RA­MI MA­LEK HE WILL ROCK YOU

B Con ape­nas 40 años, Pa­blo He­ras-ca­sa­do ha lo­gra­do lo que nin­gún di­rec­tor de or­ques­ta es­pa­ñol po­día ima­gi­nar. So­bre una vi­da que rom­pe cli­chés nos ha­bla a pro­pó­si­to de la edi­ción de su bio­gra­fía. Tex­to: Ge­ma Hos­pi­do. Fo­tos: Fe­li­pe Her­nán­dez

Glamour (Spain) - - Cine -

Es­tá cla­ro que no es la tí­pi­ca es­tre­lla holly­woo­dien­se con pin­ta de quar­ter­back cien por cien ame­ri­cano. Pe­ro ¿ y la mi­ra­da hip­nó­ti­ca de esos ojos in­men­sos? Ay… El au­ra de mis­te­rio de Ra­mi Ma­lek fue la cla­ve del gran éxi­to de Mr. Ro­bot. En es­ta se­rie (dis­po­ni­ble en Mo­vis­tar Se­ries), que lle­va ya tres tem­po­ra­das, el ac­tor de 37 años in­ter­pre­ta a Elliot, un hac­ker dro­ga­dic­to y con una pa­ra­noia la­ten­te que no es ca­paz de li­diar con un mun­do di­gi­ta­li­za­do. Ni con otras per­so­nas. La cuar­ta tem­po­ra­da, que se es­tre­na­rá en 2019, se­rá la úl­ti­ma. Pe­ro an­tes de que Ra­mi Ma­lek se hi­cie­ra fa­mo­so gra­cias a Mr. Ro­bot, ya ha­bía tra­ba­ja­do con di­rec­to­res de re­nom­bre co­mo Spi­ke Lee ( Da Sweet Blood of Je­sus) y Paul Tho­mas An­der­son ( The Mas­ter). Des­pués, Tom Hanks lo eli­gió pa­ra su pe­lí­cu­la Larry Crow­ne y es­te oto­ño lo ve­re­mos en la piel del can­tan­te de Queen, Fred­die Mercury, en la pe­lí­cu­la Bohemian Rhapsody y en el re­ma­ke del dra­ma car­ce­la­rio Pa­pi­llon. Ca­ra a ca­ra en una en­tre­vis­ta, Ra­mi Ma­lek es igual de ines­cru­ta­ble que su al­ter ego en Mr. Ro­bot. Se ex­pre­sa con fra­ses lar­gas que no pa­re­cen te­ner ni prin­ci­pio ni fi­nal. Se lo pien­sa mu­cho an­tes de res­pon­der y ha­bla con mu­cha se­rie­dad. Sin em­bar­go, de vez en cuan­do una me­dia son­ri­sa le ilu­mi­na la mi­ra­da. GLA­MOUR: En Mr. Ro­bot in­ter­pre­tas a un hac­ker pa­ra­noi­co y en Pa­pi­llon a un pri­sio­ne­ro en un cam­po de cas­ti­go. ¿ Sien­tes de­bi­li­dad por los per­so­na­jes ator­men­ta­dos? RA­MI: Me en­can­tan las bue­nas his­to­rias. Me asom­bra una y otra vez la fuer­za, la com­pa­sión y el amor que es ca­paz de al­ber­gar un ser hu­mano. Pa­ra mí es un subidón to­tal. Es al­go ma­ra­vi­llo­so ver que un gru­po de gen­te se jun­ta pa­ra ha­cer una pe­lí­cu­la. To­dos se lan­zan de ca­be­za a la aven­tu­ra sin pa­rar­se a ha­cer­se pre­gun­tas, sin ti­tu­bear. Y, en­tre to­dos, crea­mos un mun­do que du­ra ape­nas dos ho­ras, o dos y me­dia. GLA­MOUR: ¿ Hay más co­sas que te den subidón? ¿O so­lo el tra­ba­jo?

