La jo­ya del Sur

Con al­ma bri­tá­ni­ca, pe­ro es­pí­ri­tu es­pa­ñol, pa­sa­mos un día con Natalia Golding en su fin­ca ga­di­ta­na, don­de com­bi­na su pa­sión por los ca­ba­llos y su nue­va res­pon­sa­bi­li­dad, di­ri­gir la Bo­de­ga Te­sa­lia.

Glamour (Spain) - - Contents - Tex­to: Ge­ma Hos­pi­do. Es­ti­lis­mo: Lei­re Peña. Fo­tos: Tho­mas Mat­til

Natalia des­pren­de ar­mo­nía en sus mo­vi­mien­tos, es­pon­ta­nei­dad en su son­ri­sa e in­te­li­gen­cia en sus pa­la­bras, no las mi­de, pe­ro sa­be muy bien qué de­cir y có­mo. Des­de ha­ce unos años, ha com­bi­na­do su pa­sión por la hí­pi­ca (nos ha re­pre­sen­ta­do in­nu­me­ra­bles ve­ces en cer­tá­me­nes in­ter­na­cio­na­les) con la de con­ver­tir­se en la di­rec­to­ra de Bo­de­ga Te­sa­lia, un pro­yec­to que na­ció en la fin­ca fa­mi­liar, tras la com­pra de unos vi­ñe­dos en 2008, y que aho­ra, una dé­ca­da des­pués, da a luz su bu­que in­sig­nia: Te­sa­lia 2015, re­sul­ta­do de la cons­tan­cia, la pa­cien­cia y la pro­fe­sio­na­li­dad. De to­do ello ha­bla­mos con es­te nue­vo per­fil del mun­do del vino, una mu­jer com­pe­ti­ti­va, sen­sa­ta, cau­ta y con un ADN pre­des­ti­na­do al éxi­to y al ar­duo tra­ba­jo. Bri­tá­ni­ca por orí­ge­nes, pe­ro es­pa­ño­la por sen­ti­mien­to, en el pa­tio de su cor­ti­jo, mien­tras los vi­ñe­dos se de­rra­man por la fal­da de la Sie­rra de Gra­za­le­ma y sus ca­ba­llos des­can­san en las ca­ba­lle­ri­zas, Natalia, con una co­pa de vino en la mano y sus pe­rros a los pies, des­gra­na en su dis­cur­so có­mo con­quis­tar un te­rri­to­rio, has­ta aho­ra, muy mas­cu­lino. GLA­MOUR: ¿Cuén­ta­me un po­co có­mo co­men­zó to­do? NATALIA: Em­pe­zó to­do muy co­mo sin que­rer, mi pa­dre se ins­ta­ló aquí en el sur y em­pe­zó con el te­ma de los ca­ba­llos, si­guió

