Un in­vierno arty EN LA CIU­DAD

Las úl­ti­mas co­la­bo­ra­cio­nes de mo­da con­so­li­dan la idea de ves­tir con pren­das après ski sin su­bir a la mon­ta­ña. Fun­de mo­da con ma­te­ria­les high-tech y ten­drás un nue­vo y cá­li­do must.

Glamour (Spain) - - Glamour Promo - Tex­to: Va­nes­sa San­tos

ace un par de años me di cuen­ta de que el mun­do es­ta­ba cam­bian­do”, ex­pli­ca­ba Re­mo Ruf­fi­ni, pro­pie­ta­rio de Mon­cler, du­ran­te la pa­sa­da edi­ción de la se­ma­na de la mo­da mi­la­ne­sa. “Es­te nue­vo mun­do es mu­cho más rá­pi­do y ya no hay tem­po­ra­das, no creo que los des­fi­les a seis me­ses vis­ta ayu­den con el clien­te y pen­sé que te­nía­mos que ha­cer al­go nue­vo, cam­biar el mo­de­lo de ne­go­cio.” La nue­va es­tra­te­gia de la fir­ma ita­lia­na de ori­gen fran­cés abre pa­so a un uni­ver­so de di­ver­si­dad de vo­ces pa­ra una mis­ma mar­ca, un pro­yec­to que na­ce de la ne­ce­si­dad de adap­tar­se a los cam­bios que dic­ta la in­dus­tria y, de pa­so, es­ti­mu­lar la crea­ti­vi­dad con ca­da una de sus co­la­bo­ra­cio­nes. Mon­cler Genius Buil­ding –así se lla­ma el pro­yec­to –, se or­ques­ta ba­jo la ba­tu­ta de Ruf­fi­ni y al am­pa­ro de ca­da uno de los di­se­ña­do­res que fir­ma ca­da una de las cáp­su­las. San­dro Man­drino es el res­pon­sa­ble de 3 Mon­cler Gre­no­ble, “la lí­nea que be­be de las raí­ces y de la he­ren­cia más pro­fun­da de la mar­ca y, a su vez, la más téc­ni­ca”, en pa­la­bras del pro­pio Man­drino. De­di­ca­da al mun­do del es­quí des­de ha­ce ocho tem­po­ra­das, la co­lec­ción que ve­rá la luz el pró­xi­mo mes de no­viem­bre, su­po­ne una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción en el ADN de­por­ti­vo de la fir­ma. “Hay siem­pre un enor­me tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción de­trás de la co­lec­ción”, cuen­ta Man­drino. “Me gus­ta ex­pe­ri­men­tar con ma­te­ria­les ines­pe­ra­dos, es­co­ger­los de di­fe­ren­tes es­ce­na­rios y dar­les el aca­ba­do téc­ni­co im­pe­ca­ble del que la mar­ca pre­su­me. Pa­ra mí, el as­pec­to téc­ni­co tie­ne que es­tar siem­pre en con­so­nan­cia con el es­ti­lo.”

Après Ski en el as­fal­to. Hoy, no nos re­sul­ta ex­tra­ño ver có­mo las pren­das de ski en­tran en la ciu­dad. Rein­ter­pre­ta­das, com­bi­nan­do ma­te­ria­les téc­ni­cos de úl­ti­ma

ge­ne­ra­ción con si­lue­tas a ve­ces ines­pe­ra­das, los in­vier­nos se tor­nan anacró­ni­cos, pe­ro muy fas­hion. Con el es­ti­lo de­por­ti­vo nor­ma­li­za­do en nues­tra vi­da, lle­ga el mo­men­to de in­tro­du­cir ele­men­tos de so­fis­ti­ca­ción hi-tech. No so­lo lo di­cen las fir­mas co­mer­cia­les in­tere­sa­das en ha­cer­se un hue­co en el rán­king de los que mar­can la ten­den­cia. La pa­sa­re­la lle­va tiem­po in­cor­po­ran­do plu­mí­fe­ros XL, pe­lo y mo­nos après ski en sus pro­pues­tas de tem­po­ra­da, con­vir­tien­do un ar­ma­rio so­lo ap­to pa­ra la mon­ta­ña en al­go más uni­ver­sal. Por­que to­do se di­lu­ye: las tem­po­ra­das, las es­ta­cio­nes y los pro­to­co­los. El to­do va­le se ins­tau­ra y la co­rrec­ción es­pa­cio-tem­po­ral se eva­po­ra.

Le­gi­ti­ma­dos pa­ra ser sta­te­ment. Ca­da cier­to tiem­po asis­ti­mos al ate­rri­za­je de un es­ti­lo que sor­pren­de en pri­me­ra ins­tan­cia pa­ra des­pués con­ver­tir­se en au­tén­ti­co hy­pe. Ocu­rrió con los chunky y ugly shoes y al­go pa­re­ci­do es­tá pa­san­do con las pren­das pa­ra la nie­ve. No es ex­tra­ño ver a Rihan­na o Be­lla Ha­did con un chaquetón de plu­mas de pro­por­cio­nes es­tra­tos­fé­ri­cas, te­ji­dos de mo­da, pa­ra sa­lir a ce­nar o acu­dir a un con­cier­to. Ellas son las me­jo­res cam­pa­ñas pa­ra las mar­cas, las que se atre­ven a lle­var­lo las pri­me­ras y lo ba­jan a la reali­dad. Si vie­ne un año de nie­ves (y de bie­nes, cru­za­mos los de­dos) la mo­da se en­car­ga de abri­gar­nos es­te­mos don­de es­te­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.