All Night Long

Glamour (Spain) - - Con­tents - Rea­li­za­ción: Va­nes­sa San­tos

Aca­ba­dos de plu­mas, pai­llet­tes bri­llan­tes, tul de co­lo­res y lar­gos ves­ti­dos que se cu­bren con cris­ta­les cons­tru­yen la nueva pro­pues­ta que di­se­ña la Al­ta Cos­tu­ra en torno a la no­che.

í, ca­da tem­po­ra­da, cuan­do lle­ga el mo­men­to de ce­le­brar la Cos­tu­ra, uno se pre­gun­ta cuál es el ob­je­ti­vo de esos fas­ci­nan­tes ves­ti­dos fa­bri­ca­dos ar­te­sa­nal­men­te ba­jo pe­di­do, aten­dien­do a las es­tric­tas re­glas que dic­ta la Cá­ma­ra Sin­di­cal y cu­yo pre­cio os­ci­la en­tre los 10.000 y los 100.000 dó­la­res. Real­men­te cues­ta en­ca­jar esas ex­clu­si­vas pie­zas en el es­ti­lo de vi­da con­tem­po­rá­neo –a ex­cep­ción de al­gu­na alfombra ro­ja, al­gu­na fies­ta o incluso una bo­da muy especial–, pe­ro co­mo sue­le re­cor­dar Do­na­te­lla Ver­sa­ce, “siem­pre ha­brá per­so­nas sú­per ri­cas que quieren di­fe­ren­ciar­se de las que son sim­ple­men­te ri­cas”. Ade­más, y a pe­sar de que so­la­men­te unos cuan­tos cien­tos de clien­tes en el mun­do pue­den per­mi­tir­se com­prar re­gu­lar­men­te Al­ta Cos­tu­ra (en­tre ellos la reale­za de Orien­te Me­dio y las mu­je­res de ne­go­cios nor­te­ame­ri­ca­nas), sus es­pec­ta­cu­la­res co­lec­cio­nes con­ti­núan sien­do el má­xi­mo ex­po­nen­te del de­seo, la

úl­ti­ma fan­ta­sía que ofre­ce la in­dus­tria a las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les.

Es­ta tem­po­ra­da, las ca­sas que cum­plen con las es­cru­pu­lo­sas nor­mas del sin­di­ca­to fran­cés de la mo­da –a sa­ber, to­da la co­lec­ción (de al me­nos vein­ti­cin­co pie­zas) ha de ser di­se­ña­da a mano y a me­di­da, en dos ate­liers di­fe­ren­tes for­ma­dos por un mí­ni­mo de vein­te cos­tu­re­ros ar­te­sa­nos– jue­gan a des­di­bu­jar las fron­te­ras en­tre el Prêt-à-por­ter y la Al­ta Cos­tu­ra. Ma­ria Gra­zia Chiu­ri abrió su des­fi­le pa­ra Dior con una pro­pues­ta com­pues­ta por pie­zas de la­na, ca­che­mir y tweed que re­for­mu­la­ba, una vez más, el mi­to de la mu­jer pa­ri­si­na y que bien ha­bían po­di­do for­mar par­te de su co­lec­ción de Ready to Wear, sin em­bar­go, a me­di­da que avan­za­ba el show, fue­ron los ves­ti­do de ga­la, la se­da, los pli­sa­dos, el me­ta­li­za­do, las trans­pa­ren­cias y la si­lue­ta de bai­la­ri­na –tan re­cu­rren­te pa­ra Chiu­ri du­ran­te su eta­pa en Va­len­tino–, los pro­ta­go­nis­tas de un ejer­ci­cio que man­te­nía un diá­lo­go con la no­che, tan del gus­to de las

