Bon­jour tris­tes­se, bien sû­re!

El pa­sa­do fe­bre­ro, la mo­de­lo Be­lla Hadid re­co­no­ció pú­bli­ca­men­te su lucha con­tra la an­sie­dad. En Es­pa­ña, las mu­je­res du­pli­can a los hom­bres en el con­su­mo de an­sio­lí­ti­cos y an­ti­de­pre­si­vos. La pre­pon­de­ran­cia de es­te es­ta­do, ¿no es­ta­rá re­la­cio­na­da con la repr

Glamour (Spain) - - Sumario - Tex­to: Ma­ría Ovelar. Ilus­tra­ción: Glo­ria Sán­chez

odía con to­do. Así que la man­dí­bu­la apre­ta­da, los miem­bros aga­rro­ta­dos, las ce­fa­leas y el do­lor es­to­ma­cal y mus­cu­lar no eran míos. Eran de otros. Yo no los veía. Se­guía aba­lan­zán­do­me so­bre ur­gen­cias con­ta­gia­das, en­car­gos de úl­ti­ma ho­ra y tra­ba­jos her­cú­leos. Nun­ca de­cía no. Si aca­so que lo hi­cie­ra la otra. Has­ta que un día me rom­pí. ¿O era la otra? Por los da­tos, no po­dían ser mu­chas “otras”: se­gún el úl­ti­mo es­tu­dio de la OMS, el 4,1 por cien­to de los es­pa­ño­les su­frió an­sie­dad en 2015; es de­cir, unos dos mi­llo­nes de per­so­nas. No parecen tan­tas. Los es­tu­dios so­bre las ba­jas la­bo­ra­les en 2017 pin­tan un cua­dro más tur­bio: una de ca­da diez ba­jas la­bo­ra­les por in­ca­pa­ci­dad en 2017 fue­ron por de­pre­sión. “Las mu­je­res re­pri­mi­mos la tris­te­za y la an­sie­dad por­que son un ta­bú. En Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, la an­sie­dad afec­ta al 20 por cien­to, pe­ro po­cos bus­can ayu­da: unos 60 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses su­fren en si­len­cio (da­tos de An­xiety, Pa­nic & Health). Nos sen­ti­mos aver­gon­za­dos cuan­do de­be­ría­mos ser cons­cien­tes de que cual­quie­ra pue­de

es de que pa­de­cer­las. real”, Yo com­bi­na Aho­ra, me cuen­ta La un la an­sie­dad me­di­ta­ción método Úr­su­la Cal­vo, pro­vo­ca de au­to­coa­ching y la fun­da­do­ra aten­ción mie­do y ple­na con otras he­rra­mien­tas. Y tan­to, ya que es­te tras­torno da­ña los sis­te­mas in­mu­no­ló­gi­co, di­ges­ti­vo e in­tes­ti­nal; pro­vo­ca pér­di­da de me­mo­ria a cor­to plazo, fa­ti­ga, náu­seas e in­som­nio; y un lar­go et­cé­te­ra. La de­pre­sión no se que­da atrás. Afec­ta a 300 mi­llo­nes de per­so­nas y es la prin­ci­pal cau­sa de pro­ble­mas de sa­lud y dis­ca­pa­ci­dad en to­do el mun­do, se­gún la OMS. Ade­más, su pre­va­len­cia ha au­men­ta­do en un 18 por cien­to en Es­pa­ña des­de 2005.

Me­di­tar con­tra la an­sie­dad.

Ma­drid, en un se­mi­na­rio de me­di­ta­ción tras­cen­den­tal A Úr­su­la la que co­no­cí se prac­ti­ca en su cen­tro pro­nun- de cian­do un man­tra en si­len­cio. No era la pri­me­ra vez que me sen­ta­ba con los ojos ce­rra­dos pa­ra in­ten­tar con­vo­car el pre­sen­te. “La cien­cia ha de­mos­tra­do lo que nos de­cían los ve­das: la me­di­ta­ción nos li­be­ra del yo y de la tris­te­za; calma la red neu­ro­nal por de­fec­to (RND), se­gún la Uni­ver­si­dad de Ya­le. Una RND ac­ti­va

