Ain­ha­ra Vi­ña­rás

Cuan­do eres di­rec­to­ra ge­ne­ral de Shi­sei­do, el ma­na­ge­ment se im­preg­na de pa­la­bras co­mo WASO, la unión de dul­zu­ra e ins­pi­ra­ción. Ain­ha­ra Vi­ña­rás com­par­te con no­so­tros la vi­sión de la be­lle­za de la com­pa­ñía ja­po­ne­sa don­de tec­no­lo­gía y ar­mo­nía van unidas.

Glamour (Spain) - - Sumario - Fotos: Aa­rón Se­rrano. Es­ti­lis­mo: Lei­re pe­ña. Tex­to: Ali­cia Parro

lle­gó a la di­rec­ción ge­ne­ral de Shi­sei­do ha­ce dos años, y la ava­lan los éxi­tos de Fu­tu­re So­lu­tion LX, BioPer­for­man­ce Liftdy­na­mic, en­fo­ca­dos al cui­da­do de la piel y el an­ti­en­ve­je­ci­mien­to. Pe­ro uno de los lo­gros que han he­cho a Ain­ha­ra más fe­liz es que dos per­so­nas del equi­po ha­yan si­do las ga­na­do­ras del Young Lion Mar­ke­ters Gold Award de Can­nes, que pre­mia a los jó­ve­nes ta­len­tos en mar­ke­ting. “Ade­más de la sa­tis­fac­ción per­so­nal, es­tá que pre­sen­ta­ron un pro­yec­to muy bo­ni­to orien­ta­do a ayu­dar a los re­fu­gia­dos. En 2019 lo lle­va­re­mos a ca­bo, desa­rro­llan­do una ba­rra de la­bios na­ran­ja con re­cau­da­ción so­li­da­ria.” GLA­MOUR: ¿Qué va­lo­res ayu­dan a con­se­guir es­tos éxi­tos? AIN­HA­RA: Me gus­ta es­cu­char e in­te­grar la opi­nión de to­dos los equi­pos con los que tra­ba­jo. In­ten­to ro­dear­me siem­pre de los me­jo­res, y me gus­ta la gen­te proac­ti­va que pro­po­ne cons­tan­te­men­te y no da las co­sas por sen­ta­do. Por otro la­do, soy una per­so­na muy fo­ca­li­za­da, eje­cu­ti­va y mar­co bas­tan­te las prio­ri­da­des. En Shi­sei­do, la cul­tu­ra ja­po­ne­sa de­ter­mi­na mu­cho la for­ma de tra­ba­jar. El res­pe­to ha­cia los com­pa­ñe­ros es má­xi­mo, la to­ma de de­ci­sio­nes es más len­ta y con­sen­sua­da, la pun­tua­li­dad se en­tien­de co­mo una for­ma de res­pe­to. Al prin­ci­pio cho­ca. GLA­MOUR: Has tra­ba­ja­do pa­ra L’oréal y John­son Wax, ¿qué tie­ne de atrac­ti­vo Shi­sei­do en el te­rreno de la be­lle­za? AIN­HA­RA: En la in­ves­ti­ga­ción, el en­fo­que es di­fe­ren­te. En Shi­sei­do se in­ves­ti­gan y desa­rro­llan tecnologías que me­jo­ran la ho­meos­ta­sis de la piel. Es de­cir, nues­tros cos­mé­ti­cos real­zan el pro­ce­so de au­to­ajus­te por el cual la piel con­si­gue re­gu­lar­se por sí mis­ma. Así, es ca­paz de con­se­guir el equi­li­brio de su ni­ve­les in­ter­nos a pe­sar de los cam­bios ex­ter­nos a los que la so­me­te­mos. No so­lo da­mos la as­pi­ri­na pa­ra cu­rar el sín­to­ma, sino que ac­tua­mos des­de su ori­gen. Ade­más, el diseño de los pro­duc­tos es­tá ba­sa­do en la fi­lo­so­fía Kan­sei, que con­sis­te en desa­rro­llar­los te­nien­do en cuen­ta tan­to las ne­ce­si­da­des co­mo las emociones y los sen­ti­mien­tos del con­su­mi­dor. En ese sen­ti­do, el pro­duc­to no tie­ne aris­tas y es­tá pen­sa­do pa­ra fa­ci­li­tar el uso a per­so­nas con ar­tro­sis. GLA­MOUR: ¿Có­mo ha cam­bia­do la cosmética en los úl­ti­mos años? AIN­HA­RA: Ha evo­lu­cio­na­do en pa­ra­le­lo a la so­cie­dad. La di­gi­ta­li­za­ción ha cam­bia­do la ma­ne­ra en la que vi­vi­mos. Vi­vi­mos en una so­cie­dad tre­men­da­men­te in­for­ma­da, y eso ha­ce que el con­su­mi­dor sea ca­da vez más exi­gen­te; la in­no­va­ción y apor­tar va­lor aña­di­do al mer­ca­do es im­pres­cin­di­ble. Pa­ra Shi­sei­do, des­de el ini­cio y de­bi­do a su ori­gen ja­po­nés, es­te es uno de los pi­la­res que nos sos­tie­nen. Prio­ri­za­mos la in­ver­sión en I+D, y no so­lo eso, sino que ade­más go­za­mos del re­co­no­ci­mien­to de to­da la in­dus­tria, con 25 pre­mios IFSCC. GLA­MOUR: ¿Có­mo es la mu­jer es­pa­ño­la? AIN­HA­RA: Le preo­cu­pan los sig­nos vi­si­bles de la edad, arru­gas, man­chas.., y par­ti­cu­lar­men­te las zo­nas más de­li­ca­das, co­mo el con­torno de ojos. La mu­jer es­pa­ño­la ca­da vez se preo­cu­pa an­tes por pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to y te­ner una piel sa­na, por ello el seg­men­to de edad en­tre los 20 y los 30 años es tam­bién un seg­men­to prio­ri­ta­rio pa­ra no­so­tros. GLA­MOUR: ¿Qué es la be­lle­za? AIN­HA­RA: Pa­ra la con­su­mi­do­ra ac­tual, la be­lle­za sig­ni­fi­ca con­fian­za, na­tu­ra­li­dad, co­no­ci­mien­to, equi­li­brio en­tre lo que sien­te y lo que pro­yec­ta. La be­lle­za es un sen­ti­mien­to, una emo­ción. Por ello, las fir­mas cos­mé­ti­cas ne­ce­si­tan mos­trar un án­gu­lo más hu­mano, más cer­cano y más creí­ble. Y es que las chi­cas jó­ve­nes no creen en idea­les de be­lle­za inal­can­za­bles. No­so­tros lo sa­be­mos, y va­lo­ra­mos que las mar­cas sean mea­ning­ful, que ten­gan sig­ni­fi­ca­do y, so­bre to­do, que de­fien­dan una be­lle­za au­tén­ti­ca más allá de la es­té­ti­ca, que ten­gan al­ma. En to­das nues­tras cam­pa­ñas ha­ce­mos siem­pre én­fa­sis en co­mu­ni­car la di­ver­si­dad de las be­lle­zas a cual­quier edad.

