LI­BROS. San­dra Bar­ne­da y el fe­mi­nis­mo del si­glo XVIII

Via­ja­mos con la es­cri­to­ra y pe­rio­dis­ta San­dra Bar­ne­da a Ve­ne­cia pa­ra des­cu­brir qué se es­con­de de­trás de su nue­va no­ve­la, Las hi­jas del agua, la his­to­ria de una her­man­dad se­cre­ta de mu­je­res que lu­chan por ser li­bres e igua­les.

Glamour (Spain) - - Sumario - Tex­to: Ele­na Man­da­cen

Nos si­tua­mos en la Ve­ne­cia de 1793, una épo­ca cla­ve en la Re­pú­bli­ca del Vé­ne­to y don­de San­dra Bar­ne­da ha que­ri­do si­tuar su nue­va no­ve­la, Las hi­jas del agua, en la que nos des­cu­bre una so­cie­dad se­cre­ta de mu­je­res que lu­chan por la li­ber­tad, y por des­pren­der­se de la mo­ret­ta (un ti­po de más­ca­ra ve­ne­cia­na) que les opri­me. Pa­ra la es­cri­to­ra y pe­rio­dis­ta ca­ta­la­na, se tra­ta de la ter­ce­ra no­ve­la de su te­tra­lo­gía de los cua­tro ele­men­tos, que co­men­zó con Reír al vien­to y con­ti­nuó con La tie­rra de las mu­je­res. Y de nue­vo, el fe­mi­nis­mo, el pa­pel de la mu­jer a lo lar­go de la his­to­ria, la li­ber­tad y el in­con­for­mis­mo co­mo los gran­des te­mas. “Te­nía muy cla­ro que no que­ría na­rrar una his­to­ria de con­flic­to en­tre hom­bre y mu­jer, sino una his­to­ria de unas va­lien­tes que de­ci­die­ron qui­tar­se la más­ca­ra, y eso es ad­mi­ra­ble.” GLA­MOUR: San­dra, ¿ có­mo ha si­do el pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción en Ve­ne­cia, don­de se desa­rro­lla Las hi­jas del agua? SAN­DRA: Es­ta es mi no­ve­la más am­bi­cio­sa, he tar­da­do ca­si tres años en es­cri­bir­la y he te­ni­do mo­men­tos en los que me de­ses­pe­ra­ba, me des­mo­ti­va­ba, y de­cía: “¡Ma­dre mía,

