RE­TRA­TO DE UNA GE­NE­RA­CIÓN

Ale­xan­dra Ji­mé­nez pro­ta­go­ni­za Las dis­tan­cias, una his­to­ria so­bre la amis­tad, el pa­so de los años y los sue­ños in­cum­pli­dos.

Glamour (Spain) - - Cine - Tex­to: Elena Man­da­cen

Tras ga­nar el pre­mio a la me­jor ac­triz en el Fes­ti­val de Má­la­ga (an­te­sa­la de los Go­ya) Ale­xan­dra Ji­mé­nez es­tá fe­liz de ha­blar­nos de su per­so­na­je en Las dis­tan­cias, un po­de­ro­so dra­ma so­bre unos ami­gos que se co­no­cen des­de la uni­ver­si­dad y que se reúnen para ir a fe­li­ci­tar por sor­pre­sa el cum­plea­ños de uno de ellos en Berlín. Pe­ro el en­cuen­tro no re­sul­ta exac­ta­men­te co­mo ha­bían ima­gi­na­do. GLA­MOUR: ¿ Al­gu­na vez te has en­con­tra­do con una si­tua­ción co­mo la que se des­cri­be en la pe­lí­cu­la? ALE­XAN­DRA: No exac­ta­men­te en la mis­ma, pe­ro sí me he sen­ti­do co­mo to­dos ellos en al­gún mo­men­to de mi vi­da. Mu­chas ve­ces crees que na­da ha cam­bia­do, te afe­rras a lo co­no­ci­do y te re­sis­tes al cam­bio. Es muy in­tere­san­te ver có­mo en es­ta his­to­ria to­dos nie­gan su reali­dad, no pue­den pa­rar el tiem­po, pe­ro les gus­ta­ría y se re­sis­ten. GLA­MOUR: Tu per­so­na­je es una mu­jer que lo quie­re te­ner to­do con­tro­la­do y lle­ga in­clu­so a su­frir por ello. ALE­XAN­DRA: Es cier­to que es una per­so­na que ne­ce­si­ta te­ner­lo to­do ba­jo con­trol. Ejer­cer de ca­be­ci­lla y or­ga­ni­zar la vi­da a to­do el mun­do. Pe­ro no creo que sea una mu­jer con ne­ce­si­dad de que­dar bien y mu­cho me­nos de agra­dar. De he­cho, lo que más me gus­ta de Oli­via, es el po­co pu­dor que tie­ne de de­cir las co­sas tal y co­mo las pien­sa, no es com­pla­cien­te, es­tá lle­na de con­tra­dic­cio­nes. GLA­MOUR: Al­gu­nas crí­ti­cas de la pe­lí­cu­la di­cen que ofre­ce un re­tra­to des­cui­da­do y lleno de es­te­reo­ti­pos mas­cu­li­nos, es de­cir, que los hom­bres que apa­re­cen son bas­tan­te pa­té­ti­cos, co­bar­des o di­rec­ta­men­te ma­chis­tas. ¿ Cual es tu opi­nión so­bre ello? ALE­XAN­DRA: Me sor­pren­de que se sa­que esa lec­tu­ra de una pe­lí­cu­la co­mo Las dis­tan­cias. Creo que lo es­pe­cial pre­ci­sa­men­te de có­mo es­tá con­ta­da es el cui­da­do y la de­li­ca­de­za a la ho­ra de ex­po­ner a cin­co per­so­nas en­fren­tán­do­se a sí mis­mas en un mo­men­to de to­tal des­con­cier­to y de­cep­ción. Lo in­tere­san­te del ci­ne es que ca­da uno ha­ce su lec­tu­ra y en la mis­ma pe­lí­cu­la hay tan­tas co­mo es­pec­ta­do­res. GLA­MOUR: A lo lar­go de la his­to­ria del ci­ne he­mos vis­to có­mo se re­fle­ja el de­sen­can­to ge­ne­ra­cio­nal en múl­ti­ples oca­sio­nes. En Las dis­tan­cias tam­bién. ¿Crees que el ci­ne es un buen es­pe­jo para trans­mi­tir es­to? ALE­XAN­DRA: El ci­ne, cuan­do es­tá bien con­ta­do, es un buen es­pe­jo para to­do. Mu­chas ve­ces, a tra­vés de las pe­lí­cu­las, eres más ca­paz de co­lo­car cier­tas co­sas. Bien por­que te re­co­no­ces en ellas o bien por­que te ha­ce en­ten­der o ver des­de otro pun­to de vis­ta. El ci­ne, co­mo el tea­tro, re­sul­ta te­ra­péu­ti­co y ne­ce­sa­rio. GLA­MOUR: Ga­nas­te el pre­mio a la me­jor ac­triz en Má­la­ga. ¿ Eres cons­cien­te de que es­te año tu pre­sen­cia en los Go­ya es ca­si se­gu­ra? ALE­XAN­DRA: No me gus­ta pen­sar en es­tas co­sas por­que no quie­ro que un re­sul­ta­do mar­que mi ob­je­ti­vo so­bre un tra­ba­jo. Sue­ño con se­guir ha­cien­do pe­lí­cu­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.