En di­rec­to des­de Af­ga­nis­tán

La primera ca­de­na de de te­le­vi­sión fe­me­ni­na de Af­ga­nis­tán fun­cio­na co­mo una de los Es­ta­dos Uni­dos, con una gran ex­cep­ción: es­tas pe­rio­dis­tas es­tán arries­gan­do sus vi­das.

Glamour (Spain) - - Contents - Tex­to: Sop­hia Jo­nes

Son las cua­tro de la ma­ña­na y Ka­bul es­tá os­cu­ro y tran­qui­lo. La pre­sen­ta­do­ra y es­tre­lla emer­gen­te de vein­ti­dós años de ZAN TV co­mien­za su día para lle­gar a su turno de las 6 de la ma­ña­na. ZAN, cu­yo nom­bre sig­ni­fi­ca mu­je­res en Da­ri, es la primera y úni­ca ca­de­na de te­le­vi­sión para mu­je­res, com­pues­ta por un equi­po fe­me­nino de pe­rio­dis­tas, mu­chas de ellas vein­tea­ñe­ras. Lan­za­da en la ca­pi­tal af­ga­na en ma­yo, la ca­de­na arro­ja luz so­bre mu­chos te­mas, des­de cos­mé­ti­cos (prohi­bi­dos por los ta­li­ba­nes), mu­je­res en los de­por­tes (tam­bién pre­via­men­te prohi­bi­do) has­ta vio­len­cia do­més­ti­ca (trá­gi­ca­men­te al­go muy co­mún en es­te país). Has­ta aho­ra nun­ca ha­bía ha­bi­do un pro­gra­ma–y mu­cho me­nos una ca­de­na– de­di­ca­do a te­mas fe­me­ni­nos. El he­cho de que las mu­je­res de ZAN es­tén ha­blan­do abier­ta­men­te so­bre ellos en la te­le­vi­sión na­cio­nal, es al­go re­vo­lu­cio­na­rio. Noo­ri lle­va un con­jun­to os­cu­ro y su ca­mi­se­ta re­za: “What in the funk do you see?”. Sus uñas es­tán pin­ta­das de do­ra­do res­plan­de­cien­te. Sa­le de su ca­sa y su pa­dre, Ghu­lam Moham­mad, se des­pi­de or­gu­llo­so de su hi­ja, la más jo­ven de sus cin­co hi­jos, y con una ca­rre­ra que le per­mi­te man­te­ner a su fa­mi­lia.

Una nue­va ima­gen de la fuer­za fe­me­ni­na. Ca­si to­das las ma­ña­nas, Noo­ri se apre­su­ra para ir a tra­ba­jar atra­ve­san­do el trá­fi­co de Ka­bul en un au­to­mó­vil de ZAN TV. A las mu­je­res se les prohi­bió con­du­cir du­ran­te el ré­gi­men ta­li­bán, des­de 1996 has­ta 2001, e in­clu­so aho­ra la ma­yo­ría to­da­vía no pue­den con­du­cir. El am­bien­te es ca­si pa­cí­fi­co y por un mo­men­to es po­si­ble ol­vi­dar el mie­do que go­bier­na es­ta caó­ti­ca ciu­dad con ci­ca­tri­ces de bom­bas, con sus ata­ques

sui­ci­das se­ma­na­les y pa­re­des de ex­plo­si­vos, mien­tras re­co­ge a su com­pa­ñe­ra que nos pi­de no des­ve­lar su nom­bre por se­gu­ri­dad. El au­to­mó­vil se de­tie­ne cer­ca de la ca­de­na; la ca­lle ha si­do blo­quea­da por guar­dias de se­gu­ri­dad, pe­ro a ve­ces in­clu­so los cie­rres de ca­rre­te­ras y los ofi­cia­les ar­ma­dos no son su­fi­cien­tes para de­te­ner la vio­len­cia en Ka­bul. En 2015, unos hom­bres ar­ma­dos irrum­pie­ron en el ho­tel de la ca­lle de en­fren­te y ma­ta­ron a 14 per­so­nas. Noo­ri y su com­pa­ñe­ra, cu­yo ros­tro es­tá pro­te­gi­do por ga­fas de sol de gran ta­ma­ño, sa­len del au­to­mó­vil y ca­mi­nan el res­to del ca­mino. Atra­vie­san una puer­ta pro­te­gi­da con alam­bre de púas y pa­san jun­to a un guar­dia ar­ma­do, en la pa­red hay unas pro­cla­mas que Noo­ri y el equi­po pin­ta­ron: “La vio­len­cia con­tra las mu­je­res es un in­sul­to a la hu­ma­ni­dad” y “con el em­po­de­ra­mien­to de las mu­je­res, hay un ma­ña­na me­jor”. Al­gu­nas de las ro­sas le­gen­da­rias de Af­ga­nis­tán, en ro­sas y blan­cos, de­co­ran los bal­co­nes de co­lor ver­de y na­ran­ja del edi­fi­cio.

