Es­cu­do an­ti­po­lu­ción

Desa­rro­llar cos­mé­ti­cos que neu­tra­li­cen los efec­tos de la con­ta­mi­na­ción en la piel es el nue­vo ca­ba­llo de ba­ta­lla de las mar­cas de be­lle­za. ¿La ra­zón? Cau­sa man­chas, arru­gas, ac­né y pun­tos ne­gros.

Glamour (Spain) - - Sumario - Tex­to: Ma­ría Ovelar

no so­lo se ma­te­ria­li­za en­ci­ma de nues­tras ca­be­zas co­mo una boi­na gris, la con­ta­mi­na­ción tam­bién se im­po­ne en las lis­tas de los pro­ble­mas que más preo­cu­pan en cosmética. “Los mi­llen­nials son cons­cien­tes de los es­tra­gos que cau­sa en la der­mis, por eso las mar­cas es­tán desa­rro­llan­do nue­vos es­cu­dos an­ti­con­ta­mi­na­ción, que mez­clan vi­ta­mi­nas co­mo la nia­ci­na­mi­da con al­gas pa­ra con­tra­rres­tar el da­ño oxi­da­ti­vo. Tam­bién es­tán pa­ten­tan­do tecnologías co­mo la full light de Lan­cas­ter, que pro­te­ge con­tra los ra­yos UVA, los in­fra­rro­jos y las par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes”, ex­pli­ca Ma­ría Co­ro­na­do, ex­per­ta de la con­sul­to­ra Eu­ro­mo­ni­tor In­ter­na­tio­nal. Y aña­de: “En los pró­xi­mos años, ve­re­mos mu­chas no­ve­da­des de es­te ti­po”. Y es que el ai­re con­ta­mi­na­do no so­lo afec­ta a las vías res­pi­ra­to­rias, se no­ta y mu­cho so­bre la der­mis. “La con­ta­mi­na­ción pro­ce­de de fuen­tes in­dus­tria­les, agrí­co­las y de­bi­das al trá­fi­co. Nues­tra piel es el ór­gano más gran­de y es­tá ex­pues­ta al es­trés oxi­da­ti­vo ge­ne­ra­do por me­ta­les pe­sa­dos co­mo el plo­mo, el ni­quel o el óxi­do de ni­tró­geno. Los agen­tes da­ñi­nos no so­lo se en­cuen­tran en el ex­te­rior: el tabaco y com­pues­tos co­mo el to­lueno pre­sen­tes en los ho­ga­res tam­bién oxi­dan. Las mi­cro­par­tí­cu­las que ge­ne­ran con un diá­me­tro in­fe­rior a 2,2 mi­cras pe­ne­tran en los po­ros, al­can­zan las ca­pas pro­fun­das y cau­san man­chas, arru­gas, ac­né, pun­tos ne­gros…”, in­for­ma Car­men Na­va­rro, res­pon­sa­ble de los cen­tros ho­mó­ni­mos. En­tre las nue­vas ob­se­sio­nes es­tá la lim­pie­za fa­cial, se­gún el in­for­me de ten­den­cias del bus­ca­dor Goo­gle. Los da­tos ayu­dan a en­ten­der por qué: el 92 por cien­to de la po­bla­ción vi­ve en lu­ga­res don­de la con­ta­mi­na­ción se si­túa por en­ci­ma de lo re­co­men­da­do por la ONU. Ade­más, en vez de re­mi­tir, los ni­ve­les au­men­tan: 2017 se ce­rró con 37.000 mi­llo­nes de to­ne­la­das de dió­xi­do de car­bono más en la at­mós­fe­ra.

P:¿ Por qué la con­ta­mi­na­ción potencia el efec­to de los ra­yos UVA/UVB, luz azul e IRA?

R: “La ra­dia­ción so­lar pro­du­ce ra­di­ca­les li­bres y los con­ta­mi­nan­tes, tam­bién. Al com­bi­nar­se, nos en­con­tra­mos con unos efec­tos ad­ver­sos mul­ti­pli­ca­dos por un fe­nó­meno que co­no­ce­mos ba­jo el nom­bre de fo­to­con­ta­mi­na­ción”, ex­pli­ca Agus­tín Buen­día, miem­bro de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Dermatología y Ve­ne­reo­lo­gía (AEDV). “La com­bi­na­ción de luz so­lar con mi­cro­par­tí­cu­las ge­ne­ra ozono. Los ra­di­ca­les li­bres crea­dos por es­te gas da­ñan la der­mis”, ex­pli­ca Na­va­rro.

P: ¿Có­mo ac­túan las mi­cro­par­tí­cu­las de con­ta­mi­na­ción en las ca­pas más pro­fun­das de la piel?