GLA­MOUR: ¿Qué po­de­mos apren­der de Ja­pón res­pec­to a la be­lle­za? AIN­HA­RA: Los ja­po­ne­ses son el ter­cer ma­yor país en el mun­do de con­su­mo de pro­duc­tos cos­mé­ti­cos y lí­der en con­su­mo por in­di­vi­duo. De me­dia uti­li­zan unos cin­co pro­duc­tos. Pa­ra ellos, la lim­pie­za es la par­te más im­por­tan­te del ri­tual, de ahí que nues­tros lim­pia­do­res sean tan ex­per­tos; asi­mis­mo, el equi­li­bran­te es la pri­me­ra par­te del tra­ta­mien­to ( pre­pa­ra la piel pa­ra asi­mi­lar me­jor los be­ne­fi­cios del tra­ta­mien­to ). To­do es­to se tra­du­ce en nues­tros cos­mé­ti­cos. Siem­pre se bus­ca el cui­da­do in­te­rior, no so­lo tra­tar el as­pec­to estético, y por ello nues­tros cos­mé­ti­cos tie­nen fra­gan­cias deses­tre­san­tes, adel­ga­zan­tes... GLA­MOUR: Tra­ba­jáis con mar­cas que na­cen de la mo­da. ¿ Es más di­fí­cil? AIN­HA­RA: Con Ser­ge Lu­tens pre­do­mi­na la vo­lun­tad del crea­dor. Se tra­ta de ge­nios que tie­nen una vi­sión muy cla­ra de ha­cia dón­de quie­ren lle­var la mar­ca y, en oca­sio­nes, pue­den pre­miar más el as­pec­to crea­ti­vo de su obra que su po­ten­cial co­mer­cial. Aun así, ha­bla­mos de auténticas jo­yas. GLA­MOUR: Es un he­cho que hay un au­ge de las mar­cas ni­cho. ¿ A qué se de­be? ¿Tra­ba­jáis ese te­rri­to­rio? AIN­HA­RA: Sí, tra­ba­ja­mos con Ser­ge Lu­tens y Clé de Peau Beau­té. Pien­so que real­men­te es­to se de­be a la vo­lun­tad del con­su­mi­dor de di­fe­ren­ciar­se, de sen­tir­se úni­co, ca­da vez se bus­ca más la ex­clu­si­vi­dad en to­do, no so­la­men­te en el mer­ca­do del lu­jo. Ten­den­cias co­mo DIY ( haz­lo tú mis­mo) son una cla­ra in­di­ca­ción de que­rer cus­to­mi­zar y per­so­na­li­zar to­do. GLA­MOUR: Los es­tu­dios se­ña­lan a los mi­llen­nials co­mo los con­su­mi­do­res más in­tere­san­tes. ¿Qué les ofre­céis?

