PIE A TIE­RRA. Son­so­les Óne­ga ha­bla de la bo­da de Harry y Meg­han

El 19 de ma­yo, la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca vol­ve­rá a lle­var­nos a un cuen­to de prin­ce­sas con la bo­da de Meg­han y Harry. Son­so­les Óne­ga ahon­da en lo que de­no­mi­na “la ter­ce­ra en­tre­ga de la rein­ven­ción de los Wind­sor”.

Glamour (Spain) - - Sumario -

Meg­han Mar­kle, di­vor­cia­da, mes­ti­za y, has­ta su con­ver­sión al ca­to­li­cis­mo, pro­tes­tan­te, se con­vier­te en la úl­ti­ma in­tér­pre­te del re­par­to de la Ca­sa de los Wind­sor. La bo­da de En­ri­que de Ga­les con la ac­triz es­ta­dou­ni­den­se Mar­kle vuel­ve a co­lo­car a Buc­king­ham Pa­la­ce en el cen­tro de to­das las mi­ra­das. Asis­ti­mos al ter­cer epi­so­dio de la rein­ven­ción de la mi­le­na­ria mo­nar­quía bri­tá­ni­ca.

El per­so­na­je de En­ri­que de Ga­les, el no­vio de la bo­da del año, ad­mi­te múl­ti­ples eti­que­tas. La co­lo­quial, Harry a se­cas; la que lo vin­cu­la a un icono, el hi­jo pe­que­ño de Lady Di y la que mar­ca su des­tino a fue­go: es nie­to de la rei­na Isa­bel II. El anun­cio de su com­pro­mi­so ma­tri­mo­nial con la ac­triz es­ta­dou­ni­den­se, di­vor­cia­da y mes­ti­za Meg­han Mar­kle ha pro­vo­ca­do un nue­vo con­tor­sio­nis­mo en la fi­gu­ra de la rei­na Isa­bel II.

Por suer­te, Harry no ha na­ci­do en la In­gla­te­rra del her­mano de su bi­sa­bue­lo, pe­ro ochen­ta y dos años des­pués de que Eduar­do VIII ab­di­ca­ra por amor a la di­vor­cia­da Wa­llis Simpson, la his­to­ria se re­pi­te con dos ma­ti­ces fun­da­men­ta­les que ex­pli­can la la­xi­tud de la rei­na. El pri­me­ro: Harry no es­tá lla­ma­do a ser rey, ocu­pa el quin­to pues­to en el or­den su­ce­so­rio. El se­gun­do: la tie­rra que pi­sa Meg­han ya ha si­do la­bra­da por otras mu­je­res que no han pro­vo­ca­do re­nun­cia al­gu­na en los Wind­sor.

Pa­ra mu­chos, Harry es un fun­cio­na­rio con tí­tu­lo que, una vez su­pe­ra­da la ado­les­cen­cia, cum­ple con sus obli­ga­cio­nes. Es­te ma­tri­mo­nio es vis­to co­mo un ac­to de gra­cia, una con­ce­sión de Su Ma­jes­tad, Isa­bel II. “Who ca­res?”, pu­do de­cir en la in­ti­mi­dad de pa­la­cio. Al­go así co­mo: ¿a quién le im­por­ta? Lo sus­tan­cial no cam­bia­rá y la rei­na apro­ve­cha­rá la alian­za pa­ra acer­car­se a una par­te de la so­cie­dad des­co­nec­ta­da de los prin­ci­pios mo­nár­qui­cos. Aun sien­do to­do así, el efec­to Meg­han con­fir­ma la evo­lu­ción del reino.

La rei­na, mu­jer de dis­cur­sos va­cíos, se ha adap­ta­do a la mo­der­ni­dad a tra­vés de los ma­tri­mo­nios que ha con­sen­ti­do y los di­vor­cios que no ha te­ni­do más re­me­dio que tran­si­gir. Es her­ma­na de una di­vor­cia­da, Mar­ga­ri­ta de In­gla­te­rra. Ma­dre de tres di­vor­cia­dos, Car­los, Ana y An­drés, sue­gra de una di­vor­cia­da, Ca­mi­la Par­ker Bow­les, y aho­ra acep­ta que su nie­to se ca­se con una mu­jer que ya vis­tió de blan­co en 2011. Es­te es su ale­ga­to más elo­cuen­te des­de que en 1997 el pue­blo y la pren­sa le pi­die­ron un ges­to ha­cia Dia­na Spen­cer, muer­ta ba­jo un puen­te de Pa­rís, aco­sa­da por la pren­sa, enamo­ra­da –quién sa­be– de Do­di Al Fa­yed. “Mues­tre un po­co de afec­to, se­ño­ra”, ti­tu­ló el dia­rio Ex­press. Y lo mos­tró. Aban­do­nó Bal­mo­ral pa­ra des­pe­dir a quien fue su nue­ra cons­cien­te de que The Firm lo ne­ce­si­ta­ba pa­ra man­te­ner el patrimonio. En cier­to mo­do, la mo­nar­quía bri­tá­ni­ca ac­túa así: co­mo una mar­ca po­de­ro­sa y ren­ta­ble con ne­go­cios pro­pios –la rei­na ob­se­quió al papa Fran­cis­co con pro­duc­tos de su pro­pie­dad–, pe­ro ge­ne­ra­do­ra de ri­que­za pa­ra su pue­blo. Es una mar­ca en sí mis­ma. Si co­ti­za­ra en bol­sa, las ac­cio­nes de Meg­han Mar­kle es­ta­rían por las nu­bes. El en­la­ce ma­tri­mo­nial

Harry y Meg­han se han con­ver­ti­do en los más que­ri­dos por los bri­tá­ni­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.