Ca­mi­la Ca­be­llo y su ma­dre, des­de Cu­ba con amor

To­do lo que Ca­mi­la Ca­be­llo y su ma­dre, Si­nuhe, traían cuan­do lle­ga­ron a Es­ta­dos Uni­dos era una mo­chi­la con sus per­te­nen­cias y a sí mis­mas. Aque­llo fue su­fi­cien­te.

Glamour (Spain) - - Sumario - Tex­to: Eri­ka Ha­ya­sa­ki. Fotos: Aman­da Mar­sa­lis

Te acuer­das del au­to­bús?” Pre­gun­ta Si­nuhe Es­tra­bao a su hi­ja. Ca­mi­la Ca­be­llo asien­te. Si­gue te­nien­do la ima­gen de sí mis­ma con seis años, con un dia­rio de Win­nie The Pooh y una mu­ñe­ca ru­bia con ves­ti­di­to ro­sa, com­pra­da en un mer­ca­di­llo. Fue un via­je tur­bu­len­to. Cuan­do fi­nal­men­te con­si­guie­ron al­can­zar la Ofi­ci­na de In­mi­gra­ción en la fron­te­ra de Es­ta­dos Uni­dos, tras seis ho­ras de es­pe­ra pa­ra con­se­guir el OK y pa­sar­la, Ca­mi­la no pu­do de­jar de sal­tar y gri­tar de ale­gría, mien­tras Si­nuhe llo­ra­ba de ali­vio.