AIN­HA­RA: El año pa­sa­do lan­za­mos la ga­ma de cosmética WASO, WA ( dul­zu­ra/ar­mo­nía ) y SO ( ins­pi­ra­ción). Es una ga­ma con com­po­nen­tes na­tu­ra­les, que de­fien­de la au­tén­ti­ca be­lle­za, y es­tá li­bre de adi­ti­vos, sin concesiones ni ex­cu­sas. Es­tá ins­pi­ra­da en la fi­lo­so­fía WASOKU, que bus­ca la ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za. Co­mo ves, to­dos los va­lo­res de WASO es­tán cien por cien en lí­nea con las as­pi­ra­cio­nes de los mi­llen­nials. Pa­ra su desa­rro­llo se ha in­ves­ti­ga­do mu­cho acer­ca de sus preo­cu­pa­cio­nes, y ellos mis­mos han pro­ba­do las fór­mu­las y nos han da­do su opi­nión. La crea­ti­vi­dad de la lí­nea tam­bién es­tá ba­sa­da en sus gus­tos. GLA­MOUR: ¿ Dón­de es­tá el va­lor de un pro­duc­to de be­lle­za de lu­jo pa­ra ti? AIN­HA­RA: Pa­ra mí es­tá en la in­ves­ti­ga­ción que tie­ne de­trás, que de­be es­tar pre­sen­te en la efi­ca­cia de las fór­mu­las. Ade­más, ha de re­sul­tar agra­da­ble al uso.

se­gún un es­tu­dio so­bre ten­den­cias en be­lle­za pre­sen­ta­do por Stan­pa en co­la­bo­ra­ción con The Fu­tu­re La­bo­ra­tory, las in­no­va­cio­nes en el au­to­diag­nós­ti­co y el cui­da­do per­so­nal o las fra­gan­cias hi­per­per­so­na­li­za­dos mar­ca­rán el fu­tu­ro. GLA­MOUR: ¿Có­mo ves tú la be­lle­za en 30 años?