RA­MI: No hay na­da que me emo­cio­ne más que ser crea­ti­vo. Por ejem­plo, pa­sar un mes en un cam­po de pri­sio­ne­ros pa­ra pre­pa­rar­me pa­ra un pa­pel, du­do mu­cho que ti­rar­se en pa­ra­caí­das o ha­cer puen­ting sea más emo­cio­nan­te que eso. GLA­MOUR: ¿Có­mo con­si­gues vol­ver a ate­rri­zar en tu tiem­po li­bre? RA­MI: Cuan­do ne­ce­si­to to­mar­me un des­can­so, sue­le ser al­go bas­tan­te pa­cí­fi­co. Sue­lo re­la­jar­me jun­to a mi fa­mi­lia y mis ami­gos. Ade­más, me en­can­ta via­jar. Des­pués de ro­dar la se­rie The Pa­ci­fic, me fui a vi­vir a Ar­gen­ti­na un tiem­po. ¡Siem­pre ha­bía que­ri­do ir! Tam­bién que­ría ex­pe­ri­men­tar lo que se sien­te al vi­vir en el ex­tran­je­ro. Co­mo ac­tor, an­do siem­pre en­ca­de­nan­do pro­yec­tos, en bus­ca de otra co­sa gran­de que ha­cer. Pe­ro tam­bién ne­ce­si­to te­ner una vi­da. So­lo así con­se­gui­ré tras­la­dar mis ex­pe­rien­cias a mi tra­ba­jo. Es un pre­tex­to ma­ra­vi­llo­so pa­ra ver mun­do. GLA­MOUR: Tus pa­dres emi­gra­ron de Egip­to a Es­ta­dos Uni­dos. ¿ Sien­ten nos­tal­gia por lo que de­ja­ron atrás? RA­MI: Sí, y es al­go que me ha da­do una vi­sión muy par­ti­cu­lar del mun­do. Mis pa­dres re­nun­cia­ron a to­do, asu­mie­ron un ries­go in­men­so pa­ra que sus hi­jos tu­vié­ra­mos una vi­da me­jor y más opor­tu­ni­da­des. Y yo me he be­ne­fi­cia­do de ello. Por eso va­lo­ro mu­cho la vi­da que ten­go. GLA­MOUR: ¿Qué re­la­ción tie­nes con Egip­to? ¿ Aún tie­nes fa­mi­lia allí? RA­MI: Sí, ten­go mu­chí­si­mos pa­rien­tes que vi­ven allí. He ido de via­je, ten­go mu­chas ga­nas de vol­ver. GLA­MOUR: ¿Qué im­pre­sión te lle­vas­te del país? RA­MI: Es un si­tio ma­ra­vi­llo­so, y no so­lo por la his­to­ria in­creí­ble que tie­ne. Es­toy muy or­gu­llo­so de que sea el lu­gar de ori­gen de mi fa­mi­lia. Pa­ra mí es uno de los lu­ga­res más má­gi­cos del pla­ne­ta. Y eso gra­cias a que su gen­te es la más di­ver­ti­da, afec­tuo­sa y cá­li­da que pue­das en­con­trar. GLA­MOUR: Re­cien­te­men­te com­par­tis­te en Twit­ter un ví­deo de la ado­les­cen­te Em­ma Gon­zá­lez, que se hi­zo vi­ral, en el que da un dis­cur­so en con­tra de la le­gis­la­ción to­le­ran­te con las ar­mas en Es­ta­dos Uni­dos. ¿Crees que es im­por­tan­te po­si­cio­nar­se po­lí­ti­ca­men­te? RA­MI: La ver­dad es que no quie­ro ma­ni­fes­tar­me po­lí­ti­ca­men­te. Creo que mi tra­ba­jo de­be ha­blar por sí mis­mo, pa­ra que la gen­te to­me de él lo que le pa­rez­ca más im­por­tan­te. Por eso eli­jo de­li­be­ra­da­men­te pe­lí­cu­las y se­ries que pue­dan te­ner ese efec­to. Pe­ro, a ve­ces, pa­san co­sas tan te­rri­bles en el mun­do que me qui­tan el sue­ño. Pa­ra mí es im­por­tan­te ex­pre­sar­me en esas oca­sio­nes y com­par­tir lo que sien­to y opino po­lí­ti­ca­men­te de for­ma pú­bli­ca. Pe­ro son ca­sos ex­cep­cio­na­les. GLA­MOUR: En tu bio­gra­fía de Twit­ter po­ne "pa­ya­so de ro­deo a tiem­po par­cial". ¿Qué quie­res dar a en­ten­der con eso? RA­MI: Lo de­jo a la ima­gi­na­ción de ca­da cual. GLA­MOUR: ¿ Sig­ni­fi­ca que tie­nes un la­do có­mi­co que mues­tras so­lo en pri­va­do? RA­MI: Di­gá­mos­lo así: soy una per­so­na a quien le gus­ta per­der­se en otras iden­ti­da­des. GLA­MOUR: ¿ Por qué te gus­ta tan­to? RA­MI: La vi­da es­tá lle­na de re­tos. En el fon­do, las per­so­nas no que­re­mos más que so­bre­vi­vir. Al me­nos, los per­so­na­jes que yo in­ter­pre­to. El ar­tis­ta de la su­per­vi­ven­cia de­fi­ni­ti­vo fue pa­ra mí Fred­die Mercury, a quien in­ter­pre­to en mi pró­xi­ma pe­lí­cu­la. Con­si­guió co­sas an­te las que mu­cha gen­te se hu­bie­ra ren­di­do. Su­mer­gir­me en esa reali­dad me in­fun­de mu­chí­si­mo res­pe­to. Al fi­nal de un ro­da­je siem­pre me sien­to lleno de hu­mil­dad. GLA­MOUR: Pa­re­ce que te afec­ta mu­cho… RA­MI: ¡ To­do lo con­tra­rio! Des­pués de un ro­da­je, me sien­to li­bre. Li­bre por den­tro. Sien­to que he avan­za­do en mi ca­mino de ex­pe­ri­men­tar lo que sig­ni­fi­ca es­tar pre­sen­te. Al fin y al ca­bo, co­mo pro­ba­ble­men­te to­do el mun­do, yo so­lo quie­ro una co­sa: me gus­ta­ría en­con­trar el sen­ti­do de la vi­da.

