40 Años de Grea­se, Tell Me Mo­re

El 22 de sep­tiem­bre de 1978 el mun­do se ren­día an­te el amor ado­les­cen­te en­tre Danny Zu­ko y Sandy Ols­son. Más de 350 mi­llo­nes de dó­la­res re­cau­da­dos des­pués, Dia­na Aller ana­li­za có­mo han cam­bia­do las re­la­cio­nes y los es­te­reo­ti­pos que la cin­ta re­fle­ja­ba... p

Glamour (Spain) - - Contents -

- MIS PA­DRES QUIE­REN CO­NO­CER­TE, ¿POR QUÉ NO TE PA­SAS POR CA­SA A TO­MAR EL TÉ? - NO ME GUS­TA EL TÉ. - BUENO, PUES TÓ­MA­TE OTRA CO­SA. - NO ME GUS­TAN LOS PA­DRES.

Oli­via New­ton-john, con 29 años in­ter­pre­ta­ba a Sandy, una es­tu­dian­te de úl­ti­mo cur­so de ins­ti­tu­to, mo­do­si­ta, clá­si­ca y ro­mán­ti­ca, y John Tra­vol­ta, que te­nía en­ton­ces 25, era Danny Zuc­ko, el tí­pi­co ma­lo­te que se ha­ce va­ler sen­ti­men­tal­men­te des­de la in­di­fe­ren­cia y la mi­so­gi­nia. ¿ Si­guen es­tos ro­les de la pe­lí­cu­la Grea­se vi­gen­tes hoy, 40 años des­pués?

Sor­pren­den­te­men­te, es­tos y otros mu­chos sí… Aun­que en al­gu­nas cues­tio­nes he­mos cam­bia­do bas­tan­te. Si has vis­to la pe­lí­cu­la –que sa­be­mos que la has vis­to– va a re­sul­tar­te muy fá­cil re­co­no­cer es­tas 10 si­tua­cio­nes:

- HA SI­DO EL ME­JOR VE­RANO DE MI VI­DA Y AHO­RA TEN­GO QUE DE­JAR­TE. NO ES JUS­TO. - ES­TO SO­LO EM­PEO­RA LAS CO­SAS. - TO­DO LO CON­TRA­RIO LAS ME­JO­RA. - DANI, ¿ES­TO ES TO­DO? - CLA­RO QUE NO SANDY, ES EL CO­MIEN­ZO. SE­GUI­MOS IGUAL:

Grea­se em­pie­za con una pa­re­ja de enamo­ra­dos en una pla­ya… Don­de es­tán so­los: los tíos no mues­tran los afec­tos pú­bli­ca­men­te por­que lo con­si­de­ran un signo de de­bi­li­dad. Por re­gla ge­ne­ral, aun­que sean un oso amo­ro­so en la in­ti­mi­dad, van de Humphrey Bo­gart por la vi­da. ¡ Qué prin­ga­dos y qué las­ti­mi­ta! ¿Ver­dad, ami­gas?

HE GOT FRIENDLY HOL­DING MY HAND SHE GOT FRIENDLY DOWN IN THE SAND HE WAS SWEET JUST TUR­NED EIGHTEEN WELL SHE WAS GOOD YOU KNOW WHAT I MEAN SUM­MER HEAT BOY AND GIRL MEET BUT OH OH THE SUM­MER NIGHTS SE­GUI­MOS IGUAL:

Ellos cuen­tan ex­pe­rien­cias se­xua­les co­mo triun­fos, mien­tras ellas as­pi­ran al amor ro­mán­ti­co. Así lo can­tan Danny y Sandy en la muy bai­lon­ga can­ción Sum­mer Nights… Y así se si­gue pro­mo­vien­do. Des­de Holly­wood has­ta los co­rri­llos de ins­ti­tu­to, pa­san­do por la edu­ca­ción en las pro­pias fa­mi­lias. ¡A ver si con­se­gui­mos con­tar co­mo éxi­tos nues­tras ges­tas se­xua­les y que ellos se im­pli­quen emo­cio­nal­men­te y lu­chen por co­mer per­di­ces! To­do es­ta­ría más equi­li­bra­do.

