Dres­sing for Pro­tec­tion

La his­to­ria de es­ta tem­po­ra­da se es­cri­be a gol­pe de abri­gos acol­cha­dos, ca­pu­chas de nai­lon y pa­sa­mon­ta­ñas de la­na que bus­can un úni­co ob­je­ti­vo: la pro­tec­ción. Así se for­ja la nue­va era de la se­gu­ri­dad.

Glamour (Spain) - - Contents - Tex­to: Va­nes­sa San­tos

La pa­sa­da se­ma­na de la mo­da de Nue­va York, Raf Si­mons de­fi­nía su pro­pues­ta para es­ta tem­po­ra­da co­mo “una mez­cla de se­gu­ri­dad y pro­tec­ción”. En efec­to, el di­rec­tor crea­ti­vo de Cal­vin Klein ma­te­ria­li­zó so­bre la pa­sa­re­la su desa­zón con el mun­do a tra­vés de mo­de­los ca­mi­nan­do con es­fuer­zo so­bre la “nie­ve” y ves­ti­das con po­de­ro­sas cha­que­tas de tra­ba­jo re­flec­tan­tes, pe­ro tam­bién con pe­tos que si­mu­la­ban ar­ma­du­ras in­des­truc­ti­bles y con ca­pu­chas pla­tea­das y de­li­ca­dos ves­ti­dos con ban­das rí­gi­das que re­cor­da­ban a las clá­si­cas col­chas nor­te­ame­ri­ca­nas. El pa­sa­mon­ta­ñas apa­re­ció de for­ma ines­pe­ra­da co­mo un sím­bo­lo inequí­vo­co del ac­ti­vis­mo so­cial, pe­ro tam­bién co­mo un ele­men­to más de se­gu­ri­dad fren­te a las po­si­bles agre­sio­nes ex­ter­nas y un ac­ce­so­rio uti­li­ta­rio trans­for­ma­do en ver­da­de­ro ele­men­to de es­ti­lo. En­tre sus ins­pi­ra­cio­nes, el di­se­ña­dor bel­ga ha­cía re­fe­ren­cia a Safe, un fil­me de Todd Hay­nes de 1995 en el que la pro­ta­go­nis­ta, in­ter­pre­ta­da por Ju­lian­ne Moo­re, desa­rro­lla una in­ca­pa­ci­tan­te sen­si­bi­li­dad am­bien­tal a to­do lo que le ro­dea: plás­ti­cos, con­ta­mi­na­ción, adi­ti­vos, ham­bur­gue­sas ( la lis­ta es in­ter­mi­na­ble); y se ve obli­ga­da a so­bre­vi­vir en una es­pe­cie de iglú de por­ce­la­na, ais­lan­te y an­ti­sép­ti­co. La tra­ma del fil­me se con­vier­te en ver­da­de­ro hi­lo con­duc­tor del ejer­ci­cio de Si­mons, pe­ro tam­bién en me­tá­fo­ra de la si­tua­ción que atra­vie­sa la sociedad en ge­ne­ral y la nor­te­ame­ri­ca­na en par­ti­cu­lar. De es­ta ma­ne­ra, el di­se­ña­dor con al­ma de ar­tis­ta, con­ti­núa ti­ran­do de la sim­bo­lo­gía ame­ri­ca­na que ya ini­cia­ra con su primera co­lec­ción para la fir­ma ha­ce tres tem­po­ra­das.

Es­pe­jo de su tiem­po, a la mo­da siem­pre le ha gus­ta­do ejer­cer co­mo re­fle­jo de la sociedad, ac­tuar co­mo un po­ten­te ca­ta­li­za­dor del cam­bio y ade­lan­tar­se a la ca­lle. Es­te in­vierno, un sen­ti­mien­to de ne­ce­si­dad de pro­tec­ción re­co­rre las se­ma­nas de la mo­da de las big four. En Mi­lán, Miuc­cia Pra­da to­ma el tes­ti­go del mo­vi­mien­to #metoo y re­fle­xio­na so­bre la si­tua­ción de la mu­jer hoy. “Por un la­do de­be ser fuer­te, agre­si­va y po­de­ro­sa y, al mis­mo tiem­po, pro­te­ger­se.

