Las cla­ves pa­ra un pe­cho top

‘ Hi­dra­ta­ción, ejer­ci­cio y una co­rrec­ta hi­gie­ne pos­tu­ral pre­vie­nen la caí­da del seno. Cosmética re­afir­man­te, tra­ta­mien­tos con apa­ra­to­lo­gía y ci­ru­gía co­rri­gen la fla­ci­dez. To­ma no­ta de nues­tro in­for­me #aler­ta­pe­cho.

Glamour (Spain) - - Sumario - Tex­to: May­te Mar­tí­nez. Fo­to: Em­ma Fish­man

el desa­rro­llo de los se­nos cul­mi­na a los 17 o 18 años. Su vo­lu­men y for­ma vie­nen de­ter­mi­na­dos ge­né­ti­ca­men­te. Su piel es ri­ca en co­lá­geno y elas­ti­na, pe­ro los cam­bios de vo­lu­men por la mens­trua­ción, los em­ba­ra­zos y lac­tan­cias o las fluc­tua­cio­nes de pe­so ha­cen ca­si inevi­ta­ble la caí­da o des­col­ga­mien­to de la glán­du­la ma­ma­ria y de la piel que la con­tie­ne.

¿Có­mo pue­de pre­ve­nir­se la caí­da? Las va­ria­cio­nes de vo­lu­men ha­cen que el te­ji­do que re­cu­bre el seno se vuel­va con los años me­nos elás­ti­co. Si aña­di­mos la fal­ta de cui­da­dos, no usar el su­je­ta­dor apro­pia­do o ma­las pos­tu­ras, ten­dre­mos las con­di­cio­nes óp­ti­mas pa­ra su des­col­ga­mien­to. Pe­ro es fá­cil pre­ve­nir­lo: “Una hi­dra­ta­ción ade­cua­da fa­vo­re­ce la elas­ti­ci­dad y re­sis­ten­cia del te­ji­do. Ade­más, hay que rea­li­zar ejer­ci­cios que to­ni­fi­quen el múscu­lo pec­to­ral”, acon­se­ja Ana Ma­ría Pue­lles, de Es­té­ti­ca Los­tao (es­te­ti­ca­los­tao.com).

¿Qué de­por­tes to­ni­fi­can me­jor el pe­cho? Raúl

Es­co­bar, mas­ter trai­ner en Hol­mes Pla­ce Pa­la­cio de Hie­lo ( hol­mes­pla­ce.es), re­co­mien­da el press de ban­ca. “Con car­gas ele­va­das se tra­ba­jan in­ten­sa­men­te el pec­to­ral ma­yor, los trí­ceps y el del­toi­des an­te­rior. Las fle­xio­nes tam­bién son ex­ce­len­tes.” Pe­ro ojo: “El ejer­ci­cio ayu­da a re­afir­mar, pe­ro no va a ele­var el pe­cho. El múscu­lo no es lo que su­je­ta el seno, y ha­cer pe­sas no le­van­ta­rá lo caído”, ad­vier­te la doc­to­ra Mª Jo­sé Cris­pín, mé­di­co estético de Clí­ni­ca Me­nor­ca (cli­ni­ca­me­nor­ca.com).

¿ Real­men­te es im­pres­cin­di­ble el uso de su­je­ta­dor?

