Ca­ro­li­na He­rre­ra de Báez

Cu­rio­sa, fa­mi­liar, de­ta­llis­ta y aman­te del si­len­cio y la li­ber­tad. En­tre­vis­ta­mos a Ca­ro­li­na He­rre­ra de Báez, una mu­jer real con los pies en la tie­rra.

Glamour (Spain) - - Sumario - Tex­to: Ley­re Moreno. Fotos: Aa­rón Se­rrano

ejer­ce co­mo di­rec­to­ra crea­ti­va de Hou­se of Fra­gan­ces Ca­ro­li­na He­rre­ra des­de ha­ce más de dos dé­ca­das y aca­ba de pre­sen­tar en Nue­va York la úl­ti­ma crea­ción de la ca­sa, Good Girl Eau de Par­fum Lé­gè­re, una su­til de­cli­na­ción del fa­mo­so per­fu­me-sti­let­to. Pe­ro es­ta ma­ña­na, Ca­ro­li­na He­rre­ra de Báez (Ca­ra­cas, Ve­ne­zue­la, 1969) ha apar­ca­do los tacones y acu­de a nues­tra ci­ta cal­zan­do unas sen­ci­llas Con­ver­se que ma­ri­da –co­mo so­lo ella sa­be ha­cer­lo– con uno de los hi­per­fe­me­ni­nos di­se­ños de su ma­dre, quien, por cier­to, el pró­xi­mo 4 de ju­nio re­ci­bi­rá el pre­mio de los fun­da­do­res de la CFDA (Con­se­jo de Di­se­ña­do­res de Mo­da de Es­ta­dos Uni­dos). “Via­ja­ré a Nue­va York pa­ra acom­pa­ñar­la”, nos co­men­ta en­tu­sias­ma­da an­tes de co­men­zar la en­tre­vis­ta. Una ciu­dad, Nue­va York, que Ca­ro­li­na co­no­ce a la per­fec­ción: vi­vió allí des­de los 12 años has­ta que se mu­dó a Los Án­ge­les “por una ro­tu­ra de co­ra­zón”. Allí, des­de el 97 has­ta el 2000, abrió una tien­da de ro­pa con un par de ami­gas, co­la­bo­ró en la pro­duc­ción de una pe­lí­cu­la [ya ha­bía ejer­ci­do de asis­ten­te de di­rec­ción, de pro­duc­ción y de pro­duc­to­ra de ci­ne en Nue­va York] y pro­du­jo el do­cu­men­tal Ma­le­ti­lla, en el que co­no­ció a su ma­ri­do, el to­re­ro Mi­guel Báez El Li­tri. “Ter­mi­né de mon­tar el do­cu­men­tal el día que me ca­sé.”

GLA­MOUR: ¿Al­gu­na vez has pen­sa­do que se­ría de ti si hu­bie­ras con­ti­nua­do en la in­dus­tria del ci­ne? CA­RO­LI­NA: Sí, y siem­pre ten­go pro­yec­tos con mi ami­ga Vic­to­ria [Clay, di­rec­to­ra de Ma­le­ti­lla]: un guion, un cor­to... pe­ro tie­nes que de­di­car­le mu­cho tiem­po y es di­fí­cil com­pa­gi­nar am­bos tra­ba­jos. Po­dría de­cir­se que Ca­ro­li­na es una mu­jer con es­tre­lla. To­do en ella su­ce­de de for­ma or­gá­ni­ca. “Me pa­sa des­de pe­que­ña. Ten­go la suer­te de que las co­sas van en­ca­jan­do cuan­do han de en­ca­jar. Aun­que, ob­via­men­te, uno tie­ne que po­ner de su par­te. Mu­chas ve­ces me subo al tren sin pen­sar­lo, sim­ple­men­te me lan­zo.”

