co im­por­ta, lo pri­me­ro que nos lla­ma la aten­ción de una per­so­na es su fí­si­co, pe­ro a lar­go pla­zo lo que a mí me atrae es lo que hay den­tro de su ca­be­za, si un tío es su­per­sexy pe­ro lue­go es un ga­ñán, me da ig ual su fí­si­co. A mí me im­por­tan cosas co­mo el ca­ris­ma que ten­ga co­mo per­so­na y que le ha­rá be­llo fren­te a los de­más.

GLA­MOUR: No sa­be­mos si es por las le­yes de la ter­mo­di­ná­mi­ca o el azar, pe­ro ha­ce unas se­ma­nas se inau­gu­ra­ba en Es­pa­ña, en con­cre­to en Ma­drid, Bar­ce­lo­na y Va­len­cia, lo que se co­no­ce co­mo la pri­me­ra Es­cue­la Neu­ro­cien­tí­fi­ca del Amor, esa que te en­se­ña a enamo­rar­te de la per­so­na ade­cua­da.

BER­TA: ¡ Wow! ¡No te­nía ni idea! Mi­ra, yo creo que pa­sa co­mo con las

da­ting apps, la gen­te es­tá per­dien­do esa co­sa de la ca­sua­li­dad, de cru­zar­se con al­guien, mi­rar­se y ¡chas! Esa ma­gia… no sé, co­noz­co gen­te a la que le ha ido muy bien, pe­ro a mí me da mu­cha pe­na, por­que vi­vi­mos en una so­cie­dad ca­da vez mas fre­né­ti­ca, con las re­des so­cia­les que ha­cen que es­te­mos en con­tac­to con tan­ta gen­te en el mun­do, pe­ro que es­tán ha­cien­do que se pier­da la na­tu­ra­li­dad de co­no­cer a una per­so­na, aun­que sea con una mi­ra­da en el me­tro, en el su­per­mer­ca­do, que al fi­nal el amor se ter­mi­ne con­vir­tien­do en una co­sa cien­tí­fi­ca y frí­vo­la.

GLA­MOUR: Eso es al­go con­tra lo que no po­de­mos lu­char, ¿no crees ? BER­TA: Es por­que te­ne­mos el es­cu­do de los te­lé­fo­nos, de las re­des so­cia­les, en lu­gar de re­cu­pe­rar esas tra­di­cio­nes ha­ce­mos lo con­tra­rio. Igual el pro­gra­ma de Hom­bres, mu­je­res y vi­ce­ver­sa fue el prin­ci­pio de to­do, que te pon­gan a al­guien en ban­de­ja pa­ra co­no­cer­lo…

GLA­MOUR: ¿ Exis­te el amor pa­ra to­da la vida? BER­TA: Es que ha cam­bia­do el es­ti­lo de vida, ti­ra­mos la toa­lla muy rá­pi­do, cuan­do ve­mos que al­go no fun­cio­na sa­be­mos que po­de­mos de­jar la re­la­ción por­que hay mu­chas per­so­nas en la mis­ma si­tua­ción que tú. An­ti­gua­men­te, la gen­te no te­nía esa po­si­bi­li­dad, y por eso las re­la­cio­nes eran más du­ra­de­ras, sa­bía­mos acep­tar que el amor no es per­fec­to y que la pa­re­ja tam­po­co, éra­mos más to­le­ran­tes. Aho­ra nos ren­di­mos an­tes y so­mos más exi­gen­tes a la ho­ra de bus­car pa­re­ja. Tam­bién se han pues­to de mo­da las re­la­cio­nes a tres, el po­li­amor, el amor li­bre, las re­la­cio­nes abier­tas, a mí no me pa­re­ce mal, aun­que to­dos en el fon­do so­ña­mos con te­ner una fa­mi­lia y un amor pa­ra siem­pre, tam­bién me pa­re­ce bien que ha­ya gen­te que de­ci­da otro ti­po de re­la­ción.

GLA­MOUR: Te lo ha­brán pre­gun­ta­do mu­chas ve­ces, pe­ro ¿qué cua­li­da­des de­be te­ner el hom­bre del que te enamo­res?

BER­TA: Que me di­vier­ta y me lo pa­se bien con él, que ten­ga buen co­ra­zón, que sea ac­ti­vo, aven­tu­re­ro, que no sea de ru­ti­nas y muy in­de­pen­dien­te.