Una vez den­tro, las dos jó­ve­nes dis­cu­ten los acon­te­ci­mien­tos re­cien­tes y pro­fun­di­zan en te­mas que pue­den sal­var y cam­biar las vi­das de las mu­je­res af­ga­nas. Es un am­bien­te si­mi­lar a The View, con cier­to ai­re af­gano. Es­te vier­nes en par­ti­cu­lar, las pre­sen­ta­do­ras ha­blan so­bre la im­por­tan­cia de la li­ber­tad en el mun­do desa­rro­lla­do y com­pa­ran a aque­llos que no tie­nen li­ber­tad con aves en­jau­la­das. Los af­ga­nos ado­ran ser poé­ti­cos.

En la sa­la ver­de, una ma­dre, Mar­zia, de 39 años es­tá acom­pa­ña­da por sus dos hi­jas. Hoy es­ta­rán en di­rec­to en ZAN TV mos­tran­do sus mo­vi­mien­tos de tae kwon do. En Amé­ri­ca, se­ría una sec­ción más de fit­ness. Pe­ro en Af­ga­nis­tán es­ta des­mos­tra­ción es mu­cho más re­le­van­te, aquí los cuer­pos de las mu­je­res y su for­ta­le­za a me­nu­do se ocul­tan, no se ce­le­bran. “Cuan­do era ni­ña, que­ría prac­ti­car de­por­tes, pe­ro no tu­ve la opor­tu­ni­dad”, di­ce Mar­zia. “He tra­ta­do de dar­les esa opor­tu­ni­dad a mis hi­jas.” Tras la pau­sa de pu­bli­ci­dad, al fi­nal del pro­gra­ma, rea­li­zan una de­di­ca­to­ria a Na­dia An­ju­man, poe­ta af­ga­na de 25 años que su ma­ri­do gol­peó has­ta la muer­te en 2005. Es la for­ma en la que ZAN su­til­men­te in­tro­du­ce te­mas de­li­ca­dos en la con­ver­sa­ción co­ti­dia­na.

Una vi­da lle­na de ries­gos. Na­ci­da cuan­do los ta­li­ba­nes lle­ga­ron al po­der, Noo­ri com­pren­de cuán frá­gi­les son sus li­ber­ta­des. Ba­jo ese li­de­raz­go is­lá­mi­co de lí­nea du­ra, las mu­je­res af­ga­nas se vie­ron obli­ga­das a lle­var bur­kas de pies a ca­be­za y se les prohi­bió es­tu­diar, tra­ba­jar o in­clu­so aven­tu­rar­se fue­ra de su ho­gar sin un acom­pa­ñan­te fa­mi­liar mas­cu­lino. Los de­fen­so­res de los de­re­chos de las mu­je­res tu­vie­ron que tra­ba­jar en la clan­des­ti­ni­dad, arries­gan­do sus vi­das sim­ple­men­te por en­se­ñar a las ni­ñas a leer y es­cri­bir. “Fue di­fí­cil man­te­ner­se con vi­da’”, re­cuer­da Noo­ri a su ma­dre cuan­do era más jo­ven. “Fue una gran lu­cha.” Aho­ra, Noo­ri sa­be que su ma­dre es­tá or­gu­llo­sa de ella: “A mi ma­dre le en­can­ta ver­me en la te­le­vi­sión”, afirma.