con que que­ría una fin­ca para re­ti­rar­se y con­ti­nuó con ha­cer unos vi­ñe­dos e in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre ello... Yo la ver­dad, es­ta­ba muy me­ti­da con mis ca­ba­llos y mi uni­ver­si­dad en aquel mo­men­to. Ade­más via­jo mu­cho por el te­ma de los ca­ba­llos, y cuan­do me qui­se dar cuen­ta, te­nía­mos aquí un vi­ñe­do in­creí­ble. GLA­MOUR: Tie­nes co­mo bra­zo de­re­cho ( por­que tú eres quien di­ri­ge to­do es­to) un ase­sor in­creí­ble que es tu pa­dre, Ri­chard Golding, una emi­nen­cia en em­pre­sa. NATALIA: Sí, aun­que tie­ne su la­do bueno y ma­lo (ri­sas). Cuan­do el vi­ñe­do pa­sa a ser real y hay un pro­yec­to fu­tu­ro que nos plan­tea­mos que va ha­cia ade­lan­te, la idea es ver si po­de­mos mon­tar un ne­go­cio, que pue­da man­te­ner los gas­tos y fun­cio­na­mien­to de la fin­ca, es muy im­por­tan­te ser au­to­su­fi­cien­tes con to­do lo que te­ne­mos aquí mon­ta­do. Así que sur­gió la po­si­bi­li­dad de ha­cer un más­ter para po­der for­mar­me, por­que es un mun­do muy es­pe­cí­fi­co. Yo no te­nía co­no­ci­mien­to de nin­gún ti­po, has­ta en­ton­ces sa­lía a ce­nar y sí, me gus­ta el vino, pe­ro no te­nía ni idea del pro­ce­so... Me for­mé y co­mo siem­pre se me ha da­do bien es­tu­diar, era co­mo un re­to más. Creía que sa­bía dón­de me me­tía, es­tu­dié ADE y Mar­ke­ting, pe­ro real­men­te no tie­ne na­da que ver con las par­tes que lue­go vi del más­ter, por­que ha­bía una de vi­ti­cul­tu­ra muy du­ra, otra de quí­mi­ca que es más la de eno­lo­gía y lue­go la co­mer­cial de mar­ke­ting que es la que real­men­te me gus­ta a mí; la par­te del cam­po me gus­ta, pe­ro es muy du­ra, es un tra­ba­jo muy can­sa­do. GLA­MOUR: ¿Por qué el nom­bre Te­sa­lia? NATALIA: Tie­ne su his­to­ria, co­mo la fa­mi­lia es­tá muy vin­cu­la­da con el mun­do del ca­ba­llo, y mi ma­dre com­pe­tía tam­bién co­mo yo, a la ho­ra de bus­car un nom­bre, que­ría­mos uno que cu­brie­ra mu­chos re­qui­si­tos: que fue­ra cor­to, bo­ni­to, que se pu­die­ra de­cir en mu­chos idio­mas, que fue­ra fuer­te y que sig­ni­fi­ca­ra al­go. Y en­ton­ces sur­gió Te­sa­lia, que eran las mon­ta­ñas don­de vi­vían los cen­tau­ros, mi­tad hom­bre y mi­tad ca­ba­llo y por lo vis­to, te­nían una cue­va don­de guar­da­ban vino, así que pen­sé que era per­fec­to y ade­más para el lo­go se nos ocu­rrió un cen­tau­ro. La par­te de mar­ke­ting fue un pro­ce­so muy bo­ni­to, có­mo lle­ga­mos al di­se­ño. En to­do el pro­yec­to nos he­mos ro­dea­do de un equi­po muy pro­fe­sio­nal, ca­da uno en su sec­tor, [el enó­lo­go Ig­na­cio de Mi­guel, el ex­per­to en vi­ti­cul­tu­ra Jo­sé Ramón Lis­sa­rra­gue y el Mas­ter of Wi­ne ho­lan­dés Cees van Cas­te­ren] y en la de mar­ke­ting no iba a ser me­nos. Los co­lo­res tam­bién fue­ron muy im­por­tan­tes, el azul, el do­ra­do y el blan­co y que­re­mos que siem­pre es­tén li­ga­dos a la mar­ca y ju­gar con eso ha­cien­do di­se­ños di­fe­ren­tes. GLA­MOUR: Eres cons­cien­te de que eres una mu­jer en un mun­do de hom­bres y tra­di­cio­nes, ¿có­mo lo vas li­dian­do y qué te vas en­con­tran­do? NATALIA: La ver­dad es que es un mun­do muy com­ple­jo, sí hay mu­chos hom­bres, pe­ro ca­da vez hay más mu­je­res, y yo creo que si no­so­tras es­ta­mos se­gu­ras de no­so­tras mis­mas y de lo que que­re­mos trans­mi­tir y el ca­mino que que­re­mos se­guir, te­ne­mos mu­chí­si­mo que apor­tar. GLA­MOUR: ¿Tie­nes la sen­sa­ción que por ser mu­jer y jo­ven tie­nes que de­mos­trar más? NATALIA: No, me da la sen­sa­ción que a ve­ces te in­fra­va­lo­ran