GLA­MOUR: An­tes de ter­mi­nar, de­fí­ne­me a Chino. BER­TA: ¡Es ma­ra­vi­llo­so! Al­guien be­llo por fue­ra y por den­tro, muy in­te­li­gen­te, tra­ba­ja­dor y di­ver­ti­do, un 10. Soy muy ami­ga de Úr­su­la, su chi­ca, y la co­noz­co más a ella, pe­ro Chino es es­tu­pen­do, to­dos te­ne­mos a su pa­dre en la ca­be­za, co­mo un ti­po ideal, pues él tam­bién lo es.

Des­de que lle­gó a Es­pa­ña ha­ce ca­si tres años, las cosas no pue­den ir­le me­jor a Chino Da­rín (so­bra de­cir quién es su pa­dre). En su país, Ar­gen­ti­na, ya era un ac­tor de re­nom­bre (su in­ter­pre­ta­ción en la fa­mo­sa se­rie

His­to­ria de un clan le pro­por­cio­nó gran­des crí­ti­cas), has­ta que de­ci­dió se­guir los pasos de su pa­dre e ins­ta­lar­se en nues­tro país, del que so­lo tie­ne cosas bo­ni­tas que de­cir. “No me pue­do que­jar de lo bien que me va. En es­tos mo­men­tos es­toy ro­dan­do tam­bién en Bar­ce­lo­na el ter­cer lar­go de Oriol Pau­lo,

Mien­tras du­re la tor­men­ta, del que po­co te pue­do con­tar (ri­sas), pre­fie­ro que ha­ble­mos de Las le­yes de la ter­mo­di­ná­mi­ca, un pro­yec­to del que es­toy muy or­gu­llo­so por ha­ber par­ti­ci­pa­do, tan­to por Ma­teo Gil, que es un crack, co­mo por el res­to del equi­po, Vi­to, Ber­ta, Vicky, con los que me he lle­va­do muy bien du­ran­te to­do el ro­da­je.”

GLA­MOUR: Tu per­so­na­je, Pa­blo, es el de un ti­po a prio­ri gol­fi­llo, con mie­do

AHO­RA NOS REN­DI­MOS AN­TES Y SO­MOS MÁS EXI­GEN­TES EN EL AMOR BER­TA VÁZQUEZ

a las re­la­cio­nes, que se en­fren­ta al di­le­ma de ele­gir li­ber­tad o com­pro­mi­so. Di­ga­mos que es el tí­pi­co hom­bre del que mu­chas mu­je­res hui­rían, ¿no crees ?

CHINO: Pa­blo tie­ne al­go de es­te­reo­ti­po, pe­ro lo que me gus­ta de él es que su me­jor ami­go es to­tal­men­te di­fe­ren­te a él, un fí­si­co que tie­ne una for­ma de en­ten­der las re­la­cio­nes dis­tin­ta y eso pro­vo­ca un con­tras­te in­tere­san­te en­tre am­bos per­so­na­jes y có­mo se en­fren­tan al amor.

GLA­MOUR: Y lle­ga una chi­ca que no tie­ne na­da que ver con él y se enamo­ra. CHINO: Sí, le cam­bia y le po­ne el mun­do pa­tas arri­bas. Que­da pren­da­do de ella , la va des­cu­brien­do, se da cuen­ta de que to­das sus ar­mas no sir ven pa­ra na­da, ya que ella es una mu­jer su­per­in­de­pen­dien­te, que va a su ai­re, que no de­pen­de de él ni de sus ar­ti­ma­ñas y que no es­tá dis­pues­ta a li­diar con sus lo­cu­ras. Es la pri­me­ra en pa­rar­le los pies y ha­cer­le ver la vida de otra ma­ne­ra muy di­fe­ren­te. Lo pa­ra en se­co.