Por otro, in­cor­po­ra­mos to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas que se le pre­su­po­nen a la fe­mi­nei­dad, mu­chas ve­ces he­re­da­das de nues­tra edu­ca­ción”, ex­pli­ca­ba an­tes del des­fi­le, ce­le­bra­do en lo más al­to del cuar­to pi­so de la re­cién inau­gu­ra­da to­rre de la Fon­da­zio­ne Pra­da. En la pa­sa­re­la, una in­quie­tan­te­men­te ale­gre su­ce­sión de pren­das acol­cha­das y pro­tec­to­ras en vi­bran­tes co­lo­res y de ac­ce­so­rios en to­nos flúor. Ar­ma­du­ras que le sir­ven a la mu­jer para aden­tra­se y ex­plo­rar la no­che, cor­ta­vien­tos de ai­re apo­ca­líp­ti­co, cha­que­tas de tweed que se trans­for­ma­ban en plu­mí­fe­ros y ves­ti­dos de fle­cos en ple­xi­glás.

El fu­tu­ro era es­to. Los orí­ge­nes de la cha­que­ta acol­cha­da se re­mon­tan a 1939, cuan­do el de­por­tis­ta Ed­die Bauer ca­si mue­re con­ge­la­do du­ran­te un via­je. Bauer de­ci­dió pa­ten­tar su di­se­ño a prin­ci­pios de los años 40. Ca­si al mis­mo tiem­po, el que fue­ra bau­ti­za­do co­mo el pri­mer coutu­rier es­ta­dou­ni­den­se, Charles Ja­mes, di­se­ña­ba la primera puf­fer jac­ket de la his­to­ria de la mo­da. Fa­bri­ca­da en sa­tén y en co­lor blan­co, su vo­lu­men evo­ca­ba cla­ra­men­te las cur­vas fe­me­ni­nas. Sin em­bar­go, no se­ría has­ta la dé­ca­da de los 70 cuan­do la di­se­ña­do­ra Nor­ma Ka­ma­li creó el slee­ping bag coat –que no era más que una cha­que­ta acol­cha­da, lar­ga y vo­lu­mi­no­sa– y con­quis­tó la cultura pop pri­me­ro y la pa­sa­re­la des­pués (ca­sas co­mo Mar­tin Mar­gie­la y Com­me des Ga­rçons ha­rían de es­ta pren­da una pie­za ha­bi­tual en sus co­lec­cio­nes). Ka­ma­li so­lía con­tar que tu­vo la idea du­ran­te una acam­pa­da en me­dio del bos­que. “Me le­van­té a me­dia­no­che para ir al ba­ño y salí de la tien­da con el sa­co de dor­mir en­ci­ma. En­ton­ces pen­sé: le ten­go que po­ner man­gas a es­to.”

Es­ta tem­po­ra­da, Rick Owens re­in­ter­pre­ta el jue­go de se­duc­ción y la fe­mi­nei­dad y vis­te a las mo­de­los para su par­ti­cu­lar ba­ta­lla. Sus mu­je­res se pro­te­gen con dra­pea­dos que al­te­ran el cuer­po y con acol­cha­dos ul­tra­vo­lu­mi­no­sos, ves­ti­dos que de­jan las pier­nas a la vis­ta co­mo úni­ca con­ce­sión a la piel. El di­se­ña­dor de Ca­li­for­nia re­cu­rre al es­pí­ri­tu de las ba­ta­llas me­die­va­les y pro­po­ne com­ba­tir las agre­sio­nes del ex­te­rior a tra­vés de vo­lup­tuo­sos plu­mí­fe­ros y acol­cha­dos vo­lu­mi­no­sos que mu­tan en ex­cén­tri­cas fal­das y ves­ti­dos.

El día que cam­bió el mun­do. Aquel 11 de sep­tiem­bre de 2001, to­do el mun­do –li­te­ral­men­te– vio en di­rec­to por te­le­vi­sión có­mo dos avio­nes de pa­sa­je­ros se es­tre­lla­ban con­tra las To­rres Ge­me­las del World Tra­de Cen­ter de Nue­va York, có­mo la to­rre se in­cen­dia­ba y có­mo el or­gu­llo­so mo­nu­men­to del ca­pi­ta­lis­mo internacional se des­plo­ma­ba, en una es­ce­na más pro­pia de una pe­lí­cu­la postapo­ca­líp­ti­ca que de la reali­dad. Lo que pa­re­cía in­des­truc­ti­ble se hi­zo tri­zas, el sue­ño ame­ri­cano de un úni­co mun­do se des­va­ne­ció y el pa­pel de Es­ta­dos Uni­dos co­mo guía mo­ral de la hu­ma­ni­dad se de­rrum­bó jun­to con las To­rres Ge­me­las. El pai­sa­je internacional cam­bió por com­ple­to aque­lla ma­ña­na de ha­ce die­ci­sie­te años y des­de en­ton­ces ya na­da ha vuel­to a ser lo mis­mo.