o pien­san “mi­ra la ni­ñi­ta”, pe­ro ima­gino que en mu­chos otros ne­go­cios es así, por eso pien­so que las co­sas se de­mues­tran an­dan­do y pre­fie­ro se­guir y con­ti­nuar, es­to es así, hay que tra­ba­jar du­ro seas hom­bre o mu­jer, de­pen­de de ca­da uno, de lo que tú quie­ras apos­tar por ello y si crees en lo que ha­ces, yo pre­fie­ro ca­llar­me y tra­ba­jar. GLA­MOUR: Su­pon­go que to­dos es­tos años com­pi­tien­do, to­do lo que te ha en­se­ña­do el de­por­te co­mo el es­fuer­zo, la com­pe­ti­ti­vi­dad o el sa­cri­fi­cio, ¿lo has lle­va­do al plano de los ne­go­cios? NATALIA: Creo que la per­so­na­li­dad in­flu­ye mu­cho en cual­quier co­sa que ha­gas, yo he si­do siem­pre muy com­pe­ti­ti­va en cual­quier co­sa, siem­pre muy per­fec­cio­nis­ta. De­pen­de del tra­je que me pon­ga, si ten­go que ser bo­de­gue­ra, ama­zo­na o es­tu­dian­te, pe­ro nun­ca me con­for­mo, in­ten­to dar­lo to­do y ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble, por lo tan­to creo que es ir a to­pe en cual­quier co­sa. GLA­MOUR: ¿Có­mo de­fi­ni­rías tu ma­na­ge­ment? NATALIA: Es­toy apren­dien­do to­da­vía, por­que to­do me ha ve­ni­do muy rá­pi­do. Creo que ten­go co­sas bue­nas y co­sas ma­las. Soy de me­cha cor­ta, en­ton­ces a ve­ces ten­go que res­pi­rar y aguan­tar­me y ana­li­zar y lue­go ya ha­cer lo que ten­ga que ha­cer, pe­ro eso sí me cues­ta y es­toy in­ten­tan­do re­la­ti­vi­zar las co­sas por­que me ace­le­ro muy rá­pi­do. Pe­ro de mo­men­to es­ta­mos apren­dien­do to­dos. GLA­MOUR: Te­nien­do en cuen­ta que vi­ves con una ma­le­ta de­ba­jo del bra­zo, ¿có­mo es tu se­ma­na? NATALIA: Creo que no es­toy más de dos días en un si­tio, a no ser que to­que un con­cur­so. Aho­ra mis­mo mi ca­sa fa­mi­liar es Ma­drid, pe­ro es­toy en­tre Ma­drid, Se­vi­lla, Ar­cos, los con­cur­sos y aho­ra los via­jes, que no pa­ra­mos. Aca­ba­mos de es­tar en Lon­dres y Ho­lan­da bus­can­do ex­por­ta­cio­nes, aho­ra nos va­mos a Bél­gi­ca, lue­go a Ale­ma­nia y ya he­mos vis­to las fe­rias del año que vie­ne. Lo lle­vo re­gu­lar, pe­ro me es­toy adap­tan­do, aun­que me gus­ta un po­co de ru­ti­na, yo que sé, cua­tro o cin­co días or­ga­ni­za­dos y po­der ver a mis ami­gas. Pe­ro aho­ra mis­mo me sur­gen tan­tas co­sas... GLA­MOUR: Ima­gino que vas de­jan­do po­co a po­co el mun­do hí­pi­co... ¿Có­mo lo lle­vas? NATALIA: Me doy cuen­ta que el fin de se­ma­na para mí no es re­lax, por­que si hay com­pe­ti­ción, com­pi­to. Y ha ha­bi­do días úl­ti­ma­men­te que me en­cuen­tro mal y sé que ten­go que pa­rar... Pe­ro po­co a po­co.

"SIEM­PRE HE SI­DO MUY COM­PE­TI­TI­VA Y PER­FEC­CIO­NIS­TA EN TO­DAS LAS CO­SAS"

En la puer­ta de su ca­sa ga­di­ta­na con ves­ti­do, de Juan Vidal; za­pa­tos, de Aquaz­zu­ra; y pen­dien­tes de Aris­to­crazy.

Natalia lle­va top ne­gro, de Do­lo­res Pro­me­sas; fal­da de len­te­jue­las, de Eli­sa­bet­ta Fran­chi; mu­le jo­ya, de Ma­no­lo Blah­nik.

Crop top y fal­da con vo­lan­tes, de Do­lo­res Pro­me­sas; pen­dien­tes, de Aris­to­crazy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.