AIN­HA­RA: Efec­ti­va­men­te exis­te es­ta de­man­da. De he­cho, el gru­po Shi­sei­do ha com­pra­do MATCHCO, una em­pre­sa privada que uti­li­za una tec­no­lo­gía re­vo­lu­cio­na­ria y he­rra­mien­tas di­gi­ta­les in­no­va­do­ras, con el fin de pro­por­cio­nar a las con­su­mi­do­ras ma­qui­lla­jes in­di­vi­dua­les cus­to­mi­za­dos. Pien­so que la be­lle­za evo­lu­cio­na­rá ha­cia una vi­sión glo­bal de uno mis­mo ( por den­tro y por fue­ra), con lo que los com­ple­men­tos ali­men­ti­cios de be­lle­za for­ma­rán to­da­vía más par­te de nues­tras vi­das. Las mu­je­res bus­can so­lu­cio­nes de be­lle­za in­te­gral que cui­dan su bie­nes­tar ge­ne­ral in­te­gran­do la piel, el cuer­po y la men­te. Ya que el es­ti­lo de vi­da es fre­né­ti­co, la ma­yo­ría bus­ca un en­fo­que de tra­ta­mien­to ho­lís­ti­co con tec­no­lo­gía de al­ta efi­ca­cia en los re­sul­ta­dos. Por eso, la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de tra­ta­mien­tos fa­cia­les pone un pie en el cam­po de la neu­ro­cien­cia. GLA­MOUR: ¿ Neu­ro­cien­cia? AIN­HA­RA: Shi­sei­do tie­ne cen­tros de in­ves­ti­ga­ción en Ja­pón y un cen­tro com­par­ti­do en Mas­sa­chu­setts, don­de lle­va­mos más de 20 años in­ves­ti­gan­do. En es­te cen­tro de Harvard, el Cu­ta­neo­us Bio­logy Re­search Cen­ter (CBRC), he­mos desa­rro­lla­do dos cam­pos nue­vos, la in­mu­ni­dad de la piel y la neu­ro­cien­cia. He­mos de­mos­tra­do que exis­te una co­ne­xión di­rec­ta en­tre el ce­re­bro y la piel. La piel es nues­tra pri­me­ra ba­rre­ra pro­tec­to­ra y tie­ne unas ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas que se de­bi­li­tan con el pa­so de los años. A tra­vés de la neu­ro­cien­cia, Shi­sei­do ha desa­rro­lla­do tra­ta­mien­tos fa­cia­les ca­pa­ces de ac­ti­var el diá­lo­go piel-ce­re­bro. Los tra­ta­mien­tos fu­tu­ros re­ini­cia­rán los po­de­res sen­so­ria­les de la piel pa­ra re­ci­bir se­ña­les y trans­mi­tir in­for­ma­ción. Así, au­men­ta­rá su po­der pa­ra re­pa­rar­se y au­to­rre­ge­ne­rar­se. GLA­MOUR: ¿Có­mo se­rán es­tos cos­mé­ti­cos? AIN­HA­RA: Des­de el pun­to de vis­ta de la for­mu­la­ción, po­de­mos de­cir que ha­ce dé­ca­das los cos­mé­ti­cos iban car­ga­dos de prin­ci­pios ac­ti­vos que la piel per­día con el pa­so del tiem­po. Más tar­de, es­tos prin­ci­pios se vehi­cu­la­ban pa­ra con­se­guir llegar más pro­fun­da­men­te y no so­lo a la su­per­fi­cie de la piel. En la úl­ti­ma dé­ca­da, los cos­mé­ti­cos con­se­guían la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar in­clu­so en la der­mis, y en los úl­ti­mos años Shi­sei­do ha lle­ga­do in­clu­so a ac­ti­var la re­pro­duc­ción de cé­lu­las ma­dre en epi­der­mis y der­mis. Shi­sei­do es­tá po­nien­do un pie en la cosmética del fu­tu­ro . GLA­MOUR: Sois par­te de la IFSCC. ¿ De qué pre­mio os sen­tís más or­gu­llo­sos?

AIN­HA­RA: Nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos de ca­da uno de ellos y, so­bre to­do, de ser la

com­pa­ñía cosmética que más pre­mios ha ga­na­do a muy lar­ga dis­tan­cia de la se­gun­da. Me gus­ta­ría des­ta­car los dos úl­ti­mos, con­se­gui­dos en el 28º y 29º con­gre­sos de los IFSCC en Pa­rís y Or­lan­do, res­pec­ti­va­men­te. Am­bos tie­nen que ver con la fla­ci­dez de la piel. El pri­me­ro su­po­ne un es­cla­re­ci­mien­to de las características de la es­truc­tu­ra in­ter­na del ros­tro, la cual in­flu­ye co­mo fac­tor de en­ve­je­ci­mien­to y, en con­cre­to, de la fla­ci­dez; y el úl­ti­mo tie­ne que ver con la ca­vi­ta­ción en­con­tra­da den­tro de la piel flá­ci­da. Am­bos des­cu­bri­mien­tos han po­si­bi­li­ta­do el desa­rro­llo de fór­mu­las cos­mé­ti­cas que tra­tan la fla­ci­dez del ros­tro des­de un pa­ra­dig­ma com­ple­ta­men­te nue­vo. Por cier­to, es la pri­me­ra vez en la his­to­ria de los IFSCC que una in­ves­ti­ga­ción so­bre el mis­mo te­ma con­si­gue dos pre­mios con­se­cu­ti­va­men­te. GLA­MOUR: ¿ En qué lí­nea de pro­duc­tos Shi­sei­do es in­dis­cu­ti­ble?

AIN­HA­RA: En to­das las lí­neas an­ti­edad. Ocu­pa­mos la cuar­ta po­si­ción del mer­ca­do. Ade­más, se­gún un es­tu­dio anual, so­mos la mar­ca cosmética de se­lec­ti­vo con me­jor ima­gen a ni­vel tec­no­ló­gi­co. GLA­MOUR: ¿Qué tie­ne de es­pe­cial el ma­qui­lla­je de Shi­sei­do?