LA AN­SIE­DAD DA­ÑA EL SIS­TE­MA IN­MU­NO­LÓ­GI­CO, DI­GES­TI­VO E IN­TES­TI­NAL

NOS BOM­BAR­DEAN 60.000 PEN­SA­MIEN­TOS DIA­RIOS; EL 90% SON RE­PE­TI­CIO­NES DE HE­CHOS O IDEAS

es si­nó­ni­mo de una men­te preo­cu­pa­da que no de­ja de dar vuel­tas a las co­sas, una ac­ti­tud que en­tris­te­ce. Me­di­tar pro­du­ce en­dor­fi­nas, ayu­da a con­cen­trar­se, dor­mir me­jor, dis­mi­nu­ye la pre­sión ar­te­rial…” Es­tas en­se­ñan­zas no son mías, me las trans­mi­tió el doc­tor Ra­jeen­dran en el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción So­mat­he­raam de Ke­ra­la, al que acu­dí ha­ce dos años pa­ra apren­der es­ta téc­ni­ca. Yo que siem­pre ha­bía si­do una escéptica. A mí que so­lo me atraían los de­por­tes adre­na­lí­ni­cos. Mien­tras du­ró el cur­so, la prac­ti­qué. Aban­do­né a los po­cos me­ses. Ra­jeen­dran y su equi­po me ha­bían en­se­ña­do a me­di­tar con la res­pi­ra­ción, con el pra­na­ya­ma, sin man­tras. “Es im­por­tan­te en­ten­der por qué me­di­ta­mos. Si no es fá­cil boi­co­tear­se, de­cir­se que roba tiem­po. Es al re­vés, lo aho­rra. Nos bom­bar­dean unos 60.000 pen­sa­mien­tos dia­rios; el 90 por cien­to no son crea­ti­vos, ni nue­vos. Son re­pe­ti­cio­nes de he­chos o ideas que he­mos te­ni­do o que nos han con­ta­do. Ge­ne­ran es­trés y an­sie­dad”, re­su­me Úr­su­la. Tam­po­co creía en ilu­mi­na­cio­nes, pe­ro, des­de lue­go, esa fue una. De­jar de iden­ti­fi­car­me con los pen­sa­mien­tos y emociones; dar­me cuen­ta de que soy mu­cho más que esa emo­ción. O co­mo di­ce Úr­su­la: “Prac­ti­car me­di­ta­ción, aten­ción ple­na y com­pa­sión ha­ce que los pen­sa­mien­tos y las emociones de­jen de ser una car­ga que te blo­quea pa­ra con­ver­tir­se en las pe­sas de tu en­tre­na­mien­to pa­ra vi­vir mu­cho me­jor”.

Emo­ción adap­ta­ti­va.

