AMI­GOS CON DE­RE­CHO A RO­CE ¡cla­ro que fun­cio­na!

Y si ha­ce­mos ca­so a los con­se­jos de Brad­ley Coo­per (eso sí, cuan­do te­nía 18 años), es una op­ción muy via­ble y que to­dos de­be­ría­mos pro­bar al­gu­na vez en la vi­da. Tex­to: Ele­na Man­da­cen

Glamour (Spain) - - Hot Topic -

ntes de ser la es­tre­lla de ci­ne que es aho­ra, el hom­bre por el que sus­pi­ran mi­llo­nes de mu­je­res y el pa­dre de la hi­ja de Iri­na Shayk, Brad­ley Coo­per, so­ña­ba con ser pe­rio­dis­ta. De he­cho, es­tu­vo tra­ba­jan­do co­mo be­ca­rio en el Phi­la­delp­hia Daily News en 1993, don­de es­cri­bió al­gu­nos ar­tícu­los, co­mo uno que ha sa­li­do a la luz re­cien­te­men­te y en el que Coo­per se pre­gun­ta­ba qué pa­sa cuan­do dos ami­gos se atre­ven a dar un pa­so más en su re­la­ción.

Cru­zar la lí­nea. Y lo ha­cía en pri­me­ra per­so­na, con­tan­do su pro­pia ex­pe­rien­cia jun­to a su me­jor ami­ga por en­ton­ces, De­bo­rah Lan­des, y có­mo con­si­guie­ron que su amis­tad so­bre­vi­vie­se in­tac­ta in­clu­so des­pués de rom­per: “La razón por la que pu­di­mos cru­zar esa lí­nea y man­te­ner nues­tra ma­ra­vi­llo­sa amis­tad es por­que no­so­tros real­men­te no sa­be­mos ser otra co­sa que ami­gos”. Lo cier­to es que es­ta lí­nea que se atre­vió a cru­zar el aho­ra ac­tor no es tan sen­ci­lla ni fina co­mo él pen­sa­ba. Bas­ta con pre­gun­tar a cual­quier ami­go o ami­ga si se atre­ve­ría a ha­cer­lo pa­ra dar­te cuen­ta de que la ma­yo­ría te di­rán que no, que es muy di­fí­cil te­ner se­xo y no des­truir la amis­tad. El ci­ne es tam­bién un fiel re­fle­jo de lo com­pli­ca­do que es po­ner en mar­cha la es­tra­te­gia Coo­per. En la di­ver­ti­da co­me­dia Con de­re­cho a ro­ce, Jus­tin Tim­ber­la­ke y Mi­la Ku­nis in­ten­tan en­ta­blar una re­la­ción es­tric­ta­men­te se­xual sin de­jar por ello de ser ami­gos. Na­tu­ral­men­te, es­to so­lo les trae­rá mu­chas más com­pli­ca­cio­nes, so­bre to­do por­que a es­tas al­tu­ras que se nos in­sis­ta en que un hom­bre y una mu­jer que quie­ran ser ami­gos siem­pre aca­ba­rán en la ca­ma re­sul­ta un po­co irri­tan­te.

Tú sí, ¿ yo no? La fa­mo­sa friend­zo­ne tie­ne sus efec­tos se­cun­da­rios: ¿qué pa­sa cuan­do uno de los dos quie­re pa­sar al se­gun­do ni­vel, es de­cir, quie­re que ese ro­ce se con­vier­ta en una re­la­ción es­ta­ble y du­ra­de­ra y el otro no? ¿Es po­si­ble se­guir sien­do ami­gos co­mo si na­da hu­bie­se pa­sa­do? Pues vis­to el in­te­rés que es­te ar­tícu­lo ha des­per­ta­do 25 años des­pués de ser pu­bli­ca­do, qui­zá el pro­pio Brad­ley Coo­per de­be­ría ani­mar­se a res­pon­der a al­gu­nas de es­tas pre­gun­tas. ¿Pen­sa­ría lo mis­mo? ¿Es cier­to que con la ma­du­rez ( y la fa­ma) las co­sas no se ven de la mis­ma ma­ne­ra?

El ac­tor jun­to a su pa­re­ja, la mo­de­lo ru­sa Iri­na Shayk, con la que tie­ne una hi­ja en co­mún.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.