La in­va­sión, en­ca­be­za­da por Es­ta­dos Uni­dos, de Af­ga­nis­tán para de­rro­car a Al Qae­da tam­bién fue pro­mo­cio­na­da co­mo una for­ma de li­be­rar a las mu­je­res af­ga­nas, y sí ayu­dó a lo­grar al­gu­nos cam­bios. Hoy en día, las mu­je­res es­tán pro­gre­san­do len­ta pe­ro pro­gre­si­va­men­te ha­cia la edu­ca­ción su­pe­rior, es­tán pos­tu­lan­do a car­gos pú­bli­cos, en­tre­nan­do para las Olim­pia­das, in­clu­so cons­tru­yen­do ro­bots. Pe­ro esas vic­to­rias han si­do li­mi­ta­das. A pe­sar de que tres ad­mi­nis­tra­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses han in­ver­ti­do­mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en el país, en lo que hoy es la gue­rra más lar­ga de Es­ta­dos Uni­dos, los ta­li­ba­nes con­ti­núan te­nien­do una gran in­fluen­cia en gran­des fran­jas de Af­ga­nis­tán, y mu­chas fa­mi­lias de ni­ñas y mu­je­res af­ga­nas aún las man­tie­nen en sus ca­sas, por­que ven el avan­ce de las mu­je­res co­mo una no­ción oc­ci­den­tal inapro­pia­da. In­clu­so en 2018 se es­ti­ma que el 83% de las mu­je­res af­ga­nas son analfabetas y un ter­cio se ca­só an­tes de los 18 años. En las zo­nas ur­ba­nas, las mu­je­res tie­nen ac­ce­so a la edu­ca­ción y es­tán en me­jo­res con­di­cio­nes de ele­gir ca­rre­ras y su pro­pia vi­da. Pe­ro de­bi­do a es­te desafío de la tra­di­ción, son blan­co de los ex­tre­mis­tas y, a ve­ces, des­apro­ba­das por los ve­ci­nos y miem­bros de la fa­mi­lia. En las áreas ru­ra­les, don­de los ta­li­ba­nes han ga­na­do te­rreno en los úl­ti­mos años, mu­chas mu­je­res per­ma­ne­cen es­con­di­das en sus ca­sas, con bur­kas que cu­bren sus ojos, sus caras e in­clu­so sus ma­nos, con po­ca ca­pa­ci­dad para ac­ce­der a la aten­ción mé­di­ca, edu­ca­ción o apo­yo le­gal. En 2009, UNI­CEF di­jo que Af­ga­nis­tán era “sin du­da el lu­gar más pe­li­gro­so para na­cer”, y los ries­gos son par­ti­cu­lar­men­te al­tos para las ni­ñas. Dos años más tar­de, Sa­ve The Chil­dren ad­vir­tió que Af­ga­nis­tán era el “peor país” del mun­do para ser ma­dre. En to­tal, unos 17 años des­pués de que el re­gi­men ta­li­bán fue­ra de­rro­ca­do del po­der en Ka­bul, el país de­vas­ta­do por la gue­rra a me­nu­do es ci­ta­do co­mo uno de los peo­res lu­ga­res para ser mu­jer. “Sé que la si­tua­ción no es bue­na para no­so­tras, por eso quie­ro ha­cer to­do lo que aque­llas mu­je­res no pue­dan, ser un ejem­plo para ellas y la voz que ellas no pue­den le­van­tar.”

Ha na­ci­do una es­tre­lla. Noo­ri co­men­zó su ca­rre­ra co­mo ac­triz y con­si­guió un pa­pel en una se­rie de te­le­vi­sión

