PLASTIC, FANTASTIC?

La pa­sa­re­la lo su­gie­re co­mo ten­den­cia, con­vir­tién­do­lo en el ma­te­rial del mo­men­to. El de­ba­te es­té­ti­co y éti­co es­tá ser­vi­do, en nuestro ar­ma­rio y en nues­tra con­cien­cia.

Glamour (Spain) - - Glamourama - Tex­to: Va­nes­sa San­tos

ni se­da, ni la­na, ni al­go­dón. A las puer­tas del in­vierno, la pa­sa­re­la dic­ta la ne­ce­si­dad de ate­so­rar en nuestro ar­ma­rio al­gu­na pie­za de plás­ti­co, bien sea en for­ma de ac­ce­so­rio, pren­da prin­ci­pal o incluso am­bas op­cio­nes. Véa­se, por ejem­plo, el plás­ti­co mul­ti­co­lor que John Ga­lliano pro­po­ne en su ejer­ci­cio pa­ra Mar­gie­la, pe­ro tam­bién las fal­das y tops de Oli­vier Rous­teing pa­ra Bal­main y los som­bre­ros fa­bri­ca­dos en pers­pex de Cha­la­yan. Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que, en ple­na era de la sos­te­ni­bi­li­dad y an­te las nu­me­ro­sas ini­cia­ti­vas a fa­vor de una in­dus­tria más res­pon­sa­ble con las per­so­nas y el planeta –el por­tal de lu­jo Net-a-por­ter y su pu­bli­ca­ción im­pre­sa, Por­ter, se aca­ban de de­cla­rar li­bres de plás­ti­cos a par­tir de 2019 y Guc­ci ya for­ma par­te de la alian­za #fur­free­mo­ve­ment–, al­gu­nas eti­que­tas de lu­jo su­gie­ran es­te ma­te­rial y sus de­ri­va­dos co­mo una de las prin­ci­pa­les tendencias de la tem­po­ra­da. Los da­tos son abru­ma­do­res: los desechos de plás­ti­co ma­tan un mi­llón de pá­ja­ros y unos cien mil ma­mí­fe­ros ma­ri­nos, y su len­tí­si­ma de­gra­da­ción (ra­len­ti­za­da aún más por la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras) se ha con­ver­ti­do en el ver­da­de­ro ca­ba­llo de ba­ta­lla de la economía mo­der­na.

El pa­pel de la in­dus­tria del

lu­jo. Fren­te al im­pac­to me­dioam­bien­tal del plás­ti­co de un so­lo uso –nu­me­ro­sos es­tu­dios ase­gu­ran que el 95 por cien­to de los en­va­ses fa­bri­ca­dos en es­te ma­te­rial se uti­li­za una so­la vez y que ca­da mi­nu­to se pro­du­ce la pa­vo­ro­sa can­ti­dad de un mi­llón de bo­te­llas–, el sec­tor del lu­jo de­fien­de la per­du­ra­bi­li­dad de sus pro­duc­tos. ¿Qué pa­sa­rá con el chu­bas­que­ro de pvc de Mai­son Mar­gie­la o con los pan­ta­lo­nes plas­ti­fi­ca­dos de Bal­main que te com­pres es­ta tem­po­ra­da? Pues lo más pro­ba­ble, seamos jus­tos, es que, no so­la­men­te per­ma­nez­can en tu ar­ma­rio mu­chos años, sino que se­gu­ra­men­te lo he­re­de el ar­ma­rio de tus hi­jos, y des­pués el de los hi­jos de tus hi­jos. La cues­tión es que exis­te la po­si­bi­li­dad de que esa pie­za no ge­ne­re nun­ca re­si­duos en el océano y no con­tri­bu­ya a la po­lu­ción del planeta. ¿ De­be­mos por ello apo­yar el uso de plás­ti­co so­bre las pa­sa­re­las? La res­pues­ta es am­bi­gua. Fren­te a John Ga­lliano o Rous­teing, Ste­lla Mc­cart­ney o el mis­mo gru­po Ke­ring (al que per­te­ne­ció la di­se­ña­do­ra in­gle­sa has­ta ha­ce unos me­ses), pro­mul­gan al­ter­na­ti­vas li­bres de es­te ma­te­rial y, mien­tras de­ci­di­mos, la Tie­rra co­rre el ries­go de mo­rir as­fi­xia­da... en plás­ti­co.

Cha­la­yan pro­po­ne som­bre­ros fa­bri­ca­dos en pers­pex (un ti­po de plás­ti­co); y Bal­main fo­rra sus fal­das y pan­ta­lo­nes de pvc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.