Vol­ver A NA­CER

Es una de las ca­sas de mo­da con más his­to­ria a sus es­pal­das. Poi­ret re­gre­sa a la in­dus­tria de la mano de Yi­qing Yin, ca­paz de au­nar mo­der­ni­dad y tra­di­ción en los di­se­ños ul­tra­fe­me­ni­nos de la mai­son.

Glamour (Spain) - - Glamourama -

na ma­ña­na en Pa­rís, du­ran­te el ve­rano de 2011, Yi­qing Yin se subió en la scoo­ter de su no­vio con dos ves­ti­dos. La pa­re­ja se di­ri­gía al fa­llo del ju­ra­do de ANDAM (Aso­cia­ción Na­cio­nal pa­ra el desa­rro­llo de las Ar­tes y la Mo­da), una or­ga­ni­za­ción fran­ce­sa que ca­da año ofre­ce un ge­ne­ro­so pre­mio en me­tá­li­co a di­se­ña­do­res emer­gen­tes. Yin ha­bía pa­sa­do cien­tos de ho­ras con sus ves­ti­dos, sus di­se­ños es­ta­ban más cer­ca de una obra de in­ge­nie­ría que de una pren­da. Ella fue la ga­na­do­ra aquel año. Hoy, Yin es la res­pon­sa­ble de re­vi­ta­li­zar una mai­son his­tó­ri­ca: la ca­sa Poi­ret, fun­da­da en 1903 por Paul Poi­ret y mo­ri­bun­da des­de 1929. Hi­jo de un co­mer­cian­te de te­las bur­gués, Poi­ret co­men­zó su tra­ba­jo de di­se­ña­dor tra­ba­jan­do pa­ra la ca­sa pa­ri­si­na Jac­ques Dou­cet. Al fi­nal, él se de­di­ca­ba a ha­cer sen­ci­llos ves­ti­dos co­no­ci­dos co­mo fried po­ta­toes y que ser­vían de acom­pa­ña­mien­to

a los ele­gan­tes ves­ti­dos de no­che que su je­fe di­se­ña­ba. En sus co­mien­zos, la sen­ci­llez de Poi­ret ho­rro­ri­za­ba a la clien­te­la de la Al­ta Cos­tu­ra, pe­ro cuan­do él mon­tó su pro­pia fir­ma, de­ci­dió se­guir li­be­ran­do el cuer­po fe­me­nino a tra­vés de ves­ti­dos ca­mi­se­ros y pan­ta­lo­nes ha­rem que pre­sen­ta­ba a las pa­ri­si­nas. Co­no­ci­do co­mo Le Mag­ni­fi­que, Poi­ret te­nía una enor­me red de amis­ta­des, des­de Apo­lli­nai­re has­ta Ma­tis­se, en­tre otros mu­chos, y su am­bi­ción era enor­me. Fue el pri­mer di­se­ña­dor en ven­der su pro­pio per­fu­me y en in­cor­po­rar el di­se­ño de in­te­rior a su pro­pio port­fo­lio (un es­tu­dio pa­ra la bai­la­ri­na Isa­do­ra Dun­can con cor­ti­nas de ter­cio­pe­lo ne­gro que él mis­mo des­cri­bió co­mo “una ex­tra­va­gan­te tum­ba etrus­ca”). Ade­más, di­se­ñó el uni­for­me mi­li­tar que lle­va­ron los com­ba­tien­tes du­ran­te la I Gue­rra Mun­dial y, de nue­vo en Pa­rís, de­ci­dió li­qui­dar to­do su stock ven­dién­do­lo a gra­nel, co­mo si fue­sen tra­pos. Mu­rió arrui­na­do en 1944, aún así fue un ver­da­de­ro pio­ne­ro, tan­to en su ma­ne­ra de di­se­ñar co­mo en su es­tra­te­gia em­pre­sa­rial. “En la mo­da y en la de­co­ra­ción, Poi­ret fue ca­paz de crear su pro­pio gé­ne­ro: el gé­ne­ro Poi­ret (...)”, es­cri­bió la pe­rio­dis­ta

Ja­net Flan­ner en The­new Yor­ker en 1927.

