A

Las mar­cas de jo­ye­ría siem­pre en­cuen­tran un mo­do de sor­pren­der con de­ta­lles mi­ni­mal que se con­vier­ten en hit. Las le­tras del abe­ce­da­rio se­rán tu pró­xi­mo must. G, de Ma­je (59 €); L, de UNODE50 (59 €); A, de DQMQ (20 €); M, de Tho­mas Sa­bo (c.p.v.); O, de Gl

Glamour (Spain) - - Glamour Promo -

a se­guir en cues­tión de éti­ca y eco­lo­gía. Nec­tar Nec­tar, Da­vid Loc­co o Mo­ni­que Péan son ejem­plos pa­re­ci­dos que bus­can ha­cer­se un hue­co por sus di­se­ños úni­cos y, ade­más, sos­te­ni­bles.

Con­tra la hue­lla me­dioam­bien­tal. Los dia­man­tes de Li­lian von Trapp, por ejem­plo, son vin­ta­ge y pro­vie­nen de jo­yas an­ti­guas com­pra­das en re­fi­ne­rías ale­ma­nas. No ob­te­ner ma­te­ria pri­ma de los re­cur­sos que ofre­ce la na­tu­ra­le­za ga­ran­ti­za así fa­vo­re­cer la hue­lla am­bien­tal y par­ti­ci­par de la eco­no­mía cir­cu­lar y la fi­lo­so­fía de la re­uti­li­za­ción, al­go cla­ve pa­ra un fu­tu­ro que es ya pre­sen­te. ¿ Por qué aso­cia­mos lu­jo a oro? La fir­ma de Clai­re O’kee­fe y Eu­ge­nia Oli­va, Keef Pa­las, abo­ga por un mo­de­lo dis­rup­ti­vo de ne­go­cio, efí­me­ro y que em­plea ele­men­tos de la na­tu­ra­le­za ale­ja­dos de los ma­te­ria­les pre­cio­sos. Ho­jas, flo­res, ajos, pi­mien­tos... En lo ca­du­co ellas en­cuen­tran la ex­cu­sa pa­ra te­ner pe­que­ñas pie­zas de ar­te que no se guar­dan en el jo­ye­ro sino en la ne­ve­ra. En su ma­ni­fies­to ha­blan de ejem­plo an­ti­sis­te­ma, ju­gan­do con re­cur­sos que ya exis­ten, sin pro­to­co­los ni pla­nes de ne­go­cio, cam­bian­do el de­seo de po­seer por el de dis­fru­tar. Otro ejem­plo es Of Ra­re Ori­gin, fir­ma crea­da por una ma­dre y su hi­ja en Nue­va York y en la que las téc­ni­cas ar­te­sa­na­les for­man par­te del ADN de la mar­ca. No hay na­da co­mo bus­car al­go úni­co con el or­gu­llo de ser éti­co y res­pon­sa­ble. Di sí a las jo­yas con con­cien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.