“Es im­por­te pa­ra evi­tar la fla­ci­dez y caí­da del seno, pe­ro hay que lle­var la ta­lla de co­pa y con­torno ade­cua­da”, di­ce la doc­to­ra Pue­lles. “Un su­je­ta­dor que ajus­te de­ma­sia­do per­ju­di­ca la cir­cu­la­ción lin­fá­ti­ca y, si que­da suel­to, des­pla­za­rá el seno ha­cia to­dos los la­dos.” La doc­to­ra Bel­trán, de Clí­ni­ca Beatriz Bel­trán (dra­bea­triz­bel­tran.com), opina que es una decisión per­so­nal. “El pe­cho tie­ne una su­je­ción na­tu­ral de co­lá­geno. Si te­ne­mos una ma­sa mus­cu­lar desa­rro­lla­da, el su­je­ta­dor no es im­pres­cin­di­ble, sal­vo pa­ra de­ter­mi­na­dos de­por­tes, ya que el mo­vi­mien­to pue­de rom­per las fi­bras de co­lá­geno.” ¿Y en qué ca­sos hay que usar su­je­ta­dor pa­ra dor­mir? “Son efi­ca­ces, re­lle­nan los va­cíos de la zo­na in­ter­pec­to­ral, pre­vie­nen la caí­da y evi­tan que el seno pen­da ha­cia los la­dos cuan­do dor­mi­mos. No son im­pres­cin­di­bles, pe­ro sí có­mo­dos”, di­ce Pue­lles. La doc­to­ra Bel­trán aña­de que “la al­moha­di­lla cen­tral man­tie­ne la zo­na se­pa­ra­da, evi­tan­do las arru­gas ver­ti­ca­les en el es­co­te que sur­gen al dor­mir de la­do”.

¿Qué po­de­mos es­pe­rar real­men­te de la cosmética re­afir­man­te?

Si hay fal­ta de elas­ti­ci­dad, la cosmética ac­túa rá­pi­da­men­te man­te­nien­do la zo­na to­ni­fi­ca­da, lu­mi­no­sa y sin arru­gas. “De­be con­te­ner coen­zi­ma Q10, que pro­te­ge el co­lá­geno de la piel; áci­do hia­lu­ró­ni­co, que hi­dra­ta las ca­pas más pro­fun­das; y si­li­cio or­gá­ni­co y pép­ti­dos, que son re­afir­man­tes. Aplí­ca­lo to­dos los días, su­je­tan­do la ma­ma pa­ra evi­tar mo­vi­mien­tos brus­cos”, di­ce Ana Ma­ría Pue­lles. La doc­to­ra Bel­trán es más escéptica: “Una cre­ma no va a le­van­tar un pe­cho caído”.

¿ Hay al­gún tra­ta­mien­to de ca­bi­na ca­paz de re­ver­tir la fla­ci­dez?

“Hay que tra­ba­jar el te­ji­do ti­su­lar y for­ta­le­cer el múscu­lo pec­to­ral. No­so­tros com­bi­na­mos ma­sa­je manual, ra­dio­fre­cuen­cia y al­gi­na­tos”, nos di­cen en Es­té­ti­ca Los­tao. “Así lo­gra­mos re­ge­ne­rar las fi­bras de co­lá­geno y elas­ti­na, con­si­guien­do ele­var el seno. Se acon­se­jan 10-12 se­sio­nes.” En Clí­ni­ca Le­form (cli­ni­ca­le­form.com) recomiendan la es­ti­mu­la­ción ce­lu­lar de la bio­cuán­ti­ca, que fuer­za al te­ji­do a re­cu­pe­rar su es­ta­do ini­cial de elas­ti­ci­dad, fir­me­za y oxi­ge­na­ción. La ele­va­ción del pe­cho se apre­cia des­de la pri­me­ra se­sión, aun­que se recomiendan 12 (80-100 €/se­sión).

¿ Me­re­cen la pe­na los apa­ra­tos de es­ti­mu­la­ción ca­se­ros?

“Ac­ti­van la cir­cu­la­ción, pe­ro pa­ra tra­ba­jar el múscu­lo pec­to­ral acon­se­ja­mos rea­li­zar ta­blas de ejer­ci­cios es­pe­cí­fi­cos”, di­ce Ana Ma­ría Pue­lles.

