Qué se sien­te con un tra­ta­mien­to de lu­jo

Vis­ten la piel de las ac­tri­ces de Holly­wood en las no­ches más im­por­tan­tes. Emu­lan el efec­to del bó­tox, los re­lle­nos y los hi­los ten­so­res, pe­ro sin pin­cha­zos. Así se sien­ten y así fun­cio­nan los fa­cia­les de lu­jo. Tex­to: Ley­re Moreno y Ca­rol Ló­pez

Glamour (Spain) - - Sumario -

jes­si­ca Chas­tain, Mar­got Rob­bie, Em­ma Sto­ne y Saoir­se Ro­nan han es­ta­do in­vi­ta­das a pro­bar­lo. No­so­tras tam­bién. In­hi­bit Fa­ce Lift de Na­tu­ra Bis­sé es un ri­tual flash que di­fu­mi­na las arru­gui­tas, afi­na e ilu­mi­na la piel. “El re­sul­ta­do equi­va­le a las mi­cro­in­yec­cio­nes, pe­ro es muy pla­cen­te­ro y no en­ro­je­ce ni cau­sa mar­cas”, nos di­ce la ex­per­ta de la fir­ma fun­da­da en Bar­ce­lo­na. Co­mien­za con un cóc­tel pee­ling de cin­co áci­dos que lo­gra el más di­fí­cil to­da­vía: “Es su­per­po­ten­te, pe­ro na­da irri­tan­te”. Re­nue­va la piel y acla­ra las man­chas. El se­gun­do pa­so emu­la el ges­to de las mi­cro­in­yec­cio­nes, pe­ro sin agu­jas: con una je­rin­ga cosmética, la ex­per­ta va de­po­si­tan­do go­ti­tas de pro­duc­to so­bre mis lí­neas de ex­pre­sión. Cuan­do aca­ba, me da un es­pe­jo pa­ra que vea los vec­to­res que ha mar­ca­do, y so­bre qué arru­gui­tas va a tra­ba­jar: el sur­co de la fren­te, las fi­nas pa­tas de ga­llo, el ric­tus del la­bio... El con­cen­tra­do con­tie­ne neu­ro­pép­ti­dos relajantes si­mi­la­res al bó­tox, que in­hi­ben la con­trac­ción de los múscu­los. Se tra­ba­ja con on­das acús­ti­cas re­afir­man­tes. Aca­ba con dos más­ca­ras, una hi­dra­tan­te de hia­lu­ró­ni­co y otra bo­tá­ni­ca cal­man­te, y un ma­sa­je con ven­to­sas que oxigena y sube el buen co­lor (145 €/1 h 30 min, en Cen­tro de Es­té­ti­ca Natividad Lo­ren­zo, de Ma­drid).