Si­nuhe, aho­ra 48, era ar­qui­tec­ta en Cu­ba, pe­ro sin­tió que sus opor­tu­ni­da­des de éxi­to eran muy li­mi­ta­das. “No que­ría aque­llo pa­ra mi hi­ja”, di­ce. “Que­ría que tuviera opor­tu­ni­da­des.” Ca­mi­la pa­só con no­ta­zas la es­cue­la en Mia­mi y en no­veno gra­do hi­zo la au­di­ción pa­ra The X Fac­tor, que lan­zó su ca­rre­ra mu­si­cal con la girl band Fifth Har­mony. Aho­ra, con un éxi­to mun­dial a sus es­pal­das gra­cias a su pri­mer ál­bum y tras de­jar el gru­po, la ar­tis­ta si­gue con­tan­do con su ma­dre. “Mi ma­má siem­pre es­tá apo­yán­do­me”, ex­pli­ca Ca­mi­la: “Nos he­mos con­ver­ti­do en un equi­po”. Ma­dre e hi­ja con­tem­plan tum­ba­das en un so­fá de cue­ro la piscina que vue­la so­bre las co­li­nas de Holly­wood, mien­tras re­cuer­dan có­mo lle­ga­ron has­ta aquí. CA­MI­LA: Ca­da vez que mi ma­dre me cuen­ta la his­to­ria de có­mo de­ja­mos Cu­ba, apren­do más. SI­NUHE: Vo­la­mos des­de Cu­ba a Mé­xi­co, y fui­mos en au­to­bús has­ta la fron­te­ra ame­ri­ca­na, nos lle­vó un mes. De­ja­mos a to­do el mun­do de­trás, mis ami­gos, mi fa­mi­lia. Mi mie­do era que mi ma­ri­do no pu­die­ra ja­más re­unir­se con no­so­tras. CA­MI­LA: Re­cuer­do a mi pa­dre co­mo ha­ciéd­no­se pe­que­ño co­mo una hor­mi­ga mien­tras le de­cía adiós. SI­NUHE: Fui­mos a Mia­mi y es­tu­vi­mos en la ca­sa de un ami­go de la fa­mi­lia has­ta que en­con­tré tra­ba­jo en Mars­hall, en el de­par­ta­men­to de za­pa­tos, y pu­de al­qui­lar una ha­bi­ta­ción. Fue real­men­te muy du­ro. Lle­gué sin di­ne­ro y de­jan­do atrás to­do lo que era fa­mi­liar. Hi­ce una lis­ta de ob­je­ti­vos y, ca­da vez que ta­cha­ba al­guno, sen­tía que to­do ha­bía me­re­ci­do la pe­na. CA­MI­LA: En Cu­ba, ha­bía días en cla­se que so­lo veía­mos di­bu­jos ani­ma­dos, no apren­día­mos. Pe­ro cuan­do lle­gué a Es­ta­dos Uni­dos, fue más bien co­mo: de­be­res. Mu­chas co­sas eran de re­pen­te muy di­fe­ren­tes, un nue­vo co­le sin ami­gos, no ha­bla­ba el idio­ma y echa­ba de me­nos a mi pa­pá. Te­nía un pe­que­ño ca­len­da­rio de Dis­ney e iba ta­chan­do ca­da día has­ta la fe­cha que se su­po­nía que ve­nía aquí. Cuan­do por fin lle­gó, una año y me­dio des­pués, es­ta­ba ¡tan con­ten­ta! SINHUE: Cen­tré a Ca­mi­la pa­ra que es­tu­dia­ra mu­cho por­que ne­ce­si­tá­ba­mos una be­ca pa­ra po­der acceder a la uni­ver­si­dad. Y por mi par­te me sa­qué el gra­do de con­tra­tis­ta. Mi ma­ri­do y yo mon­ta­mos al fi­nal una cons­truc­to­ra. CA­MI­LA: Era una ni­ña muy in­tro­ver­ti­da. Pe­ro em­pe­cé a lle­var­me mis CDS al YMCA tras el co­le. Pe­dí un ra­dio­ca­se­te y me pu­se a ha­cer mi mú­si­ca en una es­qui­na, y la gen­te co­men­zó a ve­nir. Creé un Youtu­be ha­cien­do co­vers (de­bí de su­bir co­mo cin­cuen­ta). Aun­que no pen­sa­ba que era muy bueno, la mú­si­ca era la úni­ca pa­sión que ha con­se­gui­do que su­pere mi ti­mi­dez. Des­pués de ver el ví­deo de có­mo au­di­cio­nar pa­ra The X Fac­tor de One Di­rec­tion, pe­dí a mi ma­dre per­mi­so pa­ra pre­sen­tar­me a las prue­bas. SI­NUHE: Ella era muy tí­mi­da, no pen­sá­ba­mos que fue­ra ca­paz de ha­cer­lo. Pe­ro le di­je a mi ma­ri­do: “Si quie­re ir… ¡Va­mos!”. CA­MI­LA: Era la pri­me­ra vez que can­ta­ba con pú­bli­co. SI­NUHE: Nun­ca ha­bía co­no­ci­do a na­die que se en­fren­ta­ra a sus mie­do co­mo ella lo hacía. Es­ta­ba ate­rro­ri­za­da, pe­ro no se echó atrás. Me pre­gun­tó: “¿Crees que to­do el mun­do sa­be que ten­go mie­do?”. Yo le con­tes­té que no lo sa­bían. CA­MI­LA: Creo que lo más va­lio­so que he apren­di­do de mi ma­dre es: tú eres un ser hu­mano si tie­nes mie­do, pe­ro nun­ca le tie­nes que per­mi­tir que te ha­ga más du­ra la si­tua­ción. Si al­go se pone di­fí­cil, ve a por ello con to­das tus fuer­zas. SI­NUHE: Nun­ca ima­gi­né que fue­ra a con­ver­tir­se en can­tan­te. CA­MI­LA: Aho­ra mis­mo es­toy en el pro­ce­so de es­cri­bir to­do es­te via­je. Quie­ro ha­cer una can­ción de amor pa­ra in­mi­gran­tes. Es­ta pa­la­bra, in­mi­gran­te, tie­ne de­ma­sia­das con­no­ta­cio­nes pe­yo­ra­ti­vas. Pue­do ima­gi­nar a to­das esas ni­ñas que llegan aquí con sue­ños y que no se sien­ten que­ri­das. Me ins­pi­ran pa­ra dar lo me­jor de mí y dar­les un po­co de luz. Quie­ro ser esa per­so­na que to­do el mun­do sue­ña con con­ver­tir­se al llegar a Amé­ri­ca: una per­so­na de la que no im­por­ta cuál es su len­gua ma­ter­na o su re­li­gión, ser una per­so­na cu­yos sue­ños se con­vier­ten en reali­dad por­que ha tra­ba­ja­do lo su­fi­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.