EN 2018 SE ES­TI­MA QUE EL 83% DE LAS MU­JE­RES AF­GA­NAS

SON ANALFABETAS

a los 13 años. Con el apo­yo de su fa­mi­lia, ha tra­ba­ja­do en la te­le­vi­sión des­de en­ton­ces. Fue ha­ce dos años cuan­do Noo­ri apren­dió de primera mano có­mo de pe­li­gro­sa po­dría ser una ca­rre­ra pú­bli­ca de ese ti­po. Fue pre­sen­ta­do­ra en otra ca­de­na, don­de de vez en cuan­do se ol­vi­da­ban de los asun­tos re­li­gio­sos y de ac­tua­li­dad. Po­co des­pués, su en­ton­ces je­fe, fue se­cues­tra­do y gol­pea­do por pis­to­le­ros no iden­ti­fi­ca­dos. El di­rec­tor acon­se­jó a Noo­ri que se fue­se, por lo que ella y sus pa­dres hu­ye­ron a la In­dia; uno de sus her­ma­nos co­rrió el ries­go de mo­rir en el mar bus­can­do un re­fu­gio se­gu­ro en Eu­ro­pa. Pe­ro en In­dia, la fa­mi­lia no pu­do con­se­guir el es­ta­tus de re­fu­gia­do de las Na­cio­nes Uni­das y re­gre­sa­ron a Ka­bul a fi­na­les de 2016. Noo­ri es­ta­ba más de­ci­di­da que nun­ca a la­brar­se un fu­tu­ro en su país de ori­gen. Po­co des­pués de su re­gre­so, vio car­te­les que de­cían: “ZAN TV: Pró­xi­ma­men­te”. En se­gui­da en­vió su cu­rri­cu­lum y con­si­guió ate­rri­zar en uno de los pues­tos de pre­sen­ta­do­ra más im­por­tan­tes. Para el fun­da­dor de ZAN, Ha­mid Sa­mar, to­do un em­pren­de­dor, la ca­de­na tie­ne que ver más con ne­go­cios que con la igual­dad de de­re­chos: él ve un mer­ca­do no ex­plo­ta­do de es­pec­ta­do­ras que es­pe­ra que les im­pul­se al éxi­to. Pe­ro Sa­mar tam­bién cree en la mi­sión del tra­ba­jo y en ser pla­ta­for­ma para el desa­rro­llo de más mu­je­res pro­fe­sio­na­les en el mun­do de los me­dios. A me­di­da que ZAN en­cuen­tra su si­tio, Sa­mar di­ce que la au­dien­cia es­tá cre­cien­do cons­tan­te­men­te, aun­que GLA­MOUR no pu­do ve­ri­fi­car las ci­fras de for­ma in­de­pen­dien­te, len­ta­men­te es­tán in­tro­du­cien­do te­mas más con­tun­den­tes y con­tro­ver­ti­dos. En una re­cien­te sec­ción, Se­lay Ghaf­far, por­ta­voz del Par­ti­do de So­li­da­ri­dad de Af­ga­nis­tán, ex­pre­só su en­fa­do por el es­tan­ca­do pro­gre­so de los de­re­chos de las mu­je­res. “Nues­tras mu­je­res to­da­vía se en­fren­tan a la mis­ma vio­len­cia”, di­jo. “Nues­tras mu­je­res y ni­ñas son vio­la­das por la gen­te en el po­der.” El ob­je­ti­vo de su crí­ti­ca era cla­ro: fun­cio­na­rios del gobierno pro­fun­da­men­te ma­chis­tas y a me­nu­do co­rrup­tos. La ma­yo­ría de las mu­je­res que tra­ba­jan allí han si­do ata­ca­das por las re­des so­cia­les y son ob­je­to de bur­las por par­te de ex­tra­ños. En 2015, uno de los ac­tos de vio­len­cia con­tra las mu­je­res más im­pac­tan­tes ocu­pó los ti­tu­la­res, des­pués de que una tur­ba fu­rio­sa ma­ta­ra a Fark­hun­da Ma­lik­za­da, de 27 años, en el cen­tro de Ka­bul. La mu­jer fue acu­sa­da de que­mar un Co­rán tras de­nun­ciar que los mu­lás es­ta­ban ven­dien­do amu­le­tos fue­ra del re­cin­to re­li­gio­so, prác­ti­ca prohi­bi­da. Fue una sen­ten­cia de muer­te: la mu­che­dum­bre le arro­jó pie­dras y la que­mó vi­va. Su­ce­dió en una zo­na pú­bli­ca de la ciu­dad, y los cul­pa­bles so­lo fue­ron cas­ti­ga­dos le­ve­men­te.

Man­te­ner­se cen­tra­da en el tra­ba­jo.

Des­pués de que otras mu­je­res en la ca­de­na se en­fren­ta­ran a un hos­ti­ga­mien­to si­mi­lar, los em­plea­dos de ZAN co­men­za­ron a vi­gi­lar Fa­ce­book, ob­ser­van­do ame­na­zas y eli­mi­nan­do co­men­ta­rios pe­li­gro­sos. Tam­bién tu­vie­ron que cam­biar de rum­bo cuan­do abrie­ron lí­neas de teléfono para al­gu­nos de sus shows. Mu­chos hom­bres af­ga­nos que lla­ma­ban, lo ha­cían para aco­sar se­xual­men­te al staff. El ho­gar no siem­pre es un lu­gar se­gu­ro; par­te del per­so­nal se en­fren­ta a reac­cio­nes vio­len­tas por par­te de pa­dres, no­vios, her­ma­nos y fa­mi­lia­res. Noo­ri tie­ne suer­te, su fa­mi­lia apo­ya su ca­rre­ra, pe­ro ha si­do una du­ra ba­ta­lla. Sin em­bar­go, aún desea ha­cer más: la ma­yo­ría de las en­tre­vis­tas se rea­li­zan en el es­tu­dio por­que el ries­go de se­cues­tro au­men­ta cuan­do in­for­man fue­ra. Ella se arries­ga a sa­lir: “Quie­ro ser in­de­pen­dien­te. Quie­ro ser co­no­ci­da por quién soy no por quién es mi ma­ri­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.