El crea­dor de la mí­ti­ca Mad Men es­tre­na nue­va se­rie en Ama­zon. Se lla­ma The Ro­ma­noffs, es­tá am­bien­ta­da en di­fe­ren­tes paí­ses de to­do el mun­do y na­rra­rá ocho his­to­rias se­pa­ra­das de per­so­nas que se creen des­cen­dien­tes de la di­nas­tía ru­sa que ocu­pó el trono des­de 1613 a 1917. Co­mo no po­día ser me­nos, Matt­hew Wei­ner ha con­ta­do con nom­bres co­mo Aa­ron Eck­hart, Ch­ris­ti­na Hen­dricks, Isa­be­lle Hup­pert, Dia­ne La­ne, Aman­da Peet o John Slat­tery. La quin­ta tem­po­ra­da de la se­rie pro­ta­go­ni­za­da por Sut­ton Fos­ter ( y que pue­des ver ac­tual­men­te en el ca­nal TNT) se­gui­rá pen­dien­te de los di­le­mas vi­ta­les y pro­fe­sio­na­les de Li­za Mi­ller, que se ve­rá en más de un apu­ro cuan­do al­gu­nos des­cu­bran que tie­ne más de 40 años y no los vein­ti­tan­tos que di­ce te­ner. Co­mo no­ve­dad, Youn­ger se su­ma­rá al mo­vi­mien­to #Metoo a tra­vés de un ca­so de aco­so se­xual pro­ta­go­ni­za­do por el es­cri­tor es­tre­lla de la edi­to­rial. Tras ga­nar­se al pú­bli­co y a la crí­ti­ca con su pri­me­ra y mag­ní­fi­ca tem­po­ra­da y dis­gus­tar a la ma­yo­ría con la se­gun­da, True De­tec­ti­ve re­gre­sa con un pro­ta­go­nis­ta de lu­jo, el ac­tor Mahers­ha­la Ali ( ga­na­dor de un Os­car por Moon­light). En es­ta oca­sión in­ter­pre­ta­rá a Way­ne Hays, un po­li­cía es­ta­tal del no­res­te de Ar­kan­sas que ten­drá que re­sol­ver un ma­ca­bro cri­men en el co­ra­zón de los Ozarks (re­gión mon­ta­ño­sa en el Me­dio Oes­te de Es­ta­dos Uni­dos). Po­drás ver­la en HBO a par­tir de enero.