Has­ta 200 eu­ros. La cu­ra Néo­morp­ho­se Le Grand Soin “es lo que más se pa­re­ce a ob­te­ner, en 1 h 45 min, los mis­mos efec­tos que un pee­ling mé­di­co-estético com­bi­na­do con in­fil­tra­cio­nes de hia­lu­ró­ni­co”, di­ce Car­men Chi­cha­rro, de Ca­ri­ta. Em­pie­zo por el fi­nal: cuan­do aún es­toy tum­ba­da en la camilla, la ex­per­ta me da un es­pe­jo pa­ra que juz­gue por mí mis­ma. Va­le, mi pe­lo es­tá he­cho un desas­tre por el go­rri­to con el que me lo han re­co­gi­do. Pe­ro de un vis­ta­zo no­to tres efec­tos que me en­can­tan: el po­ro ce­rra­do, la piel más cla­ra y el sur­co me­nos mar­ca­do. Le Grand Soin se per­so­na­li­za se­gún el es­ta­do de la piel de ca­da clien­te. En mi ca­so em­pie­za con una lim­pie­za en­zi­má­ti­ca, se­gui­da de un scrub con una es­pá­tu­la de ul­tra­so­ni­dos que eli­mi­na las cé­lu­las muer­tas. A con­ti­nua­ción, un ma­sa­je manual con una mascarilla re­vi­ta­li­zan­te a la que la ex­per­ta aña­de dos go­tas del con­cen­tra­do Les Pré­cis de vi­ta­mi­na C. “Es­te ma­sa­je as­cen­den­te dre­na, sube las fac­cio­nes y mi­ti­ga la fla­ci­dez del óva­lo.” Si­gue con cin­co mi­nu­tos de luz LED ro­ja re­ge­ne­ran­te y mi­cro­co­rrien­tes con My C.L.E. “Hay que apli­car­lo has­ta don­de lle­va­rías un co­llar de per­las ima­gi­na­rio, que es has­ta don­de hay que tra­tar siem­pre el ros­tro.” Fi­na­li­za con cin­co mi­nu­tos de LED blan­ca, que ilu­mi­na co­mo el ma­qui­lla­je. “Arras­tra la luz co­mo si di­bu­ja­ras el nú­me­ro tres en el eje sien-pó­mu­lo-bar­bi­lla, igual que los ma­qui­lla­do­res cuan­do apli­can ilu­mi­na­dor con la bro­cha. Haz­lo en sen­ti­do as­cen­den­te, pa­ra re­for­zar el efec­to to­ni­fi­can­te del ma­sa­je manual.” Un to­que de SPF 50 y lis­to. (En la Mai­son de Beau­té Ca­ri­ta de ECI Cas­te­lla­na. 195 €/1 h 45 min. O de re­ga­lo por com­pras de pro­duc­to.)

Más de 1.000 eu­ros. ¿Sin gra­ni­tos, pe­ro ti­ran­te? ¿O ju­go­sa, pe­ro lle­na de co­me­do­nes? Si so­pe­so am­bas al­ter­na­ti­vas, siem­pre ga­na la pri­me­ra. Mi zo­na T tie­ne tendencia gra­sa, así que re­nun­ciar a la piel ju­go­sa es el pre­cio que ten­go que pa­gar si no quie­ro lle­nar­me de gra­ni­tos y bri­llos. Nun­ca me han ve­ni­do bien los tra­ta­mien­tos que pro­me­ten una piel ju­go­sa, pues pa­ra mí siem­pre re­sul­tan de­ma­sia­do nu­tri­ti­vos, de­ma­sia­do ri­cos. Aho­ra por fin hay al­go a la me­di­da de mi piel (aun­que no de mi bol­si­llo): el ri­tual Pla­ti­num Fo­re­ver, de La Prai­rie. He­mos te­ni­do la suer­te de pro­bar­lo. El pri­mer pa­so es des­ma­qui­llar, lim­piar y tonificar la piel. A con­ti­nua­ción se apli­ca una mascarilla re­afir­man­te que se de­ja ac­tuar 5 mi­nu­tos, du­ran­te los cua­les re­ci­bo un ma­sa­je de ma­nos y an­te­bra­zos. Tras re­ti­rar la mascarilla lle­ga la fa­se cla­ve: un ma­sa­je cien por cien manual con los pro­duc­tos de la lí­nea Pla­ti­num Ra­re de La Prai­rie. El ma­sa­je, su­per­sen­so­rial, en­ca­de­na ma­nio­bras ten­so­ras y to­ni­fi­can­tes en el con­torno de ojos, ros­tro y cue­llo. Un ve­lo de Ce­llu­lar Swiss UV SPF 50 pre­ce­de al re­to­que de ma­qui­lla­je. La ex­per­ta de La Prai­rie eli­ge mi tono de ba­se flui­da y me uni­fi­ca el ros­tro. Pa­ra ter­mi­nar, unas go­tas de fra­gan­cia (en La Prai­rie de ECI de Cas­te­lla­na. In­vi­ta­ción ex­clu­si­va por la com­pra de Pla­ti­num Ra­re Ce­llu­lar Night Elixir).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.