GLA­MOUR: Lo de los po­los opues­tos le fun­cio­na. CHINO: Es que yo creo que eso es co­mo to­do, cuan­do se ha­bla de per­so - nas no hay una mé­tri­ca ni una for­ma, soy po­co afín a la creen­cia de que hay f uer­zas ing ober­na­bles que g obier­nan nues­tra vida , me pa­re­ce que en ese ca­so que me plan­teas, co­mo en cual­quier otro, no tie­ne que ver con que los po­los opues­tos se atraig an o no, cuan­do dos per­so­nas se lleg an a co­no­cer en pro­fun­di­dad son los pe­que­ños de­ta­lles los que aca­ban enamo­rán­do­los, no los tí­tu­los. C

elo­so de su vida pri­va­da , Chino Da­rín evi­ta ha­blar de su pa­re­ja , la ac­triz Úr­su­la Cor­be­ró, a la que co­no­ció du­ran­te el ro­da­je de la se­rie La em­ba­ja­da. En las po­cas oca­sio­nes que lo ha he­cho no ha du­da­do en ca­li­fi­car­la co­mo una “mu­jer ma­ra­vi­llo­sa y l le­na de energ ía”.

GLA­MOUR: ¿Crees que la cien­cia pue­de ayu­dar­nos a enamo­rar­nos de la per­so­na ade­cua­da ?

BER­TA: No creo que exis­ta una per­so­na que sea la ade­cua­da pa­ra enamo­rar­te de ella , no creo en es­to de las me­dias na­ran­jas, me pa­re­ce que hay alg o que es im­po­si­ble de me­dir, de cal­cu­lar y que tie­ne que ver con lo que se sue­le l la­mar quí­mi­ca y que no tie­ne una re­la­ción cien­tí­fi­ca pa­ra mí. Creo que to­do em­pie­za con esa es­pe­cie de chispa y de ma­gia que surg e cuan­do dos per­so­nas es­tán dis­pues­tas a acom­pa­ñar­se a lo larg o de sus vi­das, son elec­cio­nes que se to­man con la ca­be­za y el co­ra­zón. Si te soy sin­ce­ro, creo que to­das las per­so­nas son po­ten­cial­men­te ade­cua­das pa­ra enamo­rar­te de ellas, pe­ro de­pen­de de lo que uno de­po­si­te en ellas.

GLA­MOUR: Chino, ¿ cuán­to du­ra el enamo­ra­mien­to ?

CHINO: No aca­bo de te­ner un pun­to de vis­ta cla­ro so­bre ello. Me fal­tan (eso es­pe­ro) mu­chos años pa­ra te­ner una opi­nión for­ma­da so­bre lo que du­ra el amor.

GLA­MOUR: Pe­ro sí que me po­drás de­cir qué es lo que enamo­ra a Chino de una mu­jer...

CHINO: No ten­go na­da que me enamo­re de una mu­jer en par­ti­cu­lar, no hay una res­pues­ta lóg ica , de­pen­de del mo­men­to per­so­nal que vi­va ca­da uno, de ca­da mu­jer, de ca­da cir­cuns­tan­cia , del con­tex­to en el que se co­noz­can. Pue­de ocu­rrir que te enamo­res de mu­je­res to­tal­men­te di­fe­ren­tes, por­que eso es alg o que nos pa­sa in­clu­so con los ami­gos, si siem­pre nos ro­dea­mos del mis­mo ti­po de per­so­nas, que no es mi ca­so, pue­de re­sul­tar abu­rri­do. Hay mu­cha di­ver­si­dad en el amor, me g us­ta pen­sar eso y cul­ti­var­lo. GLA­MOUR: ¿Có­mo ha si­do tra­ba­jar con Ber­ta ? CHINO: La ver­dad es que he­mos for­ma­do un gru­po g enial, es una gran com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo, apor­ta mu­cho com­pa­ñe­ris­mo. Ro­dar es­ta pe­lí­cu­la ha si­do muy di­ver­ti­do, la­men­ta­ble­men­te no he­mos com­par­ti­do mu­chas es­ce­nas jun­tos, pe­ro sí mu­cho tiem­po f ue­ra de cá­ma­ra, e in­clu­so aho­ra seg ui­mos te­nien­do con­tac­to y que­dan­do de vez en cuan­do.

GLA­MOUR: ¿Te seg ui­re­mos vien­do por Es­pa­ña ? CHINO: ¡Es­pe­ro que sí ! Des­de que l leg ué aquí ha­ce unos años to­do ha si­do bueno. He tra­ba­ja­do con Fernando True­ba, Pe­né­lo­pe, aho­ra con Ma­teo Gil, he he­cho te­le­vi­sión, oja­lá sig a to­do ig ual de bien. ¡Yo en­can­ta­do y fe­liz !

NO CREO EN LAS ME­DIAS NA­RAN­JAS, TO­DO ES MU­CHO MÁS COM­PLE­JO CHINO DA­RÍN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.