orra to­do atis­bo de sno­bis­mo y de abu­rri­mien­to, A prue­ba de or­ques­ta (Pla­ne­ta) es una tre­pi­dan­te his­to­ria de un cha­val de ba­rrio, na­ci­do en Gra­na­da, que se to­ma sus ca­ñas con los ami­gos, y sus co­pas, que era gam­be­rro y que ter­mi­nó sien­do el di­rec­tor de or­ques­ta más in­ter­na­cio­nal que ha da­do nues­tro país a gol­pe de ser muy lis­to, muy cu­rran­te y muy apa­sio­na­do. Pa­blo He­ras-ca­sa­do, el prin­ci­pal di­rec­tor in­vi­ta­do del Tea­tro Real, el di­rec­tor del Fes­ti­val de Gra­na­da y el di­rec­tor lau­rea­do de la Or­ches­tra of St. Lu­ke, en Nue­va York lle­ga a nues­tra re­dac­ción sin ar­ti­fi­cios (ni sé­qui­to), has­ta (y es­to ya nos de­ja oji­plá­ti­cos del to­do) ha­bla so­bre su mu­jer, An­ne Igar­ti­bu­ru, con na­tu­ra­li­dad y emo­ción, sin po­ner los ojos en blan­co por la in­tro­mi­sión a su in­ti­mi­dad, tan ma­ni­do en­tre los fa­mo­sos. Lo su­yo es rom­per es­que­mas. GLA­MOUR: ¿Có­mo sur­ge la idea de es­cri­bir una bio­gra­fía a tus 40 años? PA­BLO: Es­pe­ro que ha­ya mu­cho más que con­tar (ri­sas). No pre­ten­día que el li­bro fue­ra una bio­gra­fía, la edi­to­rial me hi­zo una pro­pues­ta a la que no me pu­de re­sis­tir por­que ellos veían en mí una per­so­na que, a tra­vés de mi ex­pe­rien­cia y lo que yo ha­go, lle­va la mú­si­ca al pú­bli­co ge­ne­ral y a un pú­bli­co mu­cho más abier­to y am­plio que el de una sa­la de con­cier­tos. A mí ese ti­po de re­to me im­por­ta mu­cho y es­toy muy con­cien­cia­do con abrir la mú­si­ca, y có­mo lo ha­ce­mos y có­mo so­mos lo ar­tis­tas, es de­cir, con­tar­lo al pú­bli­co de ma­ne­ra más abier­ta. Tam­bién ex­pli­car la mú­si­ca a tra­vés de ese re­co­rri­do. Evi­den­te­men­te ten­go mu­cho que con­tar en ba­se a mi ex­pe­rien­cia y a lo que yo he he­cho, y par­tien­do de ahí, con­tar có­mo se lle­ga a ser di­rec­tor de or­ques­ta, có­mo se es­tu­dia la mú­si­ca, qué hay que ha­cer, cuál es el trans­cur­so. GLA­MOUR: De­be ser com­pli­ca­do ma­ne­jar el ego, en la piel de una fi­gu­ra a la que se le lla­ma maes­tro. PA­BLO: Eso ya de­pen­de de ca­da uno, yo tam­bién ven­go con mis co­sas tra­ba­ja­das y mis de­be­res he­chos en el sen­ti­do de sa­ber dón­de es­toy y quién soy; evi­den­te­men­te tie­nes que te­ner cier­to ni­vel de ego, por­que si no lo tie­nes, no te subes a un pó­dium de cien ar­tis­tas y te po­nes de­lan­te de un pú­bli­co; pe­ro tie­nes que sa­ber has­ta dón­de tú po­nes tu ego y có­mo lo ma­ne­jas, y eso tie­nes que traér­te­lo bien apren­di­do des­de ca­sa. Con es­to quie­ro de­cir que se han te­ni­do que ad­qui­rir unos va­lo­res de ge­ne­ro­si­dad, de com­pa­ñe­ris­mo, ho­nes­ti­dad y que no ha­ce fal­ta mal­ver­sar el ego y uti­li­zar­lo de al­gu­na ma­ne­ra que al fi­nal es con­tra­pro­du­cen­te. GLA­MOUR:

A lo lar­go del li­bro la fi­gu­ra de tus pa­dres es esen­cial y su for­ma de asu­mir to­do es es­pec­ta­cu­lar.

PA­BLO: Son co­sas muy di­fí­ci­les de con­ta­bi­li­zar, son tan só­li­das y tan po­ten­tes que en reali­dad to­do lo que des­pués he si­do, quién soy, có­mo soy y la ma­ne­ra en que ha­go las co­sas co­mo ar­tis­ta es­tá di­rec­ta­men­te in­fluen­cia­do por ellos, al igual que la ma­ne­ra que ten­go de ma­ne­jar el ego ha si­do sen­ci­llo por­que ellos son sen­ci­llos y son per­so­nas hu­mil­des. Se pue­den re­du­cir a tres o cua­tro va­lo­res de en­se­ñan­za muy só­li­da que al fi­nal son los que te an­clan y son los pi­la­res que me sus­ten­tan y nun­ca me han aban­do­na­do ni yo me he ale­ja­do de ellos.

GLA­MOUR: ¿Cuán­tas ho­ras de es­tu­dio lle­vas en­ci­ma? Has­ta te co­las­te en la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal pa­ra con­se­guir una par­ti­tu­ra... PA­BLO: Esa par­te me apa­sio­na y es mu­cho tra­ba­jo y mu­cho es­tu­dio. No me ci­ño a un re­per­to­rio que me ha­ga se­guir unos pa­sos, al con­tra­rio, es­toy to­do el tiem­po abrien­do las po­si­bi­li­da­des, si no me la he es­tu­dia­do o no me co­noz­co una sin­fo­nía to­da­vía, la ha­go, y es am­pliar el re­per­to­rio to­do lo que pue­da. Tam­bién hay una agi­li­dad en el es­tu­dio, me cues­ta muy po­co es­tu­diar una par­ti­tu­ra nue­va. La agi­li­dad vi­sual se tra­ba­ja mu­cho. GLA­MOUR: ¿Có­mo fue la co­la­bo­ra­ción con Mo­zart in The Jun­gle? ¿Los miem­bros de una or­ques­ta son tan juer­guis­tas co­mo pa­re­ce? PA­BLO: La reali­dad su­pera a la fic­ción, so­lo te di­go eso (ri­sas). Re­ci­bi­mos un e-mail de la pro­duc­to­ra pre­gun­tán­do­me si es­ta­ba dis­po­ni­ble pa­ra esas fe­chas. Co­no­cía la se­rie, pe­ro he de re­co­no­cer que no ha­bía vis­to nin­gún ca­pí­tu­lo, por­que ni si­go se­ries ni veo te­le­vi­sión, pe­ro sa­bía que exis­tía por­que to­do el mun­do ha­bla­ba de ello. Al­gu­nos ami­gos ha­bían he­cho al­gún cameo y de re­pen­te me pro­pu­sie­ron es­to y me in­tere­só, por­que es un ca­nal com­ple­men­ta­rio ma­ra­vi­llo­so don­de ha­blar de mú­si­ca, ade­más de di­ri­gir mis con­cier­tos. Dio la ca­sua­li­dad de que te­nía que ir a Nue­va York a di­ri­gir y pu­de ajus­tar mi agen­da y de­jar on­ce ho­ras li­bres que fue­ron las que du­ró el ro­da­je. Lo or­ga­ni­za­mos en un par de se­ma­nas y fue una ex­pe­rien­cia fan­tás­ti­ca por­que ade­más