R: “Los ni­ve­les de vi­ta­mi­nas E y C, an­ti­oxi­dan­tes na­tu­ra­les, des­cien­den, por lo que a la lar­ga apa­re­cen arru­gas. El oxí­geno no lo­gra via­jar a los te­ji­dos y la piel se apa­ga y pier­de elas­ti­ci­dad. Ade­más, la me­la­ni­na se dis­pa­ra, lo que os­cu­re­ce la der­mis. Esas mi­cro­par­tí­cu­las de­te­rio­ran las fun­cio­nes ce­lu­la­res y evi­tan la re­no­va­ción de las cé­lu­las”, re­su­me Clau­dia di Pao­lo, due­ña del cen­tro que lle­va su nom­bre.

P:¿ Por qué cau­san pig­men­ta­ción, sig­nos de en­ve­je­ci­mien­to e irri­ta­ción?

R: “Se ha de­mos­tra­do una co­rre­la­ción en­tre el dió­xi­do de ni­tró­geno (NO ) y la hi­per­pig­men­ta­ción. Y un au­men­to de 10 mg/m de NO se ha aso­cia­do a un 25 por cien­to más de man­chas. Cuan­do nos ex­po­ne­mos a al­tas do­sis de ozono, el ni­vel de an­ti­oxi­dan­tes ba­ja, con lo que que­da­mos más des­pro­te­gi­dos an­te los ra­di­ca­les li­bres”, des­cri­be Buen­día. Un efec­to do­mi­nó con re­sul­ta­dos de­vas­ta­do­res so­bre el co­lá­geno y los fi­bro­blas­tos que arru­ga. “El sis­te­ma in­mu­ne no re­co­no­ce esas par­tí­cu­las y las cé­lu­las reac­cio­nan in­fla­mán­do­se”, aña­de el ex­per­to. El me­ca­nis­mo es: el or­ga­nis­mo, bom­bar­dea­do por mi­ni­agre­sio­nes, termina ata­cán­do­se a sí mis­mo y des­tru­yen­do los te­ji­dos sa­nos.

P:¿es­tá jus­ti­fi­ca­da la fie­bre del cac­tus co­mo an­ti­oxi­dan­te? ¿Có­mo ac­túan áci­dos co­mo el psi­cí­di­co so­bre los ra­di­ca­les li­bres?

R: Hay cac­tus muy be­ne­fi­cio­sos. El opun­tia es la fuen­te más con­cen­tra­da en áci­do psi­cí­di­co que exis­te en la na­tu­ra­le­za. Es­te ac­ti­vo es el úni­co ca­paz de in­te­rrum­pir los ra­di­ca­les li­bres ge­ne­ra­dos por la reac­ción de Fen­ton,

una de las cau­sas de oxi­da­ción más di­fí­ci­les de evi­tar. Es ri­co en po­li­fe­no­les, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les; des­in­to­xi­ca, calma e hi­dra­ta. Otro ac­ti­vo po­de­ro­so es el acei­te de no­pal. Con­tie­ne lí­pi­dos, an­ti­oxi­dan­tes co­mo los fla­vo­noi­des y vi­ta­mi­nas co­mo la E y la F. For­ta­le­ce la ba­rre­ra hi­dro­li­pí­di­ca y las cé­lu­las, por lo que la der­mis se pro­te­ge me­jor fren­te a las agre­sio­nes”, nos cuen­ta Pao­la Gu­gliot­ta, di­rec­to­ra de Se­pai.

P:¿cuá­les son los me­jo­res lim­pia­do­res pa­ra des­in­crus­tar la su­cie­dad?

R: “Des­de Asia, nos llegan lim­pia­do­res más po­ten­tes pe­ro me­nos agre­si­vos, co­mo los acei­tes des­ma­qui­llan­tes sa­ti­na­dos pe­ro no gra­sos que se trans­for­man en le­che en con­tac­to con el agua. Eli­mi­nan el ma­qui­lla­je más re­sis­ten­te, in­clu­so el waterproof, gra­cias a fór­mu­las con car­bón, áci­do ca­prí­li­co o tea co­coyl glu­ta­ma­to (del acei­te de co­co). In­cor­po­ran ami­noá­ci­dos, ten­sioac­ti­vos, coen­zi­mas y plan­tas an­ti­con­ta­mi­na­ción co­mo la raíz de mo­re­ra: des­in­to­xi­can, hi­dra­tan y pro­te­gen”, ase­gu­ra Di Pao­lo.

P: Des­de paí­ses muy con­ta­mi­na­dos co­mo Ja­pón o Co­rea lle­ga la tri­ple lim­pie­za, ¿en qué con­sis­te?

R: Im­pli­ca com­bi­nar una cre­ma o acei­te limpiador con una es­pu­ma lim­pia­do­ra y una lo­ción equi­li­bran­te. La tri­ple lim­pie­za evita que los po­ros se obs­tru­yan y oxigena. En Es­pa­ña to­da­vía nos re­sis­ti­mos a ser cons­tan­tes, pe­ro es im­por­tan­te rea­li­zar­la por la ma­ña­na y por la no­che. Ade­más, no to­do va­le: el abu­so de cos­mé­ti­cos agre­si­vos pue­de rom­per el man­to hi­dro­li­pí­di­co y ge­ne­rar un efec­to re­bo­te.