co­lec­cio­nes de Cos­tu­ra. En las an­tí­po­das de Dior, Schia­pa­re­lli ex­plo­ta­ba la noc­tur­ni­dad a gol­pe de ba­rro­quis­mo, tea­tra­li­dad, fas­tuo­sos bor­da­dos y es­tam­pa­dos ins­pi­ra­dos en el mun­do ani­mal, sin ol­vi­dar el atrez­zo en for­ma de más­ca­ras de ex­tra­ñas cria­tu­ras. La his­tó­ri­ca mai­son, que re­cu­pe­ró a prin­ci­pios del pa­sa­do año el tí­tu­lo de ca­sa de Al­ta Cos­tu­ra, subió a la pasarela la sép­ti­ma co­lec­ción fir­ma­da por Ber­trand Gu­yon y con­ti­núa la estela del su­rrea­lis­mo que siem­pre ha ca­rac­te­ri­za­do a la mar­ca.

Sue­ño de una no­che de ve­rano. El di­se­ña­dor ro­mano Giam­bat­tis­ta Va­lli re­in­ter­pre­ta de nue­vo los có­di­gos de princesas de la no­che co­mo so­la­men­te él sa­be ha­cer­lo. De­ta­lles de plu­mas, ca­pas, in­fi­ni­dad de pli­sa­dos, la­zos y su ya cé­le­bre cor­te tail-hem com­po­nen una se­rie de ves­ti­dos es­pec­ta­cu­la­res más pro­pios de una fá­bu­la noc­tur­na que de un ejer­ci­cio de mo­da. El ita­liano ape­la ade­más a las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes a tra­vés de una at­mós­fe­ra de ale­gre en­so­ña­ción y una esen­cia muy ar­tís­ti­ca. “Me en­can­tan las chi­cas in­de­pen­dien­tes y de ca­rác­ter fuer­te, esas chi­cas que no se guían tan­to por la mo­da”, ase­gu­ra­ba des­de el backs­ta­ge. “Y me en­can­ta mi clien­te­la más jo­ven de di­se­ños a me­di­da

por­que no le tie­nen mie­do a ves­tir de Al­ta Cos­tu­ra.” El mal­va del atar­de­cer y el azul del cie­lo, el ver­de hier­ba y el bur­deos, com­po­nen la pa­le­ta cro­má­ti­ca que le­van­tó al pú­bli­co de sus asien­tos du­ran­te el des­fi­le de Pier­pao­lo Pic­cio­li pa­ra Va­len­tino. “Es­ta tem­po­ra­da no que­ría pen­sar en la his­to­ria an­tes de co­men­zar. Que­ría adop­tar un en­fo­que más en sin­to­nía con la te­la y los co­lo­res, y que­ría pro­fun­di­zar mu­cho, des­de el co­ra­zón”, ex­pli­ca­ba el emo­cio­na­do di­se­ña­dor tras su des­fi­le. Su pro­pues­ta, sen­ci­lla pe­ro má­gi­ca por su tex­tu­ra, sus co­lo­res y sus cor­tes, se eri­ge co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra la evasión de la reali­dad, la ilu­sión oní­ri­ca de una no­che de ve­rano. Karl La­ger­feld trans­for­mó el Gran Pa­lais en el cli­ché pa­ri­sino por ex­ce­len­cia: sky­li­ne, pues­tos de pren­sa y pin­to­res am­bu­lan­tes in­clui­dos. El di­se­ña­dor re­cu­rre a ele­men­tos icó­ni­cos de la ca­sa co­mo las chaquetas de tweed y las fal­das mi­di con aber­tu­ras que tien­den al in­fi­ni­to y que ha­brían si­do muy del gus­to de Co­co en las no­ches de 2018.

EN LA JUN­GLA

PLU­MAS DE FAN­TA­SÍA

TUL NOS­TÁL­GI­CO

A LA FRAN­CE­SA

BRI­LLAR CO­MO UN DIA­MAN­TE y Pai­llet­tes pur­pu­ri­na en y Fen­di, Cha­nel Va­len­tino

CHIC BOW

NO­CHES AZU­LES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.