Fies­ta en el At­ti­co

De­ca­den­te, lu­mi­no­so y so­fis­ti­ca­do. Así es el apar­ta­men­to mi­la­nés en el que Gior­gia y Gil­da ce­le­bra­ron su úl­ti­ma co­lec­ción.

Glamour (Spain) - - Contents - Rea­li­za­ción: Va­nes­sa San­tos. Fo­tos: Lu­cre­zia Ga­naz­zo­li

So­na­ban los Kla­xons a to­do tra­po en el apar­ta­men­to mi­la­nés que Gior­gia Tor­di­ni y Gil­da Am­bro­sio eli­gie­ron para mos­trar su co­lec­ción de in­vierno, una se­rie de pie­zas que con­ti­núan man­te­nién­do­se fie­les al es­ti­lo que las en­cum­bró y que se si­túan a me­dio ca­mino en­tre la vul­ga­ri­dad so­fis­ti­ca­da y el sexy ita­liano de las mu­je­res de las pe­lí­cu­las de Vis­con­ti o An­to­nio­ni. El es­ce­na­rio, de­ca­den­te, de es­pí­ri­tu mo­der­nis­ta y pro­fu­sa­men­te or­na­men­ta­do, ca­sa­ba con in­fi­ni­tos ki­mo­nos de ter­cio­pe­lo, mi­ni ves­ti­dos de la­mé me­ta­li­za­do, za­pa­tos con ador­nos de ma­ra­bú y pai­llet­tes ul­tra­bri­llan­tes, tan­to que re­sul­ta­ba com­pli­ca­do es­ta­ble­cer el lí­mi­te. ¿ Dón­de em­pie­za el ta­pi­za­do de la bu­ta­ca da­ne­sa de los años 50 y dón­de aca­ba el ves­ti­do de ins­pi­ra­ción años 20 en sua­ve ter­cio­pe­lo ver­de lima?

Las que fue­ran es­tre­llas del street sty­le con­ver­ti­das aho­ra en di­rec­to­ras crea­ti­vas de una de las mar­cas de la dé­ca­da, hi­cie­ron muy bien lo que me­jor sa­ben ha­cer: re­crear el am­bien­te de la dol­ce vi­ta ita­lia­na a tra­vés de sus crea­cio­nes, sí, pe­ro tam­bién a tra­vés del es­pa­cio en el que mos­trar­las. En el print de ce­bra de al­gu­nas de sus bu­ta­cas, en los pe­rros de ce­rá­mi­ca de­co­ra­ti­vos, en las lám­pa­ras de ins­pi­ra­ción de los años 50 y 60, en la bi­blio­te­ca, en los mue­bles la­ca­dos de es­ti­lo orien­tal y en los so­fás ta­pi­za­dos de cue­ro y ter­cio­pe­lo re­si­de la esen­cia de At­ti­co, pro­ba­ble­men­te una de las eti­que­tas más per­so­na­les de los úl­ti­mos años.

En la at­mós­fe­ra de aquel apar­ta­men­to del cen­tro mi­la­nés –re­ple­to de gen­te guapa y bien ves­ti­da–, se res­pi­ra­ba el al­ma ver­da­de­ra de la vi­da de es­tas dos jó­ve­nes es­tre­llas ita­lia­nas, el es­pí­ri­tu fes­ti­vo de sus ce­le­bra­cio­nes, su esen­cia via­je­ra y su gus­to por ciu­da­des de la vie­ja Eu­ro­pa co­mo Pa­rís o Mi­lán,

pe­ro tam­bién por el bu­lli­cio tec­no­ló­gi­co de To­kio. Gil­da y Gior­gia son el dream team con el que to­do el mun­do sue­ña y al que to­dos quie­ren imi­tar; sus fo­tos en Instagram co­se­chan mi­les de li­kes y di­bu­jan el li­festy­le más ins­pi­ra­dor. Ellas co­no­cen, mu­cho me­jor que na­die, el ca­mino que hay que re­co­rrer para que un ves­ti­do ad­quie­ra in­me­dia­ta­men­te la ca­te­go­ría de desea­ble, y que to­da­vía lo sea más en el con­tex­to de un es­pa­cio ex­qui­si­ta­men­te de­co­ra­do e in­mer­so en un am­bien­te fes­ti­vo. Por­que aque­lla tar­de, Mi­lán era una fies­ta.

Ele­men­tos geo­mé­tri­cos, lám­pa­ras de es­pí­ri­tu se­ven­ties, pie­zas la­ca­das de ai­re orien­tal... La opu­len­cia de­co­ra­ti­va im­pri­me ca­rác­ter a las ca­sas se­ño­ria­les de la ciu­dad de Mi­lán.

El nue­vo artdé­co im­pri­me ca­rác­ter a un apar­ta­men­to que mez­cla ele­men­tos de­co­ra­ti­vos de los 70 y opu­len­cia mo­der­nis­ta.

Sed mos­si­tem ea et fac­cae­pu­dis de­ren­di on­se­cum que om­ni­et asi am aut om­ni­met, om­mo­dion ni­mag­nis au­da ve­rum fa­cia­ni­min es rem re­prerf erunt. Tur aut illum­qu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.