Ca­mi­na –más bien se des­li­za– con sol­tu­ra en­tre uni­ver­sos contrapuestos y los co­nec­ta de for­ma má­gi­ca y na­tu­ral. Re­sul­ta igual de creí­ble ejer­cien­do de an­ti­frio­na an­te un cen­te­nar de pe­rio­dis­tas, la mo­de­lo Kar­lie Kloss (em­ba­ja­do­ra del per­fu­me Good Girl) y la di­se­ña­do­ra Ca­ro­li­na He­rre­ra en el club más ex­clu­si­vo del Up­per East Si­de neo­yor­quino, que ca­ra a ca­ra en una char­la dis­ten­di­da don­de des­cu­bri­mos que ama la li­ber­tad, el si­len­cio y la pri­va­ci­dad a partes igua­les, que dis­fru­ta lo mis­mo es­cu­chan­do reg­gae­ton que Cho­pin o que re­ci­be cla­ses de li­te­ra­tu­ta des­de ha­ce seis años del en­sa­yis­ta y crí­ti­co de ar­te Fran­cis­co Cal­vo Se­rra­ller.

GLA­MOUR: ¿Cuál es el me­jor con­se­jo que has re­ci­bi­do de tu ma­dre? CA­RO­LI­NA: Que cul­ti­ve mi in­te­rior. Es muy im­por­tan­te te­ner un mun­do in­te­rior –que no ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que ser bu­dis­ta ni eso­té­ri­co ni na­da pa­re­ci­do– al que recurrir cuan­do tie­nes una cri­sis pa­ra po­der con­ti­nuar, pa­ra sal­tar el obs­tácu­lo, pa­ra no creer­te ni lo bueno ni lo ma­lo que di­cen de ti. A mí me ha ayu­da­do mu­cho en mi tra­ba­jo, por­que hay mo­men­tos en los que es una vo­rá­gi­ne: vein­te per­so­nas di­cién­do­te que eres ma­ra­vi­llo­sa y otras quin­ce que eres lo peor. En esos ca­sos es cuan­do re­cu­rro a mi mun­do in­te­rior. GLA­MOUR: ¿Qué ha­ces cuan­do no tra­ba­jas? CA­RO­LI­NA: Leer, ha­cer co­sas al ai­re li­bre, ir al cam­po, co­rrer y, a ve­ces, na­da. Si­len­cio y me­di­ta­ción. Cuan­do es­tás tra­ba­jan­do tie­nes tan­ta gen­te al­re­de­dor que te di­ce: “Haz es­to, haz lo otro...”. Yo soy muy de ca­sa, de si­len­cio. De he­cho, es­tu­ve en un re­ti­ro en la In­dia du­ran­te sie­te días y vol­ví co­mo nue­va. Creo que cuan­do tie­nes si­len­cio en la ca­be­za es cuan­do co­nec­tas de ver­dad, es de don­de sa­le to­do. Y no ne­ce­si­to te­ner si­len­cio al­re­de­dor pa­ra ha­llar­lo en mi in­te­rior. Si me lo pro­pon­go, pue­do en­con­trar­lo has­ta en un con­cier­to.