¿Có­mo fun­cio­nan los boos­ter? ¿ De ver­dad au­men­tan el vo­lu­men? Son sé­rums con in­gre­dien­tes

co­mo los fi­toes­tró­ge­nos, que imi­tan la ac­ción de las hor­mo­nas, con­si­guien­do que la glán­du­la ma­ma­ria se hin­che. Cuan­do la piel se ten­sa se crea un efec­to de re­lleno en la par­te su­pe­rior del seno. Los la­te­ra­les se re­don­dean ha­cia la axi­la y ha­cia el cen­tro. En con­jun­to, pue­de dar la sen­sa­ción de una ta­lla más.

¿ Los hi­los ten­so­res pue­den le­van­tar el pe­cho?

“Ayu­dan”, di­ce la doc­to­ra Bel­trán. En Clí­ni­ca Me­nor­ca opi­nan que “dan bue­nos re­sul­ta­dos, pe­ro es me­jor la ci­ru­gía”. Se co­lo­can for­man­do una ma­lla cir­cu­lar ba­jo la piel, co­mo un su­je­ta­dor vir­tual. Re­po­si­cio­nan la ma­ma e in­du­cen la for­ma­ción de más co­lá­geno. El pe­cho se ele­va y ga­na tur­gen­cia. Bas­ta una sola se­sión y el re­sul­ta­do du­ra en­tre uno y dos años (des­de 700 €).

¿ En qué con­sis­te la ci­ru­gía de ele­va­ción de pe­cho? ¿ Son ne­ce­sa­rias pró­te­sis?

La mas­to­pe­xia eli­mi­na el ex­ce­so de piel, sube areo­la y pe­zón a su po­si­ción anató­mi­ca y de­vuel­ve a la ma­ma la for­ma per­di­da. La in­ter­ven­ción se ha­ce al­re­de­dor de la areo­la o por el sur­co ma­ma­rio. Si las ma­mas es­tán muy va­cías, pue­de ser ne­ce­sa­rio co­lo­car una pró­te­sis ( pre­cio aprox.: 5.800 €; con pró­te­sis, 6.300 €).

Bó­tox en el pe­cho, ¿sí o no?

El uso del bó­tox pa­ra el pe­cho no es legal en Es­pa­ña. Su fi­na­li­dad –en ma­mas pe­que­ñas y con un des­col­ga­mien­to le­ve– se­ría re­la­jar la por­ción in­fe­rior del múscu­lo pec­to­ral pa­ra que la su­pe­rior ti­re ha­cia arri­ba, ele­van­do la ma­ma.

¿Qué es lo úl­ti­mo en ci­ru­gía de au­men­to?

El li­po­fi­lling, muy na­tu­ral, sin ci­ca­tri­ces ni im­plan­tes. Se ha­ce con gra­sa au­tó­lo­ga de la pa­cien­te, por lo que no hay rechazo. “El re­sul­ta­do es per­ma­nen­te. Y quie­nes desean más vo­lu­men se pue­den in­fil­trar un se­gun­do re­lleno a los seis me­ses”, in­di­ca el doc­tor Án­gel Mar­tín, di­rec­tor mé­di­co de Clí­ni­ca Me­nor­ca. Aun­que la ci­ru­gía clá­si­ca si­gue sien­do la rei­na, con pró­te­sis ca­da vez más so­fis­ti­ca­das que no ne­ce­si­tan ser re­ti­ra­das. “Re­don­das o en for­ma de go­ta, con ma­yor o me­nor pro­yec­ción, re­lle­nas de gel cohe­si­vo...” Ade­más, “tra­ba­ja­mos con un si­mu­la­dor que per­mi­te ver pre­via­men­te el re­sul­ta­do en el cuer­po de la pa­cien­te an­tes de pa­sar por qui­ró­fano”.

Spray Bust In­fu­ser, de Ta­li­ka, que se apli­ca en el su­je­ta­dor (29,90 €). Sé­rum Bioef­fect Body In­ten­si­ve, de Bioef­fect (95 €). Lait Bus­te Ul­tra Fer­me­té, de Clarins (53,50 €). Su­per­fit Boob Job, de Ro­dial (75 €). Tra­ta­mien­to re­afir­man­te...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.