no pue­do ver ha­cia dón­de voy!”. Lo pri­me­ro que hi­ce fue em­pa­par­me de la his­to­ria, es­tu­diar la Re­pú­bli­ca, de dón­de vie­ne, has­ta llegar a sus úl­ti­mos años. De los ve­ne­cia­nos se di­ce que son una ra­za apar­te de los ita­lia­nos, y es cier­to. GLA­MOUR: Te co­no­ce­rás Ve­ne­cia co­mo la palma de tu mano, ¿no? SAN­DRA: Sí, me he pa­sa­do mu­cho tiem­po aquí, pa­sean­do por las ca­lles, ha­blan­do con sus gen­tes, lo­ca­li­zan­do a ve­ne­cia­nos de fa­mi­lias de ve­ne­cia­nos, ha­blan­do con ellos. Me han abier­to pa­la­cios que es­tán ce­rra­dos al pú­bli­co, y eso me ha ayu­da­do mu­cho a la ho­ra de es­cri­bir. GLA­MOUR: ¿ En qué mo­men­to sur­gió que la his­to­ria se desa­rro­lla­se en Ve­ne­cia? SAN­DRA: Pa­ra mí Ve­ne­cia fue más bien una con­fluen­cia... Pri­me­ro si­tué el con­tex­to his­tó­ri­co de la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa, cuan­do Rous­seau no in­clu­yó a las mu­je­res en su in­flu­yen­te tra­ta­do, El con­tra­to so­cial. Y con mu­je­res co­mo Mary Wolls­to­ne­craft, con­si­de­ra­da una de las pri­me­ras fe­mi­nis­tas, que a tra­vés de su li­bro Vin­di­ca­ción de los de­re­chos de la mu­jer di­fun­dió por dis­tin­tos paí­ses de Eu­ro­pa su crí­ti­ca an­te la dis­cri­mi­na­ción. Y ahí es­tá la pre­mi­sa que me plan­teé: ¿ y si en reali­dad las mu­je­res es­ta­ban unidas y ha­bían for­ma­do una so­cie­dad se­cre­ta? En ese mo­men­to Ve­ne­cia era el epi­cen­tro de to­do, es­ta­ba en un limbo don­de to­do po­día pa­sar, don­de ha­bía pi­lla­je, li­ber­ti­na­je, pu­ri­ta­nis­mo, pe­ro al mis­mo tiem­po es ver­dad que las mu­je­res ve­ne­cia­nas de la épo­ca eran las que te­nían más li­ber­tad. Ade­más, es la ciu­dad que flo­ta, y me ve­nía per­fec­to pa­ra si­tuar­lo en torno al agua. GLA­MOUR: Una de las co­sas que más me gus­ta del li­bro es có­mo re­tra­tas la her­man­dad, ese con­cep­to de que las mu­je­res se unan pa­ra lu­char. SAN­DRA: Real­men­te creo que exis­tie­ron her­man­da­des se­cre­tas de mu­je­res. ¡Es que te­nía­mos que es­tar unidas! No po­dían ha­blar con el ma­ri­do por­que la ma­yo­ría de ellos no las en­ten­dían, en­ton­ces no les que­da­ba otra que unir­se y des­fo­gar­se. GLA­MOUR: Tú siem­pre has he­cho ga­la de la igual­dad y de la de­fen­sa de los de­re­chos de la mu­jer. Y no so­lo en tus li­bros. SAN­DRA: Yo creo que exis­te una res­pon­sa­bi­li­dad, no po­de­mos pen­sar que to­do es­tá he­cho. Es ver­dad que, en cier­to mo­do, de don­de ve­ni­mos, hay cier­ta con­for­ta­bi­li­dad. Pe­ro sim­ple­men­te por to­das aque­llas mu­je­res que qui­zás no co­no­ce­mos y no nos han ex­pli­ca­do tan­to, nom­bres que han es­ta­do si­len­cia­dos y que han he­cho mu­cho por no­so­tras, por to­dos los lu­ga­res del mun­do don­de si­gue exis­tien­do esa de­sigual­dad. GLA­MOUR: Pe­ro to­da­vía que­da mu­cho por ha­cer, ¿ ver­dad? SAN­DRA: Hay que em­pe­zar a cons­truir de una vez por to­das una so­cie­dad más igua­li­ta­ria por­que eso es siem­pre si­nó­ni­mo de ri­que­za. Evi­tar una so­cie­dad cas­tra­do­ra, una so­cie­dad don­de la balanza es­tá in­cli­na­da pa­ra un la­do no es bueno, por­que el que es­tá arri­ba es­tá con­de­na­do a es­tar arri­ba aun­que no lo quie­ra, y si no es­tá arri­ba es un fra­ca­sa­do. Yo creo que eso pa­sa has­ta en el mun­do de las em­pre­sas, don­de se ha­bla tan­to de la di­ver­si­dad co­mo la cla­ve del éxi­to, pe­ro es que es­tá de­mos­tra­do que en las ciu­da­des don­de hay más

di­ver­si­dad, don­de más se acep­ta la crea­ti­vi­dad, el ta­len­to más allá del gé­ne­ro, más allá de la re­li­gión, más allá de la di­fe­ren­cia, son las que triun­fan. Es lo que va a pro­vo­car una gran onda ex­pan­si­va, y es lo que es­tá ocu­rrien­do aho­ra con el rui­do, por­que las revoluciones siem­pre se han in­ten­ta­do si­len­ciar.

