El mis­te­rio de Bla­ke

ASÍ LO DE­MUES­TRA BLA­KE LI­VELY, LA ES­CRI­TO­RA NURIA VARELA, LA BAI­LAO­RA EVA YER­BA­BUE­NA O LAS PE­RIO­DIS­TAS AFAGANAS.

Glamour (Spain) - - Contents - Tex­to: Ma­ría Es­té­vez

Es una de las ac­tri­ces del Holly­wood ac­tual que re­pre­sen­ta el es­ti­lo ca­li­for­niano con más sa­voir-fai­re. Para mu­chos, Bla­ke Li­vely, con su 1,70 de in­ter­mi­na­bles pier­nas, su me­le­na ru­bia, su pe­ren­ne son­ri­sa y esa sen­sa­ción de que siem­pre es ve­rano a su al­re­de­dor, es quien me­jor acre­di­ta un tí­tu­lo que du­ran­te años per­te­ne­ció a Fa­rrah Faw­cett. Tras cau­ti­var­nos du­ran­te años con su per­so­na­je de Se­re­na van der Wood­sen en Gos­sip Girl, a es­ta ac­triz de 31 años la he­mos vis­to des­pués en pe­lí­cu­las co­mo The Town, Sal­va­jes, El se­cre­to de Ada­li­ne o In­fierno azul. Aho­ra, da un gi­ro to­tal a su ca­rre­ra pro­ta­go­ni­zan­do Un pe­que­ño fa­vor, un in­ten­so th­ri­ller jun­to a An­na Ken­drick y don­de in­ter­pre­ta a Emily, una mul­ti­mi­llo­na­ria que des­apa­re­ce mis­te­rio­sa­men­te pro­vo­can­do que to­do el mun­do en el pe­que­ño pue­blo en el que vi­ve se pre­gun­te dón­de es­tá. Una tra­ma lle­na de trai­cio­nes y per­can­ces, un ca­dá­ver y la sen­sa­ción en­vol­ven­te de quién es­tá en­ga­ñan­do a quién. Sin du­da, to­do un re­to para Bla­ke, cu­ya vi­da per­so­nal va vien­to en po­pa ya que si­gue ca­sa­da (y fe­liz) jun­to a Ryan Rey­nolds con el que tie­ne dos hi­jos, Ja­mes e Inez, for­man­do una de las pa­re­jas más ad­mi­ra­das de Holly­wood. Para co­no­cer un po­co me­jor lo que ha su­pues­to para ella ha­cer Un pe­que­ño fa­vor, via­ja­mos has­ta Las Ve­gas para en­tre­vis­tar­la y allí, ves­ti­da con un tra­je de Louis Vuit­ton, se mos­tró cor­dial y di­ver­ti­da ase­gu­ran­do que ella, co­mo mu­chos en el pla­ne­ta, es una fer­vien­te se­gui­do­ra del Instagram de su ma­ri­do. GLA­MOUR: Bla­ke, da la sen­sa­ción que pa­re­ces te­ner­lo to­do: mu­jer, ma­dre y ac­triz per­fec­ta. ¿Es cier­to que tam­bién de­co­ras las ca­sas de tus ami­gos?

