FAS­HION LEAKS.

Del un­der­ground al lu­jo

Glamour (Spain) - - Contents -

Un hom­bre afro­ame­ri­cano es des­de ha­ce unos me­ses el nue­vo di­rec­tor crea­ti­vo de la lí­nea mas­cu­li­na de Louis Vuit­ton. Vir­gil Abloh, el ca­si des­co­no­ci­do di­se­ña­dor, ha si­do, en la pa­sa­da se­ma­na de la mo­da mas­cu­li­na de Pa­rís, el nom­bre que más ha so­na­do en par­te por la no­ve­dad y en par­te por­que vie­ne de di­se­ñar la mi­no­ri­ta­ria mar­ca de street Off-whi­te. Abloh apar­te de ne­gro y de afro­ame­ri­cano es tam­bién ami­go de otras es­tre­llas de co­lor co­mo Kan­ye West, con quien hi­zo unas prác­ti­cas en Fen­di, Nao­mi Camp­bell, Li­ya Ke­be­de o Rihan­na, que ocu­pa­ban la primera fi­la de su des­fi­le de de­but, jun­to a ra­pe­ros ame­ri­ca­nos. Abloh tie­ne mu­chas ha­bi­li­da­des ade­más de te­ner ami­gos cé­le­bres, tam­bién di­se­ña la has­ta ha­ce po­co fir­ma un­der­ground Off-whi­te que usa la iro­nía co­mo ar­ma de co­mu­ni­ca­ción so­cial en for­ma de ca­mi­se­tas, go­rras, su­da­de­ras, pa­la­bras en­tre­co­mi­lla­das, pren­das sin aca­bar y pre­cios desor­bi­ta­dos. An­tes de crear Off Whi­te es­te di­se­ña­dor des­cons­truía pie­zas de sal­do de Ralph Lau­ren y las trans­for­ma­ba en pie­zas úni­cas co­mo XULY.BËT en los no­ven­ta o Mi­guel Adro­ver a prin­ci­pios de los dos mil, con el fin de de­nun­ciar el sis­te­ma de la mo­da mun­dial, por­que aho­ra tan­to di­se­ña­do­res co­mo mo­de­los o es­ti­lis­tas vie­nen ba­jo el bra­zo con un dis­cur­so po­lí­ti­co o so­cial, ya sea neo­fe­mi­nis­ta, an­ti­rra­cis­ta, ani­ma­lis­ta o por los de­re­chos de la comunidad LGTBIQ. Co­mo el pa­no­ra­ma fas­hion es más ines­ta­ble que el sis­te­ma bur­sá­til, al­guien im­por­tan­te de la in­dus­tria se fi­jó en él y ter­mi­nó di­se­ñan­do unas za­pa­ti­llas de edi­ción li­mi­ta­da para Ni­ke. De Ni­ke al es­tre­lla­to. Las za­pa­ti­llas son el nue­vo bol­so de mar­ca y des­de Cha­nel has­ta Dior pa­san­do por Va­len­tino, tie­nen un par de mo­de­los su­per­ven­tas. El jo­ven di­se­ña­dor res­ca­tó mo­de­los icó­ni­cos de la mar­ca

y en un gi­ro de guión ines­pe­ra­do y tras un la­bo­rio­so tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción, les ató una bri­da en uno de los agu­je­ros de los cor­do­nes y les pu­so un pre­cio re­don­do de 250 dó­la­res. Hay ve­ces que los di­se­ña­do­res o las mar­cas tie­nen mu­cho mo­rro y sa­can a la ven­ta pro­duc­tos que uno cree que no se van a ven­der por­que son un po­co to­ma­du­ra de pe­lo, pe­ro a ve­ces el pro­ble­ma lo tie­ne mas el re­cep­tor que el emi­sor. An­tes la an­ti­mo­da po­día so­bre­vi­vir fue­ra del cir­cui­to ha­bi­tual des­de el su­bur­bio, du­ran­te años, ha­cien­do un ejer­ci­cio de in­di­vi­dua­li­dad y desa­rro­llan­do un dis­cur­so pro­pio al mar­gen de re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos ins­tan­tá­neos. Pe­ro aho­ra que la mo­da va a la ve­lo­ci­dad del ra­yo y los pues­tos de los di­se­ña­do­res no du­ran más de cin­co años en las di­rec­cio­nes crea­ti­vas, se ne­ce­si­ta san­gre fres­ca que mue­va el sue­lo a la ador­me­ci­da y abu­rri­da clien­te­la del lu­jo y a la vez cap­te nue­vos clien­tes en­tre nue­vos gru­pos so­cia­les que ha­gan en­gor­dar un po­co las ar­cas de los con­glo­me­ra­dos del lu­jo glo­bal. Aho­ra to­do jo­ven di­se­ña­dor con su mar­ca na­ce para des­ta­car so­bre el res­to y con­se­guir un pues­to im­por­tan­te en la in­dus­tria. Des­de los tiem­pos de Ale­xan­der Mcqueen, John Ga­lliano o Je­remy Scott el cuen­to del crea­ti­vo que ve cum­pli­do su sue­ño de al­can­zar la fa­ma y el éxi­to re­su­ci­tan­do vie­jas ca­sas de cos­tu­ra del si­glo pa­sa­do, es una as­pi­ra­ción ge­ne­ra­li­za­da. Ahí es­tán los chi­cos de Va­que­ra NY ven­dien­do su­da­de­ras con man­gas in­fi­ni­tas a qui­nien­tos eu­ros, los ya fa­mo­sí­si­mos Ve­te­ments o nues­tro Ale­jan­dro Gó­mez Pa­lo­mo de Pa­lo­mo Spain ha­cien­do el má­xi­mo rui­do po­si­ble y con­tan­do en ca­da en­tre­vis­ta que su sue­ño es di­se­ñar para una gran ca­sa, para cons­ta­tar­lo.

El nue­vo di­rec­tor crea­ti­vo de la lí­nea mas­cu­li­na de Louis Vuit­ton, Vir­gil Abloh, al fi­nal de su des­fi­le de­but.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.