Las psi­co­sis co­lec­ti­vas tras los ata­ques se su­ce­die­ron y trans­for­ma­ron el que has­ta en­ton­ces ha­bía si­do el país de las li­ber­ta­des co­mo nun­ca na­die ha­bía ima­gi­na­do, y jun­to a él se trans­for­mó el res­to del mun­do. Pron­to se ha­rían pú­bli­cas las lis­tas de can­cio­nes prohi­bi­das – en­tre ellas Ima­gi­ne, de John Len­non–, las pe­lí­cu­las cen­su­ra­das y la des­con­fian­za ha­cia to­do lo ára­be o mu­sul­mán se ins­tau­ra­ría con enor­me ra­pi­dez. Ade­más, el mie­do a que es­tos ata­ques pu­die­sen re­pe­tir­se pro­vo­có una épo­ca de bo­nan­za en la in­dus­tria de la se­gu­ri­dad pri­va­da, la gen­te con­si­de­ra­ba que ne­ce­si­ta­ba sen­tir­se se­gu­ra y es­ta­ba dis­pues­ta a pa­gar cual­quier pre­cio para con­se­guir­lo.

Ca­si dos dé­ca­das des­pués, la sociedad con­ti­núa ob­se­sio­na­da con la pro­tec­ción y los ata­ques te­rro­ris­tas azo­tan de cuan­do en cuan­do nues­tras ciu­da­des, per­ma­nen­te­men­te en estado de aler­ta. Pe­ro pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el au­ge de In­ter­net y las re­des so­cia­les nos man­tie­ne, de for­ma in­di­vi­dual –pe­ro tam­bién co­lec­ti­va–, más ex­pues­tos que nun­ca; ade­más, so­mos ca­da vez más sen­si­bles a las agre­sio­nes ex­ter­nas ( las aler­gias me­dioam­bien­ta­les, la luz del sol, la po­lu­ción, las in­cle­men­cias cli­má­ti­cas, la ame­na­za nu­clear…) has­ta el pun­to de que las ca­sas bún­ker se han con­ver­ti­do en “la úl­ti­ma es­pe­ran­za” en mu­chas sociedades eu­ro­peas y nor­te­ame­ri­ca­nas –de he­cho, al­gu­nos me­dios es­ta­dou­ni­den­ses ase­gu­ran que la cons­truc­ción de re­fu­gios se ha in­cre­men­ta­do no­ta­ble­men­te des­de la vic­to­ria de Do­nald Trump y su po­lí­ti­ca internacional–. La pa­sa­re­la, in­mer­sa en su rol de es­pe­jo de la sociedad, re­fle­ja lo que su­ce­de en la ca­lle y ac­túa co­mo ca­ta­li­za­do­ra de los pen­sa­mien­tos co­lec­ti­vos. Si du­ran­te la gue­rra y la post­gue­rra de los años 40 el ves­tua­rio era sím­bo­lo de la tris­te­za, la aus­te­ri­dad y la de­sola­ción y en los 60 de la re­bel­día y la li­ber­tad, en 2018 la mo­da se cons­tru­ye des­de den­tro ha­cia fue­ra, en un afán de ocul­ta­ción y de pro­tec­ción que son me­tá­fo­ra de los tiem­pos con­vul­sos, en­ra­re­ci­dos y pe­si­mis­tas que vi­vi­mos. Una vez más, la in­dus­tria re­pre­sen­ta la cons­truc­ción del Nue­vo Mun­do, el mis­mo que co­men­zó en 2001.

En­vuel­tas y afe­rra­das a par­kas vo­lu­mi­no­sas y cor­ta­vien­tos, así des­fi­la­ban las mo­de­los de Mar­gie­la en bus­ca de se­gu­ri­dad. En Mi­lán, Miuc­cia Pra­da ex­plo­ra la no­che de la mano de pie­zas re­flec­tan­tes y de co­lo­res flúor que son una op­ti­mis­ta me­tá­fo­ra de la con­vul­sa sociedad ac­tual.

Arri­ba, si­tua­da a las afue­ras de Var­so­via, Safe Hou­se que se plan­teó des­de sus orí­ge­nes co­mo una vi­vien­da de má­xi­ma se­gu­ri­dad. A la iz­quier­da, la Zo­na Ce­ro de Nue­va York tras la caí­da de las To­rres Ge­me­las. Ju­lian­ne Moo­re pro­ta­go­ni­zó Safe, el fil­me que ins­pi­ra a Raf Si­mons en su pro­pues­ta para Cal­vin Klein.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.