BLA­KE: Sí, esa es mi pa­sión. Y, no por­que lo di­ga yo, pe­ro se me da estupendamente (ri­sas). No soy bue­na so­lo en el di­se­ño de in­te­rio­res sino tam­bién en el di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co. No pue­do ha­cer la in­ge­nie­ría, pe­ro pue­do ver un es­pa­cio y con­ver­tir­lo en un ho­gar san­tua­rio. Si hay al­go que me gus­ta es ti­rar mu­ros en una ca­sa. Mis pa­dres son tam­bién muy bue­nos y mis ami­gos siem­pre nos ala­ban la de­co­ra­ción de nues­tras ca­sas, y ya les he di­cho que les de­co­ro las su­yas gra­tis. GLA­MOUR: ¿Tam­bién co­ci­nas? BLA­KE: Sí, soy una gran chef, pe­ro na­die pue­de com­prar mi co­mi­da. Cuan­do via­jo, me gus­ta ir a res­tau­ran­tes tí­pi­cos y apren­der tru­cos de co­ci­na que lue­go adap­to a mi gus­to. GLA­MOUR: Hablemos de tu nue­va pe­lí­cu­la, Un pe­que­ño fa­vor, que em­pie­za con tu per­so­na­je pi­dién­do­le un fa­vor enor­me a otra mu­jer. ¿Al­gu­na vez has ne­ce­si­ta­do fa­vo­res de tus ami­gos? BLA­KE: Una ami­ga me pi­dió que le hi­cie­ra el es­ti­lis­mo del pe­lo y el ma­qui­lla­je para su bo­da y se lo hi­ce en­can­ta­da. Creo que pue­do co­la­bo­rar con el equi­po de GLA­MOUR y ha­cer el ma­qui­lla­je de ca­da se­sión. No ten­go es­ti­lis­ta por­que yo me peino y me ma­qui­llo a mí mis­ma. GLA­MOUR: Tu per­so­na­je Emily, sin em­bar­go, de­ja mu­cho que desear. BLA­KE: Es cier­to. No es una mu­jer que va­ya a cau­sar mu­cha sim­pa­tía, pe­ro ca­da vi­llano es el hé­roe de su pro­pia his­to­ria. Eso es di­ver­ti­do de in­ter­pre­tar y ca­da vez que me me­to en el pa­pel de una mu­jer pien­so en có­mo acer­car­la al pú­bli­co. Re­pre­sen­tar a una jo­ven que no se preo­cu­pa por lo que pien­sen los de­más es ma­ra­vi­llo­so y di­ver­ti­do por­que una mu­jer no tie­ne por qué ser per­fec­ta para dis­fru­tar de sí mis­ma. Me en­can­ta la di­ná­mi­ca de Emily aun­que ad­mi­to que no es una ma­dre muy ma­ter­nal, pe­ro sien­to em­pa­tía por su si­tua­ción y por eso qui­se in­ter­pre­tar­la. GLA­MOUR: ¿ Eres tan se­gu­ra de ti mis­ma co­mo tu per­so­na­je? ¿Vi­ves sin pe­dir per­dón por lo que ha­ces? BLA­KE: Me es­toy dan­do cuen­ta que so­lía pe­dir per­dón por to­do, lo que de­mues­tra una fal­ta de con­fian­za. Su­pon­go que me ha ayu­da­do te­ner hi­jos. Ade­más, cuen­to con la for­tu­na de co­la­bo­rar con gran­des

rea­li­za­do­res que me han ayu­da­do en mi ca­rre­ra a ga­nar en se­gu­ri­dad. El ta­len­to hay que cul­ti­var­lo y aho­ra me sien­to a sal­vo in­ter­pre­tan­do per­so­na­jes com­ple­jos, qui­zá por­que me sien­to bien con­mi­go mis­ma co­mo per­so­na y co­mo ac­triz. Por otra par­te, y co­mo te de­cía an­tes, te­ner hi­jos ha pues­to mu­chas prio­ri­da­des en pers­pec­ti­va, ya na­da de lo que me pa­re­cía im­por­tan­te en el pa­sa­do me lo pa­re­ce. Mi con­fian­za sur­ge de un lu­gar real, eso ha­ce to­do más fá­cil. GLA­MOUR: ¿Có­mo ha si­do tra­ba­jar con un di­rec­tor tan pres­ti­gio­so co­mo es Paul Feig? BLA­KE: Es ma­ra­vi­llo­so por­que es un gran di­rec­tor que nos dio mu­chí­si­ma li­ber­tad. Paul su­po có­mo co­nec­tar­nos a to­dos en los en­sa­yos, nos pre­pa­ró con to­do lu­jo de de­ta­lles para ro­dar con ra­pi­dez, con una sim­ple to­ma. Es­ta pe­lí­cu­la ha si­do una de las más de­li­cio­sas y sa­tis­fac­to­rias de mi ca­rre­ra. Éra­mos un gru­po de gen­te di­vir­tién­do­se, dis­fru­tan­do de un tra­ba­jo don­de na­die se sen­tía por en­ci­ma de na­die. GLA­MOUR: Tu ves­tua­rio en es­te fil­me es exu­be­ran­te. BLA­KE: Lo co­pié del di­rec­tor. Que­ría crear al­go icó­ni­co, por­que una mu­jer con un pa­sa­do co­mo el de Emily, que es­tá cam­bian­do de per­so­na­li­dad cons­tan­te­men­te, ne­ce­si­ta lla­mar mu­cho la aten­ción para lue­go des­apa­re­cer y no ser re­co­no­ci­da en otro lu­gar. De­ci­dí mo­de­lar mi per­so­na­je en el es­ti­lo de Paul. Fue muy di­ver­ti­do, por­que para al­gu­na es­ce­na le pe­dí pres­ta­do su bas­tón. GLA­MOUR: Un pe­que­ño fa­vor po­ne de re­lie­ve la amis­tad en­tre las mu­je­res. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­to para ti? BLA­KE: To­da­vía ha­blo con mis ami­gas del co­le­gio, in­clu­so con las ac­tri­ces de una de mis pri­me­ras pe­lí­cu­las, The Sis­ter­hood of The Tra­ve­ling Pants. Yo te­nía 16 años cuan­do la ro­dé, no ha­bía te­ni­do ni mi pri­mer no­vio. Hoy, to­das so­mos ma­dres, to­das es­ta­mos ca­sa­das, to­das he­mos asis­ti­do a las bo­das de las de­más. Es al­go muy es­pe­cial man­te­ner es­ta unión por­que es un ejem­plo de un gru­po de ami­gas ac­tri­ces que man­tie­nen su amis­tad a pe­sar del tiem­po. Es ma­ra­vi­llo­so te­ner un circu­lo ín­ti­mo de ami­gas que te apo­yan fí­si­ca y emo­cio­nal­men­te. GLA­MOUR: ¿Có­mo es un día en la vi­da de Bla­ke Li­vely? BLA­KE: Siem­pre es­toy con mis hi­jos, eso domina el día a día. La ver­dad, úl­ti­ma­men­te es­ta­mos via­jan­do mu­cho. Vi­vi­mos aven­tu­ras allí don­de va­mos, so­mos una fa­mi­lia a la que le gus­ta es­tar