La nue­va era Poi­ret. Yin es di­li­gen­te don­de Poi­ret era si­ba­ri­ta y cen­tra­da don­de él era dis­per­so. Sin em­bar­go, su vi­sión de la sen­sua­li­dad sin res­tric­cio­nes, ex­pre­sa­da a tra­vés de si­lue­tas que de­jan ai­re en­tre la piel y la te­la, con­ti­núa la vi­sión de su pre­de­ce­sor. “Pa­ra mí, Poi­ret es fe­mi­ni­dad”, ex­pli­ca­ba des­de su ofi­ci­na in­ma­cu­la­da del VIIE arron­dis­se­ment pa­ri­sino. “Es al­go que ape­nas exis­te ya so­bre la pa­sa­re­la, o eres mas­cu­li­na o sexy y vul­gar, no hay tér­mino me­dio.” Yin se ex­pre­sa a tra­vés de una su­ge­ren­te mez­cla en­tre in­glés y fran­cés –tam­bién ha­bla man­da­rín–, so­bre al­gu­nos tó­pi­cos de la mo­da. “No es so­lo bri­llo y len­te­jue­las y tout ça”, di­ce. “Es real­men­te un len­gua­je, la opor­tu­ni­dad de ofre­cer­le a la gen­te el lle­gar a ser ellos mis­mos.” Yin na­ció en Pe­kín en 1985, su pa­dre fue uno de los pri­me­ros em­pren­de­do­res de la mi­cro­in­for­má­ti­ca en Chi­na y du­ran­te la cri­sis de la Pla­za de Tia­nan­mén ayu­dó a los es­tu­dian­tes que pro­tes­ta­ban con­tra el go­bierno. Sin em­bar­go, tras la im­po­si­ción de la Ley Mar­cial, la fa­mi­lia tu­vo que aban­do­nar el país y se re­fu­gió en el 15 pi­so de un apar­ta­men­to en Cour­be­voie, un su­bur­bio de Pa­rís en el que Yin acu­día tam­bién a la es­cue­la ca­tó­li­ca que odia­ba pro­fun­da­men­te. “Pre­di­ca­ban va­lo­res co­mo la to­le­ran­cia y el com­par­tir, pe­ro yo me sen­tía mar­gi­na­da por ser chi­na”, re­cuer­da.

Cuan­do Shin­se­gae In­ter­na­tio­nal –el con­glo­me­ra­do co­reano de lu­jo al que Poi­ret per­te­ne­ce–, anun­ció que Yin se­ría la nue­va di­rec­to­ra crea­ti­va, los me­dios co­men­za­ron a ha­blar de una nue­va van­guar­dia asiá­ti­ca en la in­dus­tria en la que ella apa­re­cía co­mo una de las pio­ne­ras. Yin, que po­see na­cio­na­li­dad fran­ce­sa y aus­tra­lia­na, ase­gu­ra que re­cha­za la idea de pen­sar en un so­lo lu­gar de ori­gen. “Crear es sa­lir de nues­tra zo­na de con­fort, de­jar de la­do nues­tras raí­ces más pro­fun­das y de­jar de ser es­cla­vos de nues­tro pro­pio ca­bi­net de cu­rio­si­tés. Se tra­ta de ge­ne­ro­si­dad y con­ver­tir Poi­ret en una mar­ca ex­clu­si­va.” Des­pués de ha­ber cons­trui­do su pro­pia com­pa­ñía, ha­ber des­fi­la­do en la Al­ta Cos­tu­ra y ejer­cer co­mo di­rec­to­ra crea­ti­va de la eti­que­ta ga­la Leo­nard, al­guien le pre­gun­tó a Yin: “¿Qué ca­sas his­tó­ri­cas te ins­pi­ran?”. A lo que ella res­pon­dió: “Ma­da­me Grès y Poi­ret”. Des­pués de un año en el que tra­ba­jó mano a mano en se­cre­to con An­ne Cha­pe­lle –la eje­cu­ti­va de mo­da bel­ga de­ci­si­va en el éxi­to de mar­cas co­mo Ann De­meu­le­mees­ter o Haider Ac­ker­mann–, am­bas des­ve­la­ron su pro­yec­to ha­ce tan so­lo unos me­ses. ¿El re­sul­ta­do? Ro­pa di­fe­ren­te que cuen­ta his­to­rias dis­tin­tas so­bre mu­je­res úni­cas. “Me gus­ta pen­sar en mis di­se­ños en los ar­ma­rios de mu­chas mu­je­res es­pe­cia­les, de eda­des y orí­ge­nes di­fe­ren­tes”, ase­gu­ra Yin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.