Des­de ha­ce un año, soy cons­tan­te. Aun­que si me sal­to una me­di­ta­ción, me no­to más quis­qui­llo­sa e iras­ci­ble. Es cu­rio­so, pe­ro des­de en­ton­ces em­pe­cé a des­cu­brir que no es­ta­ba sola; a mi al­re­de­dor mu­chos me­di­ta­ban o que­rían ha­cer­lo o prac­ti­ca­ban mindfulness. Tam­bién se ha­bían sen­ti­do aga­rro­ta­dos. Pe­ro en­ton­ces, ¿qué hay de ese exi­guo 4,1 por cien­to? ¿Y si nos es­tu­vié­ra­mos tra­gan­do el ma­les­tar ne­gán­do­lo in­clu­so en las en­cues­tas? “El pro­ble­ma real de la an­sie­dad es­tá en evi­tar y ne­gar cons­tan­te­men­te las sen­sa­cio­nes des­agra­da­bles que aca­rrea, por mie­do a sus ma­ni­fes­ta­cio­nes fí­si­cas y psi­co­ló­gi­cas”, me ex­pli­ca Ai­na­ra Ca­ji­gas, psi­có­lo­ga. Ca­ji­gas es una vie­ja ami­ga. Por con­fi­den­te. No la ha­bía ima­gi­na­do así. Ni a ella ni al des­pa­cho. ¿ Dón­de es­ta­ba el so­fá ki­lo­mé­tri­co pa­ra es­ti­rar las pier­nas cla­van­do la mi­ra­da en el te­cho? Ni ras­tro de mi sue­ño wood­ya­lle­nes­co. Con un té humean­te so­bre una me­si­ta es­cu­ché –ha­ce tres años– la his­to­ria del men­sa­je­ro. “La an­sie­dad es una emo­ción y es adap­ta­ti­va, quie­re dar­nos una in­for­ma­ción, y has­ta que no mi­re­mos lo que es no se mar­cha­rá. Es el men­sa­je­ro con un pa­que­te que no abri­mos por­que nos sen­ti­mos in­có­mo­dos al des­co­no­cer el con­te­ni­do de la mi­si­va. Pe­ro el men­sa­je­ro tie­ne un co­me­ti­do, y cuan­to más lo ig­no­re­mos más in­sis­ti­rá. Has­ta que un buen día ti­ra­rá la puer­ta aba­jo.” Su com­pa­ñe­ra en el cen­tro, Pa­tri­cia Or­te­ga, tam­bién psi­có­lo­ga, lo ex­pli­ca así: “Des­de la in­fan­cia nos edu­can a re­pri­mir emociones co­mo la tris­te­za, así que re­cu­rri­mos a es­tra­te­gias fun­cio­na­les pa­ra eva­dir­nos; unas he­rra­mien­tas que a lar­go plazo ter­mi­nan sien­do per­ju­di­cia­les in­clu­so en el plano fi­sio­ló­gi­co”. No dar rien­da suel­ta a los sen­ti­mien­tos, tra­gar­se las lá­gri­mas, no per­mi­tir­se sa­bo­rear la tris­te­za eran las re­glas del jue­go. “La so­cie­dad ac­tual ejer­ce una pre­sión tre­men­da ha­cia el bie­nes­tar a to­da cos­ta, ne­gan­do las ex­pe­rien­cias vi­ta­les ne­ga­ti­vas, y es­to es con­tra­pro­du­cen­te. No de­be­mos huir de la tris­te­za, de la an­sie­dad, del mie­do…. Las emociones desem­pe­ñan la fun­ción de trans­mi­tir un men­sa­je a nues­tro or­ga­nis­mo pa­ra que se pre­pa­re y ac­túe an­te una si­tua­ción. Una vez trans­mi­ti­do es­te men­sa­je, las emociones se di­suel­ven, des­apa­re­cen”, con­clu­ye Ai­na­ra Ca­ji­gas. A to­da pas­ti­lla.

En el tra­ba­jo, en el bar, en una co­mi­da, en una ce­na, sen­ta­da, de pie, es­pe­ran­do el me­tro, ha­cien­do la com­pra, ha­blan­do por te­lé­fono, ¿cuán­tas ve­ces ha­bré es­cu­cha­do el tér­mino pas­ti­lla en los úl­ti­mos cin­co años? Una me­to­ni­mia de or­fidal, le­xa­tín, tran­ki­ma­zín; tres nom­bres que tam­bién me sue­nan. ¿Y có­mo no iban a ha­cer­lo, si se en­cuen­tran en­tre los diez más ven­di­dos en Es­pa­ña? Ya me lo di­jo Úr­su­la en su mo­men­to: “Em­pe­cé con es­te pro­yec­to por­que ca­si mue­ro por en­fer­me­da­des de­ri­va­das del es­trés y la an­sie­dad. Y es­ta­ba ro­dea­da de mu­je­res ma­ra­vi­llo­sas, gran­des pro­fe­sio­na­les y per­so­nas que ne­ce­si­ta­ban to­mar an­sio­lí­ti­cos y an­ti­de­pre­si­vos pa­ra po­der lidiar, por­que no les da­ba la vi­da en el tra­ba­jo o en ca­sa”. ¿Cuán­tas mu­je­res po­drían arran­car su re­la­to así? Se­gún los da­tos, mi­llo­nes. En Es­pa­ña, se abu­sa de las ben­zo­dia­ce­pi­nas (som­ní­fe­ros y an­sio­lí­ti­cos), su con­su­mo es cua­tro ve­ces más al­to que en Ale­ma­nia o en el Reino Uni­do, o in­clu­so su­pe­rior al de Es­ta­dos Uni­dos, se­gún la OCU. Pe­ro vol­va­mos al prin­ci­pio: ¿ por qué me rom­pí?, ¿ por no sa­ber de­cir que no? No creo… “To­do es­tá en ti”, re­pi­te Úr­su­la co­mo un man­tra en sus se­mi­na­rios. Tam­bién en ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.