hi­ce de mí mis­mo. GLA­MOUR: Ga­nas­te un nue­vo ami­go, Gael Gar­cía Ber­nal. PA­BLO: Fue una ex­pe­rien­cia muy in­tere­san­te, Gael es un hom­bre muy cul­to con gran­des co­no­ci­mien­tos de mú­si­ca y muy ge­ne­ro­so a la ho­ra de tra­ba­jar con él. Sí, me lle­vé un nue­vo ami­go. GLA­MOUR: ¿Co­no­cis­te tam­bién a Lo­la Kir­ke? PA­BLO: Me hu­bie­ra en­can­ta­do, la ver­dad, pe­ro no coin­ci­di­mos. GLA­MOUR: No tie­nes re­pa­ros en ha­blar de An­ne, en có­mo le pe­dis­te la mano... Es muy emo­cio­nan­te la ma­ne­ra tan be­lla que tie­nes de ha­blar de ella. PA­BLO: Tie­nes que creer cuan­do en­cuen­tras a la per­so­na ade­cua­da, son co­sas que de re­pen­te apa­re­cen y es ahí don­de te plan­tas. GLA­MOUR: Hay una par­te que ex­pli­cas que es­ta vi­da tam­bién im­pli­ca mu­cha so­le­dad y que gra­cias a An­ne y a la fa­mi­lia que ha­béis for­ma­do, tu vi­da ha da­do un vuel­co y se ha en­ri­que­ci­do. PA­BLO: Aho­ra ca­da mo­men­to que vi­ves lo ha­ces a dos, y bueno en es­te ca­so a tres. In­de­pen­dien­te­men­te de la dis­tan­cia fí­si­ca, que es cier­to que son mu­chas ho­ras y mu­chos mo­men­tos de so­le­dad y nun­ca me han mo­les­ta­do ni me han es­tor­ba­do por­que siem­pre es­tá lleno de co­sas por ha­cer, de emo­cio­nes y de pro­yec­tos fan­tás­ti­cos. Pe­ro bueno, nos coor­di­na­mos muy bien pa­ra lle­var el pro­yec­to ha­cia de­lan­te y es­tan­do le­jos siem­pre ha­ces las co­sas a dos, pen­san­do en el otro y es lo bo­ni­to de com­par­tir. GLA­MOUR: Cuan­do es­tás con tu fa­mi­lia, lo es­tás de ma­ne­ra ín­te­gra. PA­BLO: Es la cla­ve ab­so­lu­ta, es cier­to que es un re­to. Creo que ten­go un ta­len­to pa­ra es­tar en el mo­men­to, en el pre­sen­te y no im­por­ta lo can­sa­do que es­té, tie­nes que es­tar ahí y eso es un re­ga­lo por­que los mo­men­tos que ten­go pa­ra es­tar con los míos, es­toy y es la he­rra­mien­ta más va­lio­sa pa­ra es­te ti­po de vi­da y ex­pri­mir al 100% ca­da mo­men­to. u

Wo­men’s Library

Con el fin de ahon­dar y dar va­lor al pa­pel de la mu­jer en la His­to­ria, en 1991, la co­mu­ni­dad Wo­men in Pro­fi­le abrió la pri­me­ra bi­blio­te­ca es­pe­cia­li­za­da en el ám­bi­to fe­me­nino. Ade­más de ha­ber lo­gra­do re­co­pi­lar y sal­va­guar­dar un in­gen­te ar­chi­vo, han crea­do un fo­co de ac­ti­vis­mo muy di­ná­mi­co con ac­cio­nes co­mo Her­land. (wo­mens­li­brary.org.uk)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.