La fra­gan­cia de un día en la cam­pi­ña

Des­cu­bri­mos con Jo Ma­lo­ne el en­can­to rus­ti­cool de los Cots­wolds. Pa­seos con bo­tas de agua, la re­ce­ta de los sco­nes y des­cu­brir que un bou­quet de ma­dre­sel­vas es el per­fu­me per­fec­to para el té de las cin­co. Tex­to: Ca­rol Ló­pez

Glamour (Spain) - - Contents -

ape­nas dos ho­ras de Lon­dres, en­tre Ox­ford y Bath, el ve­rano son man­tas Mour­ne de la­na me­ri­na, desa­yu­nos de hue­vos re­vuel­tos con alu­bias, chi­me­neas al ra­len­tí y es­con­di­tes VIP. Lle­ga­mos a Thy­me, un idí­li­co ho­tel-no-ho­tel en la co­mar­ca de los Cots­wolds. El lu­gar don­de lo ru­ral es el cul­men de lo cool.

¿Y qué si llue­ve? Thy­me tie­ne ser­vi­cio de prés­ta­mo de bo­tas de agua para que la llu­via ja­más sea una ex­cu­sa. Nos cal­za­mos unas Hun­ter y nos per­de­mos por los al­re­de­do­res: fa­cha­das de pie­dra do­ra­da cu­bier­tas de gli­ci­nas, hie­dra y cam­pa­ni­llas, pe­que­ñas igle­sias me­die­va­les, ce­men­te­rios de pe­lí­cu­la, sua­ves co­li­nas, arro­yos es­con­di­dos, prados que han pa­sa­do to­do el in­vierno inun­da­dos, la clá­si­ca ca­bi­na de teléfono ro­ja en me­dio de la na­da... Un “la na­da” ver­de y sal­pi­ca­do de flo­res sil­ves­tres y back­yards

im­po­lu­tos en ca­da sen­de­ro. La ma­dre­sel­va flo­re­ce en su apo­geo. “Es­ta flor es la quin­tae­sen­cia de la pri­ma­ve­ra Bri­tish”, nos di­ce Ce­li­ne Roux, res­pon­sa­ble glo­bal de Fra­gan­cias de Jo Ma­lo­ne Lon­don. “Es­tá en la me­mo­ria co­lec­ti­va de In­gla­te­rra: en sus par­ques y jar­di­nes, en el pai­sa­je, en los re­cuer­dos de la in­fan­cia...”. “Su aro­ma, fres­co du­ran­te el día, se vuel­ve sen­sual de no­che”, di­ce An­ne Fli­po, maes­tro per­fu­mis­ta. Dos ve­ces ca­da día –a las 5 de la tar­de y a me­dia­no­che–, la flor cam­bia de aro­ma para atraer a di­ver­sos in­sec­tos. “La ma­dre­sel­va aflo­ra ape­nas quin­ce días al año, así que he­mos he­cho un gran tra­ba­jo téc­ni­co para cap­tu­rar su aro­ma en los bos­ques y po­der re­crear­lo en el la­bo­ra­to­rio”, nos ex­pli­ca Fli­po. Su nue­vo per­fu­me, Ho­ney­suc­kle & Da­va­na, ar­mo­ni­za la per­fec­ción caó­ti­ca de la cam­pi­ña in­gle­sa y la lu­mi­no­si­dad afru­ta­da de la flor in­dia da­va­na.

El té de las cin­co. De vuel­ta en el ho­tel, fue­ra bo­tas de agua y he­llo de­lan­tal. Or­la y Char­lie, los chefs de la es­cue­la de co­ci­na, tra­ji­nan con rá­ba­nos, rui­bar­bos y hue­vos que han re­co­gi­do de la gran­ja es­ta mis­ma ma­ña­na. Su des­pen­sa ki­ló­me­tro 0 y sú­per sos­te­ni­ble se abas­te­ce de la huer­ta y gran­ja del ho­tel y de agri­cul­to­res lo­ca­les. “Nu­tri­mos el huer­to con com­pos­ta­je. La tie­rra es pro­duc­ti­va du­ran­te to­do el año y nos da fru­tos, hier­bas aro­má­ti­cas y ve­ge­ta­les que ins­pi­ran nues­tro tra­ba­jo en el res­tau­ran­te, la es­cue­la de co­ci­na y has­ta en el spa”, di­ce Or­la.

Nos me­te­mos en ha­ri­na. Hoy, el ri­to obli­ga­do del té de las cin­co sa­be mu­cho me­jor con los sco­nes, la mer­me­la­da de fre­sas y la man­te­qui­lla fres­ca he­chos por no­so­tros. So­lo nos que­da de­pu­rar el ges­to de es­ti­rar el me­ñi­que mien­tras sos­te­ne­mos la por­ce­la­na para dar el pe­go al 100% co­mo ve­ci­nos de la zo­na.

V(ery) I(mpor­tant) P(er­fu­me).

La no­che en los Cots­wolds es má­gi­ca. Bas­ta pa­sar una para en­ten­der por qué Ka­te Moss, Ste­lla Mc­cart­ney, Hugh Grant, Da­mien Hirst o Lily Allen tie­nen ca­sa aquí. Al sa­lir de ce­nar del pub The Swan nos en­tre­gan unos fa­ro­li­llos de gas para ilu­mi­nar el ca­mino has­ta nues­tro cot­ta­ge, al otro la­do del pue­blo. La si­lue­ta de un ce­dro de más de 600 años, el ár­bol más al­to de la co­mar­ca, se re­cor­ta en el cie­lo azul ma­rino jus­to a la ho­ra en la que la ma­dre­sel­va cam­bia a su aro­ma más enig­má­ti­co.

Ve­la per­fu­ma­da (53 €) y Co­log­ne (106 €) Ho­ney­suc­kle & Da­va­na, de Jo Ma­lo­ne Lon­don.

Co­ci­na­mos sco­nes, man­te­qui­lla y mer­me­la­da de fre­sas 100% ca­se­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.