GLA­MOUR: Pe­ro vi­vi­mos en la so­cie­dad del rui­do; so­bre to­do con las re­des so­cia­les. ¿Qué pa­pel desem­pe­ñan es­tas en tu vi­da? CA­RO­LI­NA: Ten­go Ins­ta­gram –pri­va­do–, y me en­can­ta. Es­te ve­rano sen­tí que lo es­ta­ba abrien­do mu­cho y de­jé de uti­li­zar­lo du­ran­te ocho me­ses. Pe­ro cuan­do lo co­ges, es adic­ti­vo. No se tra­ta so­lo de cu­rio­sear la vi­da de los de­más, sino de apren­der. Es una fuen­te de in­for­ma­ción. No obs­tan­te, no es al­go que me ob­se­sio­ne; de he­cho, es­toy blo­quean­do a gen­te to­do el tiem­po. No por mal­dad, sino por­que, de re­pen­te, pien­so: ¿por qué los acep­té? Me ho­rro­ri­za eso de te­ner tres mi­llo­nes de se­gui­do­res a quien no co­no­ces. Es to­do fal­so. A mis ni­ños tam­bién se las che­queo de vez en cuan­do, sus cuen­tas son pri­va­das, no pue­den po­ner dón­de es­tán y tam­bién les blo­queo gen­te cuan­do lo con­si­de­ro opor­tuno. GLA­MOUR: ¿Qué va­lor le das a la pri­va­ci­dad? CA­RO­LI­NA: Mu­cho, y a ve­ces re­sul­ta di­fí­cil ges­tio­nar­la o que la gen­te en­tien­da por qué es tan im­por­tan­te. Quie­ro que mis hi­jos en­tien­dan que no to­do de­be ser pú­bli­co. De mi ma­dre apren­dí la di­fe­ren­cia en­tre vi­da pro­fe­sio­nal y per­so­nal; por­que la hay, aun­que la gen­te no lo crea. En ca­sa po­cas ve­ces se ha­bla­ba de tra­ba­jo. A lo me­jor an­tes de una co­lec­ción, por­que ob­via­men­te es par­te de su vi­da, pe­ro no era el fo­co de la con­ver­sa­ción. GLA­MOUR: ¿Y có­mo re­cuer­das tu in­fan­cia en Ca­ra­cas, Ve­ne­zue­la? CA­RO­LI­NA: Co­mo un sue­ño. Co­mo de­be­rían ser to­das las infancias, ¿no? Ju­gar, mon­tar en bi­ci­cle­ta, pe­rros, ima­gi­na­ción, mu­chos pri­mos en ca­sa y li­ber­tad. Ca­da épo­ca tie­ne su en­can­to, pe­ro mi ni­ñez fue ma­ra­vi­llo­sa. GLA­MOUR: Ima­gino que, con la si­tua­ción po­lí­ti­ca ac­tual, no vi­si­ta­rás el país tan­to co­mo te gus­ta­ría... CA­RO­LI­NA: Aho­ra es im­po­si­ble, pe­ro el pri­mer cumpleaños de mi hi­ja Olim­pia, que aho­ra tie­ne 13 años, lo ce­le­bra­mos allí con to­das mis ami­gas que es­ta­ban te­nien­do be­bés a la vez. Ella re­cuer­da al­go por­que le en­se­ñé mu­chas fotos, pe­ro pa­ra mí fue muy bo­ni­to e im­por­tan­te. Es la úni­ca de mis hi­jos que ha ido a Ve­ne­zue­la. La úl­ti­ma vez que es­tu­ve fue ha­ce cua­tro años en una bo­da. GLA­MOUR: Por tu ca­sa de Nue­va York ha pa­sa­do lo más gra­na­do del pa­no­ra­ma ar­tís­ti­co y so­cial: des­de Jac­que­li­ne Ken­nedy a Andy War­hol. ¿Có­mo lo vi­vis­te? CA­RO­LI­NA: En­ton­ces no era cons­cien­te de quién era Andy War­hol. No sa­bía quié­nes eran ni por qué eran o no im­por­tan­tes. Sim­ple­men­te eran in­vi­ta­dos. Y es al­go que le agra­dez­co a mis pa­dres:

que me en­se­ña­ran que eres es­pe­cial por ser tú, no por los in­vi­ta­dos. In­ten­to ha­cer lo mis­mo en mi ho­gar, por­que es im­por­tan­te. Tam­po­co en aque­lla épo­ca ha­bía Ins­ta­gram. Si aho­ra se me ocu­rre in­vi­tar a Kar­lie Kloss a ca­sa y se en­te­ra mi hi­ja... ¡In­vi­ta a 20 ami­gas! GLA­MOUR: ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti la pa­la­bra ho­gar? CA­RO­LI­NA: To­do lo im­por­tan­te. Soy muy de mi ca­sa, al­go que re­sul­ta di­fí­cil de creer por­que la gen­te pien­sa que me pa­so el día via­jan­do. Y sí, via­jo mu­cho, pe­ro por ejem­plo ha­ce po­co es­tu­ve en la In­dia y des­de allí con­tro­la­ba to­do lo que pa­sa­ba en ca­sa: los ni­ños lla­ma­ban 20 ve­ces al día, ha­cía­mos los de­be­res por Sky­pe... Son muy di­ver­ti­dos. GLA­MOUR: De tus tres hi­jos, ¿quién es el que más se pa­re­ce a ti? CA­RO­LI­NA: Creo que Ata­lan­ta, la pe­que­ña. Olim­pia es un cal­co de su pa­pá, y de Mi­guel siem­pre de­ci­mos que se pa­re­ce a mi pa­dre: es abier­to, ca­ris­má­ti­co, se me­te a to­do el mun­do en el bol­si­llo, con­si­gue siem­pre lo que quie­re... Es un dandy. GLA­MOUR: Tu tra­ba­jo al fren­te de la Di­rec­ción Crea­ti­va de Hou­se of Fra­gan­ces Ca­ro­li­na He­rre­ra te obli­ga a via­jar con fre­cuen­cia. ¿Có­mo con­ci­lias? CA­RO­LI­NA: En to­tal, no via­jo más de dos me­ses al año. Y por tra­ba­jo nun­ca me mar­cho más de cin­co días se­gui­dos. Si pue­do, co­rro al ae­ro­puer­to pa­ra es­tar el fin de se­ma­na con mi fa­mi­lia. La ver­dad es que an­tes me sen­tía un po­co más cul­pa­ble, pe­ro creo que to­das las mu­je­res tra­ba­ja­mos y te­ne­mos un ho­ra­rio de lo­cu­ra. Y yo ten­go mu­chí­si­ma suer­te, por­que no ten­go que ir to­dos los días a la ofi­ci­na de las 8.00 a las 20.00 ho­ras. Con tan­to via­je, mi hi­ja Olim­pia se ha com­pra­do un ma­pa y di­ce que quie­re dar la vuel­ta al mun­do. GLA­MOUR: ¿Y qué le di­ces? CA­RO­LI­NA: Que me pa­re­ce ma­ra­vi­llo­so. Si no fue­ra por el pe­li­gro que en­tra­ña po­drían an­dar so­los por Ma­drid. La li­ber­tad te ha­ce cu­rio­so, fuer­te. Soy muy ma­cha­ca­do­ra con la edu­ca­ción, la mo­ral. Pe­ro quie­ro que apren­dan a ges­tio­nar su li­ber­tad. A mi hi­ja Olim­pia le di­go que, mien­tras me di­ga la ver­dad, tie­ne li­ber­tad pa­ra lo que ella quie­ra. Cuan­to más prohí­bes, más quie­ren de puer­tas pa­ra afuera. Es lo que me pa­sa­ba a mí: me es­ca­pa­ba día sí y día tam­bién y men­tía co­mo una ja­ba­ta. Es una cues­tión de con­fian­za y li­ber­tad. GLA­MOUR: El per­fu­me Good Girl: su fras­co, cam­pa­ña... To­do gi­ra en torno al em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer. ¿Qué opinas del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta? CA­RO­LI­NA: Creo que to­dos los días de­be­rían ser el día de la mu­jer [la en­tre­vis­ta tie­ne lu­gar el 8 de mar­zo]. La re­vo­lu­ción fe­me­ni­na de­be­ría ser siem­pre. Hay que ha­cer co­sas: más su­per­fi­cia­les co­mo un per­fu­me o más se­rias co­mo mar­char o un tra­ta­do. Aun­que a mis hi­jos no les he ha­bla­do mu­cho del te­ma, mi hi­ja ma­yor es cons­cien­te por­que es el mo­men­to que vi­vi­mos. Ob­via­men­te que­da mu­cho pa­ra que se equi­pa­ren los sa­la­rios de hom­bres y mu­je­res, pe­ro creo que he­mos avan­za­do mu­cho y lo que no po­de­mos ser es víc­ti­mas de no­so­tras mis­mas ni del hom­bre. Yo siem­pre le di­go a Olim­pia: pa’lan­te.

LTEAJCAONNOESS Al­gu­nos de los via­jes de Ca­ro­li­na He­rre­ra de Báez co­mo di­rec­to­ra crea­ti­va de Hou­se of Fra­gan­ces Ca­ro­li­na He­rre­ra. Per­fu­me Good Girl Eau de Par­fum Lé­gè­re, de Ca­ro­li­na He­rre­ra, con jaz­mín, ton­ka y sam­bac im­pe­rial (110 €/80 ml).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.