En Las hi­jas del agua, su pro­ta­go­nis­ta se lla­ma Ara­be­lla Mas­sa­ri y es la lí­der de una her­man­dad se­cre­ta de mu­je­res, una va­le­ro­sa he­roí­na que hoy en día, en pleno si­glo XXI, ten­dría mu­cho que de­cir. GLA­MOUR: Si Ara­be­lla es­tu­vie­se sen­ta­da aquí con no­so­tras, ¿ qué crees que nos di­ría? SAN­DRA: Real­men­te hay mu­chas Ara­be­llas en es­te si­glo XXI, to­das esas mu­je­res que es­tán en con­se­jos di­rec­ti­vos y que es­tán so­las, que tie­nen que aguan­tar mu­chas ve­ces co­men­ta­rios fue­ra de lu­gar, fue­ra de con­tex­to, fue­ra de có­di­go. A ve­ces di­cen: “Es que ya no que­réis ni que os di­gan elo­gios”. No, un elo­gio es al­go ma­ra­vi­llo­so, pe­ro siem­pre den­tro de un con­tex­to y no pa­ra des­co­lo­car. Yo siem­pre di­go que la fo­to del pre­si­den­te del Go­bierno con el Ibex 35 es un re­fle­jo de que to­da­vía te­ne­mos que avan­zar, y no se le da mu­cha im­por­tan­cia a esa fo­to­gra­fía por­que se ha­ce anual­men­te ca­da ve­rano pa­ra que la gen­te lo vea. GLA­MOUR: Y tú, ¿ có­mo hu­bie­ses si­do en el si­glo XVIII? SAN­DRA: Se­gu­ra­men­te una mu­jer lu­cha­do­ra co­mo lo soy aho­ra, rebelde, no me hu­bie­se ca­lla­do na­da, y eso con to­da pro­ba­bi­li­dad me ha­bría cau­sa­do mu­chos pro­ble­mas. GLA­MOUR: El de­seo fe­me­nino tam­bién es­tá muy pre­sen­te en la no­ve­la. ¿Te ha sa­li­do de for­ma na­tu­ral? SAN­DRA: Sí, te­nía cla­ro que en es­ta no­ve­la que­ría dar un pa­so más y abor­dar las emociones y el te­ma del de­seo, de por qué no se con­tro­la, de có­mo se des­pier­ta, de có­mo su­ce­de. Y tam­bién el de­seo más in­ge­nuo y el más per­ver­so. GLA­MOUR: Co­mo pe­rio­dis­ta, ¿qué tie­ne la li­te­ra­tu­ra pa­ra en­gan­char­te? SAN­DRA: La li­be­ra­ción, via­jar a otros lu­ga­res. Ten en cuen­ta que no se ha in­ven­ta­do aún la má­qui­na del tiem­po, pe­ro exis­te la li­te­ra­tu­ra. GLA­MOUR: En Es­pa­ña, por des­gra­cia, ca­da vez lee­mos me­nos. ¿Qué ha­ce­mos pa­ra so­lu­cio­nar­lo? SAN­DRA: Es cier­to que te­ne­mos unos ín­di­ces de lec­tu­ra muy ba­jos, y aquí me gus­ta­ría co­men­tar al­go que con­si­de­ro im­por­tan­te: los au­dio­li­bros. Ca­da vez más edi­to­ria­les es­tán apos­tan­do por ello, por­que al fi­nal es ver­dad que nos te­ne­mos que adap­tar a los nue­vos tiem­pos. En Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, no so­lo se lo po­nen en el co­che, sino tam­bién en el gim­na­sio o an­tes de dor­mir, co­mo ha­cía­mos an­tes con la ra­dio, por­que te re­la­ja mu­cho. Hay gen­te que di­ce que no pue­de leer por­que le can­sa los ojos, pe­ro lo es­cu­chas y es ma­ra­vi­llo­so. Y eso es lo que tie­ne la li­te­ra­tu­ra. GLA­MOUR: En ese sen­ti­do, ¿ crees que la tec­no­lo­gía y las re­des so­cia­les han he­cho mu­cho da­ño a cos­tum­bres co­mo la de leer un li­bro? SAN­DRA: La tec­no­lo­gía es bue­na y hay que sa­ber sa­car su me­jor la­do. Es co­mo, por ejem­plo, con la gri­pe, an­tes la gen­te se moría de ello, y ya no, he­mos evo­lu­cio­na­do, aho­ra se crea otro ti­po de en­fer­me­da­des. Pien­so que la tec­no­lo­gía ge­ne­ra unos há­bi­tos dis­tin­tos a los que de­be­mos acos­tum­brar­nos. Tie­ne sus co­sas ma­ra­vi­llo­sas, y creo que ten­dre­mos que apren­der a po­ner lí­mi­te a los horarios, no so­lo a los ni­ños, tam­bién a los adul­tos. GLA­MOUR: No sé si es muy pron­to pa­ra pre­gun­tar­te si tie­nes en men­te ya la si­guien­te no­ve­la. SAN­DRA: De mo­men­to quie­ro dis­fru­tar de Las hi­jas del agua, que me trae­rá co­sas muy bue­nas. Ten­go que des­en­gan­char­me de los per­so­na­jes tan po­de­ro­sos que tie­ne, de sus tra­mas, no de­ja de ser una no­ve­la lle­na de aven­tu­ras y de ac­ción. Por eso, el fue­go ya lle­ga­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.