AIN­HA­RA: Pa­ra Shi­sei­do, el ma­qui­lla­je es la con­ti­nua­ción del tra­ta­mien­to, e in­cor­po­ra ac­ti­vos co­mu­nes a los cos­mé­ti­cos an­ti­en­ve­je­ci­mien­to. Ade­más, el ma­qui­lla­je cuen­ta con la úl­ti­ma tec­no­lo­gía en lo que se re­fie­re a fi­de­li­dad del co­lor, con­trol óp­ti­co de la luz (tan­to en el in­te­rior co­mo en el ex­te­rior) y se adap­ta a los cam­bios que la piel ex­pe­ri­men­ta a lo lar­go del día, de mo­do que el aca­ba­do es im­pe­ca­ble de la ma­ña­na a la no­che. Su mo­do de uti­li­za­ción tam­bién ha ido evo­lu­cio­nan­do con el fin de fa­ci­li­tar su apli­ca­ción y ha­cer­lo más ap­pea­ling pa­ra aque­llas con­su­mi­do­ras que qui­zás no ten­gan la des­tre­za ideal.

GLA­MOUR: Hay un mo­vi­mien­to a fa­vor de re­du­cir el nú­me­ro de ges­tos de be­lle­za. ¿Cuán­tos hay en el tu­yo?

AIN­HA­RA: ¡Uff! En el mío mu­chí­si­mos, prue­bo to­do y soy dis­ci­pli­na­da. Pa­ra el ros­tro ten­go seis: lim­pie­za, equi­li­bran­te, sé­rum, con­torno de ojos y la­bios,

tra­ta­mien­to y pro­tec­ción so­lar… Yo creo que ca­da mu­jer tie­ne un es­ti­lo y unas pre­fe­ren­cias a la ho­ra de cui­dar­se; lo que im­pli­ca unos ri­tua­les di­fe­ren­tes. De he­cho, no­so­tros te­ne­mos lí­neas de tra­ta­mien­to con be­ne­fi­cios si­mi­la­res, pe­ro con ru­ti­nas/ges­tos de be­lle­za más ex­ten­sos o más re­du­ci­dos, jus­ta­men­te pen­san­do en el ti­po de con­su­mi­do­ra. GLA­MOUR: Otro mo­vi­mien­to es­tá a fa­vor de eli­mi­nar la di­fe­ren­cia­ción cosmética por ran­go de se­xo y edad. ¿Qué te pa­re­ce? AIN­HA­RA: Lo cier­to es que no le veo nin­gún sen­ti­do. La piel del hom­bre y la mu­jer es ra­di­cal­men­te di­fe­ren­te ( la del hom­bre más grue­sa, ex­pues­ta a agre­sio­nes del afei­ta­do, y el en­ve­je­ci­mien­to se pro­du­ce más tar­de, pe­ro de una ma­ne­ra más brus­ca y, so­bre to­do, el des­col­ga­mien­to de la piel). Es­to quie­re de­cir que el tra­ta­mien­to uti­li­za­do tie­ne que ser di­fe­ren­te pa­ra co­rre­gir o mejorar los as­pec­tos es­pe­cí­fi­cos de la ti­po­lo­gía de piel. Lo mis­mo su­ce­de con la edad. Los pro­ble­mas de la piel va­rían en las di­fe­ren­tes eda­des, con lo que los tra­ta­mien­tos se han de ade­cuar a ellos. GLA­MOUR: ¿Un con­se­jo pa­ra mu­je­res que as­pi­ren a pues­tos co­mo el tu­yo?

AIN­HA­RA: Lo im­por­tan­te es apren­der, es­for­zar­se y de­mos­trar. No dar na­da por sen­ta­do, no con­for­mar­se con lo que nos vie­ne da­do. Yo siem­pre uso un re­frán: “Fai­re et re­fai­re pour mieu fai­re”. In­te­grar el feed-back de to­do el mun­do y cons­truir so­bre él. Ro­dear­se siem­pre de los me­jo­res y, so­bre to­do, ser fe­liz. GLA­MOUR: ¿ Hay al­gu­na ini­cia­ti­va de la com­pa­ñía que fa­vo­rez­ca la con­ci­lia­ción? AIN­HA­RA: Te­ne­mos una po­lí­ti­ca de fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral en don­de los em­plea­dos dis­po­nen de por­tá­ti­les pa­ra ha­cer ho­me of­fi­ce. Por otro la­do, si ha­bla­mos de bie­nes­tar fí­si­co, los vier­nes te­ne­mos cla­ses de pi­la­tes pa­ra quien lo desee en la ofi­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.