P:¿EN ca­bi­na, qué ri­tua­les lo­gran re­for­zar la ma­triz ex­tra­ce­lu­lar, pro­te­gien­do las fi­bras de co­lá­geno an­te los ra­di­ca­les li­bres?

R: “Aca­ba­mos de es­tre­nar Dou­ble Deep, que re­ge­ne­ra la ca­pa su­pe­rior y eli­mi­na impurezas en las más pro­fun­das. El se­cre­to es­tá en la com­bi­na­ción de áci­dos –cí­tri­co, lác­ti­co y el kó­ji­co–, con ma­nio­bras fa­cia­les ba­sa­das en el lif­ting ja­po­nés. Pa­ra re­no­var la der­mis, lo su­yo es rea­li­zar tres se­sio­nes, una ca­da 21 días”, re­co­mien­da Di Pao­lo (125 €/1 ho­ra). “El com­ple­jo an­ti­po­lu­ción de Ac­tiv’age de Ma­ria Ga­lland pro­ce­de del ex­trac­to de to­ma­te­ra y de la vi­ta­mi­na B3. Es­ta alian­za neu­tra­li­za los me­ta­les pe­sa­dos. La to­ma­te­ra y los pép­ti­dos de al­ca­cho­fa re­fuer­zan la ma­triz ex­tra­ce­lu­lar; la alu­bia ro­ja, an­ti­oxi­dan­te, fa­vo­re­ce la oxi­ge­na­ción de los fi­bro­blas­tos y re­car­ga de ener­gía”, des­cri­be Car­men Na­va­rro (130 €/70 mi­nu­tos).

P:¿cuá­les son los con­ta­mi­nan­tes más in­sos­pe­cha­dos a los que es­ta­mos ex­pues­tos ca­da día en nues­tras ca­sas, en la ofi­ci­na y en el gim­na­sio?

R: “Al­gu­nos lu­ga­res es­tán cin­co ve­ces más con­ta­mi­na­dos que la at­mós­fe­ra, se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton. Los mue­bles, los pro­duc­tos de lim­pie­za, los alér­ge­nos del pol­vo y los áca­ros da­ñan. El tabaco, la pin­tu­ra, los mue­bles nue­vos y los sprays des­pren­den com­pues­tos or­gá­ni­cos vo­lá­ti­les, co­mo el ben­zeno o el for­mal­dehí­do, tan da­ñi­nos co­mo los ga­ses de la at­mós­fe­ra”, res­pon­de Na­va­rro. Se aca­ba de lan­zar el nue­vo ven­ti­la­dor pu­ri­fi­ca­dor Dy­son Pu­re Co­ol Link (des­de 549 €), que cap­tu­ra el 99,95 por cien­to de los con­ta­mi­nan­tes.

P: La con­ta­mi­na­ción afec­ta tam­bién a la que­ra­ti­na de las uñas y los ga­ses pe­sa­dos, co­mo el NO , al pe­lo. ¿Có­mo pro­te­ger­los?

R: “Re­co­mien­do ma­sa­jear la cu­tí­cu­la an­tes de acos­tar­se con acei­te de naranjo: su vi­ta­mi­na C des­in­to­xi­ca. Tam­bién fun­cio­nan los acei­tes de co­co, ri­cos en vi­ta­mi­na E”, su­gie­re Mar­ta Alen, pro­pie­ta­ria del sa­lón Es­ca­pe Ma­drid. “En el cue­ro ca­be­llu­do, los ga­ses pe­sa­dos pue­den cau­sar des­ca­ma­ción, der­ma­ti­tis y gra­sa. Ade­más, apa­gan el pe­lo. Pa­ra co­rre­gir­lo, oxi­ge­na­mos y re­ti­ra­mos las cé­lu­las muer­tas y el ex­ce­so de se­bo con Pra­ma­sa­na de Ave­da (35 €). El ba­ba­su pu­ri­fi­ca, el áci­do sa­li­cí­li­co eli­mi­na con­ta­mi­nan­tes y las al­gas y el lac­to­ba­ci­llus re­fuer­zan la ba­rre­ra pro­tec­to­ra”, afir­ma Qui­que Sán­chez, fun­da­dor y pe­lu­que­ro de Es­pa­cio Q.

Spray An­ti Po­llu­tion, de Ver­so Skin­ca­re (45 €). Mascarilla Night­wear Plus 3 Mi­nu­te Detox Mask, de Es­tée Lau­der (45 €). Bru­ma fa­cial City­li­fe, de Os­kia (60 €). Acei­te Sa­ti­na­do Nu­tri­ti­vo y To­ni­fi­can­te Bio-beau­té, de Nu­xe (18,50 €).

Ni­vea Ur­ban Skin De­fen­ce Cui­da­do de Día An­ti-po­lu­ción, de Ni­vea (5,99 €). Pro­tec­tor so­lar Or­chi­dée Im­pé­ria­le Brigh­te­ning SPF 50+, de Guer­lain (142,70 €). Cre­ma Pa­pa­raz­zi, de Se­pai (62 €). Elixir Jeu­nes­se UV Beauty Shield, de Yves Ro­cher (17,95 €).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.