- ES­CU­CHA SANDY: TO­DOS LOS HOM­BRES SON RA­TAS. ¿QUÉ DI­GO RA­TAS? SON LOS PIO­JOS DE LAS RA­TAS. ¡MU­CHO PEOR QUE ESO!, SON LAS AMEBAS DE LOS PIO­JOS DE LAS RA­TAS. SON TAN DES­PRE­CIA­BLES QUE NI LOS PE­RROS LES MORDERÍAN.

SE­GUI­MOS IGUAL: ¿Qué ha­ría­mos sin las ami­gas? Pues ya se lo di­go yo: no ha­ría­mos una mier­da, con per­dón. Co­mo cuan­do Frenchy le di­ce a Sandy unas pa­la­bras que ani­man una bar­ba­ri­dad y que na­cen del amor por una ami­ga, cla­ro. Las mu­je­res nos ayu­da­mos, con­te­ne­mos, es­cu­cha­mos y com­par­ti­mos he­la­do de ta­rri­na gran­de cuan­do se tra­ta de pro­ble­mas amo­ro­sos.

- OJA­LÁ NO TE HA­YAS RES­FRIA­DO. - NO, DE­BE SER EL POL­VO DEL AUTOCINE, ESO ES TO­DO. - ¡DANI! - ¡SANDY! - ¡DANI! - ¡SANDY! - NO TE PREOCUPES NA­DIE NOS VE.

LAS CO­SAS HAN CAM­BIA­DO: En la pe­li las chi­cas tie­nen que sal­va­guar­dar cier­ta ima­gen de de­cen­cia y no su­cum­bir a las pul­sio­nes se­xua­les. ¿ Re­cuer­das cuan­do Sandy se es­can­da­li­za y en­fa­da cuan­do su no­vio le in­ten­ta me­ter mano en el co­che? Afor­tu­na­da­men­te, hoy no es ne­ce­sa­rio que las mu­je­res re­pri­ma­mos nues­tros de­seos eró­ti­cos. Lo ma­lo es que es­tos so­lo se com­pren­den ( y se fo­men­tan a lo lo­co) cuan­do ata­ñe di­rec­ta­men­te al pla­cer de ellos.

- ¿QUIÉN ERA ESA CHI­CA? - UNA CHI­CA QUE CO­NO­CÍA HA­CE TIEM­PO. - ¿DÓN­DE LA CO­NO­CIS­TE? - ES UNA VIE­JA AMI­GA DE LA FA­MI­LIA.

SE­GUI­MOS IGUAL: Las re­la­cio­nes se­xoa­fec­ti­vas se en­tien­den des­de la po­se­sión, y si­tua­cio­nes co­mo la del bai­le, don­de apa­re­ce una ex ( la ar­dien­te Cha­chá que bai­la de es­cán­da­lo), jus­ti­fi­can un en­fa­do mo­nu­men­tal. Los ce­los es­tán muy po­si­ti­va­men­te va­lo­ra­dos en nues­tra ci­vi­li­za­ción, co­mo la piz­za, co­mo los De­re­chos Hu­ma­nos, co­mo la pla­ya… A ver si cam­bia­mos es­to.

THE­RE ARE WOR­SE THINGS I COULD DO THAN GO WITH A BOY OR TWO EVEN THOUGH THE NEIGH­BOR­HOOD THINKS I’M TRASHY AND NO GOOD I SUPPOSE IT COULD BE TRUE BUT THE­RE ARE WOR­SE THINGS I COULD DO

SE­GUI­MOS IGUAL: El em­ba­ra­zo es un es­tig­ma fe­me­nino y la res­pon­sa­bi­li­dad re­cae so­bre ellas. Hoy, co­mo le ocu­rre a Riz­zo, si­gue sien­do fuen­te de chis­mo­rreos, pe­ro so­bre to­do, de res­pon­sa­bi­li­dad ( per­dón: irres­pon­sa­bi­li­dad) de las chi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.