“PARA DIS­FRU­TAR DE TI MIS­MA NO TIE­NES QUE SER PER­FEC­TA”

“MI MA­RI­DO ES GE­NIAL, SÍGUELE EN TWIT­TER Y LO VE­RÁS”

uni­da. Cuan­do mi ma­ri­do es­tá ro­dan­do una pe­lí­cu­la, nos tras­la­da­mos unos me­ses don­de le lle­ven, no nos gus­ta es­tar se­pa­ra­dos. Mis hi­jos dis­fru­tan de ese am­bien­te crea­ti­vo de los ro­da­jes, y yo, co­mo pue­do desa­rro­llar­me en di­fe­ren­tes me­dios, tra­to de man­te­ner­me tra­ba­jan­do en al­go. Di­ga­mos que soy una mu­jer que prac­ti­ca en mu­chos mun­dos, pe­ro no es maes­tra en nin­guno. GLA­MOUR: Cuén­ta­nos có­mo es tu ma­ri­do, Ryan. BLA­KE: Es ge­nial, el me­jor. Lee su Instagram y lo des­cu­bri­rás. Bueno me­jor su Twit­ter por­que es el que él es­cri­be siem­pre. Para su Instagram tie­ne a al­guien que le ayu­da, a me­nos que ese día es­té a car­go de su cuen­ta (se ríe). GLA­MOUR: ¿ Dón­de po­nes tu lí­nea en cuan­to a los lí­mi­tes de la fa­ma? BLA­KE: En mis hi­jos. De ellos no quie­ro que se pu­bli­que ab­so­lu­ta­men­te na­da. GLA­MOUR: Siem­pre has di­cho que quie­res te­ner una gran fa­mi­lia. BLA­KE: Sí, por­que ven­go de una así. Siem­pre qui­se ser ma­dre por­que mi fa­mi­lia es muy gran­de y me gus­ta el sen­ti­mien­to de per­te­ne­cer a ese gru­po. Los hi­jos de mi her­ma­na tam­bién me lla­man ma­má. No les he pa­ri­do, pe­ro es co­mo si lo hu­bie­ra he­cho. Me sien­to có­mo­da al­re­de­dor de los ni­ños, me ali­men­tan, es un sen­ti­mien­to ma­ra­vi­llo­so, úni­co. GLA­MOUR: ¿ Al­gu­na vez has si­do re­bel­de? BLA­KE: No. Siem­pre he si­do muy dis­ci­pli­na­da, in­clu­so más que mis pa­dres que son muy lo­cos. Mi her­mano sí fue re­bel­de. Creo que para com­pen­sar, yo me de­di­qué a ser la ni­ña bue­na. GLA­MOUR: ¿ Hay al­go que no se­pas ha­cer? BLA­KE: No sé can­tar y me frus­tra por­que me gus­ta­ría te­ner la voz de un án­gel y ha­cer mu­chos con­cier­tos en Las Ve­gas. Ese es el sue­ño que nun­ca po­dré cum­plir.

¿DÓN­DE ES­TÁ MI AMI­GA? An­na Ken­drick en­car­na a Step­ha­nie, una ma­dre vi­deo­blo­gue­ra que vi­ve en un pe­que­ño pue­blo es­ta­dou­ni­den­se y que in­ten­ta des­en­tra­ñar el mis­te­rio que ro­dea a la des­apa­ri­ción de su ami­ga, Emily (Li­vely), una mul­ti­mi­llo­na­ria de la que pre­via­men­te tam­po­co sa­bía mu­cho. Di­ri­gi­da por Paul Feig ( Ca­za­fan­tas­mas o La bo­da de mi me­jor ami­ga), un pe­que­ño fa­vor es­tá te­nien­do unas crí­ti­cas es­tu­pen­das en Es­ta­dos Uni­dos don­de des­ta­can la quí­mi­ca que des­pren­den am­bas ac­tri­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.